Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Fibromialgia

Generalidades del tema

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un dolor generalizado en los músculos y tejidos blandos encima y debajo de la cintura y en ambos lados del cuerpo. Las personas con fibromialgia sienten dolor, sensibilidad o ambos aun cuando no existe lesión ni inflamación.

La fibromialgia puede provocar dolor a largo plazo (crónico). No tiene cura. Pero con tratamiento, la mayoría de las personas con fibromialgia pueden trabajar y llevar a cabo sus actividades normales. Cuando no se controla, puede ser que no tenga nada de energía. O puede sentirse deprimido o tener problemas para dormir. Pero hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a manejar sus síntomas.

¿Qué causa la fibromialgia?

Nadie sabe con seguridad qué causa la fibromialgia. Pero los expertos tienen algunas ideas, tales como:

  • Las células nerviosas pueden estar demasiado sensibles.
  • Las sustancias químicas en el cerebro (neurotransmisores) pueden estar fuera de equilibrio.
  • La fase profunda del sueño puede interrumpirse y afectar la cantidad de hormonas que libera su cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas principales de fibromialgia son:

  • Dolor profundo o ardor en el tronco, el cuello, la parte baja de la espalda y los hombros.
  • Puntos sensibles (o puntos desencadenantes) en el cuerpo que duelen cuando se presionan.

Las personas con fibromialgia pueden tener otros problemas, como:

Los síntomas tienden a aparecer y desaparecer. Es posible que haya momentos en que le duela más, seguidos de veces en que los síntomas ocurran con menos frecuencia, le duelan menos o estén ausentes (remisiones). Algunas personas encuentran que sus síntomas son peores en climas fríos y húmedos, durante los momentos de estrés o cuando tratan de hacer demasiadas cosas.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

Los médicos diagnostican la fibromialgia basándose en:

  • La extensión de su cuerpo que esté afectada por el dolor. Si tiene dolor encima y debajo de la cintura y tanto en los lados izquierdo y derecho del cuerpo, se considera generalizado. Mientras más extendido esté, más probable es que tenga fibromialgia.
  • La intensidad del dolor y de otros síntomas. Las personas que tienen fibromialgia suelen tener dolor. Generalmente, también tienen fatiga, problemas para dormir y problemas para pensar. Mientras más intensos sean estos síntomas, más probable es que tenga fibromialgia.

A veces, la fibromialgia se diagnostica o describe usando dolor y sensibilidad en 18 lugares específicos del cuerpo, o puntos sensibles. También puede oír que estos se conocen como puntos desencadenantes.

Antes del diagnóstico, su médico se asegurará de que usted no tenga otras afecciones que causen dolor. Estas incluyen artritis reumatoide, polimialgia reumática, lupus y otras enfermedades autoinmunitarias.

¿Cómo se trata?

El tratamiento se concentra en manejar el dolor, la fatiga, la depresión y otros síntomas. Tal vez pueda controlar sus síntomas si:

  • Hace ejercicio de manera regular. Esto es una de las mejores formas de manejar el dolor.
  • Toma medicamentos, si sus síntomas le molestan.
  • Va a asesoría psicológica. Esto puede ayudarle a hacer frente al dolor a largo plazo (crónico).
  • Se ocupa de sí mismo. Un buen cuidado personal incluye buscar mejores formas de manejar el estrés, tener buenos hábitos de sueño y hablar con su médico si tiene síntomas de depresión.

Algunas personas con fibromialgia también encuentran útiles las terapias complementarias. Estas incluyen el tai chi, la acupuntura, el masaje, la terapia del comportamiento y las técnicas de relajación.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre la fibromialgia:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Vivir con fibromialgia:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Detenga los pensamientos negativos: Cómo empezar
  Dolor crónico: Cómo pensar en forma saludable
  Manejo del estrés: Cómo hacer relajación progresiva de los músculos
  Manejo del estrés: Cómo usar imágenes guiadas para relajarse
  Manejo del estrés: Ejercicios de respiración para relajación

Causa

La fibromialgia es un síndrome: un conjunto de síntomas que suceden al mismo tiempo. Los expertos tienen ideas sobre lo que puede causarla, pero no hay suficiente evidencia que dé sostén a una sola idea. Algunas ideas incluyen:

  • Las células nerviosas pueden estar demasiado sensibles.
  • Las sustancias químicas en el cerebro (neurotransmisores) pueden estar fuera de equilibrio.
  • La fase profunda del sueño puede interrumpirse y afectar la cantidad de hormonas que libera su cuerpo.

