Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Enfermedad drepanocítica

Generalidades del tema

¿Qué es la enfermedad drepanocítica?

La enfermedad drepanocítica (también conocida como anemia drepanocítica o enfermedad de las células falciformes) cambia la forma de los glóbulos rojos redondos y normales y los convierte en glóbulos con forma de luna creciente. Cuando tienen esta forma se llaman drepanocitos. El nombre "drepanocito" proviene de la forma de hoz ("drepan" en griego) de los glóbulos. "Falciforme" proviene del latín y también significa forma de hoz. (Una hoz es un instrumento con una hoja curva con forma de luna creciente).

Los glóbulos rojos normales se mueven fácilmente por los vasos sanguíneos, llevando oxígeno a todas las partes del cuerpo. Pero los drepanocitos (glóbulos falciformes) pueden atascarse y obstruir los vasos sanguíneos, lo cual impide que pase el oxígeno. Esto puede provocar mucho dolor. También puede dañar órganos, músculos y huesos.

Vea una imagen de los drepanocitos obstruyendo un vaso sanguíneo.

Tener la enfermedad drepanocítica implica una lucha de por vida contra los problemas de salud que puede causar, como dolor, infecciones, anemia y ataque cerebral. Pero muchas personas pueden tener una muy buena calidad de vida si aprenden a manejar la enfermedad.

¿Qué causa la enfermedad drepanocítica?

La enfermedad drepanocítica es hereditaria, lo que significa que se transmite de padres a hijos. Para tener la enfermedad drepanocítica, un niño tiene que heredar dos genes de la enfermedad drepanocítica, uno del padre y uno de la madre.

Cuando un niño hereda el gen de solamente uno de sus padres, ese niño tiene el rasgo drepanocítico o falciforme. Tener este rasgo significa que no se tiene la enfermedad sino que se es portador y que podría transmitirse el gen a los hijos.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más común de la enfermedad drepanocítica consiste en episodios dolorosos (crisis drepanocíticas). Son períodos de dolor que suceden cuando los drepanocitos se atascan en los vasos sanguíneos y obstruyen la circulación de la sangre. Estos episodios suelen causar dolor en las manos, los pies, el abdomen, la espalda o el pecho. El dolor puede durar horas o días.

Las personas con la enfermedad drepanocítica a menudo tienen anemia, la cual es provocada por una escasez de glóbulos rojos. La anemia hace que se sienta débil y cansado. Las personas con anemia drepanocítica pueden verse pálidas o demacradas. Pueden tener la piel y la parte blanca de los ojos con un aspecto amarillento (ictericia).

¿Cómo se diagnostica la enfermedad drepanocítica?

Un sencillo análisis de sangre puede indicar si una persona tiene la enfermedad drepanocítica. La mayoría de los estados requiere que se hagan pruebas de detección de la enfermedad drepanocítica en recién nacidos antes de que dejen el hospital.

¿Cómo se trata?

El cuidado personal y el tratamiento médico pueden ayudarle a manejar el dolor y a evitar otros problemas de salud.

El tratamiento temprano incluye la administración diaria de antibióticos desde los 2 meses hasta los 5 años de edad para ayudar a prevenir infecciones. Las vacunas de rutina para niños y adultos también son importantes.

El manejo del dolor a menudo es una gran parte de tener la enfermedad drepanocítica. Usted puede prepararse para un episodio doloroso por anticipado creando un plan de manejo del dolor con su médico. El plan debería incluir lo que puede hacer en el hogar para aliviar su dolor o el de su hijo. El plan debería indicar también cuándo conviene llamar a un médico o ir al hospital.

Algunas personas necesitan transfusiones de sangre con regularidad para reducir el riesgo de ataque cerebral y tratar la anemia y otros problemas. Algunas personas toman medicamentos para prevenir complicaciones. En casos poco frecuentes, un trasplante de células madre podría ser una opción.

Los controles regulares son un aspecto importante cuando se vive con esta enfermedad. Las personas con la enfermedad drepanocítica deben tener una buena relación de colaboración con un médico que sea experto en el tratamiento de la misma.

¿Cómo se puede vivir con la enfermedad drepanocítica?

