Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Cáncer de próstata

Generalidades del tema

¿Es para usted este tema?

Para más información sobre el cáncer que ha regresado o se ha propagado a otras partes del cuerpo, vea el tema Cáncer de próstata, avanzado o metastásico.

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es el crecimiento anormal de células en la próstata de un hombre. La próstata está situada justo debajo de la vejiga. Produce parte del líquido del semen. En hombres jóvenes, la próstata tiene aproximadamente el tamaño de una nuez de nogal ("walnut"). A medida que los hombres envejecen, la próstata suele agrandarse.

El cáncer de próstata es común en hombres mayores de 65 años. Suele crecer lentamente y puede demorar años en crecer hasta ser lo suficientemente grande como para provocar algún problema. Al igual que con otros cánceres, el tratamiento para el cáncer de próstata funciona mejor cuando se detecta temprano. Con frecuencia, el cáncer de próstata que se ha diseminado responde bien al tratamiento. Los hombres mayores que tienen cáncer de próstata suelen morir por otras causas.

Los expertos no saben qué causa el cáncer de próstata, pero creen que la edad, los antecedentes familiares (la genética) y la raza afectan sus probabilidades de tenerlo. Lo que come, como alimentos altos en grasa, también puede desempeñar un papel.

¿Cuáles son los síntomas?

El cáncer de próstata no suele provocar síntomas en las etapas tempranas. La mayoría de los hombres no saben que lo tienen hasta que se les detecta durante un examen médico regular.

Cuando se observan problemas, suelen ser problemas para orinar. Pero estos mismos síntomas también pueden ser causados por un agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna). El agrandamiento de la próstata es común en hombres mayores.

Hágase un chequeo médico si usted:

  • Tiene problemas urinarios, como:
    • No puede orinar en absoluto.
    • Se le dificulta iniciar o parar el chorro de orina.
    • Orina con frecuencia, especialmente por la noche.
    • Siente dolor o ardor al orinar.
  • Tiene dificultades para lograr una erección.
  • Observa sangre en la orina o el semen.
  • Siente un dolor profundo y frecuente en la espalda baja, el abdomen, la cadera o la pelvis.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

La forma más común de detectar el cáncer de próstata es hacerse un examen de tacto rectal, en el que el médico inserta por el recto un dedo enguantado y lubricado para palpar la próstata, y un análisis de sangre de antígeno prostático específico (APE, o PSA por sus siglas en inglés). Un nivel mayor de APE puede significar que usted tiene cáncer de próstata. Pero también podría significar que tiene un agrandamiento o una infección de la próstata.

Si el APE es alto, o si su médico encuentra algo durante el examen rectal, puede que le haga una biopsia de próstata para averiguar la causa. Una biopsia quiere decir que su médico toma muestras de tejido de su próstata y las envía a un laboratorio para analizarlas.

¿Cómo se trata el cáncer de próstata?

Su tratamiento va a depender del tipo de células cancerosas que tenga y de cuánto se hayan propagado, de su edad y estado de salud general y de sus preferencias.

Usted y su médico pueden decidir tratar su cáncer con cirugía, con radiación, con terapia hormonal o con una combinación de estas. O si tiene cáncer de bajo riesgo que no se haya propagado (fase temprana), quizás pueda esperar y ver con vigilancia activa para ver qué sucede. Durante la vigilancia activa, usted se someterá a evaluaciones médicas regulares para ver si el cáncer ha cambiado.

Elegir un tratamiento para el cáncer de próstata puede ser confuso. Hable con su médico para elegir el tratamiento que sea mejor para usted.

¿Cómo puede afectar el tratamiento a su calidad de vida?

Su edad y su estado de salud general marcarán una diferencia en la forma en que el tratamiento pueda afectar su calidad de vida. Todo problema de salud que tenga antes de recibir tratamiento afectará cómo se recupera, especialmente problemas de la función urinaria, intestinal o sexual.

Tanto la cirugía como la radiación pueden causar incontinencia urinaria (fuga de orina) o impotencia (no poder tener erecciones). El nivel y la duración de la incontinencia urinaria y la calidad de las erecciones que un hombre tenga después de recibir tratamiento dependerán de si el cáncer se ha diseminado. Estos también dependen del tratamiento que se use.