Mucha gente conecta el comienzo de los síntomas con cierto evento, tal como la gripe, una lesión o cirugía, o trauma emocional y estrés. Un evento de este tipo en combinación con otras cosas, tal como mayor sensibilidad al dolor y problemas para dormir, podría causar fibromialgia en algunas personas.

Síntomas

Los síntomas de fibromialgia varían de persona a persona. Los síntomas pueden durar de días a meses o años.

Los síntomas más comunes son:

  • Dolor o ardor generalizado encima y debajo de la cintura, y en los lados derecho e izquierdo del cuerpo. El dolor ocurre con más frecuencia en el tronco, el cuello, la parte baja de la espalda, las caderas y los hombros. Suele empeorar gradualmente y puede interferir aun en actividades cotidianas sencillas.
  • Puntos sensibles (o puntos desencadenantes) en el cuerpo que duelen cuando se presionan.

Otros síntomas que pueden ocurrir junto con el dolor incluyen:

  • Fatiga que interfiere en el trabajo y las actividades cotidianas.
  • Problemas para dormir, como dificultad para conciliar el sueño o dormir sin interrupciones, o despertar sintiéndose cansado.
  • Rigidez por la mañana que dura menos de una hora.
  • Dolores de cabeza.
  • Estreñimiento o diarrea relacionados con el síndrome del intestino irritable.
  • Problemas de la memoria y dificultad para concentrarse.
  • Ansiedad o depresión.

Las personas con fibromialgia tienen momentos cuando sus síntomas empeoran y otros momentos cuando tienen síntomas leves o ningún síntoma. Los brotes de fatiga y dolores musculares y articulares son frecuentes, especialmente tras un estrés físico o emocional. Mucha gente con fibromialgia dice que el clima frío o húmedo, la falta de sueño, la fatiga, el estrés o hacer demasiada actividad empeoran su dolor.

Qué sucede

Para la mayoría de las personas, la fibromialgia parece consistir en un ciclo de dolor muscular, mayor sensibilidad al dolor e inactividad que puede empeorar los problemas para dormir y la fatiga.

  • El aumento del dolor hace que una persona sea menos activa físicamente.
  • Los músculos que no se ejercitan con regularidad tienen mayores probabilidades de irritarse durante la actividad. Y puede ser que las personas con fibromialgia sean más sensibles al dolor o tengan músculos que se irritan más fácilmente.
  • Los músculos irritados duelen. Algunos médicos piensan que los músculos de las personas con fibromialgia se mantienen adoloridos porque no se reparan a sí mismos tan bien como deberían.
  • El dolor muscular, que a veces sucede con el sueño interrumpido y la fatiga diurna, conduce a hacer actividad cada vez menos.

Aunque la fibromialgia es una afección a largo plazo (crónica) sin cura, puede controlarse. No daña los músculos, las articulaciones ni los órganos internos. La mayoría de las personas se adapta a su síntomas y es capaz de seguir trabajando y haciendo sus actividades cotidianas. Para obtener más información sobre cómo manejar la fibromialgia, vea Generalidades del tratamiento.

Qué aumenta el riesgo

Algunas cosas pueden aumentar sus probabilidades de tener fibromialgia. Las cosas que pueden aumentar su riesgo (factores de riesgo) incluyen:

  • Ser mujer.
  • Tener ciertos problemas de salud, como artritis reumatoide, lupus, enfermedad de Lyme, mononucleosis o depresión.
  • Haber sufrido un acontecimiento traumático (como un accidente automovilístico).
  • Tener antecedentes familiares de fibromialgia.

