Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Fibromas uterinos

Generalidades del tema

¿Qué son los fibromas uterinos?

Los fibromas uterinos son bultos que crecen en el útero. Usted puede tener fibromas en la parte interna, en la parte externa o en la pared del útero.

Su médico puede llamarlos fibromiomas, liomiomas o miomas. Pero los fibromas no son cáncer. No es necesario que haga nada con ellos, salvo que estén causando problemas.

Los fibromas son muy comunes en las mujeres de 30 a 49 años. Pero los fibromas no suelen causar problemas. Muchas mujeres ni siquiera saben que los tienen.

¿Cuál es la causa de los fibromas uterinos?

Los médicos no saben con certeza cuál es la causa de los fibromas. Pero las hormonas femeninas estrógeno y progesterona parecen hacerlos crecer. Su cuerpo produce los niveles más altos de estas hormonas durante los años en que usted tiene períodos.

Su cuerpo produce menos de estas hormonas después de que deja de tener períodos (menopausia). Por lo general, los fibromas se reducen de tamaño después de la menopausia y dejan de causar síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

Con frecuencia, los fibromas no causan síntomas. O los síntomas pueden ser leves, como períodos un poco más intensos de lo normal. Si los fibromas sangran o ejercen presión sobre sus órganos, los síntomas podrían dificultarle la vida. Los fibromas hacen que algunas mujeres tengan:

  • Períodos largos y abundantes, y cólicos.
  • Hinchazón o presión en el abdomen.
  • Lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda).
  • Dolor durante el acto sexual.
  • Necesidad de orinar con frecuencia.

El sangrado intenso durante sus períodos puede provocar anemia. La anemia puede hacerla sentir débil y cansada.

A veces, los fibromas pueden dificultarle quedar embarazada. O pueden causar problemas durante el embarazo, como entrar en trabajo de parto prematuro o perder el bebé (aborto espontáneo).

¿Cómo se diagnostican los fibromas uterinos?

Para averiguar si tiene fibromas, su médico le preguntará acerca de sus síntomas. El médico le realizará un examen pélvico para revisar el tamaño del útero.

Su médico puede enviarla a que se realice una ecografía u otro tipo de prueba que muestre imágenes del útero. Estas ayudan a su médico a ver el tamaño de sus fibromas y dónde están creciendo.

Su médico también podría realizarle análisis de sangre para detectar si tiene anemia u otros problemas.

¿Cómo se tratan?

Si sus fibromas no le causan molestias, no es necesario que haga nada con ellos. Su médico los revisará durante sus visitas regulares para ver si han aumentado de tamaño.

Si sus síntomas principales son dolor y sangrado intenso, tome un analgésico (medicamento para el dolor) de venta libre como ibuprofeno, y pregúntele a su médico acerca de las píldoras anticonceptivas. Estas pueden ayudarla a sentirse mejor y a hacer que sus períodos sean menos intensos. Si tiene anemia, tome pastillas de hierro y coma alimentos que sean altos en hierro, como las carnes, los frijoles (habichuelas) y las verduras de hoja.

Si sus síntomas le causan muchas molestias, es recomendable que considere la posibilidad de realizarse una cirugía. La mayoría de las veces los fibromas crecen lentamente, de modo que usted puede tomarse tiempo para considerar sus opciones.

Hay dos tipos principales de cirugía para los fibromas. Cuál será mejor para usted depende de su edad, el tamaño de los fibromas, su ubicación y si quiere tener hijos.

  • La cirugía para extirpar los fibromas se llama miomectomía. Su médico podría sugerirla si usted quiere quedar embarazada o simplemente desea conservar el útero. Puede mejorar sus probabilidades de tener un bebé. Pero no siempre funciona, y los fibromas pueden volver a crecer.
  • La cirugía para extirparle el útero se llama histerectomía. Esta es la cirugía más común para los fibromas. Y es la única manera de asegurarse de que los fibromas no reaparezcan. Sus síntomas desaparecerán, pero usted no podrá quedar embarazada.

