Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Clamidia

Generalidades del tema

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es una infección que se transmite a través del contacto sexual. En los hombres, infecta la uretra. En las mujeres, infecta la uretra y el cuello uterino, y puede propagarse a los órganos reproductivos. Es una de las infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) más comunes.

La clamidia no causa problemas si se la trata de inmediato. Sin embargo, si se deja sin tratar, puede ocasionar problemas graves, especialmente para las mujeres:

  • Si se propaga, puede causar enfermedad inflamatoria pélvica. Esta infección grave puede hacer que para las mujeres sea difícil o imposible quedar embarazadas.
  • Las mujeres embarazadas que tienen clamidia suelen transmitírsela a sus bebés al nacer. Si la infección llega a los ojos del bebé, puede causar ceguera. También pueden tener otros problemas, como neumonía. La neumonía puede ser mortal para un recién nacido.
  • Tener clamidia hace que la persona tenga más probabilidades de contagiarse el VIH de alguien que está infectado con el VIH. El VIH es el virus que causa el SIDA.

¿Cuál es la causa de la clamidia?

Un determinado tipo de bacteria causa la clamidia. Puede transmitirse de persona a persona por medio del sexo vaginal, el sexo anal o el sexo oral. Una mujer embarazada puede transmitirle la infección a su recién nacido durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las personas no tienen síntomas. Cuando los síntomas aparecen, pueden incluir dolor al orinar, orina turbia o secreción anormal del pene o de la vagina.

Usted puede transmitir la clamidia aun cuando no tenga síntomas. Puede contagiar la enfermedad hasta haber recibido tratamiento.

¿Cómo se diagnostica la clamidia?

Su médico le hará preguntas acerca de sus antecedentes de salud y sus antecedentes sexuales, como cuántas parejas tiene. Es posible que también se le haga un examen físico para detectar señales de infección.

Pueden usarse varios tipos de pruebas para diagnosticar la clamidia. La mayoría usan una muestra de orina o muestras del cuello uterino, de la vagina o de la uretra.

Dado que la clamidia puede causar problemas graves, pero podría no causar síntomas, es una buena idea realizarse una prueba una vez al año si usted es sexualmente activo y tiene alrededor de 25 años o menos. Los departamentos de salud locales y las clínicas de planificación familiar suelen ofrecer pruebas de bajo costo.

¿Cómo se trata?

Se usan antibióticos para tratar la clamidia. Es importante tomar todos los medicamentos según las indicaciones. De lo contrario, es posible que el medicamento no funcione. Usted y su pareja sexual necesitan tratamiento para evitar seguir transmitiendo la infección.

Tan pronto como se entere de que tiene clamidia, asegúrese de avisar a sus parejas sexuales. Los expertos recomiendan que les avise a todas las personas con las que ha tenido relaciones sexuales en los últimos 2 meses. Si usted no ha tenido relaciones sexuales en los últimos 2 meses, comuníquese con la última persona con la que las haya tenido.

Haberse curado de una infección por clamidia no impide que la vuelva a tener. Si usted recibe tratamiento y su pareja sexual no, probablemente se vuelva a contagiar.

Algunas personas que tienen clamidia también tienen otras STI, como gonorrea.

Enterarse de que tiene una STI podría hacerle sentir mal consigo mismo o con respecto a las relaciones sexuales. La asesoría psicológica o un grupo de apoyo podrían ayudarle a sentirse mejor.

¿Cómo puedo prevenir la clamidia?

Es más fácil prevenir una STI, como la clamidia, que tratarla:

  • No tenga más de una pareja sexual a la vez. Las relaciones sexuales más seguras son con una sola pareja que tiene relaciones sexuales solo con usted. Cada vez que usted agrega una nueva pareja sexual, se está exponiendo a todas las infecciones que todas las parejas de esa persona podrían tener.
  • Use un condón cada vez que tenga relaciones sexuales. Los condones de látex y poliuretano evitan el contacto con los virus y las bacterias que causan las STI.
  • Sea responsable. No tenga relaciones sexuales si tiene síntomas de una infección o si está recibiendo tratamiento para una STI.
  • Para tener relaciones sexuales con una nueva persona, espere a que usted y su pareja se hayan realizado una prueba de detección de STI.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la clamidia:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con clamidia:

Causa

La infección por clamidia es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Se transmite por medio del sexo vaginal, el sexo anal o el sexo oral con una pareja infectada. Es posible que una mujer embarazada le transmita la infección a su recién nacido durante el parto.