Cuándo llamar al médico

Si no se ha diagnosticado

Llame a su médico si ha tenido los siguientes síntomas por más de 6 semanas sin una causa evidente. Pueden ser señales de fibromialgia, especialmente si han aparecido poco a poco.

  • Dolor y sensibilidad muscular generalizados, especialmente en ambos lados del cuerpo y por encima y debajo de la cintura
  • Sueño alterado (dar vueltas y despertarse frecuentemente por la noche) y despertarse sintiéndose cansado
  • Rigidez muscular y articular que no mejora cuando usted se mueve

Si se ha diagnosticado

Si tiene fibromialgia, llame a su médico si usted tiene:

  • Síntomas de depresión, tales como pérdida de interés en las cosas que suele disfrutar o cambios en los hábitos de comer y de dormir. A menudo, estos pueden tratarse si le informa a su médico de estos.
  • Síntomas nuevos o síntomas existentes que empeoran. Quizá su médico deba reconsiderar su tratamiento, como ajustar sus medicamentos o recetarle otros.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que podrían ayudarle con la fibromialgia incluyen:

Es posible que deba ver a un especialista que tenga experiencia con fibromialgia. Estos incluyen:

Los programas de manejo del dolor también pueden ser útiles. Normalmente, estos incluyen un equipo de médicos, consejeros, fisioterapeutas, enfermeras y farmacéuticos que pueden ayudarle a diseñar una estrategia para el manejo del dolor. Su programa personal puede incluir medicamentos, terapias complementarias, dieta, ejercicio y asesoría psicológica.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

No existen pruebas específicas que puedan confirmar un diagnóstico de fibromialgia. Probablemente le hagan pruebas de laboratorio para asegurarse de que no tenga otra afección que cause sus síntomas. Su médico también le hará preguntas sobre su historial médico y le hará un examen físico.

Los médicos usan una serie de criterios para diagnosticar la fibromialgia. Estos incluyen:

  • Dolor generalizado. El dolor se considera generalizado si sucede por encima y debajo de su cintura, y en los lados derecho e izquierdo de su cuerpo.
  • Otros síntomas como fatiga, problemas para dormir o no sentirse recuperado por la mañana y problemas para pensar. Si estos síntomas son intensos, el dolor generalizado podría no ser tan importante en el diagnóstico.
  • Síntomas que han durado al menos 3 meses.
  • No hay ninguna otra explicación médica de por qué se siente usted de esta manera (por ejemplo, por otra afección médica o enfermedad).

A veces, la fibromialgia se diagnostica o describe usando dolor y sensibilidad en 18 lugares específicos del cuerpo, o puntos sensibles. También puede oír que estos se conocen como puntos desencadenantes.

Es posible que una persona no cumpla con estos criterios, pero aún tenga fibromialgia. Por eso es que el diagnóstico puede ser tan difícil.

Generalidades del tratamiento

Hay muchas medidas que puede tomar para manejar sus síntomas. El tratamiento se concentra en manejar el dolor, la fatiga, la depresión y otros síntomas comunes de la fibromialgia. El objetivo es romper el ciclo de mayor sensibilidad al dolor y menor actividad física.

El tratamiento que usted necesita o quiere puede basarse en:

  • La gravedad de sus síntomas.
  • Si la afección está alterando su vida diaria.
  • Qué tipo de cambios en su vida quiere y puede hacer.

Hacer ejercicio

Hacer ejercicio con regularidad, especialmente ejercicio cardiovascular, es una de las mejores maneras de manejar la fibromialgia. Los ejercicios en la piscina (alberca) son un buen ejemplo.

Es importante aumentar su programa de ejercicios lentamente de manera que evite músculos adoloridos que le hagan querer dejar de hacer ejercicio. Trabajar con un fisioterapeuta familiarizado con la fibromialgia puede ser útil.

Para obtener más información, vea Ejercicio y fibromialgia.

Medicamentos

Los medicamentos son parte del tratamiento a largo plazo de la fibromialgia. Los medicamentos pueden ayudarle a dormir mejor, relajar sus músculos o aliviar el dolor muscular y articular. Su médico puede sugerir medicamentos con receta, tales como antidepresivos, relajantes musculares y anticonvulsivos. O puede sugerir analgésicos (medicamentos para el dolor) de venta libre.

