Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Incontinencia de esfuerzo en mujeres: ¿Debería hacerme una cirugía?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Incontinencia de esfuerzo en mujeres: ¿Debería hacerme una cirugía?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Hacerse una cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • No hacerse una cirugía. En su lugar, pruebe con ejercicios, medicamentos y dispositivos médicos.

Puntos clave para recordar

  • Por lo general, la cirugía solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos para la incontinencia de esfuerzo.
  • Es posible que pueda tratar la incontinencia urinaria de esfuerzo haciendo ejercicios del piso pélvico (Kegel). Es posible que la ayuden a controlar la vejiga cuando tosa, se ría, estornude o haga ejercicio.
  • Los medicamentos podrían ayudarla a controlar las pérdidas de orina, pero no le dan resultado a todas las personas. También puede probar con un pesario, una sonda o un parche adhesivo para manejar los síntomas.
  • La incontinencia puede tener más de una causa. La cirugía puede corregir la incontinencia urinaria de esfuerzo. Pero si usted tiene incontinencia urinaria mixta, de todas formas podría tener síntomas de urgencia después de la cirugía.
  • La cirugía funciona mejor que cualquier otro tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres.1 Pero, a veces, la cirugía para la incontinencia de esfuerzo causa nuevos síntomas de urgencia o incontinencia de urgencia. Y, a veces, los síntomas reaparecen.
  • La cirugía tiene riesgos, incluyendo dificultad para orinar después de la cirugía, lesión a la vejiga o a otros órganos pélvicos, problemas causados por la cinta de malla usada en la cirugía, infección y problemas relacionados con la anestesia.
PMCs

¿Qué es la incontinencia de esfuerzo?

La incontinencia de esfuerzo es la evacuación accidental de orina que ocurre cuando usted estornuda, tose, se ríe, trota o cuando hace otras cosas que ejercen presión en la vejiga. Es el tipo de incontinencia más común en las mujeres.

La incontinencia de esfuerzo puede ser causada por el parto, el aumento de peso u otros problemas que estiran los músculos del piso pélvico. Cuando estos músculos no pueden sostener la vejiga, la vejiga desciende y ejerce presión sobre la vagina. Usted no puede afirmar los músculos que cierran la uretra. Podría producirse una pérdida de orina debido a la presión adicional sobre la vejiga.

¿Cómo se trata?

La incontinencia puede tener más de una causa, por lo tanto su médico tratará primero la causa principal. Por lo general, la cirugía para la incontinencia de esfuerzo solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos.

Otros tratamientos que podría probar incluyen:

  • Ejercicios de Kegel. Estos también se llaman ejercicios del piso pélvico. Fortalecen los músculos pélvicos que controlan la micción. Usted puede hacer estos ejercicios en cualquier momento sin que nadie sepa que los está haciendo. Las mujeres que hacen ejercicios de Kegel tienen mayores probabilidades de mejorar, e incluso curar, su incontinencia. Estas mujeres tuvieron menos problemas de pérdida por día y dijeron que la calidad de su vida era mejor.2
  • Medicamentos. Estos pueden ser usados para reducir la frecuencia con la que gotea y mejorar la calidad de su vida. Pero los medicamentos rara vez curan la incontinencia de esfuerzo.3
  • Dispositivos médicos (como un pesario o un parche adhesivo) y protectores absorbentes. Estos se usan a menudo para tratar la incontinencia urinaria. No tienen efectos secundarios graves. Pueden usarse en el hogar y no limitan otras opciones. Dan buenos resultados para tratar la incontinencia de leve a moderada.
  • Estimulación eléctrica, la cual envía una corriente eléctrica leve a los nervios en la parte baja de la espalda o los músculos pélvicos que están implicados al orinar. La estimulación eléctrica de los músculos del piso pélvico puede reducir la frecuencia con la que gotea.4

¿Cuándo se realiza la cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo?