Es normal que tenga sentimientos encontrados acerca de la histerectomía. Algunas mujeres se ponen tristes por perder una parte de lo que las hace mujeres. Otras mujeres solo quieren que sus síntomas desaparezcan. Si está pensando en la histerectomía, aprenda todo lo posible acerca de ella. Esto le ayudará a tomar la decisión adecuada para usted.

Hay varias otras maneras de tratar los fibromas. Un tratamiento se llama embolización de fibromas uterinos. Puede reducir el tamaño de los fibromas. Podría ser una opción si no piensa tener hijos pero desea conservar el útero. No es una cirugía; por lo tanto, la mayoría de las mujeres se sienten mejor pronto. Pero los fibromas pueden volver a crecer.

Si usted está cerca de la menopausia, podría probar con medicamentos para tratar sus síntomas. Los períodos abundantes se detendrán después de la menopausia.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de los fibromas uterinos:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con fibromas uterinos:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Fibromas uterinos: ¿Debería operarme?
  Fibromas uterinos: ¿Debería realizarme una embolización de fibromas uterinos?
  Fibromas uterinos: ¿Debería usar terapia con GnRH-a?

Causa

Se desconoce la causa exacta de los fibromas uterinos. Los fibromas comienzan cuando las células crecen en exceso en la pared muscular del útero.

Después de que se forma un fibroma, las hormonas estrógeno y progesterona parecen influenciar su crecimiento. El cuerpo de una mujer produce los niveles más altos de estas hormonas durante la edad de concebir. Después de la menopausia, cuando los niveles hormonales se reducen, los fibromas suelen encogerse o desaparecer.

Síntomas

Los síntomas de los fibromas uterinos pueden producirse lentamente durante varios años o rápidamente durante varios meses. La mayoría de las mujeres con fibromas uterinos tienen síntomas leves o no los tienen y nunca necesitan tratamiento.

Para algunas mujeres, los síntomas de los fibromas uterinos se vuelven un problema. El dolor y el sangrado menstrual abundante son los síntomas más comunes. En algunos casos, la dificultad para quedar embarazada es la primera señal de los fibromas. El tipo de síntoma que tengan las mujeres depende del lugar donde esté ubicado el fibroma en el útero.

Los síntomas y los problemas de los fibromas uterinos incluyen:

  • Sangrado menstrual anormal, como:
    • Períodos más intensos y prolongados que pueden causar anemia.
    • Períodos dolorosos.
    • Manchado antes o después de los períodos.
    • Sangrado entre los períodos.
  • Dolor y presión pélvicos, como:
    • Dolor en el abdomen, en la pelvis o en la parte baja de la espalda.
    • Dolor durante el acto sexual.
    • Abotagamiento y sensación de presión abdominal.
  • Problemas urinarios, como:
    • Micción frecuente.
    • Pérdida de orina (incontinencia urinaria).
    • Obstrucción de los riñones luego de obstrucción de los uréteres (poco frecuente).
  • Otros síntomas, como:
    • Dificultad o dolor con las evacuaciones del intestino.
    • Esterilidad. A veces, los fibromas hacen que sea difícil quedar embarazada.
    • Problemas con el embarazo, como el desprendimiento placentario y el trabajo de parto prematuro.
    • Aborto espontáneo.

Qué sucede

Los fibromas uterinos pueden crecer en la pared interna del útero, dentro de la pared muscular del útero o en la pared externa del útero. Pueden alterar la forma del útero a medida que crecen. Con el tiempo, el tamaño, la forma, la ubicación y los síntomas de los fibromas pueden cambiar.

A medida que las mujeres envejecen, es más probable que tengan fibromas uterinos, especialmente entre los 30 y los 49 años hasta la menopausia (alrededor de los 50 años). Los fibromas uterinos pueden mantenerse igual durante años con pocos síntomas o sin ellos, o usted puede tener un crecimiento repentino y rápido de los fibromas.

Los fibromas no crecen antes del comienzo de los períodos menstruales (pubertad).A veces, crecen durante el primer trimestre del embarazo y suelen encogerse durante el resto del embarazo. Después de la menopausia, cuando disminuyen los niveles de hormonas de las mujeres, los fibromas suelen encogerse y no reaparecen.