Consejos para usted
  • Aprenda qué desencadena o dispara los episodios dolorosos llamados crisis drepanocíticas. Los desencadenantes a menudo incluyen las bajas temperaturas, el viento, la deshidratación y demasiado ejercicio. Otro desencadenante común es el bajo oxígeno causado por el humo del cigarrillo, las zonas de altura y los vuelos en avión.
  • Las personas con la enfermedad drepanocítica y sus familias enfrentan estrés continuamente. Una red de apoyo puede ayudar a aliviar el estrés y la preocupación. Pregúntele a su médico si hay un grupo de apoyo donde vive.
Consejos para ayudar a su hijo
  • Asegúrese de que su hijo tome antibióticos regularmente hasta los 5 años de edad para prevenir infecciones. Y asegúrese de ponerle todas las vacunas habituales oportunamente según el calendario.
  • Su hijo puede participar en actividades escolares normales. Asegúrese de que los maestros entiendan las necesidades de su hijo, como ingerir líquidos e ir al baño con frecuencia, y evitar hacer demasiado ejercicio y el frío.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la enfermedad drepanocítica:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con la enfermedad drepanocítica:

Causa

La enfermedad drepanocítica o de células falciformes es un trastorno sanguíneo hereditario, que se transmite de padres a hijos. Los niños con la enfermedad drepanocítica tienen dos genes defectuosos de la hemoglobina S, uno de la madre y uno del padre. Varias formas del trastorno drepanocítico se producen cuando una persona hereda un gen de la hemoglobina S (gen drepanocítico) de uno de los padres y otro tipo de gen defectuoso de hemoglobina del otro.

Normalmente, una persona hereda dos genes que le indican al organismo que produzca hemoglobina A normal. Un gen viene de cada uno de los padres. Las personas que heredan un gen defectuoso de hemoglobina S y un gen normal de hemoglobina A tienen el rasgo drepanocítico. Estas personas no tienen los síntomas de la enfermedad drepanocítica, y su organismo no elabora glóbulos drepanocíticos. Pero pueden transmitir el gen defectuoso de hemoglobina S a sus hijos.

Síntomas

Los episodios dolorosos (crisis drepanocíticas) en las manos o los pies, el abdomen, la espalda o el pecho son el síntoma más común de la enfermedad drepanocítica. Este dolor puede durar de horas a días. La mayoría de las personas con la enfermedad drepanocítica también tienen anemia.

Cuando un niño nace con la enfermedad drepanocítica, no es posible predecir qué síntomas va a tener, cuándo empezarán ni lo graves que serán.

Síntomas relacionados con la anemia crónica

La mayoría de las personas que tienen la enfermedad drepanocítica tienen síntomas al menos leves de anemia crónica, que pueden incluir:

  • Debilidad.
  • Cansancio (fatiga).
  • Aspecto pálido.
  • Tinte amarillento de la piel y de la parte blanca de los ojos (ictericia).
  • Falta de aire, especialmente cuando están activas.

La anemia grave puede aumentar la probabilidad de que una persona con la enfermedad drepanocítica tenga presión arterial alta en los pulmones (hipertensión pulmonar). Esto puede ser mortal.

Síntomas causados por la crisis drepanocítica

Los síntomas dolorosos de la crisis drepanocítica son causados por los vasos sanguíneos obstruidos en los huesos, los órganos y otros tejidos. Esto puede causar dolor extremo por horas o días. Estos episodios dolorosos pueden ocurrir rara vez o con frecuencia. A veces, se puede aliviar el dolor con tratamiento en el hogar. Y a veces es necesaria una hospitalización.

Los bebés y los niños pequeños pueden tener episodios de dolor extremo en las manos, los pies o ambos (síndrome mano-pie).

Qué sucede

Los glóbulos rojos normales viven 120 días. Pero las personas que nacen con la enfermedad drepanocítica tienen glóbulos rojos falciformes que generalmente no viven más de 20 días. Estos glóbulos falciformes (drepanocitos) pueden atascarse en los vasos sanguíneos y obstruir la circulación de la sangre.

Una disminución en la circulación de la sangre puede dañar los órganos, los músculos y los huesos del cuerpo, a veces provocando circunstancias potencialmente mortales. La enfermedad drepanocítica puede causar problemas como:

  • Crisis drepanocítica, la cual se produce cuando se obstruyen los vasos sanguíneos. Esta es una situación común cuando se tiene la enfermedad drepanocítica.
  • Secuestro esplénico, el cual generalmente se observa en bebés y en niños pequeños durante una simple infección respiratoria o después de esta. Gran cantidad de drepanocitos quedan atrapados en el bazo. Puede causar anemia repentina y potencialmente mortal.
  • Síndrome torácico agudo, el cual ocurre más a menudo en niños pero es más grave en adultos. Los síntomas incluyen tos y dolor en el pecho, que pueden presentarse después de una infección o un episodio doloroso.
  • Infecciones graves.
  • Crisis aplásica, la cual puede suceder después de una infección con algunos virus. Durante una crisis aplásica, la médula ósea deja de producir glóbulos rojos, lo cual causa anemia repentina y grave.