No todas las personas con fibromialgia necesitarán, querrán o se beneficiarán de los medicamentos. Podría ser necesario probar un medicamento antes de encontrar el que le funcione mejor. También es posible que descubra que un medicamento que ha estado aliviando sus síntomas parece no funcionar tan bien con el tiempo.

Asesoría psicológica

La terapia cognitivo-conductual y otras formas de asesoría psicológica, incluyendo terapia de relajación y de biorretroalimentación ("biofeedback"), han demostrado ayudar a la gente que tiene fibromialgia.1

La asesoría psicológica ha demostrado que ayuda con el dolor de la fibromialgia. También puede ayudar con los problemas para dormir y la fatiga. Y puede ayudar a mejorar su estado de ánimo.1

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Dolor crónico: Cómo pensar en forma saludable

Cómo cuidar de sí mismo con el tiempo

Ocuparse de uno mismo es una parte esencial de manejar la fibromialgia. Por ejemplo, puede:

  • Identificar problemas para dormir, si los tiene. Luego, aprenda maneras de dormir mejor.
  • Aliviar el dolor y la rigidez con medicamentos y calor.
  • Identificar "desencadenantes" que parezcan empeorar sus síntomas. Luego, puede aprender a evitarlos o a manejarlos. Los desencadenantes pueden ser un cambio en el clima, ciertas actividades o la falta de sueño.
  • Hablar con su médico si tiene señales de depresión o ansiedad.

Con ayuda, usted podrá comenzar a ocuparse de la mayoría de estos objetivos en su casa. Quizá tenga un equipo de profesionales de la salud que le ayude. Para aprender más, vea Tratamiento en el hogar.

Dado que los síntomas de fibromialgia pueden aparecer y desaparecer, puede ser difícil determinar si realmente está funcionando un tratamiento específico. Diferentes personas pueden responder de manera diferente a cada tipo de tratamiento. Muchas personas con fibromialgia tienen otras enfermedades articulares o musculares (como artritis reumatoide o lupus) que también deben tratarse.

Encontrar un tratamiento puede llevar tiempo. Es posible que deba probar varios tratamientos distintos para encontrar un método que le dé resultados.

Prevención

La fibromialgia no puede prevenirse ni curarse. Pero tratar los síntomas puede ayudar a reducir la duración de una crisis.

Para obtener más información, vea Generalidades del tratamiento.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar es la parte más importante del tratamiento de la fibromialgia. Hay muchas cosas que puede hacer con el tiempo para tratar sus síntomas:

  • Haga ejercicio con regularidad. De todos los tratamientos para la fibromialgia, el ejercicio cardiovascular (aeróbico) puede tener el mayor beneficio para reducir el dolor y otros síntomas y para mejorar su estado en general. Colabore con un fisioterapeuta u otro profesional que tenga experiencia con fibromialgia para crear un programa de ejercicios que funcione para usted. Y después no deje de seguirlo.
  • Trate de evitar o restringir su exposición a "desencadenantes" o "estresantes" que empeoren sus síntomas. Los desencadenantes comunes incluyen el clima frío o húmedo, dormir mal, la fatiga, el estrés físico o emocional y hacer demasiada actividad.
  • Duerma mejor. Las alteraciones del sueño parecen ser tanto causa como consecuencia de algunos de los otros síntomas de fibromialgia, como el dolor. Aprenda buenos hábitos para dormir. Y trate de dormir lo suficiente cada noche.
  • Alivie el dolor. Pueden ser útiles la terapia con calor, el masaje, el ejercicio liviano y el uso a corto plazo de analgésicos de venta libre.
  • Reduzca el estrés. Encontrar maneras de sobrellevar el estrés puede ayudarle a reducir el dolor.
  • Aprenda sobre la fibromialgia. Cuanto más sepa sobre la fibromialgia, más control tendrá sobre sus síntomas. Las personas que se sienten más en control también tienden a ser más activas y a manifestar menos dolor y otros síntomas.2
  • Aprenda a manejar sus problemas de memoria. Sentir que no está pensando claramente, a veces llamado "niebla mental", aumenta el estrés y puede empeorar sus problemas de memoria. Cosas simples como escribirse notas a sí mismo pueden ayudarle a sentirse más en control.
  • Tenga una actitud de buena salud, junto con estos otros hábitos sanos. Es difícil mantenerse positivo cuando no se siente bien. Pero una buena actitud le ayuda a concentrarse menos en sus retos y sentirse más sano.

