Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Gota

Generalidades del tema

¿Qué es la gota?

La gota es un tipo de artritis. Puede causar un ataque repentino de dolor ardiente, rigidez e hinchazón en una articulación que suele ser la del dedo gordo del pie. Estos ataques pueden suceder una y otra vez a menos que se trate la gota. Con el tiempo, pueden dañar articulaciones, tendones y otros tejidos. La gota es más común en hombres.

¿Qué causa la gota?

La gota es causada por demasiado ácido úrico en la sangre. La mayoría de las veces, tener demasiado ácido úrico no es perjudicial. Muchas personas con altos niveles en la sangre nunca tienen gota. Pero cuando los niveles de ácido úrico en la sangre son demasiado altos, el ácido úrico puede formar cristales duros en las articulaciones.

Sus probabilidades de tener gota son mayores si tiene sobrepeso, bebe demasiado alcohol, o come demasiada carne y pescado ricos en unas sustancias químicas llamadas purinas. Algunos medicamentos, como los diuréticos, también pueden provocar gota.

¿Cuáles son los síntomas?

La señal más común de la gota es un ataque nocturno de hinchazón, sensibilidad, enrojecimiento y dolor agudo en el dedo gordo del pie. También puede tener ataques de gota en el pie, el tobillo o las rodillas u otras articulaciones. Los ataques pueden durar unos pocos días o varias semanas antes de que el dolor desaparezca. Es posible que no ocurra otro ataque por meses o años.

Consulte a su médico aun si su dolor por la gota se ha ido. La acumulación de ácido úrico que condujo a su ataque de gota todavía puede dañar las articulaciones.

¿Cómo se diagnostica la gota?

Su médico le hará preguntas acerca de sus síntomas y le hará un examen físico. También es posible que su médico le tome una muestra de líquido de su articulación para detectar cristales de ácido úrico. Esta es la mejor manera de evaluar si tiene gota. Su médico también podría hacerle un análisis de sangre para medir la cantidad de ácido úrico en la sangre.

¿Cómo se trata?

Para detener un ataque de gota, su médico puede darle una inyección de corticosteroides o recetarle una fuerte dosis diaria de uno o más medicamentos. La dosis se irá reduciendo a medida que sus síntomas vayan desapareciendo. El alivio de un ataque de gota a menudo comienza en un lapso de 24 horas si empieza el tratamiento de inmediato.

Para aliviar el dolor durante un ataque de gota, descanse la articulación que le duele. Tomar ibuprofeno u otro antiinflamatorio también puede ayudarlo a sentirse mejor. Pero no tome aspirina. Puede empeorar la gota al aumentar el nivel de ácido úrico en la sangre.

Para prevenir futuros ataques, su médico puede recetarle un medicamento para reducir la acumulación de ácido úrico en la sangre.

Prestar atención a lo que come puede ayudarlo a manejar la gota. Coma cantidades moderadas de una variedad de alimentos saludables para controlar su peso y recibir los nutrientes que necesita. Limite el consumo diario de carnes, mariscos y alcohol (sobre todo la cerveza). Beba abundante agua y otros líquidos.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la gota:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con gota:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Gota: Cómo cambiar su dieta

Causa

La gota es causada por demasiado ácido úrico en la sangre (hiperuricemia). La causa exacta de la hiperuricemia a veces no se conoce, a pesar de que factores hereditarios (genes) parecen desempeñar un papel.

El ácido úrico puede formar cristales que se acumulan en las articulaciones. Esto causa el dolor y otros síntomas.

La gota puede parecer que se exacerba sin una causa específica. O puede ser provocada por:

  • Ciertos factores relacionados con la alimentación y el peso corporal, como tener sobrepeso, seguir una dieta rica en carne y mariscos (alimentos con alto contenido de purinas) y beber demasiado alcohol.
  • Los medicamentos que pueden aumentar la concentración de ácido úrico, como el uso regular de aspirina o de niacina o tomar medicamentos que reducen la cantidad de sal y de agua en el organismo (diuréticos).
  • Enfermedades graves o ciertas afecciones médicas, como adelgazamiento rápido o presión arterial alta.
  • Cirugía.
  • Haber nacido con una afección poco frecuente que produce altos niveles de ácido úrico en la sangre. Las personas con el síndrome de Kelley-Seegmiller o el síndrome de Lesch-Nyhan tienen una deficiencia parcial o total de una enzima que ayuda a controlar los niveles de ácido úrico.