Las complicaciones de los fibromas uterinos no son comunes. Estas incluyen:

  • Anemia por el sangrado intenso.
  • Obstrucción de las vías urinarias o de los intestinos, si un fibroma los oprime.
  • Esterilidad, especialmente si los fibromas crecen dentro del útero y cambian la forma del útero o la ubicación de las trompas de Falopio.
  • Lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) crónica o una sensación de presión en la parte inferior del abdomen (presión pélvica).
  • Infección o deterioro del tejido del fibroma uterino.

Los fibromas pueden causar problemas durante el embarazo, como:

  • Necesidad de un parto por cesárea. Este es el efecto más común de los fibromas en el embarazo.1
  • Trabajo de parto y parto prematuro.
  • Aborto espontáneo. Esto puede suceder cuando los fibromas están ubicados dentro del útero.
  • Dolor durante el segundo trimestre y el tercer trimestre.
  • Posición fetal anormal, como posición de nalgas, en el nacimiento.
  • Problemas con la placenta.

Qué aumenta el riesgo

Las cosas que aumentan el riesgo de que una mujer tenga fibromas uterinos incluyen:

  • La edad. Los fibromas se vuelven más comunes a medida que las mujeres envejecen, especialmente entre los 30 y los 49 años hasta la menopausia. Después de la menopausia, los fibromas suelen encogerse.
  • Los antecedentes familiares. Tener un familiar con fibromas aumenta su riesgo.
  • Origen étnico. Las mujeres negras tienen más probabilidades de tener fibromas que las mujeres blancas.
  • Obesidad.

Cuándo llamar al médico

Llame para programar una cita si tiene síntomas posibles de un problema a causa de un fibroma uterino, incluyendo:

  • Sangrado menstrual abundante.
  • Períodos que cambiaron de relativamente no dolorosos a dolorosos entre los últimos 3 y 6 meses.
  • Micción frecuente y dolorosa, o incapacidad de controlar el flujo de orina.
  • Un cambio en la duración de su ciclo menstrual por entre 3 y 6 ciclos menstruales.
  • Nuevo dolor o pesadez persistentes en la parte inferior del abdomen o en la pelvis.

Espera vigilante

Salvo que tenga síntomas molestos o graves, es probable que solo necesite que se le revise un fibroma durante su examen ginecológico anual.

Durante un embarazo, su médico la revisará para detectar cambios en el tamaño y la posición de los fibromas.

A quién consultar

Los fibromas uterinos pueden ser diagnosticados y tratados por cualquiera de los siguientes profesionales de la salud:

Es posible que deba ver a un ginecólogo para realizarse pruebas adicionales o para recibir tratamiento.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Su médico podría sospechar que usted tiene un problema de fibromas uterinos según:

  • Los resultados de un examen pélvico.
  • Los antecedentes de sus síntomas y sus períodos menstruales.

Es probable que también se le realice una ecografía pélvica o una histerosonografía para confirmar que tiene uno o más fibromas uterinos. Una histerosonografía se realiza llenando el útero con solución salina estéril durante una ecografía pélvica transvaginal.

Si ha tenido sangrado menstrual abundante, es posible que se le realice un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés) para detectar si tiene anemia.

La laparoscopia podría usarse para buscar y ubicar fibromas en la superficie externa del útero antes de la extirpación (miomectomía).

Pruebas adicionales

Si tiene dolor fuerte, sangrado o presión pélvica o si ha tenido repetidos abortos espontáneos o problemas para quedar embarazada, es probable que se le realicen otras pruebas para detectar otras causas posibles de sus síntomas. Dos ejemplos de causas posibles son endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés).

Y es posible que se necesiten pruebas para síntomas específicos, como problemas urinarios o intestinales, para diagnosticar el problema o para ayudar a elaborar un plan de tratamiento.

