Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Hernia inguinal

Generalidades del tema

Aparato digestivo inferior

¿Es para usted este tema?

Si usted no tiene una hernia inguinal, vea información sobre tipos comunes de hernias. Incluyen las hernias quirúrgica, epigástrica y umbilical en niños y adultos.

¿Qué es una hernia inguinal?

Una hernia inguinal sucede cuando un tejido protruye a través de un punto débil en el músculo de la ingle. Esto causa un bulto en la ingle o el escroto. La protuberancia podría doler o arder.

¿Qué causa una hernia inguinal?

La mayoría de las hernias inguinales se producen debido a que una abertura en la pared muscular no cierra como debería antes del nacimiento. Eso deja una zona débil en el músculo abdominal. La presión en esa zona puede hacer que el tejido protruya a través del músculo y se abulte. Una hernia puede ocurrir poco tiempo después del nacimiento o mucho más adelante.

Usted tiene más probabilidades de que se le forme una hernia si tiene sobrepeso o si levanta objetos, tose o realiza esfuerzos. Las hernias son más comunes en los hombres. A una mujer se le podría formar una hernia mientras está embarazada debido a la presión en la pared del abdomen.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma de una hernia inguinal es una protuberancia en la ingle o en el escroto. A menudo, se siente como un bulto redondo. El bulto se puede formar en un período de semanas o meses. O bien podría aparecer de repente después de haber estado levantando mucho peso, tosiendo, inclinándose, realizando esfuerzos o riéndose. La hernia podría ser dolorosa, pero algunas hernias causan una protuberancia sin dolor.

Una hernia también podría causar hinchazón y una sensación de pesadez, de tirantez o de ardor en la zona de la hernia. Estos síntomas podrían mejorar cuando usted se recuesta.

Dolor repentino, náuseas y vómito son señales de que una parte del intestino podría haber quedado atrapado en la hernia. Llame a su médico si tiene una hernia y tiene estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica una hernia inguinal?

Por lo general, un médico puede saber si usted tiene una hernia según sus síntomas y un examen físico. El bulto suele ser fácil de sentir.

¿Cómo se trata?

Si usted tiene una hernia, no sanará por sí sola. La cirugía es la única manera de tratar una hernia.

Si la hernia no le causa molestias, lo más probable es que pueda esperar para realizarse una cirugía. Su hernia podría empeorar, pero no necesariamente. En algunos casos, las hernias que son pequeñas e indoloras podrían no necesitar nunca ser reparadas.

La mayoría de las personas con hernias se operan para repararlas, incluso si no tienen síntomas. Esto se debe a que muchos médicos creen que operar es menos peligroso que la estrangulación, un grave problema que ocurre cuando parte de su intestino queda atrapada en el interior de la hernia.

Pero usted podría no necesitar cirugía de inmediato. Si la hernia es pequeña e indolora, y puede empujarla nuevamente hacia dentro del abdomen, es posible que pueda esperar.

Los bebés y los niños pequeños tienen mayores probabilidades de tener tejido atrapado en una hernia. Si su hijo tiene una hernia, necesitará una operación para que se la reparen.

Una hernia podría reaparecer después de la cirugía. Para reducir las probabilidades de que esto suceda, manténgase en un peso saludable. No fume, evite levantar objetos pesados e intente no hacer mucho esfuerzo cuando evacua el intestino o cuando orina.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la hernia inguinal:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Hernia inguinal: ¿Debería operarme ahora o debería esperar?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Problemas de espalda: Técnicas apropiadas para levantar objetos

Causa

Las hernias inguinales, que ocurren cuando el tejido sobresale a través de los músculos abdominales hacia dentro de la ingle, son causadas por:

  • Una abertura en el pasaje desde el abdomen hacia los genitales (llamado conducto inguinal) que debería cerrarse antes del nacimiento pero no lo hace.
  • Músculos abdominales debilitados como resultado del envejecimiento y del desgaste cotidiano de la vida.

