Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Sangrado uterino anormal

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Este tema es para las mujeres que quieren aprender acerca del sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) o para las mujeres a las que se les ha diagnosticado esta afección. Está relacionado con cambios anormales en los niveles hormonales. Si no sabe qué tipo de sangrado tiene, vea el tema Sangrado vaginal anormal.

¿Qué es el sangrado uterino anormal?

El sangrado uterino anormal es un sangrado irregular del útero. Por ejemplo, usted puede tener su período con menos de 21 días o con más de 35 días de separación. Su período menstrual puede durar más de 7 días. El sangrado uterino anormal también se conoce como sangrado uterino disfuncional (DUB, por sus siglas en inglés). No es grave, pero puede ser molesto y puede perturbar su vida.

En la mayoría de los casos, este problema está relacionado con cambios anormales en los niveles hormonales. No es causado por otras afecciones médicas, como aborto espontáneo, fibromas uterinos, cáncer o problemas de coagulación de la sangre. Su médico descartará estas y otras causas del sangrado vaginal para confirmar que usted tiene sangrado uterino anormal.

¿Qué causa el sangrado uterino anormal?

El sangrado uterino anormal por lo general es causado por cambios en los niveles hormonales. En algunos casos, no se sabe la causa del sangrado.

Normalmente, uno de los ovarios libera un óvulo durante el ciclo menstrual. Esto se llama ovulación. El sangrado uterino anormal a menudo se desencadena cuando las mujeres no ovulan. Esto causa cambios anormales en los niveles hormonales y, en algunos casos, puede ocasionar sangrado vaginal imprevisto.

Las mujeres también pueden tener esta afección incluso si ovulan, aunque esto es menos común. Los expertos no entienden completamente este tipo de sangrado vaginal. Es posible que sea causado por cambios en algunas sustancias químicas del organismo.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que tenga sangrado uterino anormal si tiene uno o más de los siguientes síntomas:

  • Tiene su período más a menudo que cada 21 días o entre cada período pasan más de 35 días. El ciclo menstrual normal de una mujer adulta dura entre 21 y 35 días. En adolescentes, el ciclo normal es de 21 a 45 días.
  • Su período dura más de 7 días (normalmente de 4 a 6 días).
  • Su sangrado es más intenso de lo normal. Si expulsa coágulos de sangre y empapa sus toallas sanitarias o tampones habituales cada hora durante 2 horas o más, se considera que su sangrado es intenso y usted debería llamar a su médico.

Hable con su médico si tiene sangrado vaginal irregular durante tres o más ciclos menstruales, o si sus síntomas están afectando su vida diaria.

¿Cómo se diagnostica el sangrado uterino anormal?

Su médico debe descartar primero todas las otras causas de sangrado vaginal antes de diagnosticar sangrado uterino anormal. Estas causas incluyen el aborto espontáneo y problemas con el embarazo. Es posible que el sangrado vaginal también sea causado por afecciones comunes, por ejemplo, fibromas uterinos.

Su médico le hará preguntas acerca de la frecuencia, la duración y la cantidad de sangrado que ha tenido. También podría hacerle un examen pélvico, una prueba de orina, análisis de sangre y posiblemente una ecografía. Estas pruebas ayudarán a su médico a detectar otras causas de sus síntomas. Es posible que también le tome una pequeña muestra (biopsia) de tejido del útero a fin de realizar pruebas.

Usted tiene sangrado uterino anormal si, después de las pruebas, su médico no encuentra otras enfermedades o afecciones que estén causando sus síntomas.

¿Cómo se trata?