Es posible que la cirugía se haga cuando la incontinencia de esfuerzo sea grave y otros tratamientos no hayan dado resultado. La cirugía levanta y apoya la conexión entre la vejiga y la uretra.

La cirugía funciona mejor que cualquier otro tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres.1 Pero, a veces, los síntomas reaparecen.

Los tipos de cirugía incluyen:

  • Cinta vaginal libre de tensión (TVT, por sus siglas en inglés). En esta cirugía, se coloca una cinta de malla debajo de la uretra a modo de cabestrillo para sostenerla y regresarla a su posición natural. La cirugía dura alrededor de 30 minutos y, por lo general, se realiza con anestesia local. Otro procedimiento que se llama cirugía de cinta transobturadora (TOT, por sus siglas en inglés) es similar a la TVT. Tanto la TVT como la TOT curan la incontinencia de esfuerzo en alrededor de 8 de cada 10 mujeres. Esto quiere decir que alrededor de 2 de cada 10 mujeres aún tienen problemas de incontinencia después de este tipo de cirugía.5
  • Suspensión retropúbica. Esta cirugía levanta el cuello de la vejiga y la uretra caídos uniendo los tejidos de apoyo al hueso púbico o a los ligamentos fuertes. Requiere anestesia general y 2 o 3 días en el hospital. Dependiendo de cómo se haga, la cirugía cura la incontinencia de esfuerzo en alrededor de 8 o 9 de cada 10 mujeres en el primer año. Cinco años después de la cirugía, alrededor de 7 de cada 10 mujeres todavía están "secas".6
  • Cirugía de cabestrillo. Esta cirugía implica la realización de cortes profundos en el estómago a fin de llegar a la vejiga y a la uretra. El cirujano usa una pieza de tejido de músculo, ligamento o tendón, o material sintético para hacer un cabestrillo. Con el cabestrillo se levanta la uretra y se vuelve a ubicar en su posición normal. Requiere anestesia general y 2 o 3 días en el hospital. Por lo general, la cirugía de cabestrillo se realiza después de que hayan fracasado otras cirugías. Funciona bien para eliminar la incontinencia de esfuerzo.1

Hable con su médico acerca de las medidas que puede tomar para aumentar las posibilidades de tener una cirugía exitosa. Es posible que tenga mejores resultados si baja de peso o hace ejercicios de Kegel antes de la cirugía. Si fuma, deje de hacerlo.

¿Por qué podría recomendarle su médico la cirugía para la incontinencia de esfuerzo?

Su médico podría recomendar la cirugía si:

  • Usted ha probado otros tratamientos que no la han ayudado.
  • Usted y su médico conocen la causa de su incontinencia urinaria de esfuerzo. Existen más probabilidades de que fracase la cirugía si no se conoce la verdadera causa.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Hacerse una cirugía para la incontinencia de esfuerzo Hacerse una cirugía para la incontinencia de esfuerzo
  • La cirugía de cinta vaginal libre de tensión (TVT, por sus siglas en inglés) dura alrededor de 30 minutos y requiere anestesia local.
  • Las cirugías de suspensión y de cabestrillo requieren anestesia general y 2 o 3 días en el hospital.
  • La recuperación puede llevar de 1 a 2 semanas (TVT) o hasta 4 semanas (cirugía de suspensión y cabestrillo).
  • Cuando se conoce la causa de la incontinencia, a menudo la cirugía puede curarla.
  • Después de la cirugía usted debería tener menos pérdidas de orina, o ninguna, cuando haga cosas que ejerzan presión sobre la vejiga.
  • La cirugía no siempre da resultado.
  • Los síntomas podrían reaparecer después de la cirugía.
  • Los riesgos dependen del tipo de cirugía. Los riesgos incluyen:
    • Dificultad para orinar después de la cirugía, nuevos síntomas de urgencia o incontinencia de urgencia, lesión a la vejiga o a otros órganos pélvicos y problemas causados por la cinta de malla usada en la cirugía (de TVT).
    • Sangrado interno, lesión a un órgano, absceso, infección del tracto urinario y embolia pulmonar (a causa de la cirugía de suspensión).
    • Puntos de sutura que se salen hacia afuera, rechazo del material del cabestrillo y problemas cuando el material del cabestrillo desgasta los tejidos de la uretra o de la vagina (a causa de la cirugía de cabestrillo).
  • Todas las cirugías tienen riesgos, como sangrado, infección y problemas relacionados con la anestesia. Su edad y su salud también pueden afectar su riesgo.
No hacerse una cirugía No hacerse una cirugía
  • Usted hace ejercicios de Kegel para fortalecer sus músculos pélvicos.
  • Prueba medicamentos o dispositivos médicos para ayudar con los síntomas.
  • Músculos más fuertes ayudan a controlar las pérdidas de orina. Los ejercicios de Kegel curan la incontinencia en muchas de las mujeres que los prueban.
  • Usted evita el costo y los riesgos de la cirugía.
  • Estos tratamientos no dan resultado a todas las personas. Es posible que aún necesite realizarse la cirugía.
  • Los medicamentos para la incontinencia de esfuerzo tienen efectos secundarios, como náuseas, mareos, dificultad para dormir y una tos o un dolor de garganta.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la elección de tratamientos para manejar la incontinencia urinaria de esfuerzo