Puede contagiar la clamidia aun cuando no tiene síntomas de la infección. Puede transmitir la infección hasta haber recibido tratamiento.

Síntomas

La mayoría de las mujeres y hombres con clamidia no tienen síntomas.

El tiempo transcurrido entre la exposición a la clamidia y el comienzo de los síntomas —el período de incubación— podría ser de días a meses. Si aparecen síntomas, por lo general, ocurren entre 1 y 3 semanas después del contacto sexual con una persona infectada.

Síntomas en las mujeres

  • Dolor al orinar
  • Orina turbia
  • Flujo vaginal anormal
  • Sangrado vaginal anormal durante las relaciones sexuales o entre los períodos
  • Comezón genital
  • Sangrado menstrual irregular
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Fiebre y cansancio general
  • Glándulas inflamadas y dolorosas en la abertura de la vagina (glándulas de Bartolino)
  • Conjuntivitis
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Secreción anal

Síntomas en los hombres

  • Dolor al orinar o sensación de comezón al orinar (con frecuencia, el primer síntoma)
  • Orina turbia
  • Secreción acuosa o espesa del pene
  • Formación de una costra en la punta del pene
  • Ano o escroto sensibles
  • Conjuntivitis
  • Secreción anal

Qué sucede

La clamidia no causa problemas a largo plazo si se trata antes de que aparezcan complicaciones. Si se deja sin tratar, la clamidia puede ocasionar muchas complicaciones, especialmente en las mujeres. Si una mujer tiene clamidia cuando da a luz, su recién nacido puede infectarse.

Haberse curado de una infección por clamidia no evita una futura infección. Una nueva exposición a la clamidia lo volverá a infectar, aun si recibió tratamiento y se curó.

Tener clamidia aumenta su riesgo de infectarse con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) si usted se expone al virus.1

La clamidia no tratada puede causar diversas complicaciones.

Complicaciones en mujeres

Complicaciones en mujeres embarazadas

Complicaciones en recién nacidos

  • Parto antes de término. Un bebé prematuro tiene un mayor riesgo de tener problemas de salud.
  • Inflamación de la superficie de los ojos y del recubrimiento de los párpados (conjuntivitis). Alrededor de la mitad de los recién nacidos que tienen clamidia tienen conjuntivitis.
  • Infección de la nariz y de la garganta
  • Infecciones pulmonares, como neumonía
  • Infección en el oído (otitis media)
  • Uretritis, aunque esta afección es muy poco frecuente en bebés

Complicaciones en hombres

  • Uretritis
  • Inflamación de los conductos que contienen el esperma (epididimitis)
  • Inflamación de la próstata, la glándula que produce la mayor parte del líquido seminal (prostatitis)
  • Esterilidad

Otras complicaciones de la clamidia no tratada, en todas las personas

  • Conjuntivitis, que se transmite al tocar la zona infectada y luego tocarse el ojo con la mano
  • Inflamación de la membrana mucosa del recto (proctitis), si la clamidia se contagió mediante sexo anal
  • Diversos síntomas, como inflamación articular y ocular, causada por infección bacteriana (síndrome de Reiter o artritis reactiva)
  • Linfogranuloma venéreo o LGV. Este es causado por un tipo de clamidia que, por lo general, es poco frecuente en los Estados Unidos, pero que se está volviendo más frecuente en hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres. Causa llagas abiertas en la zona genital, dolor de cabeza, fiebre, fatiga e inflamación de los ganglios linfáticos de la ingle. También causa proctitis en las personas que se contagian clamidia mediante sexo anal.

Qué aumenta el riesgo

Los factores de riesgo de contraer clamidia incluyen:

  • Tener relaciones sexuales sin protección (no usar condones).
  • Tener más de una pareja sexual.
  • Tener una o más parejas de alto riesgo. Esto incluye personas que tienen una o más de una pareja sexual con clamidia.
  • Comenzar la actividad sexual antes de los 18 años.

Cualquier niño con clamidia necesita ser examinado por un médico para determinar la causa y evaluar un posible abuso sexual. Para obtener más información, vea el tema Maltrato y abandono de menores.