Síntomas

Los síntomas de gota incluyen:

  • Calor, dolor, hinchazón y sensibilidad extrema en una articulación, generalmente la articulación del dedo gordo del pie. Este síntoma se llama podagra. El dolor suele empezar durante la noche. Puede empeorar rápidamente, durar horas y ser tan intenso que hasta la menor presión de una sábana es intolerable.
  • Piel muy enrojecida o amoratada alrededor de la articulación afectada. La articulación puede parecer infectada.
  • Movilidad limitada en la articulación afectada.
  • Descamación y comezón en la piel alrededor de la articulación afectada a medida que la gota se mejora.

Cómo varían los síntomas

El cómo, el dónde y el cuándo aparecen los síntomas de la gota varían.

  • Es posible que algunas personas no experimenten la gota como ataques dolorosos. En cambio, pueden tener gota casi todo el tiempo (gota crónica). La gota crónica en adultos mayores puede ser menos dolorosa y puede confundirse con otras formas de artritis.
  • La gota puede provocar inflamación de los sacos con líquido (bolsas) que amortiguan tejidos, particularmente en el codo (bursitis del olécranon) y la rodilla (bursitis prerrotuliana).
  • La gota también puede afectar las articulaciones de los pies, los tobillos, las rodillas, las muñecas, los dedos y los codos.
  • Los síntomas pueden aparecer después de una enfermedad o de una operación.
  • La gota puede aparecer primero como nódulos (tofos) en las manos, codos u orejas. Es posible que no tenga ninguno de los síntomas clásicos de un ataque de gota.

Hay muchas otras afecciones con síntomas similares a los de la gota.

Qué sucede

La gota suele presentarse después de varios años de acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones y tejidos que las rodean. Un ataque de gota suele comenzar durante la noche con un dolor moderado que empeora. Un ataque de gota generalmente causa dolor, hinchazón, enrojecimiento y calor (inflamación) en una sola articulación, la mayoría de las veces en el dedo gordo del pie. Luego, los síntomas desaparecen gradualmente.

  • La mayoría de los ataques de gota se detienen aproximadamente después de una semana.
  • Los ataques leves pueden detenerse después de varias horas o pueden durar por 1 o 2 días. Estos ataques suelen ser mal diagnosticados como tendinitis o un esguince.
  • Los ataques intensos pueden durar hasta varias semanas, con dolor que dura hasta 1 mes.
  • Muchas personas tienen un segundo ataque de gota en el término de 6 meses a 2 años después de su primer ataque. Pero puede haber intervalos de muchos años entre ataques. Si la gota no se trata, la frecuencia de los ataques suele aumentar con el tiempo.

La gota tiene tres etapas.1 Muchas personas nunca pasan por la tercera etapa.

  • En la primera etapa, usted tiene niveles altos de ácido úrico en la sangre, pero no tiene síntomas. Los niveles de ácido úrico pueden permanecer iguales, y es posible que nunca tenga síntomas. Algunas personas pueden tener cálculos renales antes de tener su primer ataque de gota.
  • En la segunda etapa, empiezan a formarse los cristales de ácido úrico, generalmente en el dedo gordo del pie. Usted comienza a tener ataques de gota. Después de un ataque, la articulación afectada se siente normal. El tiempo entre los ataques puede acortarse. Sus ataques posteriores pueden ser más intensos, durar más tiempo e incluir más de una articulación.
  • En la tercera etapa, los síntomas pueden no irse nunca. Pueden afectar más de una articulación. Pueden formarse nódulos granulosos llamados tofos debajo de la piel.
    • Sin tratamiento, los tofos pueden formarse en el cartílago de la oreja o en los tejidos alrededor de la articulación (bolsas, ligamentos y tendones). Esto puede provocar dolor, hinchazón, enrojecimiento y calor (inflamación). Es posible que se produzcan en forma progresiva incapacitación de la persona y destrucción de cartílagos y huesos.
    • Esta etapa de la gota es poco común gracias a los avances en el tratamiento temprano de la gota.

Qué aumenta el riesgo

Algunas cosas pueden provocar gota o hacer que sea más probable que la tenga.

Cosas que no puede cambiar

  • Ser hombre
  • Tener antecedentes familiares de gota
  • Haber nacido con una rara afección que produce altos niveles de ácido úrico en la sangre, como el síndrome de Kelley-Seegmiller o el síndrome de Lesch-Nyhan

Medicamentos que pueden aumentar los niveles de ácido úrico

  • Uso regular de aspirina (más de 1 o 2 aspirinas al día) o de niacina
  • Medicamentos diuréticos
  • Medicamentos de quimioterapia (generalmente usados para tratar el cáncer)
  • Medicamentos que suprimen el sistema inmunitario, como la ciclosporina, que se usan para evitar que su organismo rechace un trasplante de órgano

Factores relacionados con la dieta y el peso corporal

Estos incluyen:

  • Obesidad.
  • Consumo moderado, regular o en grandes cantidades de alcohol, especialmente de cerveza.
  • Una dieta rica en carne y mariscos, los cuales pueden tener un alto contenido de purinas.
  • Episodios frecuentes de deshidratación.
  • Dietas muy bajas en calorías.