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Comencé a tener incontinencia urinaria de esfuerzo después del nacimiento de mi hijo. Después de que tuve a mi segundo hijo, empeoró. Siento que soy demasiado joven para usar protectores o pañales, y me preocupa que otras personas noten el olor. Mi médico me mostró cómo hacer algunos ejercicios para fortalecer los músculos que ayudan a retener la orina. Conozco a otras mujeres a quienes las han ayudado. Me alegra tener opciones además de la cirugía.

Tina, 39 años

Pensé que había probado todo para mi incontinencia urinaria de esfuerzo. Puedo manejarla la mayoría de las veces, pero cuando troto, tengo bastante goteo. Acudí a mi médico para averiguar si había algo que no había probado o si la cirugía era mi única otra opción. Hablamos acerca de muchas opciones, como los ejercicios del piso pélvico y el uso de un tampón cuando troto, a fin de aplicar un poco de presión sobre la uretra y detener las pérdidas. Voy a probar esos métodos.

María, 45 años

Desde los 20 años de edad, he tenido algunas pérdidas de orina al toser o estornudar o al hacer ejercicio. Después de que tuve a mis hijos, pareció empeorar. Realmente quería una solución que resolviera el problema en forma permanente. Aunque hay algunos riesgos, mi médico y yo acordamos que la cirugía era una opción razonable para mí.

Faith, 39 años

En mi última visita, mi médico y yo hablamos acerca de muchos aspectos del envejecimiento: la pérdida involuntaria de orina, mayor debilidad en los huesos, el cambio en las hormonas y todo eso. Me sorprendió descubrir que hay cirugía para ayudar con mi problema de pérdida de orina. Es bueno saber que tantas mujeres han tenido éxito con la cirugía.

Carrie, 55 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para hacerse una cirugía

Motivos para no hacerse una cirugía

He probado ejercicios de Kegel, pero no me han dado resultado.

Creo que los ejercicios de Kegel podrían darme resultado.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

No quiero usar protectores absorbentes ni probar con un pesario para evitar las pérdidas.

No me importa usar protectores ni probar con un pesario.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

He probado medicamentos, pero no me han dado resultado.

Creo que los medicamentos podrían darme resultado.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

La incontinencia urinaria de esfuerzo reduce mi calidad de vida.

Mi calidad de vida no es tan mala.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Creo que la cirugía puede ayudarme.

No deseo realizarme la cirugía por ningún motivo.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Hacerme una cirugía

NO hacerme una cirugía

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

Por lo general, ¿la cirugía es el primer tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo?