Hay muchas medidas que usted puede tomar para tratar el sangrado uterino anormal. Algunas tienen por objeto hacer que el ciclo menstrual regrese al ritmo normal. Otras se usan para reducir el sangrado o para detener los períodos mensuales. Un determinado tratamiento les funciona a unas mujeres y a otras no. Los tratamientos incluyen:

  • Hormonas, por ejemplo, una píldora con progestina o una píldora anticonceptiva (progestina y estrógeno), que se toma todos los días. Estas hormonas ayudan a controlar el ciclo menstrual y a reducir el sangrado y los cólicos.
  • Una serie corta de estrógeno en dosis altas. El estrógeno es una hormona que, con frecuencia, se usa para detener el sangrado peligrosamente abundante.
  • El uso de un dispositivo intrauterino con levonorgestrel, que libera una hormona similar a la progesterona en el útero. Esto reduce el sangrado al tiempo que previene el embarazo.
  • Medicamentos que se usan rara vez para detener la producción de estrógeno y la menstruación, por ejemplo, las hormonas que liberan gonadotropina. Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves, pero se usan en casos especiales.
  • Cirugía, como la ablación de endometrio o la histerectomía, cuando no han dado resultado otros tratamientos.

Si usted tiene también dolor menstrual o sangrado abundante, puede tomar dosis regulares de un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE), por ejemplo, ibuprofeno.

En algunos casos, los médicos siguen una estrategia de espera vigilante o de esperar a ver qué pasa. Este enfoque podría ser adecuado en el caso de una adolescente o de una mujer que se está acercando a la menopausia. Algunas adolescentes tienen épocas de sangrado vaginal irregular. Generalmente, esto mejora con el tiempo a medida que los niveles hormonales se estabilizan. Las mujeres que se encuentran en la menopausia pueden esperar que sus períodos cesen. Es posible que elijan observar y esperar si esto sucede antes de probar otros tratamientos.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del sangrado uterino anormal:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Sangrado uterino disfuncional: ¿Debería usar terapia hormonal?

Causa

El sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) es el sangrado vaginal irregular que no es causado por una afección médica grave.

Normalmente, uno de los ovarios libera un óvulo durante el ciclo menstrual. Esto se llama ovulación. En la mayoría de las mujeres que tienen sangrado uterino anormal, este se produce cuando los ovarios no liberan un óvulo. Esto puede ser causado por cambios hormonales anormales. Cuando sus niveles hormonales no están equilibrados, pueden afectarle el revestimiento del útero y causar sangrado. Es común tener sangrado uterino anormal antes de los 20 años y después de los 40 años.

Algunas mujeres tienen sangrado uterino anormal, aunque ovulen. Los expertos no entienden completamente este tipo de sangrado vaginal. Es posible que sea causado por cambios en algunas sustancias químicas del organismo.

Síntomas

Los síntomas del sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) incluyen:

  • Sangrado vaginal que ocurre más a menudo que cada 21 días o con un lapso mayor de 35 días entre cada uno (el ciclo menstrual normal de una adolescente puede durar hasta 45 días).
  • Sangrado vaginal que dura más de 7 días (normalmente dura de 4 a 6 días).
  • Pérdida de sangre de más de 80 mL (3 onzas líquidas) en cada ciclo menstrual [normalmente alrededor de 30 mL (1 onza líquida)]. Si expulsa coágulos de sangre y empapa sus toallas sanitarias o tampones habituales cada hora durante 2 horas o más, se considera que su sangrado es intenso.

La mayor parte del sangrado menstrual se produce en los primeros 3 días del período. Por lo tanto, es posible que se produzca una pérdida de sangre excesiva sin tener períodos excepcionalmente largos.

Los síntomas del AUB también pueden ser señales de otra afección más grave, con síntomas similares. Si no ha recibido un diagnóstico para su sangrado vaginal anormal, vea a su médico.

Qué sucede

El sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) ocurre, la mayoría de las veces, antes de los 20 años y después de los 40 años.