Generalidades del tratamiento

La mayoría de los fibromas uterinos son inofensivos, no causan síntomas y se encogen con la menopausia. Pero algunos fibromas son dolorosos, ejercen presión en otros órganos internos, sangran y causan anemia o causan problemas con el embarazo. Si tiene un problema de fibromas, hay varios tratamientos para considerar. Los fibromas pueden extirparse quirúrgicamente, puede interrumpirse el riego sanguíneo a los fibromas, puede extirparse todo el útero o puede reducirse el tamaño de los fibromas en forma temporal con medicamentos. Su elección dependerá de si usted tiene síntomas intensos y de si desea preservar su fertilidad.

Espera vigilante para los síntomas mínimos de fibromas o cuando se acerca a la menopausia

Si tiene fibromas uterinos, pero tiene pocos síntomas o no tiene síntomas, no necesita tratamiento. En lugar de ello, su médico le recomendará espera vigilante. Esto significa que se le realizarán exámenes pélvicos regulares para verificar el crecimiento y los síntomas de los fibromas. Hable con su médico acerca de la frecuencia con la que tendrá que realizarse un chequeo.

Si se está acercando a la menopausia, la espera vigilante podría ser una opción para usted, según cuán tolerables sean sus síntomas. Después de la menopausia, sus niveles de estrógeno y progesterona disminuirán, lo que causa que la mayoría de los fibromas se encojan y que los síntomas disminuyan.

Para el sangrado menstrual abundante o el dolor

Si tiene dolor o sangrado menstrual abundante, podrían ser por un fibroma uterino que sangra. Pero también podrían estar relacionados con un simple problema del ciclo menstrual o con otros problemas. Para obtener más información, vea el tema Sangrado uterino anormal. Los siguientes medicamentos se usan para aliviar el sangrado menstrual abundante, la anemia o los períodos dolorosos, pero no reducen el tamaño de los fibromas:

  • La terapia con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) mejora los cólicos menstruales y reduce el sangrado en muchas mujeres. Pero no hay evidencia de que los AINE alivien el dolor o el sangrado específicamente causados por los fibromas.2
  • Las hormonas anticonceptivas (píldora, parche o anillo) reducen el sangrado menstrual y el dolor y, a la vez, previenen el embarazo.
  • Un dispositivo intrauterino (DIU) que libera pequeñas cantidades de la hormona progesterona en el útero podría reducir el sangrado menstrual abundante.
  • Una inyección de progestina (Depo-Provera) cada 3 meses podría reducir su sangrado. También previene el embarazo. Según distintos estudios, la progestina puede encoger los fibromas o puede hacerlos crecer.3 Esto podría ser diferente en cada mujer.
  • Los suplementos de hierro, disponibles sin una receta médica, son una parte importante para corregir la anemia causada por la pérdida de sangre a causa de los fibromas.

Para los problemas de esterilidad y con el embarazo

Si tiene fibromas, no hay forma de saber con certeza si están afectando su fertilidad. Los fibromas son la causa de la esterilidad en solo una cantidad pequeña de mujeres. Muchas mujeres con fibromas no tienen problemas para quedar embarazadas.4

Si un fibroma deforma la pared del útero, puede prevenir que un óvulo fecundado se implante en el útero. Esto podría hacer que sea menos probable que una fecundación in vitro sea exitosa, si el óvulo fecundado no se implanta después de que es transferido al útero.4

La extirpación quirúrgica de fibromas, que se llama miomectomía, es el único tratamiento para los fibromas que podría mejorar sus probabilidades de tener un bebé.4 Dado que los fibromas pueden volver a crecer, es mejor tratar de quedar embarazada tan pronto como sea posible después de una miomectomía.

Para los síntomas intensos de fibromas

Si tiene dolor relacionado con los fibromas, sangrado intenso o un fibroma grande que ejerce presión sobre otros órganos, puede considerar reducir el tamaño del fibroma, extirpar el fibroma (miomectomía) o extirpar todo el útero (histerectomía). Después de todos los tratamientos, salvo la histerectomía, los fibromas pueden volver a crecer. Solo la miomectomía se recomienda para mujeres que tienen planes de concebir en el futuro.