  • Lo lamento, eso no es correcto. Por lo general, la cirugía solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos.
  • NoUsted tiene la razón. Por lo general, la cirugía solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos.
  • No estoy seguraEs posible que la ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Por lo general, la cirugía solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos.
2.

¿Pueden ayudar los ejercicios del piso pélvico con la incontinencia de esfuerzo?

  • Usted tiene la razón. Los ejercicios del piso pélvico (Kegel) pueden ayudarla a controlar la vejiga cuando tose, se ríe, estornuda o hace ejercicio.
  • NoLo lamento, eso no es correcto. Los ejercicios del piso pélvico (Kegel) pueden ayudarla a controlar la vejiga cuando tose, se ríe, estornuda o hace ejercicio.
  • No estoy seguraEs posible que la ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Los ejercicios del piso pélvico (Kegel) pueden ayudarla a controlar la vejiga cuando tose, se ríe, estornuda o hace ejercicio.
3.

¿Los síntomas pueden reaparecer después de la cirugía?

  • Usted tiene la razón. Cuando se conoce la causa correcta de la incontinencia, a menudo la cirugía puede curarla. Pero, a veces, los síntomas reaparecen.
  • NoLo lamento, eso no es correcto. Cuando se conoce la causa correcta de la incontinencia, a menudo la cirugía puede curarla. Pero, a veces, los síntomas reaparecen.
  • No estoy seguraEs posible que la ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". A menudo, la cirugía puede curar la incontinencia. Pero, a veces, los síntomas reaparecen.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoAvery L. Seifert, MD - Urología

Referencias
Citas bibliográficas
  1. American Urological Association (2009). Guideline for the surgical management of female stress urinary incontinence: Update (2009). Available online: http://www.auanet.org/content/guidelines-and-quality-care/clinical-guidelines.cfm.
  2. Dumoulin C, Hay-Smith J (2010). Pelvic floor muscle training versus no treatment, or inactive control treatments, for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).
  3. Mariappan P, et al. (2005). Serotonin and noradrenaline reuptake inhibitors (SNRI) for stress urinary incontinence in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).
  4. Onwude JL (2009). Stress incontinence, search date June 2008. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  5. Richter HE, et al. (2010). Retropubic versus transobturator midurethral slings for stress incontinence. New England Journal of Medicine, 362(22): 2066–2076.
  6. Lapitan MCM, et al. (2009). Open retropubic colposuspension for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Incontinencia de esfuerzo en mujeres: ¿Debería hacerme una cirugía?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Hacerse una cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • No hacerse una cirugía. En su lugar, pruebe con ejercicios, medicamentos y dispositivos médicos.

Puntos clave para recordar

  • Por lo general, la cirugía solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos para la incontinencia de esfuerzo.
  • Es posible que pueda tratar la incontinencia urinaria de esfuerzo haciendo ejercicios del piso pélvico (Kegel). Es posible que la ayuden a controlar la vejiga cuando tosa, se ría, estornude o haga ejercicio.
  • Los medicamentos podrían ayudarla a controlar las pérdidas de orina, pero no le dan resultado a todas las personas. También puede probar con un pesario, una sonda o un parche adhesivo para manejar los síntomas.
  • La incontinencia puede tener más de una causa. La cirugía puede corregir la incontinencia urinaria de esfuerzo. Pero si usted tiene incontinencia urinaria mixta, de todas formas podría tener síntomas de urgencia después de la cirugía.
  • La cirugía funciona mejor que cualquier otro tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres.1 Pero, a veces, la cirugía para la incontinencia de esfuerzo causa nuevos síntomas de urgencia o incontinencia de urgencia. Y, a veces, los síntomas reaparecen.
  • La cirugía tiene riesgos, incluyendo dificultad para orinar después de la cirugía, lesión a la vejiga o a otros órganos pélvicos, problemas causados por la cinta de malla usada en la cirugía, infección y problemas relacionados con la anestesia.
PMCs

¿Qué es la incontinencia de esfuerzo?