Otras afecciones

Otras afecciones y enfermedades determinadas se presentan con más frecuencia en personas que tienen gota que en personas que no la tienen, a pesar de que no se ha visto una clara relación en investigaciones. La gota puede compartir factores de riesgo (como obesidad, hipertensión y niveles altos de triglicéridos) con ciertas enfermedades, incluyendo:

Cuándo llamar al médico

Llame o vea a su médico inmediatamente si tiene:

  • Dolor intenso en una sola articulación que aparece muy rápidamente.
  • Articulaciones hinchadas y sensibles con piel caliente y enrojecida sobre ellas.

Es importante que vea a su médico aun si el dolor de la gota se ha detenido. La acumulación de ácido úrico que provocó su ataque de gota todavía puede estar irritándole las articulaciones y podría causarle grave daño en algún momento. Su médico puede recetarle medicamentos que pueden prevenir e incluso revertir la acumulación de ácido úrico.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar y recetar tratamiento para la gota:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Los exámenes y las pruebas que pueden ayudar con el diagnóstico y el tratamiento de la gota incluyen:

Mientras que las radiografías de las extremidades (manos y pies) a veces son útiles en las últimas etapas de la enfermedad, las radiografías no suelen ser útiles al principio en el diagnóstico. El dolor suele hacer que las persones busquen atención médica antes de que puedan verse cambios a largo plazo en una radiografía. Pero las radiografías pueden ayudar a descartar otras causas de artritis.

Su médico puede hacerle una evaluación de intoxicación por plomo si usted ha estado expuesto al plomo en su trabajo o en sus pasatiempos.

Generalidades del tratamiento

Las metas del tratamiento para la gota son alivio rápido del dolor y prevención de ataques de gota en el futuro y de complicaciones a largo plazo, como destrucción de la articulación y daño renal. El tratamiento incluye medicamentos y medidas que puede tomar en el hogar para prevenir ataques en el futuro.

El tratamiento específico depende de si está teniendo un ataque agudo o si está tratando de manejar la gota a largo plazo y prevenir ataques en el futuro.

Para tratar un ataque agudo

Para manejar la gota a largo plazo y prevenir ataques en el futuro

Si por varios años los síntomas de gota han ocurrido en forma intermitente sin tratamiento, pueden volverse constantes (crónicos) y pueden afectar más de una articulación.

  • Tome medicamentos tal como se los recete el médico para el dolor.
  • Tome medidas para reducir el riesgo de ataques en el futuro.
    • Hable con su médico sobre todos los medicamentos que tome. Es posible que algunos medicamentos eleven el nivel de ácido úrico.
    • Controle su peso, haga ejercicio, y limite el consumo de alcohol, carne y mariscos.
  • Tome un medicamento a largo plazo que reduzca los niveles de ácido úrico en la sangre.
  • Trate los tofos. Estos son nódulos calcáreos que se forman debido a cristales de ácido úrico. El tratamiento incluye:
    • Fármacos llamados inhibidores de la xantina oxidasa, los cuales pueden hacer que los tofos se encojan hasta hacerlos desaparecer.
    • En raras ocasiones, cirugía para eliminar tofos grandes que están causando deformidades.

Para pensar

Si el ácido úrico en la sangre es alto, pero una persona nunca ha tenido un ataque de gota, raramente necesitará tratamiento. Pero las personas con niveles extremadamente elevados pueden necesitar pruebas periódicas para detectar señales de daño renal. Y pueden necesitar tratamiento a largo plazo para reducir sus niveles de ácido úrico. Su médico puede observar sus niveles de ácido úrico en la sangre hasta que bajen a niveles normales.

El tratamiento con medicamentos a largo plazo depende de lo altos que sean sus niveles de ácido úrico y de la probabilidad de que usted tenga otros ataque de gota en el futuro.

Después de un ataque de gota agudo, hable con su médico acerca de las causas de niveles elevados de ácido úrico en su sangre. Una evaluación de su salud en general puede revelar enfermedades, medicamentos y hábitos que podrían estar elevando sus niveles de ácido úrico.