Cuando un niño nace con la enfermedad drepanocítica, es imposible predecir qué problemas tendrá, cuándo comenzarán estos o cuál será su gravedad. Durante los primeros 6 meses de vida, los bebés tienen un nivel alto de hemoglobina fetal (HbF) en la sangre, la cual los protege de que los glóbulos rojos se vuelvan falciformes (con forma de hoz). Pero las complicaciones peligrosas de la enfermedad drepanocítica pueden desarrollarse rápidamente entre los 6 meses y los 5 años de edad, después de la disminución de los niveles de la hemoglobina fetal.

Los niños mayores y los adultos con la enfermedad drepanocítica pueden tener pocos problemas. O podrían presentar un cuadro con complicaciones continuas que les acorta la vida. Los problemas más comunes y graves causados por la enfermedad drepanocítica son anemia, dolor e insuficiencia orgánica. Alrededor de 10 de cada 100 niños que tienen la enfermedad drepanocítica tienen un ataque cerebral.1

Otras complicaciones de la enfermedad drepanocítica incluyen:

  • Lentificación del crecimiento. Los niños que tienen la enfermedad drepanocítica a menudo crecen con más lentitud de lo normal y alcanzan la pubertad más tarde que los niños que no tienen la enfermedad.
  • Llagas abiertas (úlceras) en las piernas y en los pies, generalmente durante la adultez. Estas úlceras pueden ser muy dolorosas y sanar lentamente. Algunas pueden durar años.
  • Daño ocular. Pueden producirse problemas de la vista a largo plazo a consecuencia de la obstrucción de la circulación de la sangre en el revestimiento interno del ojo (retina).
  • Un problema pulmonar llamado hipertensión pulmonar donde la presión sanguínea está muy alta en los pulmones.

Qué aumenta el riesgo

El riesgo de que un niño tenga un trastorno drepanocítico ocurre cuando este hereda un gen drepanocítico y otro tipo de gen defectuoso de hemoglobina.

Las personas que heredan un gen defectuoso de hemoglobina S y un gen normal de hemoglobina A tienen el rasgo drepanocítico. No tienen los síntomas de la enfermedad drepanocítica, y su organismo no elabora glóbulos falciformes. Pero tienen una probabilidad de 1 de cada 2 (50%) de transmitir el gen defectuoso de hemoglobina S a cada uno de sus hijos.

  • Si ambos padres tienen el rasgo drepanocítico, cada uno de sus hijos tendrá una probabilidad de 1 en 4 (25%) de tener la enfermedad drepanocítica.
  • Si uno de los padres tiene la enfermedad drepanocítica (tiene dos genes para producir hemoglobina S) y el otro tiene el rasgo drepanocítico (tiene un gen de hemoglobina S y un gen normal de hemoglobina A), cada uno de sus hijos tendrá una probabilidad de 1 en 2 (50%) de tener la enfermedad drepanocítica y una probabilidad de 1 en 2 (50%) de tener el rasgo drepanocítico.
  • Si uno de los padres tiene la enfermedad drepanocítica (dos genes de hemoglobina S) y el otro tiene dos genes normales de hemoglobina A, cada uno de sus hijos tendrá el rasgo drepanocítico. Ninguno de los hijos tendrá la enfermedad drepanocítica.

Las personas con ancestros de África, la India, el Oriente Medio, el Mediterráneo (Turquía, Italia, Grecia) y algunos países latinoamericanos tienen probabilidades más altas de heredar el gen que causa la enfermedad drepanocítica. En los Estados Unidos, alrededor de 2,000 niños nacen cada año con la enfermedad drepanocítica.2