Las afecciones que aumentan la presión dentro de la cavidad abdominal, como tos frecuente o tener sobrepeso, podrían contribuir a la formación de hernias.

Una hernia crural, que a veces se confunde con una hernia inguinal, ocurre cuando el tejido protruye de la parte inferior del abdomen hacia la parte superior del muslo, justo debajo del pliegue inguinal. La causa de una hernia crural suele ser difícil de determinar.

Si usted no tiene una hernia inguinal, es posible que tenga uno de los otros tipos comunes de hernias. Incluyen las hernias quirúrgica, epigástrica y umbilical en niños y adultos.

Síntomas

Los síntomas de una hernia inguinal podrían incluir:

  • Una protuberancia en la ingle o en el escroto. El bulto podría aparecer gradualmente en el transcurso de varias semanas o meses. O bien podría formarse repentinamente después de haber estado levantando mucho peso, tosiendo, inclinándose, realizando esfuerzos o riéndose. Muchas hernias se aplanan cuando usted se recuesta.
  • Molestia o dolor en la ingle. La molestia podría empeorar cuando se inclina o cuando levanta objetos. Aunque podría sentir dolor o molestia en el escroto, muchas hernias no causan ningún dolor.

Usted podría tener dolor repentino, náuseas y vómito si una parte del intestino queda atrapada (estrangulada) en la hernia.

Otros síntomas de una hernia incluyen:

  • Pesadez, hinchazón y una sensación de tirantez o ardor en la zona de la hernia, del escroto o en la parte interna del muslo. Los hombres podrían tener el escroto hinchado, y las mujeres podrían tener una protuberancia en el gran pliegue de piel (labios) que rodea la vagina.
  • Molestias y dolor que solo se alivian cuando se recuesta. Este suele ser el caso a medida que crece la hernia.

Síntomas de hernia en niños

En los lactantes, una hernia podría sobresalir cuando el niño llora o se mueve.

Las hernias estranguladas, en las cuales una parte del intestino queda atrapada en la hernia, son más comunes en lactantes y en niños que en adultos. Pueden causar náuseas y vómito. Un lactante con una hernia estrangulada podría llorar o negarse a comer. Una hernia estrangulada es una emergencia médica que requiere cirugía inmediata.

Qué sucede

Las hernias inguinales suelen aplanarse o desaparecer cuando se las empuja suavemente para colocarlas nuevamente en su lugar o cuando usted se recuesta. Con el tiempo, las hernias tienden a aumentar de tamaño a medida que la pared del músculo abdominal se vuelve más débil y más tejido sobresale a través de dicha pared.

Si usted no puede empujar la hernia nuevamente hacia dentro del abdomen, la hernia está encarcelada. Una hernia queda encarcelada cuando el tejido se mueve dentro del saco de la hernia y lo llena. Esto no es necesariamente una emergencia.

Pero si un asa de intestino queda muy fuertemente atrapada en la hernia, la irrigación sanguínea a esa parte del intestino puede interrumpirse (estrangularse), lo que causa la muerte del tejido. En un hombre, si el tejido queda atrapado, también pueden dañarse el testículo y sus vasos sanguíneos. Una hernia estrangulada es una emergencia médica que requiere cirugía inmediata.

En los adultos, una hernia que puede empujarse nuevamente hacia dentro del abdomen puede repararse quirúrgicamente en el momento conveniente. Esto se debe a que la estrangulación es poco frecuente en adultos. Una hernia que no puede empujarse nuevamente hacia dentro puede repararse cuando la cirugía sea conveniente, a menos que tenga aumento del dolor, enrojecimiento de la piel que recubre la zona, fiebre, náuseas y vómito, o abotagamiento abdominal. Si ocurre alguno de estos síntomas, la hernia podría necesitar repararse antes.

Las hernias inguinales pueden reaparecer después de la reparación quirúrgica. Sin embargo, en las mujeres, la recurrencia de hernias inguinales es poco frecuente.