Los nervios que ayudan a un hombre a tener una erección se encuentran justo al lado de la próstata. La cirugía para extraer el cáncer puede dañar estos nervios. Muchas veces, pueden protegerse los nervios con una forma especial de cirugía, llamada cirugía con preservación de nervios. Pero si el cáncer se ha propagado a los nervios, puede ser necesario extraerlos durante la cirugía.

Estos mismos nervios también pueden verse dañados por los rayos X que se utilizan en la radioterapia.

Los medicamentos y los dispositivos mecánicos pueden ayudar a los hombres que tengan impotencia debido al tratamiento. Algunos hombres recuperan parte o la mayor parte de su capacidad para tener una erección varios meses o aun años después de la cirugía.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del cáncer de próstata:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con cáncer de próstata:

Herramientas de salud 

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Cáncer de próstata: ¿Debería someterme a radiación o a una cirugía para el cáncer de próstata localizado?
  Examen de detección del cáncer de próstata: ¿Debería hacerme una prueba de PSA?

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Manejo del estrés: Ejercicios de respiración para relajación

Causa

Se desconoce la causa exacta del cáncer de próstata. Pero los expertos creen que su edad y sus antecedentes familiares (su genética) pueden tener algo que ver con sus probabilidades de tener la enfermedad. Puede que lo que come aumente sus probabilidades de tenerlo.

La próstata suele agrandarse a medida que usted envejece. El agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna o HPB, o BPH por sus siglas en inglés) es muy común entre los hombres mayores y no aumenta las probabilidades de tener cáncer de próstata. Pero a veces, un agrandamiento de la próstata es causado por cáncer de próstata en lugar de HPB.

Síntomas

El cáncer de próstata no suele provocar síntomas en las etapas tempranas. Cuando hay síntomas, estos pueden incluir:

  • Problemas urinarios, como:
    • No puede orinar en absoluto.
    • Se le dificulta iniciar o parar el chorro de orina.
    • Orina con frecuencia, especialmente por la noche.
    • Siente dolor o ardor al orinar.
  • Dificultad para lograr una erección.
  • Sangre en la orina o el semen.
  • Dolor profundo y frecuente en la espalda baja, el abdomen, la cadera o la pelvis.

Los síntomas que pueden indicar que el cáncer se ha propagado, o metastatizado, a otras partes del cuerpo incluyen:

  • Pérdida de peso.
  • Dolor en los huesos, especialmente en el abdomen inferior, la cadera, la pelvis o la espalda baja.
  • Hinchazón en las piernas y los pies.

Para más información sobre el cáncer de próstata que ha regresado o se ha propagado, vea el tema Cáncer de próstata, avanzado o metastásico.

Qué sucede

El cáncer de próstata es un cáncer común que afecta a los hombres mayores. Suele demorar años en volverse lo suficientemente grande como para provocar algún problema. Sin embargo, a veces crece rápidamente.

Muchos cánceres de próstata se descubren temprano, cuando las células cancerosas se encuentran solamente en la próstata. Cuando el cáncer de próstata se propaga más allá de la próstata, va primero a los ganglios linfáticos en la pelvis y luego a los huesos, los pulmones u otros órganos. Para más información, vea el tema Cáncer de próstata, avanzado o metastásico.

Alrededor de 16 de cada 100 hombres en los EE. UU. van a tener cáncer de próstata, pero solamente alrededor de 3 se van a morir a causa de este. Esto quiere decir que alrededor de 97 de cada 100 hombres se van a morir por algo diferente al cáncer de próstata.1

Qué aumenta el riesgo

Algunas cosas pueden aumentar sus probabilidades de tener cáncer de próstata. Estas cosas se llaman factores de riesgo. Pero mucha gente que contrae cáncer de próstata no tiene ninguno de estos factores de riesgo. Y algunas personas que tienen factores de riesgo no contraen este cáncer.