Para reducir el tamaño de un fibroma por poco tiempo, la terapia hormonal con un análogo de hormona que libera gonadotropina (GnRH-a, por sus siglas en inglés) pone al cuerpo en un estado similar a la menopausia. Esto reduce el tamaño del útero y de los fibromas. Los fibromas vuelven a crecer después de que ha terminado la terapia con GnRH-a. La terapia con GnRH-a puede ayudar a:

  • Reducir el tamaño de un fibroma antes de que se lo extirpe quirúrgicamente. Esto reduce su riesgo de tener una pérdida de sangre importante y de que se forme tejido cicatricial a causa de la cirugía.
  • Proporcionar un alivio a corto plazo como una "terapia de puente" si se está acercando a la menopausia. (Los fibromas se encogen naturalmente después de la menopausia).

La terapia con GnRH-a debería usarse durante solo algunos meses, porque puede debilitar los huesos. También puede causar síntomas menopáusicos desagradables.

Para extirpar los fibromas quirúrgicamente, la miomectomía puede a menudo realizarse mediante una o más incisiones pequeñas usando laparoscopia o por la vagina (histeroscopia). Algunas cirugías pueden realizarse utilizando instrumentos robóticos. A veces, es necesaria una incisión abdominal más grande, dependiendo de la ubicación del fibroma en el útero. La miomectomía preserva el útero, y hace que el embarazo sea posible para algunas mujeres.

Para extirpar quirúrgicamente todo el útero, la histerectomía está disponible para mujeres con síntomas de larga duración o graves que no tienen planes de quedar embarazadas en el futuro. La histerectomía tiene efectos a largo plazo tanto positivos como negativos. Para más información, vea el tema Histerectomía.

Para reducir el tamaño o destruir los fibromas sin cirugía, la embolización de fibromas uterinos (UFE, por sus siglas en inglés) (también llamada embolización de la arteria uterina) interrumpe el riego sanguíneo al fibroma. Luego, el fibroma se encoge y es posible que se desintegre. La UFE preserva el útero, pero el embarazo no es común después del tratamiento. Por lo general, la UFE no se recomienda para mujeres que piensan quedar embarazadas.3

Otro tratamiento usado para destruir los fibromas sin cirugía es el ultrasonido focalizado guiado por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). Este tratamiento usa ondas de ultrasonido de alta intensidad para desintegrar los fibromas. Diversos estudios indican que este tratamiento es seguro y funciona bien para aliviar los síntomas. Sin embargo, se necesitan más estudios para averiguar si funciona con el tiempo.3 Puede ser que este tratamiento no esté disponible en todas partes.

Existen varias otras maneras de extirpar fibromas o de destruir tejido de fibromas con frío extremo (criomiólisis), o láser (miólisis). Pero todavía son tan recientes que los beneficios y riesgos a largo plazo aún no se conocen por completo. Si su médico ofrece uno de estos procedimientos, pregúntele cuántos procedimientos ha realizado, el éxito que han tenido y qué clases de problemas pudieran producirse. Estos tratamientos no se recomiendan para mujeres que están tratando de quedar embarazadas.4 Y es posible que estos tratamientos no estén disponibles en todas partes.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Fibromas uterinos: ¿Debería usar terapia con GnRH-a?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Fibromas uterinos: ¿Debería operarme?
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Fibromas uterinos: ¿Debería realizarme una embolización de fibromas uterinos?

Prevención

No se conoce ningún tratamiento que prevenga los fibromas uterinos. Pero hacer ejercicio en forma regular podría ayudar. De acuerdo con un estudio, cuanto más ejercicio hacen las mujeres, menos probabilidades hay de que tengan fibromas uterinos.1

Prevención de reaparición de fibromas después del tratamiento

Es común que los fibromas vuelvan a crecer después del tratamiento. El único tratamiento que previene en forma absoluta que vuelvan a crecer los fibromas es la extirpación de todo el útero, que se llama histerectomía. Después de la histerectomía, usted no puede quedar embarazada. Si bien muchas mujeres informan una mejor calidad de vida después de la histerectomía, también hay posibles efectos secundarios de largo plazo para tener en cuenta. Para obtener más información, vea el tema Histerectomía.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar puede aliviar el dolor del período menstrual y la anemia que podrían estar relacionados con los fibromas uterinos.