  • Adolescencia. Algunas adolescentes tienen épocas de sangrado vaginal irregular. Esto suele mejorar con el tiempo a medida que se estabilizan los niveles hormonales y el ciclo menstrual se regulariza. Si usted necesita tratamiento, su médico podría darle hormonas para ayudar a regularizar su ciclo menstrual. Es posible que también le recete un medicamento para reducir el sangrado.
  • Años reproductivos. Algunas mujeres tienen sangrado uterino anormal entre los 20 años y los 39 años. A veces, es debido a los cambios en los niveles hormonales. Y, a veces, se desconoce el motivo. Si su médico descarta causas graves de sangrado vaginal, es posible que le diagnostique sangrado uterino anormal sin saber por qué le está sucediendo. Su tratamiento depende de si usted está planeando tener hijos.
  • Después de los 40 años: Años perimenopáusicos y menopáusicos. Después de los 40 años, las mujeres tienden a tener cambios en los niveles hormonales. Es posible que durante este tiempo, antes de que sus períodos cesen (perimenopausia), usted no siempre ovule. Esto puede provocar sangrado vaginal irregular. Usted puede esperar que este sangrado desaparezca por sí solo cuando la menopausia haya finalizado. Sus opciones de tratamiento dependen de los planes de concebir que tenga y de cuánto afecten sus síntomas su vida diaria. Es posible que su médico le recomiende observar y esperar, recibir hormonas o realizarse un procedimiento quirúrgico.

Independientemente de su edad, consulte a su médico si usted tiene sangrado vaginal irregular.

Qué aumenta el riesgo

Los factores de riesgo (cosas que aumentan su riesgo) de tener sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) incluyen:

  • Su edad. El sangrado uterino anormal es más común en las adolescentes, al comienzo de los años reproductivos, y en las mujeres que se encuentran en la perimenopausia, al final de sus años reproductivos.
  • Su peso. Las mujeres con sobrepeso tienen sangrado uterino anormal más comúnmente.1

Algunas mujeres tienen sangrado uterino anormal, aunque no tengan factores de riesgo.

Cuándo llamar al médico

Si no le han diagnosticado sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés), vea el tema Sangrado vaginal anormal para averiguar si debería consultar o no a su médico.

Cualquier cambio importante en el patrón menstrual o en la cantidad de sangrado, que afecte su vida diaria, requiere la evaluación por parte de un médico. Esto incluye el sangrado menstrual de tres o más ciclos menstruales que:

  • Ocurra con más frecuencia que cada 21 días o con lapsos mayores a 35 días entre cada uno (el ciclo menstrual normal de una adolescente puede durar hasta 45 días).
  • Dure más de 7 días.
  • Consista en la pérdida de más de 80 mL (3 onzas líquidas) de sangre o en la expulsión de coágulos de sangre y en empapar las toallas sanitarias o tampones habituales cada hora durante 2 horas o más.

Espera vigilante

La espera vigilante significa observar y esperar. Si le han diagnosticado sangrado uterino anormal, es posible que considere la espera vigilante cuando:

  • Un examen cuidadoso no ha revelado ningún otro problema físico ni enfermedad.
  • La pérdida de sangre no es lo suficientemente grave como para causar anemia.
  • Prefiere observar y esperar a que sus síntomas mejoren solos. Si es una adolescente, puede esperar que sus ciclos se estabilicen con el tiempo. Si está en una edad cercana a la menopausia, puede esperar que los ciclos menstruales se detengan próximamente.

Hable con su médico si no ha tenido un período menstrual durante más de 3 meses.

A quién consultar

Entre los profesionales de la salud que pueden hacer una evaluación inicial de un problema de sangrado vaginal se incluyen:

Si deben revisarla para una evaluación adicional o para una cirugía, es posible que su médico la remita a un ginecólogo.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Su médico debe descartar primero todas las otras causas médicas de sangrado vaginal antes de diagnosticar sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés).

Primeras pruebas

Primero, su médico:

  • Revisará los antecedentes de sus síntomas y períodos menstruales. (Si es posible, lleve un registro de los días en los que tuvo su período, si el flujo fue abundante o escaso y cómo se sintió cada día).
  • Le realizará un examen pélvico de rutina.
  • Averiguará si usted está ovulando en forma regular. Esto se hace usando uno o más de los siguientes elementos:
    • Un registro diario de sus síntomas (calendario menstrual)
    • Una tabla de temperatura corporal basal diaria, si ha estado llevando un registro de esta en el hogar. Esto registra su temperatura en descanso.
    • Una prueba de los niveles de progesterona, debido a que los niveles bajos de progesterona durante la tercera semana de un ciclo menstrual sugieren problemas de ovulación
    • Una biopsia de endometrio para las mujeres que se encuentran en la perimenopausia, debido a que el tejido endometrial anormal es común en este grupo de edad. El tejido endometrial es el revestimiento del útero.