Edad

Ser mayor de 50 años es el principal factor de riesgo para el cáncer de próstata. Alrededor de 6 de cada 10 cánceres de próstata nuevos se encuentran en hombres que tienen 65 años o más.2

Antecedentes familiares

Sus probabilidades de tener la enfermedad son más altas si otros hombres de su familia la han tenido.

  • Su riesgo se duplica si su padre o su hermano tuvieron cáncer de próstata. Su riesgo también depende de la edad en la cual su pariente fue diagnosticado.
  • Se cree que los hombres cuyas familias son portadoras de cambios genéticos que provocan cáncer de seno, BRCA1 o BRCA2, tienen un mayor riesgo de tener cáncer de próstata.

Raza

  • El cáncer de próstata es más común entre los hombres afroamericanos que entre los de otras razas. Los hombres afroamericanos también tienen mayores probabilidades de tener el tipo de cáncer de próstata que crece y se propaga.
  • En hombres de otras razas, los hombres blancos no hispanos son más propensos a tener cáncer de próstata que los hombres hispanos o asiático-americanos.

Otros factores

  • Los alimentos que come. De acuerdo con algunos estudios, los hombres que viven en países donde la gente come más carne roja y grasas son más propensos a que se les diagnostique cáncer de próstata y a morir a causa de este. Comer más licopeno, que se encuentra en el tomate y la remolacha, quizás disminuya el riesgo.
  • Hormonas. Algunos investigadores están estudiando la relación entre los niveles altos de testosterona y el cáncer de próstata.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si:

  • No puede orinar.
  • Tiene síntomas de una infección urinaria. Por ejemplo:
    • Tiene sangre o pus en la orina.
    • Tiene dolor de espalda justo bajo la caja torácica.
    • Tiene fiebre, escalofríos o dolores corporales.
    • Siente dolor al orinar.
    • Tiene dolor en la ingle o el abdomen.
  • Tiene dolor en la espalda o las caderas.
  • Su dolor no se ha controlado.
  • Está vomitando o siente náuseas.

Vigile de cerca los cambios de su salud y asegúrese de comunicarse con su médico si:

  • Siente dolor cuando eyacula.
  • Tiene problemas para comenzar a orinar o controlar la orina.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden evaluar los síntomas urinarios:

Los siguientes médicos tratan el cáncer de próstata:

Quizás desee obtener una segunda opinión de un especialista diferente antes de tomar la decisión del tratamiento. Por ejemplo, si su médico es un médico de medicina familiar, quizás desee hablar con un oncólogo radiólogo, un urólogo, o un oncólogo urólogo o clínico.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Pruebas si tiene síntomas

Si tiene problemas para orinar, puede que su médico use pruebas para ver si tiene un agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna). Esta afección es la causa más común de los problemas urinarios.

Las pruebas incluyen:

  • Un examen de tacto rectal, en el que el médico introduce un dedo enguantado en el recto para sentir la próstata. Algunos tumores de próstata pueden detectarse de este modo.
  • Una prueba de APE para medir los niveles de antígeno prostático específico (APE) en la sangre. Un nivel más alto de APE puede ser una señal de agrandamiento, infección o cáncer de la próstata. Si es posible que una infección esté aumentando su APE, puede tomar primero antibióticos por entre 4 y 6 semanas. Puede que su médico sugiera una segunda prueba del APE antes de pensar en hacer una biopsia.
  • Una ecografía transrectal, en la que el médico inserta una sonda en el recto para revisar la próstata. La sonda utiliza ondas de sonido (ultrasonido) para generar una imagen de la próstata.

Si las pruebas indican cáncer de próstata, puede que su médico recomiende una biopsia de la próstata, en la que se toma tejido de la próstata y se examina bajo un microscopio. La única forma de confirmar si tiene cáncer de próstata o no es mediante una biopsia.