La mayoría de los médicos esperarán varios días o semanas después de que termine un ataque de gota para comenzar con medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico. Estos medicamentos pueden provocar que el ácido úrico almacenado en otra parte del cuerpo comience a moverse por el torrente sanguíneo y podría empeorar los síntomas si el tratamiento se inicia durante un ataque de gota.

Si hay inflamación que causa presión en una articulación grande como una rodilla o un tobillo, su médico puede aliviarle el dolor y la presión mediante una aspiración. Se inserta una aguja dentro de la articulación y se saca líquido (se aspira) con una jeringa conectada a la aguja.

Prevención

La gota suele producirse después de varios años de acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones y en los tejidos cercanos. Probablemente no sepa que usted tiene un nivel elevado de ácido úrico en la sangre hasta que haya tenido su primer ataque de gota.

Pero usted puede ayudar a prevenir o reducir la gravedad de ataques de gota en el futuro. Para aprender más, vea Tratamiento en el hogar.

Tratamiento en el hogar

Si le han diagnosticado gota, puede hacer muchas cosas por sí mismo para tratar su afección.

Reduzca el dolor de un ataque agudo

  • Descanse la articulación afectada hasta que se alivie el ataque y por 24 horas después del ataque.
  • Eleve las articulaciones afectadas.
  • Use hielo para reducir la hinchazón.
  • Alivie la inflamación tomando antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Pero no tome aspirina, la cual puede cambiar los niveles de ácido úrico abruptamente y puede empeorar los síntomas.

Prevenga más ataques

  • Controle su peso. Tener sobrepeso aumenta su riesgo de gota. Si tiene sobrepeso, una dieta baja en grasas puede ayudarlo a bajar de peso. Pero evite hacer ayuno o seguir dietas de muy bajas calorías. Las dietas de muy bajas calorías aumentan la cantidad de ácido úrico producida por el organismo y pueden provocar un ataque de gota. Para aprender más, vea el tema Manejo del peso.
  • Siga un programa de ejercicios moderado.
  • Limite el alcohol, especialmente la cerveza. El alcohol puede reducir la liberación de ácido úrico de los riñones en la orina, provocando un aumento de ácido úrico en el organismo. La cerveza, que es rica en purinas, parece ser peor que algunas otras bebidas que contienen alcohol.
  • Limite la carne y los mariscos. Las dietas altas en carne y mariscos (alimentos con alto contenido de purinas) pueden elevar los niveles de ácido úrico.
    Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Gota: Cómo cambiar su dieta
  • Hable con su médico sobre todos los medicamentos que tome. Es posible que algunos medicamentos eleven el nivel de ácido úrico.
  • Continúe tomando los medicamentos que le hayan recetado para la gota. Pero si no estaba tomando medicamentos que reducen el ácido úrico (como alopurinol o probenecida) antes del ataque, no empiece a tomarlos cuando comience el ataque. Estos medicamentos no ayudarán a aliviar el dolor agudo. En realidad, pueden empeorarlo.

Anteriormente, se pensaba que la gota era causada por beber demasiado alcohol y comer demasiadas comidas pesadas. A pesar de que comer ciertos alimentos y beber alcohol puede desencadenar un aumento en el nivel de ácido úrico en el organismo, es posible que estos hábitos no causen gota por sí solos. La mayoría de las veces la gota es causada por un exceso en la producción de ácido úrico (debido a problemas de metabolismo) o por una disminución en la eliminación del ácido úrico por los riñones.

Medicamentos

Usted usa medicamentos para tratar un ataque de gota y para reducir el ácido úrico en la sangre. Disminuir el ácido úrico ayuda a reducir la frecuencia con que tiene ataques.

Opciones de medicamentos

El tratamiento con medicamentos para la gota suele incluir alguna combinación de medicamentos de corto y largo plazo.

Medicamentos de corto plazo

La medicación de corto plazo alivia el dolor y reduce la inflamación durante un ataque agudo o previene la recurrencia de un ataque agudo. Estos medicamentos pueden incluir:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno, indometacina o naproxeno. No tome aspirina, la cual nunca debería usarse para aliviar el dolor durante un ataque de gota. La aspirina puede cambiar los niveles de ácido úrico en la sangre y puede empeorar el ataque.
  • Colchicina.
  • Corticosteroides, los cuales pueden administrarse en forma de pastillas o de inyecciones para casos de gota que no responden a AINE o colchicinas.

Si se comienza el tratamiento inmediatamente, el alivio de los síntomas suele producirse dentro de las 24 horas.

Durante un ataque de gota, su médico le recetará una dosis diaria máxima de uno o más medicamentos usados para tratamiento de corto plazo a fin de detener el ataque. Las dosis luego se reducen a medida que los síntomas desaparecen.