Hernias en niños

Los lactantes o los niños con una hernia inguinal necesitan realizarse una cirugía tan pronto como sea posible debido a que existe un mayor riesgo de que una parte del intestino quede atrapada y que se interrumpa la irrigación sanguínea, provocando la muerte del tejido.

La encarcelación, que es cuando el tejido intestinal o abdominal llena el saco de una hernia, ocurre en alrededor de 2 o 3 de cada 10 lactantes menores de 6 meses que tienen hernias. La mayoría de las hernias encarceladas ocurren antes de que el lactante cumpla 1 año.1 Las niñas lactantes enfrentan un riesgo más alto de encarcelación.

Qué aumenta el riesgo

Muchas cosas pueden aumentar su riesgo de tener una hernia inguinal.

Factores de riesgo que usted puede cambiar

  • Tener sobrepeso o haber adelgazado mucho recientemente (como en el caso de una dieta extremadamente estricta)
  • Tener músculos abdominales débiles como consecuencia de una alimentación inadecuada, de falta de ejercicio o de ambas cosas
  • Realizar esfuerzos al orinar o al evacuar el intestino
  • Tener tos crónica, como la que es causada por el hábito de fumar

Factores de riesgo que usted no puede cambiar

  • Ser hombre
  • Tener debilidad muscular de nacimiento, junto con un saco herniario
  • Tener debilidad muscular como consecuencia del envejecimiento
  • Tener una o más hernias inguinales

Factores de riesgo de hernia inguinal en niños

En los niños, los factores de riesgo de hernia inguinal incluyen:

  • Haber nacido antes de la fecha prevista y tener un bajo peso al nacer [menos de 1500 g (3.3 libras)].
  • Tener uno o ambos testículos sin descender del escroto (testículo no descendido).
  • Tener antecedentes familiares de hernia inguinal.
  • Tener otros defectos o afecciones congénitos (de nacimiento), como características de ambos sexos en los genitales de un bebé (genitales ambiguos), posición anormal de la abertura de la uretra encima (epispadias) o debajo (hipospadias) del pene, o hidrocele, en el cual se acumula líquido alrededor de uno o ambos testículos.

Cuándo llamar al médico

Llame a un médico de inmediato si:

  • Su hijo tiene una hernia inguinal que no puede empujarse nuevamente hacia dentro del abdomen aplicando una suave presión.
  • Usted o su hijo tienen una hernia inguinal y síntomas de estrangulación, como náuseas, vómito, fiebre, sensibilidad y dolor intenso con retortijones en la zona inguinal. Estos síntomas indican que el intestino ha perdido irrigación sanguínea.

Llame a un médico si:

  • Su bebé tiene un bulto evidente en la zona inguinal.
  • Usted o su hijo tienen un bulto sensible en la ingle o en el escroto, aun si el bulto desaparece cuando se recuesta.
  • Usted o su hijo tienen un aumento en las molestias o en los dolores inguinales. La molestia podría aumentar al inclinarse o al levantar objetos y podría extenderse al escroto.

Hable con su médico antes de usar un corsé o un braguero para una hernia. Estos dispositivos no se recomiendan para tratar hernias y, a veces, pueden provocar más daños que beneficios.

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual usted y su médico observan su afección o sus síntomas, pero usted no recibe tratamiento médico. Si no está seguro de si tiene una distensión muscular de la ingle o una hernia, la espera vigilante con un tratamiento en el hogar durante 1 o 2 semanas es adecuada. Si tiene un dolor que aumenta o que es intenso, un bulto evidente, o bien evidencia de una obstrucción intestinal o síntomas urinarios, llame a su médico para una evaluación.

La espera vigilante no es adecuada para lactantes y niños que tienen hernias inguinales.