Pruebas después del diagnóstico

Después de que se diagnostique el cáncer de próstata, se harán pruebas para ver si el cáncer se ha diseminado. Las pruebas incluyen:

Pruebas después del tratamiento

Después del tratamiento del cáncer de próstata, usted se somete a evaluaciones periódicas para detectar cualquier señal de que el cáncer haya reaparecido o se haya propagado. Las pruebas incluyen:

  • Análisis de sangre. Se utilizan diferentes tipos de análisis de sangre para determinar si el cáncer se ha propagado a los huesos o al hígado.
  • Una gammagrafía ósea para verificar si hay daño en los huesos causado por la diseminación del cáncer.
  • Una tomografía computarizada o una resonancia magnética para buscar tumores nuevos.

Pruebas de detección

La detección del cáncer de próstata consiste en controlar las señales de la enfermedad cuando no hay síntomas. Puede hacerse con el examen de tacto rectal y la prueba de APE. Y aunque es importante hacerse evaluaciones periódicas de salud, los expertos no están de acuerdo en si las pruebas de APE deben utilizarse para examinar rutinariamente a los hombres por cáncer de próstata. Las pruebas podrían llevarlo a hacerse tratamientos para el cáncer innecesarios.

Así que hable con su médico. Pregúntele sobre su riesgo de tener cáncer de próstata y hable sobre los pros y los contras de la prueba de APE.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Pruebas de detección del cáncer de próstata: ¿Debería hacerme una prueba de APE?

Generalidades del tratamiento

Elegir un tratamiento para el cáncer de próstata puede ser confuso. Cualquier tratamiento puede provocar efectos secundarios graves.

Su decisión sobre el tratamiento dependerá de:

  • Su edad.
  • Cualquier problema de salud grave, incluyendo cualquier problema de la función urinaria, intestinal o sexual.
  • Su nivel de APE.
  • El tipo de células cancerosas que tenga. Esto se llama el grado o puntaje de Gleason de su cáncer. La mayoría de las células cancerosas crecen muy lentamente. Pero algunos tipos de células crecen rápidamente y se propagan a otras zonas del cuerpo.
  • Cuánto se haya propagado el cáncer. Esto se llama la etapa de su cáncer.
  • Los efectos secundarios del tratamiento.
  • Sus sentimientos e inquietudes personales.

El tratamiento puede tener más éxito si el cáncer de próstata se encuentra y se trata temprano. A diferencia de muchos otros cánceres, el cáncer de próstata suele ser de crecimiento lento. Para la mayoría de los hombres, este crecimiento lento les permite suficiente tiempo para aprender todo lo que puedan antes de decidir si someterse a tratamiento o qué tratamiento recibir.

Tipos de tratamiento

Los principales tratamientos para el cáncer de próstata incluyen:

  • Vigilancia activa. Esta es una opción de tratamiento para todo hombre que tenga cáncer de bajo riesgo que no se haya propagado (de etapa temprana). Para aprender más, vea Otro tratamiento.
  • Cirugía para extraer el cáncer extirpando la próstata. Esta operación se llama prostatectomía. Para aprender más, vea Cirugía.
  • Tratamientos de radiación, los cuales incluyen radiación externa e interna. Estos tratamientos se han mejorado con tecnologías más nuevas que reducen los efectos secundarios y otros problemas causados por la radiación. Para aprender más, vea Otro tratamiento.
  • Terapia hormonal, también llamada terapia de privación de andrógeno o TPA. Para aprender más, vea Medicamentos.

Un diagnóstico de cáncer de próstata suele significar que usted va a ver a su médico con regularidad en los próximos años. Así que es una buena idea entablar una relación que se base en información completa y honesta. Hágale preguntas a su médico acerca de su cáncer para poder tomar la mejor decisión con respecto al tratamiento. Su médico también puede darle algunos consejos sobre cambios que puede hacer en su vida para ayudar a que el tratamiento sea exitoso.

El Instituto Nacional del Cáncer brinda más información sobre el cáncer de próstata en www.cancer.gov/cancertopics/types/prostate.

Cómo sobrellevar el cáncer

Un diagnóstico de cáncer puede cambiar su vida. Quizás sienta que su mundo se ha dado vuelta y ha perdido todo el control. Hablar con familiares, amigos o un consejero puede ayudar mucho. Pregúntele a su médico sobre grupos de apoyo. O llame a la Sociedad Americana del Cáncer (1-800-227-2345) o visite el sitio web en www.cancer.org.