La incontinencia de esfuerzo es la evacuación accidental de orina que ocurre cuando usted estornuda, tose, se ríe, trota o cuando hace otras cosas que ejercen presión en la vejiga. Es el tipo de incontinencia más común en las mujeres.

La incontinencia de esfuerzo puede ser causada por el parto, el aumento de peso u otros problemas que estiran los músculos del piso pélvico. Cuando estos músculos no pueden sostener la vejiga, la vejiga desciende y ejerce presión sobre la vagina. Usted no puede afirmar los músculos que cierran la uretra. Podría producirse una pérdida de orina debido a la presión adicional sobre la vejiga.

¿Cómo se trata?

La incontinencia puede tener más de una causa, por lo tanto su médico tratará primero la causa principal. Por lo general, la cirugía para la incontinencia de esfuerzo solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos.

Otros tratamientos que podría probar incluyen:

  • Ejercicios de Kegel. Estos también se llaman ejercicios del piso pélvico. Fortalecen los músculos pélvicos que controlan la micción. Usted puede hacer estos ejercicios en cualquier momento sin que nadie sepa que los está haciendo. Las mujeres que hacen ejercicios de Kegel tienen mayores probabilidades de mejorar, e incluso curar, su incontinencia. Estas mujeres tuvieron menos problemas de pérdida por día y dijeron que la calidad de su vida era mejor.2
  • Medicamentos. Estos pueden ser usados para reducir la frecuencia con la que gotea y mejorar la calidad de su vida. Pero los medicamentos rara vez curan la incontinencia de esfuerzo.3
  • Dispositivos médicos (como un pesario o un parche adhesivo) y protectores absorbentes. Estos se usan a menudo para tratar la incontinencia urinaria. No tienen efectos secundarios graves. Pueden usarse en el hogar y no limitan otras opciones. Dan buenos resultados para tratar la incontinencia de leve a moderada.
  • Estimulación eléctrica, la cual envía una corriente eléctrica leve a los nervios en la parte baja de la espalda o los músculos pélvicos que están implicados al orinar. La estimulación eléctrica de los músculos del piso pélvico puede reducir la frecuencia con la que gotea.4

¿Cuándo se realiza la cirugía para la incontinencia urinaria de esfuerzo?

Es posible que la cirugía se haga cuando la incontinencia de esfuerzo sea grave y otros tratamientos no hayan dado resultado. La cirugía levanta y apoya la conexión entre la vejiga y la uretra.

La cirugía funciona mejor que cualquier otro tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres.1 Pero, a veces, los síntomas reaparecen.

Los tipos de cirugía incluyen:

  • Cinta vaginal libre de tensión (TVT, por sus siglas en inglés). En esta cirugía, se coloca una cinta de malla debajo de la uretra a modo de cabestrillo para sostenerla y regresarla a su posición natural. La cirugía dura alrededor de 30 minutos y, por lo general, se realiza con anestesia local. Otro procedimiento que se llama cirugía de cinta transobturadora (TOT, por sus siglas en inglés) es similar a la TVT. Tanto la TVT como la TOT curan la incontinencia de esfuerzo en alrededor de 8 de cada 10 mujeres. Esto quiere decir que alrededor de 2 de cada 10 mujeres aún tienen problemas de incontinencia después de este tipo de cirugía.5
  • Suspensión retropúbica. Esta cirugía levanta el cuello de la vejiga y la uretra caídos uniendo los tejidos de apoyo al hueso púbico o a los ligamentos fuertes. Requiere anestesia general y 2 o 3 días en el hospital. Dependiendo de cómo se haga, la cirugía cura la incontinencia de esfuerzo en alrededor de 8 o 9 de cada 10 mujeres en el primer año. Cinco años después de la cirugía, alrededor de 7 de cada 10 mujeres todavía están "secas".6
  • Cirugía de cabestrillo. Esta cirugía implica la realización de cortes profundos en el estómago a fin de llegar a la vejiga y a la uretra. El cirujano usa una pieza de tejido de músculo, ligamento o tendón, o material sintético para hacer un cabestrillo. Con el cabestrillo se levanta la uretra y se vuelve a ubicar en su posición normal. Requiere anestesia general y 2 o 3 días en el hospital. Por lo general, la cirugía de cabestrillo se realiza después de que hayan fracasado otras cirugías. Funciona bien para eliminar la incontinencia de esfuerzo.1