Los mejores resultados suceden cuando usted participa activa y comprometidamente en su tratamiento. Es posible que deba ajustar su estilo de vida para incluir en su rutina diaria el tratamiento en casa, especialmente el ejercicio con regularidad. Puede tomar tiempo encontrar una estrategia que le funcione. Trate de tener paciencia. Y tenga en cuenta que, por lo general, el tratamiento en casa constante puede ayudar a aliviar o controlar los síntomas de fibromialgia.

Medicamentos

Los medicamentos son parte del tratamiento a largo plazo de la fibromialgia. Pueden ayudar a romper el ciclo de dolor y de problemas para dormir cuando tenga un brote de síntomas. No todas las personas con fibromialgia necesitarán, querrán ni se beneficiarán de los medicamentos. Las personas con dolor más intenso, problemas para dormir o depresión que altera su vida diaria pueden encontrar útiles los medicamentos.

Los síntomas de fibromialgia en diferentes personas responden a diferentes medicamentos. Su médico puede probar más de un medicamento antes de encontrar el que le funcione mejor a usted. También es posible que descubra que un medicamento que ha estado aliviando sus síntomas parezca volverse menos eficaz con el tiempo. Hable con su médico si no está obteniendo alivio. Él o ella puede probar un medicamento diferente o hacer sugerencias para ayudar a encontrar formas nuevas de modificar su actividad, sueño y estrés.

Opciones de medicamentos

Pueden usarse ciertos tipos de medicamentos para mejorar el sueño, aliviar el dolor y la fatiga y en algunos casos tratar la depresión. Estas mejoras de los síntomas pueden permitirle sentirse mejor y ser más activo. Los medicamentos usados para tratar la fibromialgia incluyen:

A menudo, pueden combinarse medicamentos (como fluoxetina y amitriptilina) para conseguir el tratamiento más eficaz de los síntomas de dolor y las alteraciones del sueño.

A veces se usan analgésicos recetados, como tramadol (Ultram). Y a veces se combinan con acetaminofén.

Los analgésicos de venta libre, como el acetaminofén (por ejemplo, Tylenol) o los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE, como ibuprofeno o aspirina), suelen no ser muy útiles para tratar los síntomas diarios de fibromialgia. Pero pueden ser útiles para reducir el dolor intenso causado por un brote de síntomas. Consulte con su médico si debe seguir tomando estos medicamentos, porque pueden perjudicar el estómago, los riñones o, en casos raros, el hígado. Es posible que su médico quiera supervisarlo si usted toma acetaminofén o AINE a diario.

Otro tratamiento

Asesoría psicológica

El dolor y otros síntomas de la fibromialgia pueden empeorar durante momentos estresantes. Por fortuna, hay muchas cosas que puede hacer para reducir el estrés. Por ejemplo, se ha demostrado en estudios que usted puede cambiar cómo piensa. Y cómo piensa afecta cómo se siente.

Aquí hay algunas técnicas que puede probar por su cuenta o con la ayuda de un terapeuta o consejero capacitado en relajación muscular, meditación, biorretroalimentación o terapia cognitivo-conductual:

Terapia complementaria y alternativa

La mayoría de la gente que tiene fibromialgia prueba algún tipo de terapia alternativa. Estas terapias pueden aliviar el estrés, relajar la tensión muscular y ayudarle a sentirse mejor y más sano. Se ha demostrado que algunas de estas terapias son eficaces para mucha gente. Pero en el caso de otras terapias, como inyecciones en los puntos sensibles, no hay evidencia de que ayuden.