Cuándo llamar al médico

En mujeres:

Llame a su médico ahora o busque atención médica inmediata si tiene los siguientes síntomas de clamidia:

  • Dolor repentino y fuerte en la parte inferior del abdomen
  • Dolor en la parte inferior del abdomen con sangrado o flujo vaginal y fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta
  • Ardor al orinar, micción frecuente o incapacidad para orinar y fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

Llame a su médico si tiene estos síntomas:

  • Flujo vaginal que se vuelve amarillento, más espeso o con mal olor
  • Sangrado entre períodos que ocurre más de una vez cuando los períodos suelen ser regulares
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Sangrado después de las relaciones sexuales o del lavado vaginal
  • Llagas, bultos, salpullido, ampollas o verrugas sobre las zonas genital o anal, o a su alrededor.
  • Ardor, dolor o comezón al orinar o micción frecuente que dura más de 24 horas
  • Dolor pélvico o en la parte inferior del abdomen sin causa conocida, como diarrea o cólicos menstruales

También llame si piensa que puede haber estado expuesta a una infección de transmisión sexual (STI).

En hombres:

Llame a su médico ahora o busque atención médica inmediata si tiene los siguientes síntomas de clamidia:

  • Secreción del pene y fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta
  • Ardor al orinar, micción frecuente o incapacidad para orinar y fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta
  • Dolor, hinchazón o sensibilidad en el escroto y fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

Llame a su médico si tiene los siguientes síntomas:

  • Llagas, bultos, salpullido, ampollas o verrugas sobre las zonas genital o anal, o a su alrededor
  • Ardor, dolor o comezón al orinar o micción frecuente que dura más de 24 horas
  • Secreción anormal del pene.

También llame si piensa que puede haber estado expuesto a una infección de transmisión sexual (STI).

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual usted y su médico observan su afección o los síntomas sin usar un tratamiento médico. La espera vigilante no es adecuada en caso de una infección por clamidia. La clamidia no causa ningún problema a largo plazo si es tratada antes de que se produzcan complicaciones. Sin embargo, la clamidia no tratada puede causar muchas complicaciones. Evite el contacto sexual hasta que haya sido examinado por su médico.

Si usted sabe que ha estado expuesto a la clamidia, usted y su pareja sexual (o parejas sexuales) necesitan recibir tratamiento. Necesita recibir tratamiento aun si no tiene síntomas. Informe a todas las personas con las que tuvo relaciones sexuales en los últimos 60 días desde que se presentaron sus síntomas o recibió el diagnóstico. Si no ha tenido relaciones sexuales en los últimos 60 días, comuníquese con su última pareja sexual.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar clamidia incluyen:

El diagnóstico y el tratamiento de la clamidia, de bajo costo, suelen estar disponibles en los departamentos de salud locales y en las clínicas de planificación familiar, como Planned Parenthood.

Algunas personas no se sienten cómodas consultando a su médico habitual por una STI. La mayoría de los condados tienen clínicas confidenciales para diagnosticar y tratar la clamidia y otras STI. Sin embargo, para su futura atención sería bueno que su médico tenga conocimiento de esta infección.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Los médicos diagnostican la clamidia con un historial de salud, con un examen físico y con pruebas. Durante el historial de salud, es posible que su médico le haga preguntas, como:

  • ¿Cree que estuvo expuesto a alguna infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés)? ¿Cómo lo sabe? ¿Se lo dijo su pareja?
  • ¿Cuáles son los síntomas?
    • ¿Tiene alguna secreción?
    • ¿Tiene llagas en la zona genital o en cualquier otro lugar del cuerpo?
    • ¿Tiene algún síntoma urinario, que incluye micción frecuente, ardor o escozor al orinar o micción en pequeñas cantidades?
    • ¿Tiene algún dolor abdominal o pélvico o cólicos durante las relaciones sexuales?
    • ¿Tiene sangrado entre sus períodos o después de las relaciones sexuales?
  • ¿Qué método anticonceptivo usa? ¿Usa condones para protegerse contra las STI?
  • ¿Qué comportamientos sexuales de alto riesgo tienen usted o su pareja? Por ejemplo, ¿tiene usted más de una pareja sexual o tiene relaciones sexuales sin usar condón (a menos que esté en una relación duradera)?
  • ¿Ha tenido una STI en el pasado? ¿Cómo se la trató?

Después de que se realice el historial de salud:

  • Es posible que se les realice un examen pélvico a las mujeres.
  • Es posible que se les realice un examen genital a los hombres para detectar uretritis y epididimitis.
  • Es posible que le realicen un análisis de orina para detectar clamidia.

Pueden usarse varios tipos de pruebas para diagnosticar una infección por clamidia. Los resultados de las pruebas suelen obtenerse en 2 o 3 días, a excepción del cultivo para detectar clamidia, que puede llevar de 5 a 7 días.