Atención de seguimiento

Después de la cirugía o radiación

Si elige someterse a una cirugía o a radiación para tratar su cáncer de próstata, va a ser importante que se haga evaluaciones periódicas. Si su cáncer reaparece, estas evaluaciones ayudarán a su médico a detectarlo temprano.

Si usted elige la vigilancia activa

Si escoge la vigilancia activa, se hará evaluaciones y pruebas con regularidad, incluyendo biopsias de la próstata. Es posible que un cáncer curable pudiera propagarse y volverse incurable en un período de 6 meses, pero no es común. Si no hay ningún cambio en su estado, puede continuar con la vigilancia activa. Si las pruebas indican que su cáncer está creciendo, puede ser hora de comenzar otro tratamiento.

Decisiones de tratamiento

  • La edad no es un motivo para evitar la cirugía. Pero si usted tiene 70 años o más, otras afecciones médicas, como una enfermedad cardíaca, pueden afectar su decisión. Los hombres mayores también presentan una tasa más alta de incontinencia e impotencia después de la cirugía. La edad es un aspecto especialmente importante que debe evaluar si tiene cáncer en etapa temprana, el cual suele crecer lentamente.
  • Obtenga una segunda opinión o, incluso, una tercera opinión antes de tomar sus decisiones sobre el tratamiento. Quizás escuche consejos u opiniones diferentes, lo cual puede parecer confuso. Pero hablar con otros médicos puede ayudarle a tomar su decisión. Si su médico es un oncólogo clínico, puede que desee hablar con otros especialistas en cáncer de próstata, como un urólogo, un oncólogo radiólogo o urólogo, o un cirujano.
  • Algunos estudios demuestran que se informan menos efectos secundarios en centros médicos grandes, donde los cirujanos llevan a cabo prostatectomías con mayor frecuencia y, por lo tanto, tienen más experiencia y habilidad.3

Prevención

Algo que puede hacer que quizás reduzca el riesgo de cáncer de próstata es comer más alimentos bajos en grasa y ricos en fibra y alimentos con ácidos grasos omega-3, tales como:

  • Productos de la soya, como el queso de soya (tofu) y los granos de soya.
  • Tomates y alimentos que contengan salsa de tomate.
  • Verduras como el brócoli, la coliflor y el repollo.
  • Pescado, como salmón, atún blanco y sardinas.
  • Nueces de nogal ("walnuts") y semillas de lino, y sus aceites.

Ser activo físicamente y mantenerse en un peso corporal saludable también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de próstata.4

Tratamiento en el hogar

Cómo manejar los síntomas y los efectos secundarios

Durante todas las etapas del cáncer de próstata, hay cosas que usted puede hacer en el hogar para ayudar a manejar los síntomas del cáncer o los efectos secundarios del tratamiento o ambos. Si su médico le ha dado instrucciones o medicamentos para tratar los síntomas o los efectos secundarios, asegúrese de usarlos. Los hábitos saludables, como comer bien, dormir lo suficiente y hacer ejercicio, pueden ayudarle a controlar sus síntomas y efectos secundarios.

Pruebe los siguientes consejos para manejar:

  • Las náuseas o el vómito. Vigile y trate las señales tempranas de deshidratación, como tener la boca seca o sentir aturdimiento cuando se pone de pie. Puede que ayude consumir comidas más pequeñas. Y también un poco de dulces de jengibre o té de jengibre.
  • El dolor. No todas las formas de cáncer o de tratamiento para el cáncer causan dolor. Pero si usted tiene dolor, hay muchos tratamientos caseros que pueden ayudar.
  • La diarrea. Permita que el estómago descanse y esté atento a señales de deshidratación. Consulte con su médico antes de usar cualquier medicamento sin receta para la diarrea. Asegúrese de beber suficiente líquido.
  • El estreñimiento. Asegúrese de tomar suficiente líquido y de consumir frutas, verduras y fibra en su dieta diaria. No use laxantes sin hablar primero con su médico.
  • Los problemas para dormir. Con frecuencia, algunas medidas sencillas, como acostarse a un horario regular, hacer ejercicio durante el día y no ingerir cafeína tarde en el día, pueden ayudar con los problemas del sueño.
  • Los problemas urinarios. El tratamiento en el hogar para la incontinencia urinaria incluye eliminar las bebidas con cafeína de su dieta y establecerse un programa para orinar cada 3 o 4 horas, independientemente de que sienta la necesidad o no. Pruebe hacer ejercicios del piso pélvico (Kegel) para fortalecer los músculos pélvicos.