Hable con su médico acerca de las medidas que puede tomar para aumentar las posibilidades de tener una cirugía exitosa. Es posible que tenga mejores resultados si baja de peso o hace ejercicios de Kegel antes de la cirugía. Si fuma, deje de hacerlo.

¿Por qué podría recomendarle su médico la cirugía para la incontinencia de esfuerzo?

Su médico podría recomendar la cirugía si:

  • Usted ha probado otros tratamientos que no la han ayudado.
  • Usted y su médico conocen la causa de su incontinencia urinaria de esfuerzo. Existen más probabilidades de que fracase la cirugía si no se conoce la verdadera causa.

2. Compare sus opciones

 Hacerse una cirugía para la incontinencia de esfuerzoNo hacerse una cirugía
¿Qué implica generalmente?
  • La cirugía de cinta vaginal libre de tensión (TVT, por sus siglas en inglés) dura alrededor de 30 minutos y requiere anestesia local.
  • Las cirugías de suspensión y de cabestrillo requieren anestesia general y 2 o 3 días en el hospital.
  • La recuperación puede llevar de 1 a 2 semanas (TVT) o hasta 4 semanas (cirugía de suspensión y cabestrillo).
  • Usted hace ejercicios de Kegel para fortalecer sus músculos pélvicos.
  • Prueba medicamentos o dispositivos médicos para ayudar con los síntomas.
¿Cuáles son los beneficios?
  • Cuando se conoce la causa de la incontinencia, a menudo la cirugía puede curarla.
  • Después de la cirugía usted debería tener menos pérdidas de orina, o ninguna, cuando haga cosas que ejerzan presión sobre la vejiga.
  • Músculos más fuertes ayudan a controlar las pérdidas de orina. Los ejercicios de Kegel curan la incontinencia en muchas de las mujeres que los prueban.
  • Usted evita el costo y los riesgos de la cirugía.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • La cirugía no siempre da resultado.
  • Los síntomas podrían reaparecer después de la cirugía.
  • Los riesgos dependen del tipo de cirugía. Los riesgos incluyen:
    • Dificultad para orinar después de la cirugía, nuevos síntomas de urgencia o incontinencia de urgencia, lesión a la vejiga o a otros órganos pélvicos y problemas causados por la cinta de malla usada en la cirugía (de TVT).
    • Sangrado interno, lesión a un órgano, absceso, infección del tracto urinario y embolia pulmonar (a causa de la cirugía de suspensión).
    • Puntos de sutura que se salen hacia afuera, rechazo del material del cabestrillo y problemas cuando el material del cabestrillo desgasta los tejidos de la uretra o de la vagina (a causa de la cirugía de cabestrillo).
  • Todas las cirugías tienen riesgos, como sangrado, infección y problemas relacionados con la anestesia. Su edad y su salud también pueden afectar su riesgo.
  • Estos tratamientos no dan resultado a todas las personas. Es posible que aún necesite realizarse la cirugía.
  • Los medicamentos para la incontinencia de esfuerzo tienen efectos secundarios, como náuseas, mareos, dificultad para dormir y una tos o un dolor de garganta.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la elección de tratamientos para manejar la incontinencia urinaria de esfuerzo

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Comencé a tener incontinencia urinaria de esfuerzo después del nacimiento de mi hijo. Después de que tuve a mi segundo hijo, empeoró. Siento que soy demasiado joven para usar protectores o pañales, y me preocupa que otras personas noten el olor. Mi médico me mostró cómo hacer algunos ejercicios para fortalecer los músculos que ayudan a retener la orina. Conozco a otras mujeres a quienes las han ayudado. Me alegra tener opciones además de la cirugía."