Para obtener más información, vea una imagen del riesgo de transmitir una enfermedad autosómica recesiva como la enfermedad drepanocítica.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia de inmediato si tiene la enfermedad drepanocítica y si presenta uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Dolor en el pecho
  • Dolor abdominal intenso
  • Debilidad repentina
  • Entumecimiento u hormigueo repentinos en las manos, los pies, los dedos de las manos o de los pies (incluso si se va solo)
  • Pérdida repentina de equilibrio y coordinación al caminar (aun si se va sola)
  • Confusión (aun si se va sola)
  • Habla confusa o incapacidad para hablar (aun si se va sola)
  • Cambio repentino en la vista
  • Dolor de cabeza intenso
  • Pérdida del conocimiento
  • Fiebre de más de 101°F (38.33°C)
  • Tos grave
  • Vómitos reiterados o diarrea persistente
  • Un aumento súbito del tamaño de su bazo o del de su hijo. (Aprenda de su médico a palpar el bazo de su hijo para revisar el tamaño).
  • Mayor palidez
  • Aturdimiento
  • Erección persistente del pene (priapismo) que dura más de 2 o 3 horas o es extremadamente dolorosa
  • Dolor intenso que no puede aliviarse con los analgésicos (medicamentos para el dolor) que le recetan habitualmente ni con otros métodos de alivio del dolor

Llame a su médico si usted o su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Un episodio doloroso (crisis drepanocítica)
  • Una llaga abierta (úlcera) en la pierna
  • Micción más frecuente de lo usual

Prepare un plan de manejo del dolor con su médico que incluya dónde y cuándo conseguir tratamiento en el caso de una emergencia drepanocítica.

Los episodios dolorosos (crisis) pueden tratarse en el hogar según lo grave que sea el dolor y su duración. Para obtener más información, vea Tratamiento en el hogar.

A quién consultar

Si usted o su hijo tienen la enfermedad drepanocítica, trate de encontrar un médico que tenga capacitación especial para el tratamiento de esta enfermedad. Algunos centros médicos y hospitales se especializan en brindar tratamiento y apoyo para las personas que tienen la enfermedad drepanocítica. Si su comunidad no brinda esta opción, busque un médico y un especialista en tratamiento del dolor que tengan experiencia en el tratamiento de los trastornos drepanocíticos. Elija un médico con quien se sienta cómodo y con quien pueda trabajar conjuntamente a largo plazo.

Los siguientes tipos de profesionales de la salud pueden diagnosticar y ayudar a tratar los síntomas de la enfermedad drepanocítica. Algunos de estos profesionales de la salud pueden brindar tratamiento especializado o asesoramiento.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

La enfermedad drepanocítica se diagnostica cuando las pruebas iniciales indican hemoglobina anormal, con más pruebas si es necesario. Una prueba de drepanocitos detecta el rasgo drepanocítico y la enfermedad drepanocítica.

Pruebas prenatales

Los médicos pueden diagnosticar la enfermedad drepanocítica antes de que nazca un niño (forma prenatal). Las parejas que corren el riesgo de transmitir esta enfermedad a sus hijos tal vez quieran hablar con un asesor genético acerca de las pruebas prenatales.

Las pruebas prenatales incluyen:

Pruebas de detección en bebés

La enfermedad drepanocítica puede diagnosticarse al momento de nacer. La mayoría de los estados en los EE. UU. requieren pruebas de detección de la enfermedad drepanocítica en todos los recién nacidos junto con otros trastornos comunes. Usted también puede solicitar la prueba de detección.

Poco después de nacer, se le toma una muestra de sangre del talón al bebé y se la envía a un laboratorio, donde se la analiza para detectar la presencia de la hemoglobina drepanocítica o falciforme (hemoglobina S).

Pruebas de detección para adultos

Si una de las partes de la pareja tiene la enfermedad drepanocítica o el rasgo drepanocítico, la otra parte debería hacerse una prueba de detección antes de planear un embarazo. Para esta prueba se necesita una muestra de sangre, la cual se analiza para detectar la presencia de la hemoglobina S, la hemoglobina C o talasemia beta.

Si una o ambas partes de una pareja son portadoras de un gen de hemoglobina S u otro gen anormal de hemoglobina, tal vez la pareja desee reunirse con un asesor genético antes de concebir un hijo a fin de informarse más acerca de sus probabilidades de tener un hijo con la enfermedad drepanocítica. Su médico puede ayudarle a encontrar un asesor genético con quien conversar sobre una prueba genética.

La hipertensión pulmonar es un problema grave y frecuente para las personas que tienen la enfermedad drepanocítica. Puede detectarse temprano con un ecocardiograma, un método indoloro de medir la circulación de la sangre.

Generalidades del tratamiento

El tratamiento consiste en hacerse pruebas en forma regular para observar el estado de salud, manejar los episodios dolorosos (crisis) y tratar los problemas relacionados con la salud a medida que surgen.