Cómo controlar el estrés

  • Descubrir que tiene cáncer de próstata y recibir tratamiento puede ser muy estresante. Hay pasos que usted puede tomar para reducir su estrés.
  • Es posible que desee hablar con la familia o los amigos. Algunas personas descubren que lo que necesitan es pasar tiempo a solas. Considere reunirse con un consejero o unirse a un grupo de apoyo de otras personas que tengan cáncer de próstata.
  • Es posible que su médico también pueda ayudarle a encontrar otras fuentes de apoyo e información. Aprender técnicas de relajación, como yoga o ejercicios de visualización, también puede ayudarle a reducir el estrés. Sus sentimientos acerca de su cuerpo pueden cambiar después del tratamiento. Lidiar con su imagen corporal puede implicar hablar abiertamente de sus preocupaciones con su pareja y hablar de sus sentimientos con un médico.
  • Tener cáncer puede cambiar su vida de muchas maneras. Como apoyo para manejar estos cambios, vea el tema: Cómo conseguir apoyo cuando tiene cáncer.

Medicamentos

Las hormonas son medicamentos que pueden afectar el crecimiento de las células del cáncer de próstata. A veces, se utiliza la terapia hormonal con el tratamiento de radiación o la cirugía para ayudar a asegurarse de que todas las células cancerosas se hayan destruido.

La terapia hormonal no puede curar el cáncer de próstata. Pero suele reducir el tamaño del tumor y disminuir la tasa de crecimiento del cáncer, a veces por años. Tomar un medicamento de terapia hormonal disminuye su nivel de testosterona y de otras hormonas masculinas. Otra forma de disminuir las hormonas masculinas es hacerse una cirugía para extraer los testículos, que se llama orquiectomía.

Cirugía

La cirugía para el cáncer de próstata puede hacerse para:

  • Extraer la próstata y su cáncer (prostatectomía). Quizás se extirpen también ganglios linfáticos cercanos para detectar cáncer (linfadenectomía) durante una prostatectomía.
  • Resolver problemas urinarios causados por un tumor que esté ejerciendo presión en la uretra (prostatectomía transuretral o TURP, por sus siglas en inglés).

Prostatectomía radical

La prostatectomía radical es una operación para extirpar la próstata entera y todo tejido cercano que pudiera tener cáncer. Puede hacerse como cirugía abierta mediante una incisión (corte) en el abdomen, o como cirugía laparoscópica mediante varias incisiones muy pequeñas en el abdomen. La cirugía laparoscópica para extraer la próstata se hace con una cámara diminuta e instrumentos especiales. A veces, también se extraen los ganglios linfáticos de la zona para poder examinarlos a fin de detectar señales de cáncer. Esto se llama una biopsia de ganglio linfático.

  • La cirugía con preservación de nervios ayuda a conservar los nervios que hay a lo largo del lado de la próstata y que son necesarios para una erección. Solo se hace cuando hay poca probabilidad de que queden células cancerosas. Si ya tiene problemas de función sexual, puede que la cirugía con preservación de nervios no sea la mejor opción para usted.
  • La prostatectomía radical laparoscópica asistida por robot es una cirugía hecha mediante incisiones pequeñas en el abdomen con brazos robóticos que traducen los movimientos de las manos del cirujano a movimientos más específicos y precisos. Esta cirugía debe ser hecha por médicos especialmente capacitados.

La cirugía puede extraer por completo su cáncer de próstata. Pero no es posible saber con seguridad antes de la cirugía si el cáncer se ha propagado más allá de la próstata o no. Cuando el cáncer se ha propagado, no siempre puede curarse solo con cirugía.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Cáncer de próstata: ¿Debería someterme a radiación o cirugía para el cáncer de próstata localizado?