Consejos para aliviar el dolor menstrual

Los períodos menstruales dolorosos (dismenorrea) son uno de los síntomas más comunes de los fibromas.

Se desconoce por qué los fibromas causan dolor. Pruebe uno o más de los siguientes consejos para ayudar a aliviar su dolor menstrual:

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, ayudan a aliviar los cólicos y el dolor menstrual. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.
  • Aplique calor a la parte inferior del abdomen usando una almohadilla térmica o una bolsa de agua caliente o tomando un baño de agua tibia. El calor mejora el flujo de sangre y puede mejorar el dolor pélvico.
  • Recuéstese y eleve las piernas colocando una almohada debajo de las rodillas. Esto puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Recuéstese de lado y lleve las rodillas hacia el pecho. Esto ayudará a aliviar la presión de la espalda.
  • Use toallas sanitarias en lugar de tampones.
  • Haga ejercicio, ya que mejora el flujo de sangre y puede reducir el dolor.

Consejos para prevenir la anemia

La anemia se produce cuando su cuerpo no puede producir sangre con la misma rapidez con que la pierde. Como resultado, usted tiene menos glóbulos rojos en la sangre. Una prueba que se llama hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés) puede indicarle si tiene anemia. Aumentar la cantidad de hierro en su dieta puede ayudar a prevenir la anemia.

Medicamentos

Pueden usarse medicamentos para ayudar a aliviar los problemas de los fibromas uterinos. Las metas del tratamiento con medicamentos son:

  • Aliviar el dolor fuerte u otros síntomas causados por los fibromas.
  • Corregir la anemia causada por el sangrado intenso.
  • Reducir el tamaño de los fibromas antes de la extirpación de los fibromas (miomectomía) o de la extirpación del útero (histerectomía).
  • Evitar la histerectomía.

Cuando se interrumpe el tratamiento, los síntomas suelen regresar.

Opciones de medicamentos

Los siguientes medicamentos se usan para aliviar el sangrado menstrual abundante, la anemia o los períodos dolorosos, pero no reducen el tamaño de los fibromas:

  • La terapia con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) alivia los cólicos menstruales y reduce en gran medida el sangrado menstrual abundante en muchas mujeres. Pero no hay estudios que muestren que los AINE disminuyen el dolor o el sangrado por los fibromas.2
  • Las hormonas anticonceptivas (píldora, parche o anillo) reducen los períodos menstruales abundantes y el dolor y, a la vez, previenen el embarazo. Pero no suelen afectar el tamaño de los fibromas uterinos.
  • Un dispositivo intrauterino (DIU) que libera pequeñas cantidades de una determinada hormona (levonorgestrel) en el útero podría reducir el sangrado menstrual abundante.
  • Una inyección de progestina (Depo-Provera) cada 3 meses podría reducir su sangrado. También previene el embarazo. Según unos estudios, la progestina puede mejorar los fibromas o puede hacerlos crecer.3 Esto podría ser diferente en cada mujer.
  • Los suplementos de hierro, disponibles sin una receta médica, son una parte importante para corregir la anemia causada por la pérdida de sangre a causa de los fibromas.

El siguiente medicamento se usa para reducir el tamaño de los fibromas antes de la cirugía y para aliviar los síntomas en forma temporal:

  • La terapia con análogo de hormona que libera gonadotropina (GnRH-a, por sus siglas en inglés) pone al cuerpo en un estado similar a la menopausia, lo cual reduce el tamaño del útero y de los fibromas. La terapia con GnRH-a debería usarse durante solo algunos meses, porque puede debilitar los huesos. También puede causar síntomas menopáusicos desagradables. Los fibromas vuelven a crecer después de que se interrumpe la terapia con GnRH-a.5

Ulipristal (Fibristal) se utiliza para tratar los síntomas de fibromas de moderados a graves en mujeres que están planeando operarse. Este medicamento no debe usarse por más de 3 meses.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Fibromas uterinos: ¿Debería usar terapia con GnRH-a?