Pueden aparecer otras infecciones junto con la infección por clamidia. Es posible que su médico le recomiende que se realice una prueba para detectar:

Si tiene clamidia, su médico enviará un informe al departamento de salud del estado. Se mantendrá la confidencialidad de su información personal. El departamento de salud podría comunicarse con usted para que informe a su pareja sexual o parejas sexuales que es posible que necesiten tratamiento.

Detección temprana

El Grupo Especial de Servicios Preventivos de los EE. UU. (U.S. Preventive Services Task Force o USPSTF, por sus siglas en inglés) recomienda pruebas de detección de la clamidia para todas las mujeres sexualmente activas de 24 años y menos. El USPSTF también recomienda pruebas de detección para mujeres mayores de 24 años que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo. Los comportamientos sexuales de alto riesgo incluyen tener múltiples parejas sexuales o tener relaciones sexuales sin usar condón (a menos que se esté en una relación duradera). El Grupo Especial no especifica la frecuencia con la que deben realizarse las pruebas de detección. Después de haber revisado la totalidad de la investigación, el USPSTF no ha especificado ninguna recomendación para que los hombres se realicen pruebas de detección regulares de clamidia o en contra de que se las realicen.2

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan pruebas de detección cada año para los adolescentes sexualmente activos y para las mujeres de hasta 25 años. Las mujeres mayores de 25 años que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo también deben realizarse pruebas de detección cada año.3 Es posible que se le realice un análisis de orina para detectar clamidia (si está disponible donde vive) aun si no se ha realizado un examen genital o pélvico completo.

Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo se realicen pruebas para no transmitir la clamidia a sus bebés. Todas las mujeres embarazadas deben realizarse pruebas de detección durante su primera visita prenatal. Si una mujer embarazada tiene alto riesgo de clamidia, es posible que se le realice otra prueba durante su tercer trimestre.

Los CDC también recomiendan que se realice la prueba una vez más de 3 a 12 meses después de finalizar el tratamiento. Las mujeres que han sido diagnosticadas y tratadas por clamidia pueden contraerla de nuevo si tienen relaciones sexuales con la misma pareja o con las mismas parejas.

Generalidades del tratamiento

La clamidia puede curarse con antibióticos. La infección no causa problemas a largo plazo si se trata en forma temprana. Sin embargo, la clamidia no tratada puede causar muchas complicaciones.

El tratamiento es recomendado para:

  • Las personas que obtuvieron un resultado positivo en las pruebas de clamidia.
  • Las parejas sexuales que tuvieron relaciones sexuales durante los últimos 60 días con una persona a quien se le diagnosticó clamidia, aun si no tienen síntomas.
  • Hijos recién nacidos de mujeres que tienen clamidia al momento del parto.

Es importante no tener relaciones sexuales durante 7 días después del comienzo del tratamiento para la clamidia.

Si usted recibe tratamiento para la clamidia y su pareja sexual no, probablemente se infecte otra vez. Aliente a su pareja a que reciba tratamiento. Use condones para reducir las probabilidades de volver a tener la infección.

Para pensar

Algunas personas que tienen clamidia también podrían tener gonorrea. En ese caso, el tratamiento incluye antibióticos para eliminar la clamidia y la gonorrea. Para obtener más información, vea el tema Gonorrea.

Se puede volver a tener la infección. Los síntomas que continúan después del tratamiento probablemente sean causados por otra infección por clamidia en lugar de por el fracaso del tratamiento. Para prevenir una nueva infección, las parejas sexuales deben ser evaluadas y tratadas.

Las infecciones recurrentes por clamidia aumentan el riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Incluso una sola infección puede causar EIP si no se recibe el tratamiento adecuado. Asegúrese de tomar sus antibióticos exactamente como fueron recetados. Tome todos los medicamentos hasta terminarlos, aun si se siente mejor en un par de días.

Algunos médicos recomiendan realizar una nueva prueba de 3 a 12 meses después del tratamiento para reducir el riesgo de complicaciones a causa de una nueva infección.3

Si tiene clamidia, su médico enviará un informe al departamento de salud del estado. Se mantendrá la confidencialidad de su información personal. El departamento de salud podría comunicarse con usted para que informe a su pareja sexual o parejas sexuales que es posible que necesiten tratamiento.

Prevención

Usted puede reducir el riesgo de infectarse con clamidia o con otra infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) y de transmitir la infección.

Practique relaciones sexuales más seguras

Prevenir una STI es más fácil que tratar una infección una vez que aparece.