Otro tratamiento

Vigilancia activa o espera vigilante

La vigilancia activa significa que su médico lo observará de cerca. Si usted es un hombre joven o activo que corre bajo riesgo, esto significará evaluaciones periódicas. Si el cáncer comienza a crecer más rápidamente, usted requerirá otros tratamientos, como cirugía. Puede que sus evaluaciones periódicas incluyan exámenes de tacto rectal, pruebas del APE y biopsias.

La vigilancia activa es una buena opción de tratamiento para hombres más jóvenes o activos que tienen cáncer de bajo riesgo que no se ha propagado.5

  • La razón principal para elegir la vigilancia activa es evitar o retrasar los efectos secundarios de los tratamientos.
  • La razón principal para elegir otros tratamientos (y no una vigilancia activa) es no perder la oportunidad de curar el cáncer. Si el cáncer crece y se propaga, puede que sea más difícil tratarlo.

La espera vigilante también quiere decir que su médico lo observará de cerca. Pero el objetivo de la espera vigilante es tratar los síntomas que causen problemas en lugar de curar el cáncer. Para algunos hombres mayores o aquellos que no esperan vivir más de 10 años, la razón principal para elegir la espera vigilante es tener la mejor calidad de vida posible.

Radioterapia

La radioterapia puede utilizarse sola o en combinación con tratamiento hormonal o cirugía para tratar el cáncer de próstata. Al igual que la cirugía, es más eficaz para tratar el cáncer que no se ha propagado fuera de la próstata. Cuando se combina con cirugía, la radiación se usa para destruir todas las células cancerosas que podrían haber quedado y para aliviar el dolor cuando el cáncer se ha propagado.

Los tratamientos de radiación para el cáncer de próstata incluyen:

  • Radiación externa. También llamada radioterapia de haz externo, o EBRT por sus siglas en inglés, este tipo de radioterapia utiliza rayos de alta energía, como rayos X, para destruir el cáncer. Suele administrarse en múltiples dosis durante varias semanas. La radiación destruye tejido, así que puede dañar los nervios que hay a lo largo del lado de la próstata, lo que afecta su capacidad para tener una erección. Si ya tiene problemas intestinales, la radiación externa puede empeorar sus síntomas. Las formas más comunes de radiación externa se enumeran a continuación:
    • Radioterapia conformacional (3D-RTC). Utiliza un sistema de planificación tridimensional para dirigir una dosis potente de radiación al cáncer de próstata. Esto ayuda a proteger el tejido sano de la radiación.
    • Radioterapia de intensidad modulada (RTIM). Utiliza tecnología 3D-RTC más nueva para atacar al cáncer.
    • Radioterapia con protones. Es radioterapia que utiliza un tipo distinto de energía (protones) en lugar de rayos X. Esto permite que se dirija una cantidad más alta de radiación en forma específica, lo cual protege al tejido sano cercano (especialmente el recto). A veces, la terapia de protones se combina con la terapia de rayos X. (Solamente está disponible en los centros médicos grandes).
  • Radiación interna (braquiterapia). La braquiterapia es un tratamiento de radiación que se hace una sola vez y utiliza semillas radiactivas diminutas. Después de anestesiarlo, el médico usa una aguja para inyectarle las semillas en la próstata, donde liberan lentamente radiación directamente al cáncer. A veces, la radiación externa o la terapia hormonal se suman a la braquiterapia. Si ya tiene problemas urinarios, la braquiterapia puede empeorar sus síntomas.
    • Braquiterapia de alta tasa de dosis. Para esta forma de braquiterapia, se coloca material radiactivo en la próstata por un período de tiempo muy breve (de segundos a minutos) y luego se extrae. La radiación se administra varias veces de este modo.
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Cáncer de próstata: ¿Debería someterme a radiación o cirugía para el cáncer de próstata localizado?