El tratamiento para los casos graves de la enfermedad drepanocítica puede incluir medicamentos. Para obtener más información, vea Medicamentos.

Tratamiento para niños

Cuando los padres se enteran de que su bebé tiene la enfermedad drepanocítica, es el comienzo de un proceso educativo de por vida. Saber todo lo que se pueda sobre la enfermedad puede ayudarle a controlar los síntomas a medida que surgen y saber qué hacer en casos de urgencia. El tratamiento incluye:

  • Vacunaciones infantiles habituales. Las vacunaciones en la adultez también son importantes.
  • Antibióticos diarios a partir de los 2 meses y hasta los 5 años de edad para prevenir infecciones potencialmente mortales. Esta práctica se detiene a los 5 años de edad porque los niños de más edad no tienen tantas infecciones graves.
  • Suplementos multivitamínicos con hierro durante la infancia.
  • Suplementos de ácido fólico todos los días.
  • Suplementos de proteínas si hay un retraso en el aumento de peso.

A partir de los 2 años de edad, su hijo debería hacerse pruebas de detección de vez en cuando con una ecografía transcraneal. Esta prueba mide la circulación de la sangre en las arterias de la cabeza y del cuello. Si los resultados de la prueba indican una probabilidad alta de ataque cerebral, podrían hacérsele transfusiones de sangre a su hijo para reducir el riesgo.1

Pruebas para observar el tratamiento

Las pruebas de rutina incluyen:

Control del dolor

El dolor a veces es un problema crónico para las personas que tienen la enfermedad drepanocítica. Su médico o un especialista en el tratamiento del dolor puede ayudarle a aprender técnicas de manejo del dolor. Estas técnicas incluyen distracción, imágenes guiadas, respiración profunda, relajación y diálogo interno positivo.

Los episodios dolorosos pueden ocurrir de forma repentina e imprevista y pueden llegar a ser mortales. Los accesos de dolor intenso pueden durar de horas a días y son difíciles de tratar. Son extenuantes para los cuidadores, así como también para la persona que está sufriendo el dolor. Para obtener más información, vea el tema Dolor crónico.

Los episodios graves de erección prolongada del pene (priapismo) deben ser evaluados por su médico. El tratamiento puede incluir líquidos (hidratación), analgésicos, tratamiento por un urólogo y transfusiones de sangre.

También hay cosas que usted puede hacer en el hogar para manejar el dolor. Para aprender más, vea Tratamiento en el hogar.

Para pensar

Una serie de transfusiones de sangre es el tratamiento preferido para prevenir ataques cerebrales y tratar otros aspectos de la enfermedad drepanocítica. El trasplante de células madre es un tratamiento poco común. Para obtener más información, vea Otros tratamientos.

Las personas con la enfermedad drepanocítica deberían evitar contacto con toda persona que se sospeche de tener eritema infeccioso (también llamado quinta enfermedad), el cual es causado por el parvovirus. El parvovirus puede hacer que el cuerpo deje temporalmente de producir células sanguíneas, un problema potencialmente mortal en alguien que tiene la enfermedad drepanocítica. La anemia aplásica puede ocurrir como resultado de una cantidad baja de glóbulos rojos. Puede sobrevenir de repente y es potencialmente mortal si no se trata.

Las personas con la enfermedad drepanocítica y sus familias enfrentan estrés en forma continua. Como ayuda para sobrellevar esta situación, vea Tratamiento en el hogar.

Prevención

La enfermedad drepanocítica es un trastorno sanguíneo hereditario que no se puede prevenir.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar para la enfermedad drepanocítica incluye pasos para controlar el dolor y prevenir complicaciones de la enfermedad. Si ya no tiene un plan de tratamiento en el hogar, pídale a su médico que le ayude a preparar uno. Use este plan toda vez que los síntomas estén presentes. Su plan puede incluir ideas para lo siguiente:

Cómo manejar las necesidades especiales de un niño

Usted puede ayudar a su hijo a manejar sus necesidades especiales en la escuela:

  • Haciendo arreglos con maestros o un tutor para que ayude a su hijo a mantener el ritmo de sus compañeros cuando la enfermedad lo obligue a ausentarse de clases.
  • Explicando a los maestros que los niños con la enfermedad drepanocítica pueden tener que ir al baño con más frecuencia que otros niños. También necesitan más agua que otros alumnos. No beber suficiente agua puede aumentar la probabilidad de una crisis drepanocítica.
  • Educando a los maestros y a otros empleados de la escuela acerca de las señales y los síntomas de la enfermedad drepanocítica que necesitan atención médica de urgencia. Las instrucciones escritas ayudarán al personal de la escuela a saber qué hacer y a quién llamar en caso de emergencia.