Otras pruebas

Si sus síntomas son graves, su médico tiene sospechas de un problema médico grave o si usted está considerando un determinado tratamiento, es posible que también le realicen una o más pruebas adicionales, por ejemplo:

  • Análisis de sangre, que podrían incluir:
  • Prueba de Papanicolaou y cultivos para detectar infecciones o células del cuello uterino anormales.
  • Análisis de orina para detectar infecciones, enfermedades y otras señales de salud deteriorada.
  • Ecografía pélvica transvaginal, para detectar cualquier anormalidad en la zona pélvica. Después del examen pélvico, una ecografía transvaginal es, a menudo, el próximo paso para diagnosticar un problema de sangrado vaginal. Si se encuentra una masa pélvica, los resultados de la ecografía son útiles para tomar decisiones con respecto a realizar pruebas adicionales y tratamiento.
  • Histerosonografía, que usa ultrasonido para evaluar el movimiento de una solución salada (salina), que se inyecta dentro del útero. Esta prueba podría realizarse para detectar pólipos o fibromas uterinos.
  • Biopsia de endometrio, por lo general, para las mujeres que tienen más de 35 años o que se encuentran en la posmenopausia, para saber si el revestimiento del útero (endometrio) está saludable y funciona con normalidad.
  • Histeroscopia, si no hay causa aparente, pero hay sospechas de una afección problemática; para detectar y tratar una afección sospechada, por ejemplo fibromas uterinos; o si el sangrado continúa a pesar del tratamiento.

Detección temprana

El riesgo de cáncer de endometrio aumenta con la edad. También conocido como cáncer uterino, es más común en las mujeres de más de 50 años, después de la menopausia. Pero el cáncer de endometrio también se puede desarrollar en mujeres de menos edad, durante la perimenopausia o en mujeres que han tenido sangrado anormal durante muchos años.

  • Si usted tiene sangrado vaginal abundante o inusual después de la menopausia, su médico le hará pruebas, por lo general, una ecografía o una biopsia de endometrio, para detectar cambios celulares cancerosos.
  • Si usted se encuentra en la perimenopausia, no ha respondido a otros tratamientos para el sangrado uterino o tiene cosas que aumentan su riesgo de cáncer de endometrio, es posible que su médico le recomiende una biopsia de endometrio.

Generalidades del tratamiento

El sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) por lo general puede manejarse con medicamentos para reducir el sangrado y/o con terapia hormonal para detener o regularizar los períodos menstruales. El tratamiento quirúrgico se reserva para el sangrado que no puede controlarse con medicamentos ni con terapia hormonal.

Sangrado uterino intenso agudo

Por lo general, el sangrado uterino intenso se trata de emergencia con un curso corto de terapia con estrógeno de dosis alta. Si eso no es eficaz, en raras ocasiones, se podría realizar dilatación y curetaje (D y C) para eliminar el tejido del útero. Cuando sea necesario, se realiza una transfusión de sangre para restablecer el volumen de sangre necesario rápidamente.

Si usted recibe tratamiento para el sangrado uterino intenso, usted y su médico pueden, entonces, elegir un tratamiento que sea seguro a largo plazo.

Sangrado uterino continuo

Su edad, la causa de su afección y cualquier plan futuro de embarazo afectarán las opciones de tratamiento disponibles para usted.

  • Si usted es una adolescente, puede esperar que sus períodos se regularicen a medida que su cuerpo madura. Es posible que usted elija observar y esperar a que sus períodos se regularicen. Si necesita tratamiento, su médico podría recetarle progestina o píldoras anticonceptivas para regularizar su ciclo.
  • Si usted no está ovulando en forma regular, es difícil predecir cuánto tiempo durará su sangrado irregular hasta que usted deje de tener períodos por completo (menopausia). Si necesita tratamiento, su médico podría darle terapia hormonal (como píldoras anticonceptivas o un DIU hormonal) para regularizar su ciclo. Si usted no tiene planes de concebir en el futuro y tiene síntomas graves, puede optar por el tratamiento quirúrgico para extraerle el útero (histerectomía) o para destruir el revestimiento uterino (ablación de endometrio).
  • Si usted está ovulando en forma regular, tiene sangrado vaginal irregular y planea quedar embarazada en el futuro, hable con su médico acerca de sus opciones de tratamiento. Es posible que le recomiende progestina oral y/o píldoras anticonceptivas hasta que su sangrado se regularice. Si no tiene planes futuros de embarazo, puede considerar la posibilidad de realizar una ablación de endometrio o una histerectomía si otro tratamiento no funciona.