Usted y su médico pueden decidir si debe operarse para reparar la hernia o si puede esperar. Si la hernia no le causa molestias, probablemente pueda esperar para realizarse una cirugía.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar una hernia inguinal:

Se necesitará un cirujano general o un cirujano pediátrico con experiencia en la reparación de hernias inguinales para realizar una cirugía de reparación de hernia.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

El diagnóstico de una hernia inguinal generalmente se basa en su historial médico y en un examen físico. Por lo general, no se necesitan pruebas como ecografías y tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) para diagnosticar una hernia inguinal. En la mayoría de los casos, un médico puede identificar una hernia inguinal durante un examen físico.

Es posible que se realice un examen de orina (análisis de orina) para descartar una infección del tracto urinario. Una infección del tracto urinario o un cálculo renal podrían causar dolor en la ingle que puede confundirse con el dolor de una hernia. Es posible que se realicen más pruebas para descartar otras afecciones que podrían estar contribuyendo a la hernia, como cáncer de colon o de próstata, o enfermedades de los pulmones que causan tos crónica.

Si se planifica una cirugía, es posible que se necesiten otras pruebas para evaluar el estado de cualquier problema de salud actual, como problemas pulmonares, del corazón o de sangrado.

Generalidades del tratamiento

La cirugía es el único tratamiento y la única cura para la hernia inguinal. La reparación de hernia es una de las operaciones más comunes que se realizan en los Estados Unidos. Alrededor de 750,000 personas se hacen reparaciones de hernia cada año.2

Muchos médicos recomiendan la cirugía para reparar una hernia debido a que previene la estrangulación, que ocurre cuando un asa de intestino queda fuertemente atrapada en una hernia y la irrigación sanguínea se interrumpe, lo que produce la muerte del tejido. La estrangulación requiere cirugía inmediata, aunque la afección es poco frecuente en adultos. Los lactantes y los niños siempre necesitan una cirugía para reparar la hernia debido a un mayor riesgo de encarcelación y estrangulación.

Si la hernia no le causa molestias, es posible que no necesite operarse. Esperar para realizarse una cirugía no aumenta la probabilidad de que parte del tejido intestinal o abdominal quede atrapado en la hernia. Esperar tampoco aumentará su riesgo de tener problemas si decide realizarse la cirugía más adelante. En algunos casos, las hernias que son pequeñas e indoloras podrían no necesitar nunca ser reparadas.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Hernia inguinal: ¿Debería operarme ahora o debería esperar?

Hable con su médico antes de usar un corsé o un braguero para una hernia. Estos dispositivos no se recomiendan para tratar hernias y, a veces, pueden provocar más daños que beneficios.

Hernias en niños

En un niño, un médico podría empujar una hernia que está encarcelada nuevamente hacia dentro del abdomen. Sin embargo, aún se necesita cirugía debido a un mayor riesgo de estrangulación.

  • Si el médico no puede empujar la hernia nuevamente hacia dentro al momento del examen, se podría sedar al niño y recostarle con la cabeza por debajo del nivel del cuerpo, con una compresa de hielo sobre la hernia.
  • Si la hernia no se reduce por sí sola, el médico podría intentar empujarla nuevamente hacia dentro del abdomen.
  • Si la hernia se reduce, la cirugía puede postergarse durante un período breve.
  • Si la hernia no puede reducirse, se necesita operar inmediatamente.

Para pensar

La experiencia de un cirujano desempeña un papel importante en el riesgo de recurrencia de una hernia. Si está pensando en hacerse una cirugía de hernia, pregúntele al cirujano cuántas de estas cirugías ha realizado y pregúntele acerca de las tasas de recurrencia. Las tasas de recurrencia para adultos tienden a ser más altas para las cirugías que no usan una malla (un parche sintético).

Es posible que algunas personas con otras afecciones médicas elijan no realizarse una cirugía o es posible que no puedan realizarse una cirugía de hernia.

  • Las personas con problemas de salud graves, como diabetes no controlada, podrían necesitar controlar estas afecciones antes de realizarse una cirugía de hernia.
  • Las afecciones que causan tos o esfuerzos para evacuar las heces u orinar (como enfermedades de los pulmones o problemas de próstata) podrían necesitar tratarse antes de la cirugía para que sea menos probable que la hernia recurra después de la reparación.