— Tina, 39 años

"Pensé que había probado todo para mi incontinencia urinaria de esfuerzo. Puedo manejarla la mayoría de las veces, pero cuando troto, tengo bastante goteo. Acudí a mi médico para averiguar si había algo que no había probado o si la cirugía era mi única otra opción. Hablamos acerca de muchas opciones, como los ejercicios del piso pélvico y el uso de un tampón cuando troto, a fin de aplicar un poco de presión sobre la uretra y detener las pérdidas. Voy a probar esos métodos."

— María, 45 años

"Desde los 20 años de edad, he tenido algunas pérdidas de orina al toser o estornudar o al hacer ejercicio. Después de que tuve a mis hijos, pareció empeorar. Realmente quería una solución que resolviera el problema en forma permanente. Aunque hay algunos riesgos, mi médico y yo acordamos que la cirugía era una opción razonable para mí."

— Faith, 39 años

"En mi última visita, mi médico y yo hablamos acerca de muchos aspectos del envejecimiento: la pérdida involuntaria de orina, mayor debilidad en los huesos, el cambio en las hormonas y todo eso. Me sorprendió descubrir que hay cirugía para ayudar con mi problema de pérdida de orina. Es bueno saber que tantas mujeres han tenido éxito con la cirugía."

— Carrie, 55 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para hacerse una cirugía

Motivos para no hacerse una cirugía

He probado ejercicios de Kegel, pero no me han dado resultado.

Creo que los ejercicios de Kegel podrían darme resultado.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

No quiero usar protectores absorbentes ni probar con un pesario para evitar las pérdidas.

No me importa usar protectores ni probar con un pesario.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

He probado medicamentos, pero no me han dado resultado.

Creo que los medicamentos podrían darme resultado.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

La incontinencia urinaria de esfuerzo reduce mi calidad de vida.

Mi calidad de vida no es tan mala.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Creo que la cirugía puede ayudarme.

No deseo realizarme la cirugía por ningún motivo.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Hacerme una cirugía

NO hacerme una cirugía

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. Por lo general, ¿la cirugía es el primer tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo?

  • No
  • No estoy segura
Usted tiene la razón. Por lo general, la cirugía solo se realiza después de que hayan fracasado otros tratamientos.

2. ¿Pueden ayudar los ejercicios del piso pélvico con la incontinencia de esfuerzo?

  • No
  • No estoy segura
Usted tiene la razón. Los ejercicios del piso pélvico (Kegel) pueden ayudarla a controlar la vejiga cuando tose, se ríe, estornuda o hace ejercicio.

3. ¿Los síntomas pueden reaparecer después de la cirugía?

  • No
  • No estoy segura
Usted tiene la razón. Cuando se conoce la causa correcta de la incontinencia, a menudo la cirugía puede curarla. Pero, a veces, los síntomas reaparecen.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoAvery L. Seifert, MD - Urología

Referencias
Citas bibliográficas
  1. American Urological Association (2009). Guideline for the surgical management of female stress urinary incontinence: Update (2009). Available online: http://www.auanet.org/content/guidelines-and-quality-care/clinical-guidelines.cfm.
  2. Dumoulin C, Hay-Smith J (2010). Pelvic floor muscle training versus no treatment, or inactive control treatments, for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (1).
  3. Mariappan P, et al. (2005). Serotonin and noradrenaline reuptake inhibitors (SNRI) for stress urinary incontinence in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews (3).
  4. Onwude JL (2009). Stress incontinence, search date June 2008. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  5. Richter HE, et al. (2010). Retropubic versus transobturator midurethral slings for stress incontinence. New England Journal of Medicine, 362(22): 2066–2076.
  6. Lapitan MCM, et al. (2009). Open retropubic colposuspension for urinary incontinence in women. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Última revisión: 11 septiembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.