Los análogos de hormonas que liberan gonadotropina (GnRH-A, por sus siglas en inglés) se utilizan rara vez en la actualidad. Estos medicamentos reducen la producción de estrógeno y hacen que el cuerpo crea que se encuentra en la menopausia. Esto reduce o detiene los períodos menstruales durante el tiempo en que usted tome el medicamento. Después de que usted deja de tomar el medicamento, sus síntomas reaparecerán, a menos que usted esté por comenzar la menopausia. Los efectos secundarios de los GnRH-A son comunes.

Un medicamento que se llama ácido tranexámico (como Lysteda) a veces es utilizado para mujeres que tienen un sangrado más intenso de lo normal. Este medicamento no es una hormona. Impide el sangrado ayudando a la sangre a coagularse. Hable con su médico para averiguar si esta opción es adecuada para usted.

Para obtener más información acerca de las opciones de tratamiento, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Sangrado uterino anormal: ¿Debería usar terapia hormonal?

Para pensar

Si está pensando en seguir un tratamiento para el sangrado uterino anormal, evalúe lo siguiente:

  • ¿Le ha causado el sangrado menstrual irregular un cambio significativo en su estilo de vida?
  • ¿Planea quedar embarazada en el futuro?
  • ¿Tiene anemia causada por sangrado menstrual irregular?
  • ¿Desea un tratamiento que también le servirá como método anticonceptivo?
  • ¿Prefiere evitar el tratamiento médico, si es posible?
  • ¿Comenzará la menopausia pronto? Si está por comenzar la menopausia, puede esperar que el sangrado uterino pare naturalmente sin tratamiento.

Las respuestas a estas preguntas les ayudarán a usted y a su médico a seleccionar el mejor plan de tratamiento para usted.

Prevención

Por lo general, el sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) es el resultado de cambios hormonales impredecibles y, por lo tanto, no puede prevenirse. Pero tener sobrepeso puede afectar su producción hormonal, lo cual aumenta su riesgo de tener sangrado menstrual irregular. Si usted tiene sobrepeso, bajar de peso podría ayudarla a prevenir sangrado uterino anormal.

Tratamiento en el hogar

Puede usar tratamiento en el hogar para algunos problemas relacionados con el sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés).

Para el dolor menstrual y el sangrado abundante, puede usar un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE), por ejemplo, ibuprofeno de venta libre. Este tipo de medicamento reduce las prostaglandinas, que causan el dolor menstrual, y reduce el sangrado durante su período. Un AINE da mejores resultados cuando usted comienza a tomarlo entre 1 y 2 días antes de que usted espere que comience el dolor. Si no sabe cuándo comenzará su próximo período, tome su primera dosis de AINE tan pronto como comience el sangrado o el dolor premenstrual. Tome dosis regulares del AINE, según las indicaciones.

El sangrado menstrual irregular puede ocasionar niveles bajos de hierro en la sangre. Esta afección se conoce como anemia. Puede prevenir la anemia aumentando la cantidad de hierro en su dieta.

Medicamentos

Tratar el sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) con medicamentos tiene menos riesgos, pero no siempre funciona tan bien como el tratamiento quirúrgico. Si planea quedar embarazada en el futuro o si se está acercando al momento en que sus períodos menstruales cesarán (menopausia), quizás desee probar primero con medicamentos.