Criocirugía

La criocirugía, también llamada crioablación, congela la próstata para destruir el cáncer. Suele hacerse cuando la cirugía no es una opción y cuando el cáncer es avanzado, pero sigue dentro de la próstata. Y los resultados, incluyendo efectos secundarios como la incontinencia o una lesión en el recto, dependen en gran medida de la destreza y experiencia del médico. Con la criocirugía, no se extrae la próstata.

Ensayos clínicos

Quizás su médico le hable de integrarse a un estudio de investigación llamado un ensayo clínico si hay uno disponible en su localidad. Los ensayos clínicos son estudios de investigación que buscan maneras de mejorar los tratamientos para el cáncer de próstata.

Un tratamiento que se está estudiando en ensayos clínicos en los EE. UU. es la ecografía enfocada de alta intensidad (EEAI). Esta utiliza un calor intenso proveniente de ondas sonoras enfocadas para destruir las células cancerosas. La EEAI también se utiliza en hombres que tienen cáncer dentro de la próstata pero que no pueden hacerse una cirugía. La EEAI es un tratamiento utilizado en Canadá, Europa y los Estados Unidos. En los EE. UU., la EEAI se está usando en ensayos clínicos. Aún no la ha aprobado la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration o FDA, por sus siglas en inglés).

Terapia complementaria

A veces, la gente usa terapias complementarias junto con tratamiento médico para ayudar a aliviar los síntomas y efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer. Algunas de las terapias complementarias que pueden ser útiles incluyen:

Los tratamientos de cuerpo y mente como los mencionados anteriormente pueden ayudarle a sentirse mejor y a sobrellevar el tratamiento. Quizás estos tratamientos también reduzcan los dolores crónicos en la espalda baja, las articulaciones y la cabeza, y el dolor causado por el tratamiento.

Antes de probar una terapia complementaria, hable con su médico sobre los posibles beneficios y efectos secundarios. Dígale a su médico si ya está usando alguna de esas terapias. Las terapias complementarias no pretenden tomar el lugar del tratamiento médico estándar. Pero pueden mejorar su calidad de vida y ayudarle a lidiar con el estrés y los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

National Cancer Institute (NCI)
Dirección del sitio web: www.cancer.gov (o https://livehelp.cancer.gov/app/chat/chat_launch para ayuda en línea en vivo)

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Zelefsky MJ, et al. (2008). Cancer of the prostate. In VT DeVita Jr et al., eds., Devita, Hellman, and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 8th ed., vol. 1, pp. 1392–1452. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  2. American Cancer Society (2012). Cancer Facts and Figures 2012. Atlanta: American Cancer Society. Available online: http://www.cancer.org/Research/CancerFactsFigures/CancerFactsFigures/cancer-facts-figures-2012.
  3. Rosenberg JE, Kantoff PW (2011). Prostate cancer. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 12, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.
  4. Kushi LH, et al. (2012). American Cancer Society guidelines on nutrition and physical activity for cancer prevention. CA: A Cancer Journal for Clinicians, 62: 30–67.
  5. National Comprehensive Cancer Network (2012). Prostate cancer. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 2.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp.

Otras obras consultadas

  • Keating NL, et al. (2010). Diabetes and cardiovascular disease during androgen deprivation therapy: Observational study of veterans with prostate cancer. Journal of the National Cancer Institute, 102(1): 39–46.
  • Malcolm JB, et al. (2010). Quality of life after open or robotic prostatectomy, cryoablation or brachytherapy for localized prostate cancer. Journal of Urology, 183(5): 1822–1828.
  • National Cancer Institute (2011). Prostate Cancer Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/prostate/patient.
  • National Comprehensive Cancer Network (2012). Prostate cancer. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 2.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.
  • Schaeffer EM, et al. (2012). Radical retropubic and perineal prostatectomy. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 3, pp. 2801–2829. Philadelphia: Saunders.
  • Su L, Smith JA (2012). Laparoscopic and robotic-assisted laparoscopic radical prostatectomy and pelvic lymphadenectomy. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 3, pp. 2830–2849. Philadelphia: Saunders.
  • Zelefsky MJ, et al. (2011). Cancer of the prostate. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 1220–1271. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Christopher G. Wood, MD, FACS - Urología, Oncología
Última revisión 22 octubre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.