Medicamentos de largo plazo

El tratamiento a largo plazo usa medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico en la sangre. Esto puede reducir la frecuencia con la que tiene ataques de gota y la gravedad de estos. Estos medicamentos pueden incluir:

  • Agentes uricosúricos, para que los riñones eliminen más ácido úrico.
  • Inhibidores de la xantina oxidasa, para que el organismo produzca menos cantidad de ácido úrico.
  • Colchicina, para evitar exacerbaciones durante los primeros meses que esté tomando los medicamentos que reducen el ácido úrico.
  • Pegloticasa (Krystexxa). Este medicamento es para la gota que ha durado un largo tiempo y que no ha respondido a otro tratamiento.

Si su médico le receta medicamentos para reducir sus niveles de ácido úrico, asegúrese de tomarlos tal como se los recetó. La mayoría de la gente continuará tomando estos medicamentos todos los días. También es importante saber cómo tomarlos.

  • Si está tomando uno de estos medicamentos, continúe tomando la medicación durante el ataque.
  • Si tiene uno de estos medicamentos, pero no lo ha estado tomando, no empiece a tomar el medicamento durante un ataque. Comenzar a tomar estos medicamentos mientras está teniendo un ataque de gota puede empeorar su ataque mucho más.

Para pensar

El tratamiento con medicamentos a largo plazo depende de lo altos que sean sus niveles de ácido úrico y de la probabilidad de que tenga otros ataques de gota. En general, mientras más altos sean sus niveles de ácido úrico y más frecuentes sean sus ataques, más altas son las probabilidades de que ayude el tratamiento con medicamentos a largo plazo.

Algunas personas con gota tienen continuos problemas, porque no toman el medicamento que les recetaron. La mayoría de la gente necesitará tratamiento todos los días para mantener normales los niveles de ácido úrico en la sangre. Pero pueden sentirse perfectamente saludables la mayoría del tiempo y se preguntan por qué deberían seguir tomando su medicación. Si deja de tomar el medicamento que le recetaron, es posible que al principio no pase nada. Pero después de un tiempo, es probable que tenga otro ataque de gota. Sin tratamiento, es probable que los futuros ataques sean más graves y que ocurran más a menudo.

Cirugía

Si los síntomas de la gota se han producido en forma intermitente y sin tratamiento por más de 10 años, es posible que los cristales de ácido úrico se hayan acumulado en las articulaciones para formar nódulos granulosos y calcáreos llamados tofos. Si los tofos están provocando infección, dolor, presión y deformidades en las articulaciones, su médico podría tratarlos con medicamentos. Si esto no funciona, su médico puede recomendarle cirugía para eliminarlos.

Otro tratamiento

Algunas personas pueden usar terapias complementarias para aliviar los síntomas causados por la gota.2

  • Las cerezas y una planta llamada garra del diablo han sido utilizadas como antiinflamatorios. Se necesita investigación para evaluar la utilidad de estas y de otros medicamentos complementarios para tratar la gota.
  • El ácido icosapentaenoico (EPA, por sus siglas en inglés) es conocido por reducir la inflamación crónica. Todavía no se ha estudiado si puede ayudar a reducir la inflamación a causa de la gota.
  • A pesar de que todavía es solamente una teoría, algunos estudios han demostrado que el ácido fólico puede ser útil en inhibir la enzima necesaria para producir ácido úrico.

Asegúrese de hablar con su médico si está considerando tomar vitaminas, minerales u otros remedios para ayudar a reducir ataques de gota en el futuro.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health
Dirección del sitio web: www.niams.nih.gov

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Wortmann RL (2009). Gout and hyperuricemia. In GS Firestein et al., eds., Kelley's Textbook of Rheumatology, 8th ed., pp. 1481–1506. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  2. Murray MT, Pizzorno JE Jr (2006). Gout. In JE Pizzorno Jr, MT Murray, eds., Textbook of Natural Medicine, 3rd ed., vol. 2, pp. 1703–1709. St. Louis: Churchill Livingstone Elsevier.

Otras obras consultadas

  • Comeau D, et al. (2011). Rheumatology and musculoskeletal problems. In RE Rakel, DP Rakel, eds., Textbook of Family Medicine, 8th ed., pp. 648–689. Philadelphia: Saunders.
  • Bhole V, et al. (2010). Epidemiology of gout in women. Arthritis and Rheumatism, 62(4): 1069–1076.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Nancy Ann Shadick, MD, MPH - Medicina interna, Reumatología
Última revisión 12 junio, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.