  • Hable con su pareja acerca de las STI antes de comenzar una relación sexual. Averigüe si su pareja corre el riesgo de tener una STI. Recuerde que es posible estar infectado con una STI sin saberlo. El VIH, por ejemplo, podría no aparecer en la sangre durante un máximo de 6 meses después de la infección inicial.
  • Tenga cuidado.
    • Evite el contacto sexual si tiene síntomas de una STI o si está siendo tratado por una STI.
    • Evite el contacto sexual con alguien que tiene síntomas de una STI o que podría haber estado expuesto a una STI.
  • No tenga más de una pareja sexual al mismo tiempo. Su riesgo de STI aumenta si tiene más de una pareja sexual.

Para obtener más información, vea el tema Relaciones sexuales más seguras.

Uso del condón masculino

Los condones reducen el riesgo de infectarse con una STI. El condón debe ser colocado antes de comenzar el contacto sexual. Use condones con una nueva pareja sexual hasta estar seguro de que no tiene una STI.

Uso del condón femenino

Aun si usted usa otro método anticonceptivo, es recomendable que use condones para reducir el riesgo de contraer una STI. Los condones femeninos están disponibles para las mujeres cuyas parejas no tienen o no quieren usar un condón masculino.

Tratamiento en el hogar

No existe un tratamiento en el hogar para la clamidia. Tomar los antibióticos exactamente como fueron recetados normalmente cura las infecciones por clamidia. La clamidia no causa problemas a largo plazo si se trata antes de que aparezcan complicaciones. La clamidia no tratada puede causar muchas complicaciones.

Enterarse de que tiene clamidia podría hacerle tener pensamientos o sentimientos negativos sobre usted mismo o sobre las relaciones sexuales. Es posible que sienta vergüenza, sienta enojo hacia la persona que lo infectó o se sienta frustrado con el tratamiento. Es posible que desee buscar asesoría psicológica o unirse a un grupo de apoyo para personas que tienen infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés). Es posible que reciba asesoría psicológica de un psicólogo, de un trabajador social o de otro consejero. Las clínicas de salud para las STI podrían brindarle asesoría psicológica y grupos de apoyo.

Medicamentos

El tratamiento con antibióticos, cuando se toman exactamente según las indicaciones, normalmente cura las infecciones por clamidia. Si los antibióticos no se toman en forma adecuada, no se curará la infección. El tratamiento inmediato previene la propagación de la infección y reduce el riesgo de complicaciones, como la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

Evite el contacto sexual o use condones hasta que usted y su pareja hayan terminado de tomar todos los medicamentos.

Para pensar

Llame a su médico si continúan los síntomas o si aparecen síntomas nuevos 3 o 4 semanas después del tratamiento. Para prevenir una nueva infección, sus parejas sexuales deben realizarse una prueba y ser tratadas.

Es posible que se necesite tratamiento en un hospital con medicamentos por vía intravenosa (IV) en el caso de las mujeres que tienen enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) y en el caso de los hombres que tienen epididimitis. En muchos casos, estas afecciones pueden tratarse fuera del hospital con antibióticos orales y con un seguimiento minucioso por parte de su médico.

Cirugía

La clamidia no tratada puede causar complicaciones, como un absceso. Es posible que se opere para drenar o extraer el absceso.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Centers for Disease Control and Prevention: Sexually Transmitted Diseases (STDs)
Dirección del sitio web: www.cdc.gov/std

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Centers for Disease Control and Prevention (2011). Chlamydia—CDC fact sheet. Available online: http://www.cdc.gov/std/chlamydia/stdfact-chlamydia.htm.
  2. U.S. Preventive Services Task Force (2007). Screening for Chlamydial Infection: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf07/chlamydia/chlamydiars.htm.
  3. Centers for Disease Control and Prevention (2010). Chlamydial infections section of Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR, 59(RR-12): 44–49. Also available online: http://www.cdc.gov/std/treatment/2010/default.htm.

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics (2009). Chlamydia trachomatis. In LK Pickering et al., eds., Red Book: 2009 Report of the Committee on Infectious Diseases, 28th ed., pp. 255–259. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Horner P (2010). Chlamydia (uncomplicated, genital), search date September 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Stamm WE, Batteiger BE (2010). Introduction to Chlamydia and Chlamydophila. In GL Mandell et al., eds., Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, 7th ed., vol. 2, pp. 2439–2442. Philadelphia: Churchill Livingstone Elsevier.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2008). Behavioral Counseling to Prevent Sexually Transmitted Infections: Recommendation Statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf08/sti/stirs.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Devika Singh, MD, MPH - Enfermedad infecciosa
Última revisión 7 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.