Para pensar

Si tiene dolor o sangrado menstrual abundante, podrían deberse a un fibroma uterino que sangra. Pero también podrían estar relacionados con un problema delciclo menstrual que puede mejorarse con hormonas anticonceptivas y/o con terapia con AINE. Para obtener más información, vea el tema Sangrado uterino anormal.

La terapia con GnRH-a se usa a veces para interrumpir el sangrado y mejorar la anemia. Pero tomar suplementos de hierro también puede mejorar la anemia y no causa los efectos secundarios problemáticos y el debilitamiento de los huesos que pueden producirse con la terapia con GnRH-a.

Cirugía

Para tratar los fibromas uterinos, puede usarse cirugía para extirpar solo los fibromas (miomectomía) o para extirpar todo el útero (histerectomía).

La cirugía es una opción de tratamiento razonable cuando:

  • El sangrado uterino intenso y/o la anemia han continuado después de varios meses de terapia con hormonas anticonceptivas y con un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE).
  • Los fibromas crecen después de la menopausia.
  • El útero tiene una deformación por los fibromas y usted ha tenido repetidos abortos espontáneos o problemas para quedar embarazada.
  • El dolor o la presión por el fibroma afecta su calidad de vida.
  • Usted tiene problemas urinarios o intestinales (por un fibroma que ejerce presión sobre la vejiga, el uréter o el intestino).
  • Existe la posibilidad de que tenga cáncer.
  • Los fibromas son una causa posible de sus problemas para quedar embarazada.

Opciones de cirugía

Las opciones de tratamiento quirúrgico incluyen:

  • Miomectomía o extirpación de los fibromas. Esto puede mejorar sus probabilidades de tener un bebé si el fibroma está dentro del útero y previene que un óvulo fecundado se implante en el útero. Es posible que la extirpación de fibromas de otras zonas del útero no mejore las probabilidades de que quede embarazada.
  • Histerectomía o extirpación de útero. Esta solo se recomienda para mujeres que no tienen planes de embarazo en el futuro. La histerectomía es el único tratamiento para los fibromas que previene que vuelvan a crecer los fibromas. Mejora la calidad de vida de muchas mujeres. Pero también puede tener efectos negativos a largo plazo. Para obtener más información, vea el tema Histerectomía.

La miomectomía o la histerectomía pueden realizarse mediante una o más incisiones pequeñas usando laparoscopia, por la vagina o mediante un corte (incisión) abdominal más grande. El método depende de su afección, y de dónde, qué tan grande y qué tipo de fibroma está creciendo en el útero y de si espera quedar embarazada.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Fibromas uterinos: ¿Debería operarme?

Para pensar

Si está pensando en un futuro embarazo, la miomectomía es su única opción quirúrgica.

Los períodos abundantes, prolongados y dolorosos causados por los fibromas uterinos se interrumpirán naturalmente después de que llegue a la menopausia. Si se está acercando a la menopausia y sus síntomas son tolerables, considere la posibilidad de controlar los síntomas con tratamiento en el hogar y medicamentos hasta la menopausia. La embolización de fibromas uterinos (UFE) también puede ser una opción razonable para usted, aunque tiene algunos riesgos.

Otro tratamiento

La embolización de fibromas uterinos (UFE, por sus siglas en inglés) (también llamada embolización de la arteria uterina) es otra opción para tratar los fibromas uterinos. Reduce el tamaño de los fibromas uterinos o los destruye obstruyendo la arteria que suministra sangre a ellos. Durante un procedimiento de UFE, un radiólogo coloca un tubo delgado y flexible llamado catéter en la parte superior del muslo y lo guía hasta introducirlo en la arteria uterina que suministra sangre a los fibromas. Luego se inyecta una solución en la arteria uterina a través del catéter.

La UFE es una alternativa no quirúrgica a la histerectomía o a la miomectomía. Alivia los síntomas de los fibromas en la mayoría de las mujeres. Pero en raras ocasiones puede provocar complicaciones, como infección grave o menopausia temprana.