Metas del tratamiento con medicamentos

La meta del tratamiento con medicamentos para el sangrado uterino anormal es reducir o eliminar la pérdida de sangre. Esto puede hacerse de una de las siguientes maneras (o de ambas):

  • Reduciendo la velocidad de pérdida de sangre del endometrio
  • Regularizando o eliminando el ciclo menstrual por medio de cambios en los niveles hormonales

Opciones de medicamentos

Hay varias terapias hormonales para manejar el sangrado uterino anormal. Estos tratamientos ayudan a reducir el sangrado y a regularizar el ciclo menstrual:

  • Píldoras anticonceptivas (estrógeno sintético y progesterona sintética). Las píldoras anticonceptivas que se toman todos los días previenen el embarazo. También reducen la cantidad de sangrado menstrual abundante en alrededor de la mitad.2 En otras palabras, cuando usted toma píldoras anticonceptivas, su sangrado menstrual puede ser la mitad de abundante respecto de cómo era antes de tomar las píldoras. Sin embargo, cuando usted deje de tomar las píldoras, el sangrado irregular o los síntomas perimenopáusicos podrían regresar.
  • Pastillas de progestina (progesterona sintética). En algunas mujeres, la progestina puede controlar el crecimiento del endometrio y el sangrado. Por lo general, usted toma progestina entre 10 y 12 días todos los meses.
  • El dispositivo intrauterino (DIU) de levonorgestrel. Un médico le introduce este dispositivo anticonceptivo dentro del útero, a través de la vagina. Este permanece en el cuerpo hasta un máximo de 5 años y libera levonorgestrel, un tipo de progesterona, dentro del útero.
  • Estrógeno. En algunos casos graves o urgentes, el estrógeno podría usarse para reducir el sangrado.
  • Supresores hormonales, como por ejemplo los análogos de hormonas que liberan gonadotropina (GnRH-A, por sus siglas en inglés). Los GnRH-A se utilizan raramente. Estos medicamentos reducen la producción de estrógeno y hacen que el cuerpo crea que se encuentra en la menopausia. Esto reduce o detiene los períodos menstruales durante el tiempo en que usted tome el medicamento. Es común que se tengan efectos secundarios con los GnRH-A.

Un medicamento que se llama ácido tranexámico (como Lysteda) a veces se usa para mujeres que tienen un sangrado más intenso de lo normal. Este medicamento no es una hormona. Impide el sangrado ayudando a la sangre a coagularse. Hable con su médico para averiguar si esta opción es adecuada para usted.

Para pensar

La terapia con estrógeno intravenosa suele usarse cuando se debe detener rápidamente una pérdida de sangre grave.

Cirugía

La cirugía generalmente se reserva para el tratamiento del sangrado uterino anormal (AUB, por sus siglas en inglés) que no puede controlarse con medicamentos.

Opciones de cirugía

Los siguientes procedimientos se usan para tratar el sangrado uterino anormal.

  • La histeroscopia puede usarse para diagnosticar y tratar el sangrado uterino anormal al mismo tiempo. Se inserta un instrumento de observación con luz, que se llama histeroscopio, a través de la vagina y el cuello uterino y dentro del útero. Cuando se localizan las zonas de sangrado, se pueden tomar biopsias y, luego, las zonas de sangrado pueden tratarse con un rayo láser o con corriente eléctrica (electrocauterización).
  • La histerectomía es la extirpación del útero. Podría realizarse cuando una muestra del revestimiento uterino (biopsia de endometrio) muestra cambios anormales en las células o cáncer, cuando el sangrado uterino es incontrolable o cuando la causa del sangrado crónico no se puede detectar ni tratar. Una histerectomía es una cirugía mayor con riesgos de complicaciones. La recuperación de la cirugía puede demorar entre 4 y 8 semanas, según el tipo de histerectomía que se haya realizado. Si los ovarios también se extirpan, es posible que deba recibir terapia de estrógeno a largo plazo después de la cirugía.
  • La ablación de endometrio es una alternativa mínimamente invasiva a la histerectomía cuando otros tratamientos médicos fracasan, o cuando usted o su médico tienen motivos para no usar otros tratamientos. La ablación de endometrio forma cicatrices en el revestimiento uterino, por eso, no es una opción de tratamiento si usted está planeando quedar embarazada.