Los tratamientos complementarios y alternativos que se han usado para tratar la fibromialgia incluyen:

Para pensar

Es posible que encuentre útiles una o más terapias complementarias o alternativas para aliviar algunos de sus síntomas. Tenga en cuenta que solo hay información limitada sobre lo bien que funcionan estos tratamientos (y otros de los que puede haber oído) para tratar la fibromialgia.

Si usted tiene fibromialgia y está pensando en probar una terapia complementaria, infórmese antes de comenzar. Considere estas cuestiones para hacerle a su médico:

  • ¿Es seguro? Hable con su médico sobre la inocuidad (que no hace daño) y los posibles efectos secundarios del tratamiento. Recuerde que la fibromialgia no lo perjudica físicamente ni le hace daño a su cuerpo. Es posible que no valga la pena un tratamiento que pudiera ser perjudicial, especialmente cuando no se han comprobado sus beneficios. Evite tratamientos que puedan ser perjudiciales, como dietas inusuales o exceso de vitaminas o suplementos minerales. (Un suplemento diario de vitaminas y minerales múltiples está bien. Trate de evitar tomar más del 100% de la cantidad diaria recomendada de cualquier vitamina o mineral, a menos que su médico le recete un suplemento especial).
  • ¿Funciona? Ya que los síntomas de fibromialgia pueden aparecer y desaparecer, puede ser difícil determinar si realmente está funcionando cierto tratamiento. Los síntomas de fibromialgia suelen mejorar por sí solos. O el tratamiento puede estar causando un efecto placebo que lo hace sentir mejor. Tenga en cuenta que cuando mejora después de un tratamiento, el tratamiento puede no ser la razón de la mejoría. Además, recuerde que un tratamiento que funcione para otra persona puede no funcionar para usted. Puede llevar tiempo. Y es posible que deba probar varios tratamientos distintos para encontrar un método que le dé resultados.
  • ¿Mejorará mi estado de salud general? Aunque las terapias complementarias no sean eficaces en tratar la fibromialgia, muchas de ellas son hábitos seguros y sanos que pueden mejorar su bienestar general y puede valer la pena probarlas.

Con una afección difícil de tratar como la fibromialgia, puede ser tentador entusiasmarse ante la promesa de un tratamiento eficaz. Tenga cuidado. Evite productos que digan tener un ingrediente secreto o que proclamen curar la fibromialgia. Evite aquellos que alienten conductas inútiles como descansar demasiado o evitar la actividad.

Además asegúrese de saber cuánto va a costar un tratamiento antes de acordar hacerlo. Es posible que un tratamiento costoso y no comprobado que podría o no ayudarle no valga su alto costo. Tenga cuidado con los productos o proveedores de tratamientos que requieren una gran inversión financiera al comienzo de una serie de tratamientos costosos.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Glombiewski JA, et al. (2010). Psychological treatments for fibromyalgia. Pain, 151(2): 280–295.
  2. Nielson WR, Jensen MP (2004). Relationship between changes in coping and treatment outcome in patients with fibromyalgia syndrome. Pain, 109(3): 233–41.

Otras obras consultadas

  • Afshar B (2002). Clearing the fog section of Relieving symptoms. In Good Living with Fibromyalgia, pp. 18–19. Atlanta: Arthritis Foundation.
  • Arnold LM, et al. (2008). Patient perspectives on the impact of fibromyalgia. Patient Education and Counseling, 73(1): 114–120.
  • Busch A, et al. (2007). Exercise for treating fibromyalgia syndrome. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
  • Häuser W, et al. (2009). Treatment of fibromyalgia syndrome with antidepressants. JAMA, 301(2): 198–209.
  • U.S. Department of Health and Human Services (2008). 2008 Physical Activity Guidelines for Americans (ODPHP Publication No. U0036). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. Available online: http://www.health.gov/paguidelines/guidelines/default.aspx.
  • Wolfe F, et al. (2010). The American College of Rheumatology preliminary diagnostic criteria for fibromyalgia and measurement of symptom severity. Arthritis Care and Research, 62(5): 600–610.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Karin M. Lindholm, DO - Neurología
Última revisión 10 octubre, 2013

Última revisión: 10 octubre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.