La UFE podría ser una opción de tratamiento razonable cuando:

  • Usted no tiene planes de concebir en el futuro. El embarazo es posible después de la UFE, pero los riesgos para el embarazo después de la UFE no se conocen por completo.
  • El sangrado uterino intenso y/o la anemia han continuado después de varios meses de terapia con hormonas anticonceptivas y con un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE).
  • Usted tiene dolor por el fibroma o presión pélvica que afecta su calidad de vida.
  • Usted tiene problemas urinarios o intestinales por un fibroma que ejerce presión sobre la vejiga, el uréter o el intestino).
  • Usted no quiere realizarse una histerectomía o una miomectomía.
  • Tiene una enfermedad o un trastorno que hacen que la cirugía con anestesia general sea peligrosa.
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Fibromas uterinos: ¿Debería realizarme una embolización de fibromas uterinos?

Otro tratamiento usado para destruir los fibromas sin cirugía es el ultrasonido focalizado guiado por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). Este tratamiento usa ondas de ultrasonido de alta intensidad para desintegrar los fibromas. Diversos estudios muestran que este tratamiento es seguro y funciona bien para aliviar los síntomas. Pero se necesitan más estudios para averiguar si funciona con el tiempo.3 Puede ser que este tratamiento no esté disponible en todas partes.

Para pensar

En un estudio, alrededor de 1 de cada 5 mujeres que se realizaron una embolización de fibromas uterinos (UFE) necesitaron otra UFE o una histerectomía en el término de tres años y medio.6

El embarazo es posible después de la UFE. Cuando necesite prevenir el embarazo después de la UFE, asegúrese de usar un método anticonceptivo confiable.

Los períodos abundantes, prolongados y dolorosos causados por los fibromas uterinos se interrumpirán naturalmente cuando llegue a la menopausia. Si se está acercando a la menopausia y sus síntomas son tolerables con el tratamiento en el hogar o con medicamentos, entonces los beneficios de la UFE podrían no superar los riesgos.

Hay varias otras maneras de extirpar fibromas o de destruir el tejido de los fibromas, como usar frío extremo (criomiólisis) o láser (miólisis). Pero todavía son tan recientes que los beneficios y riesgos a largo plazo aún no se conocen por completo. Si su médico ofrece uno de estos procedimientos, pregúntele cuántos de estos procedimientos ha realizado, el éxito que han tenido y la clase de problemas que pueden producirse. Estos tratamientos no se recomiendan a mujeres que están tratando de quedar embarazadas.4 Y puede ser que estos tratamientos no estén disponibles en todas partes.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)
Dirección del sitio web: www.acog.org

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Parker WH (2012). Uterine fibroids. In JS Berek, ed., Berek and Novak's Gynecology, 15th ed., pp. 438–469. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. Lethaby A, Vollenhoven B (2011). Fibroids (uterine myomatosis, leiomyomas), search date June 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  3. American College of Obstetricians and Gynecologists (2008, reaffirmed 2012). Alternatives to hysterectomy in the management of leiomyomas. ACOG Practice Bulletin No. 96. Obstetrics and Gynecology, 112(2, Part 1): 387–399.
  4. Practice Committee of the American Society for Reproductive Medicine, Society of Reproductive Surgeons (2008). Myomas and reproductive function. Fertility and Sterility, 90(3): S125–S130.
  5. Fritz MA, Speroff L (2011). The uterus. In Clinical Gynecologic Endocrinology and Infertility, 8th ed., pp. 121–155. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  6. Edwards RD, et al. (2007). Uterine-artery embolization versus surgery for symptomatic uterine fibroids. New England Journal of Medicine, 356(4): 360–370.

Otras obras consultadas

  • Haney AF (2008). Leiomyomata. In RS Gibbs et al., eds., Danforth's Obstetrics and Gynecology, 10th ed., pp. 916–931. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Lethaby A, Vollenhoven B (2011). Fibroids (uterine myomatosis, leiomyomas), search date June 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Divya Gupta, MD - Obstetricia y ginecología, Oncología de Ginecología
Última revisión 25 septiembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.