Prevención

La mayoría de las hernias inguinales no pueden prevenirse, especialmente en lactantes y en niños. Es posible que los adultos puedan prevenir algunas hernias o impedir la recurrencia de una hernia siguiendo algunas de estas sugerencias:

  • Evite llegar al sobrepeso. Tener sobrepeso crea una mayor presión abdominal y aumenta su riesgo de desarrollar una hernia inguinal. Mantenga un peso saludable mediante dieta y ejercicio.
  • Evite adelgazar rápidamente (como en el caso de una dieta extremadamente estricta). Los programas de pérdida de peso rápida podrían tener una deficiencia de proteínas y vitaminas que son necesarias para la fuerza muscular, lo que causa debilidad en los músculos del abdomen.
  • Deje de fumar. La tos crónica causada por el hábito de fumar aumenta el riesgo de que se forme una hernia.
  • Evite el estreñimiento y realizar esfuerzos al evacuar el intestino y al orinar. Realizar esfuerzos causa un aumento de la presión dentro del abdomen.
  • Use una buena mecánica corporal cuando levante objetos pesados. Levante los objetos con las piernas, en lugar de hacerlo con la espalda. Para obtener más información, vea el tema Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Problemas de espalda: Técnicas apropiadas para levantar objetos.

Cirugía

Por lo general, la cirugía ha sido recomendada para todas las hernias inguinales para evitar complicaciones como la estrangulación, en la cual un asa de intestino queda fuertemente atrapada en una hernia, interrumpiendo la irrigación sanguínea a esa parte del intestino.

Si una hernia en un adulto puede empujarse nuevamente hacia dentro (reducirse), la cirugía puede realizarse cuando le sea conveniente a la persona. Si no puede empujarse nuevamente hacia dentro, debe operarse antes. Sin embargo, la cirugía podría no ser necesaria si la hernia es pequeña y si usted no tiene síntomas. Consulte con su médico para decidir si necesita una cirugía de reparación de hernia.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Hernia inguinal: ¿Debería operarme ahora o debería esperar?

Cirugía en niños

En la mayoría de los casos, un niño con una hernia inguinal necesitará cirugía para corregirla.

Los lactantes de 6 meses de edad o menos que tienen hernias inguinales tienen un riesgo mucho más alto de estrangulación que los niños más grandes y que los adultos. Por lo tanto, la cirugía de hernias inguinales en lactantes no se posterga como puede postergarse en el caso de los adultos.

  • No se necesitan parches sintéticos para reparar una hernia inguinal en un lactante.
  • Algunos lactantes con hernia inguinal podrían necesitar ser hospitalizados para la cirugía en vez de realizarla en un entorno para pacientes ambulatorios. Estos incluyen lactantes con problemas pulmonares, trastornos convulsivos o enfermedades cardíacas de nacimiento, o bien aquellos lactantes que nacieron en forma prematura.

Una de las principales decisiones relacionadas con los lactantes y con los niños es si explorar o no la zona inguinal opuesta para detectar una hernia durante una reparación de hernia. Una hernia se forma en el otro lado de la ingle en alrededor de 30 de cada 100 niños a quienes les realizaron una cirugía de hernia.

Las cosas en las que se debe pensar al decidir si el otro lado debería explorarse o no incluyen el estado de salud general del niño, el riesgo de encarcelación de una hernia y el nivel de experiencia del cirujano (cuántas de estas cirugías ha realizado el médico y sus tasas de recurrencia).

Opciones de cirugía

Hay dos tipos de cirugía que se realizan para reparar hernias inguinales:

Para pensar

La cirugía laparoscópica podría no ser posible para una persona con tejidos que crecieron y se juntaron (adherencias) como resultado de operaciones abdominales anteriores.

La mayoría de las hernias que presentarán recurrencia lo harán en el transcurso de 5 años después de la cirugía.

El riesgo de que reaparezca una hernia después de una operación varía según la experiencia del cirujano, el tipo de hernia, si se utilizó una malla, y la edad y el estado de salud general de la persona.