Los niños con la enfermedad drepanocítica generalmente pueden hacer ejercicio y jugar normalmente si:

  • Beben abundantes líquidos antes, durante y después de la actividad. La falta de líquidos (deshidratación) puede hacer que los glóbulos se vuelvan falciformes.
  • Hacen descansos regulares durante la actividad física intensa.
  • No toman frío. La exposición al aire frío, el viento y el agua puede desencadenar una crisis drepanocítica. Los niños deben vestirse con varias capas de ropa abrigada para hacer actividad cuando hace frío. Su hijo debería evitar nadar y jugar en agua fría.

Los suplementos de ácido fólico son a menudo una parte necesaria de la alimentación de las personas con la enfermedad drepanocítica, particularmente si no se está comiendo suficientes verduras de hoja ricas en folato (como las espinacas).

Medicamentos

Los medicamentos que tratan la enfermedad drepanocítica incluyen hidroxiurea y varios analgésicos. Algunos de estos medicamentos requieren receta. Otros son de venta libre. Los analgésicos pueden ser más eficaces cuando se combinan con métodos para manejar el dolor, como distracción, imágenes guiadas, respiración profunda, relajación, y discurso interno alentador y positivo.

El tratamiento del dolor a causa de la enfermedad drepanocítica varía según la gravedad y la duración del mismo. Los medicamentos que tratan el dolor incluyen analgésicos de venta libre (como ibuprofeno) y opioides recetados (como la codeína). Los analgésicos opiáceos se usan bajo la atenta supervisión de un médico.

Cirugía

Algunas complicaciones de la enfermedad drepanocítica son tratadas con cirugía. Las opciones de cirugía incluyen:

  • Extirpación del bazo (esplenectomía), para prevenir que queden atrapados demasiados glóbulos rojos en el bazo (secuestro esplénico).
  • Extirpación de la vesícula biliar (colecistectomía), para prevenir problemas causados por cálculos biliares.
  • Drenaje de líquido del pene en casos de priapismo grave.
  • Reemplazo de cadera (artroplastia), si el tejido de la cadera se deteriora y muere porque no recibe suficiente sangre (osteonecrosis).

Otro tratamiento

Pueden hacerse transfusiones de sangre para la enfermedad drepanocítica. Son los tratamientos preferidos para prevenir ataques cerebrales y tratar otros aspectos de esta enfermedad. Pueden reducir el riesgo de algunas complicaciones y mejorar los síntomas de la anemia grave.

Los trasplantes de células madre pueden curar la enfermedad drepanocítica, pero no son comunes.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
www.nhlbi.nih.gov
Centers for Disease Control and Prevention (CDC): National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities (NCBDDD)
www.cdc.gov/ncbddd

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Goldstein LB, et al. (2010). Guidelines for the primary prevention of stroke: A guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. Published online December 2, 2010 (doi: 10.1161/STR.0b013e3181fcb238). Also available online: http://stroke.ahajournals.org/content/42/2/517.full.
  2. Wang WC (2009). Sickle cell anemia and other sickling syndromes. In JP Greer et al., eds., Wintrobe's Clinical Hematology, 12th ed., pp. 1038–1082. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics, et al. (2003, reaffirmed 2007). Policy statement: Eye examination in infants, children, and young adults by pediatricians. Pediatrics, 111(4): 902–907.
  • Brawley OW, et al. (2008). National Institutes of Health consensus development conference statement: Hydroxyurea treatment for sickle cell disease. Annals of Internal Medicine, 148(12): 932–938.
  • Committee on Genetics, American Academy of Pediatrics (2002, reaffirmed 2006). Health supervision for children with sickle cell disease. Pediatrics, 109(3): 526–535.
  • Natarajan K, et al. (2010). Disorders of hemoglobin structure: Sickle cell anemia and related abnormalities. In K Kaushansky et al., eds., Williams Hematology, 8th ed., pp. 709–741. New York: McGraw-Hill.
  • National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institutes of Health (2002). The Management of Sickle Cell Disease (NIH Publication No. 02-2117). Available online: http://www.nhlbi.nih.gov/health/prof/blood/sickle/.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2007). Screening for Sickle Cell Disease in Newborns. Available online: http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf/uspshemo.htm.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Martin Steinberg, MD - Hematología

Revisado17 marzo, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.