Para pensar

La histeroscopia podría realizarse para descartar afecciones graves del útero:

  • Antes de un tratamiento a largo plazo con medicamentos o de un tratamiento quirúrgico para el sangrado uterino anormal.
  • Cuando el sangrado uterino ha continuado, a pesar del tratamiento no quirúrgico.

La histerectomía puede ser usada como tratamiento quirúrgico para sangrado uterino anormal cuando:

  • El sangrado uterino anormal no responde a los medicamentos ni a otro tratamiento.
  • Ya no desea tener más hijos y no desea probar tratamientos con medicamentos.
  • Los síntomas del sangrado uterino anormal superan los riesgos y las molestias de la cirugía.

El endometrio podría volver a crecer después de que usted haya tenido una ablación endometrial.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Family Physicians: FamilyDoctor.org
P.O. Box 11210
Shawnee Mission, KS 66207-1210
Teléfono: 1-800-274-2237
Fax: (913) 906-6075
Dirección del sitio web: www.familydoctor.org
 

El sitio web FamilyDoctor.org está patrocinado por la Academia Americana de Médicos de Familia. Ofrece información sobre afecciones de salud en adultos y niños y sobre cómo vivir en forma saludable. Hay temas sobre medicamentos, visitas al médico, cuestiones de salud mental y física, crianza y mucho más.


American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)
409 12th Street SW
P.O. Box 70620
Washington, DC  20024-9998
Teléfono: 1-800-673-8444
Teléfono: (202) 638-5577
Correo electrónico: resources@acog.org
Dirección del sitio web: www.acog.org
 

El Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) es una organización sin fines de lucro de profesionales que brindan atención médica a mujeres, incluyendo adolescentes. El Centro de Recursos de ACOG publica manuales y materiales educativos para pacientes. La sección de publicaciones en la web del sitio tiene folletos educativos para pacientes sobre muchos temas de la salud de las mujeres, incluyendo salud reproductiva, lactancia, violencia y dejar de fumar.


Office on Women's Health
Department of Health and Human Services
200 Independence Avenue, SW Room 712E
Washington, DC 20201
Teléfono: 1-800-994-9662
(202) 690-7650
Fax: (202) 205-2631
TDD: 1-888-220-5446
Dirección del sitio web: www.womenshealth.gov
 

La Oficina para la Salud de la Mujer es un servicio del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Proporciona información sobre la salud de la mujer a un público diverso, incluyendo consumidores, profesionales de la salud e investigadores.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fritz MA, Speroff L (2011). Abnormal uterine bleeding. In Clinical Gynecologic Endocrinology and Infertility, 8th ed., pp. 591–620. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. Lobo RA (2007). Abnormal uterine bleeding: Ovulatory and anovulatory dysfunctional uterine bleeding, management of acute and chronic excessive bleeding. In VL Katz et al., eds., Comprehensive Gynecology, 5th ed., pp. 915–931. Philadelphia: Mosby Elsevier.

Otras obras consultadas

  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2007, reaffirmed 2009). Endometrial ablation. ACOG Practice Bulletin No. 81. Obstetrics and Gynecology, 109(5): 1233–1248.
  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2011). Intrauterine device. ACOG Practice Bulletin No. 121. Obstetrics and Gynecology, 118(1): 184–196.
  • Duckitt K, Collins S (2008). Menorrhagia, search date October 2007. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Goldstein SR (2008). Abnormal uterine bleeding. In RS Gibbs et al., eds., Danforth's Obstetrics and Gynecology, 10th ed., pp. 664–671. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Hillard P (2007). Benign diseases of the female reproductive tract. In JS Berek, ed., Berek and Novak's Gynecology, 14th ed., pp. 431–504. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Kalan MJ (2010). Abnormal and dysfunctional uterine bleeding: Treatment. In T Goodwine et al., eds., Management of Common Problems in Obstetrics and Gynecology, 5th ed., pp. 261–266. Chichester: Wiley-Blackwell.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología
Femi Olatunbosun, MB, FRCSC - Obstetricia y ginecología
Última revisión 17 septiembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.