  • Las tasas de recurrencia después de la reparación de una hernia son más bajas cuando cirujanos experimentados realizan el procedimiento, especialmente con técnicas laparoscópicas.3
  • La probabilidad de que retorne una hernia después de la operación varía de 1 a 10 de cada 100 operaciones que se hacen.4
  • Usar malla para reparar el músculo débil en la pared abdominal disminuye la probabilidad de que retorne la hernia en más de la mitad.5

Existen algunas consideraciones antes de operarse para reparar una hernia inguinal, como qué clase de reparación de hernia se hace con más frecuencia en el hospital o en la clínica. Hable con su médico para que así usted pueda tomar la mejor decisión para su afección.

Las hernias inguinales recurrentes son más difíciles de reparar y plantean más riesgos que las reparaciones de hernia iniciales. Los riesgos asociados con una cirugía de hernia recurrente consisten en más tejido cicatricial, entumecimiento y dolor después de la cirugía, así como mayores probabilidades de lesionar un testículo o el cordón espermático.

Las afecciones que podrían aumentar el riesgo de recurrencia incluyen músculos abdominales que no son lo suficientemente fuertes o saludables como para "soportar" el material de los puntos (de sutura), así como sangrado o infección que debilitan la reparación.

Por lo general, la fertilidad no se ve afectada por una hernia inguinal o una cirugía de hernia. Pero en los hombres existe una probabilidad de que la cirugía o una hernia encarcelada puedan causar una lesión del conducto deferente, el conducto que transporta el esperma desde los testículos hasta la uretra. Aún no se conoce con qué frecuencia o hasta qué punto esto afecta la capacidad de un hombre de ser padre. En raras ocasiones, la cirugía o una hernia encarcelada podrían lesionar los vasos sanguíneos que suministran sangre a uno o a ambos testículos, lo que podría causar que se encoja el testículo afectado.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

National Digestive Diseases Information Clearinghouse
Dirección del sitio web: www.digestive.niddk.nih.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Aiken JJ, Oldham KT (2011). Inguinal hernias. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 1362–1368. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  2. Jeyarajah DR, Harford WV (2010). Abdominal hernias and gastric volvulus. In M Feldman et al., eds., Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease, 9th ed., vol. 1, pp. 379–395. Philadelphia: Saunders.
  3. Sherman V, et al. (2010). Inguinal hernias. In FC Brunicardi et al., eds., Schwartz's Principles of Surgery, 9th ed., pp. 1305–1342. New York: McGraw-Hill.
  4. Harmon JW, Wolfgang CL (2007). Hernias of the groin and abdominal wall. In NH Fiebach et al., eds., Principles of Ambulatory Medicine, 7th ed., pp. 1673–1681. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  5. Deveney KE (2010). Hernias and other lesions of the abdominal wall. In GM Doherty, ed., Current Diagnosis and Treatment: Surgery, 13th ed., pp. 724–736. New York: McGraw-Hill.

Otras obras consultadas

  • Chow A, et al. (2008). Inguinal hernia, search date September 2007. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Feldman LS, et al. (2007). Laparoscopic hernia repair. In WW Souba et al., eds., ACS Surgery: Principles and Practice, 6th ed., pp. 850–869. New York: WebMD.
  • Fitzgibbons RJ Jr, et al. (2006). Watchful waiting vs repair of inguinal hernia in minimally symptomatic men: A randomized clinical trial. JAMA, 295(3): 285–292.
  • Kingsnorth A, LeBlanc K (2003). Hernias: inguinal and incisional. Lancet, 362(9395): 1561–1571.
  • Society for Surgery of the Alimentary Tract (2006). SSAT patient care guidelines: Surgical repair of groin hernias. Available online: http://www.ssat.com/cgi-bin/hernia6.cgi.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
C. Dale Mercer, MD, FRCSC, FACS - Cirugía general
Última revisión 15 noviembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.