Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Artritis idiopática juvenil

Generalidades del tema

El esqueleto

¿Qué es la artritis idiopática juvenil?

La artritis idiopática juvenil (JIA, por sus siglas en inglés) es una enfermedad infantil que causa inflamación e hinchazón en las articulaciones. Esto provoca rigidez y dolor en las articulaciones. El término "artritis idiopática juvenil" está reemplazando a los términos "artritis reumatoide juvenil" usado en los Estados Unidos y a "artritis crónica juvenil" usado en Europa.

Algunos niños con JIA la superan después de recibir tratamiento. Otros necesitarán tratamiento continuo de adultos.

Hay varios tipos de JIA.

  • La forma oligoarticular (conocida anteriormente como forma pauciarticular) es la más común. A menudo es el tipo más leve. En este tipo, entre 1 y 4 articulaciones se ven afectadas en los primeros 6 meses de la enfermedad. Si 4 o menos articulaciones siguen viéndose afectadas después de los primeros 6 meses, se llama oligoartritis persistente. Si se ven afectadas más articulaciones después de los 6 meses, se llama oligoartritis extendida. Su hijo podría tener dolor en las rodillas, los tobillos, los dedos de las manos y de los pies, las muñecas, los codos o las caderas.
  • La forma poliarticular afecta 5 o más articulaciones en los primeros 6 meses de síntomas y tiende a empeorar con el tiempo. Puede ser grave. Podría ser más como la artritis reumatoide en adultos.
  • La forma sistémica puede ser la más grave. Causa dolor en muchas articulaciones. También puede extenderse a órganos.
  • La forma relacionada con entesitis afecta con más frecuencia a las zonas donde los tendones y los ligamentos se unen con los huesos (la entesis). Las articulaciones también podrían estar afectadas.
  • La forma psoriásica suele combinar sensibilidad e inflamación articular con la psoriasis de la piel o problemas de las uñas.

¿Cuál es la causa de la JIA?

Los médicos no saben realmente qué causa la enfermedad. Pero hay varias cosas que piensan que pueden provocarla. Estas cosas incluyen:

  • Un sistema inmunitario demasiado activo y que ataca a los tejidos de las articulaciones.
  • Virus u otras infecciones que hacen que el sistema inmunitario ataque a los tejidos de las articulaciones.
  • Tener ciertos genes que hacen más probable que el sistema inmunitario ataque los tejidos de las articulaciones.

¿Cuáles son los síntomas?

Los niños pueden tener uno o muchos síntomas, por ejemplo:

  • Dolor articular.
  • Inflamación articular.
  • Rigidez articular.
  • Problemas para dormir.
  • Problemas para caminar.
  • Fiebre.
  • Salpullido.

En algunos casos, estos síntomas pueden ser leves y difíciles de ver. Un niño pequeño podría estar más irritable de lo normal. O un niño podría volver a gatear después de haber comenzado a caminar. Su hijo podría sentir rigidez en las articulaciones por la mañana. O su hijo podría tener problemas para caminar.

Los niños con esta enfermedad también pueden tener enfermedad ocular inflamatoria. Si no se trata, puede causar problemas permanentes de la vista o ceguera. A menudo, la enfermedad ocular no tiene síntomas antes de que ocurra la pérdida de la vista.

¿Cómo se diagnostica la JIA?

Su médico le hará preguntas acerca de los síntomas y de los antecedentes de salud de su hijo y le hará un examen físico. También podrían hacerle análisis de sangre y de orina para detectar señales de la enfermedad. Si su hijo tiene la enfermedad, estas pruebas le ayudarán a su médico a averiguar de qué tipo es.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de su hijo estará basado en el tipo de JIA que tenga y la gravedad del caso.

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) reducen el dolor y la inflamación. Si no funcionan lo suficientemente bien, se usan otros medicamentos.
  • La actividad física y la fisioterapia ayudan a mantener flexibles y fuertes los músculos de su hijo.
  • La terapia ocupacional ayuda a su hijo a vivir de la forma más independiente posible.
  • Solamente en casos poco frecuentes se opera para corregir problemas articulares.

Aun cuando la JIA no sea grave, es posible que su hijo todavía necesite tratamiento a largo plazo. Colabore estrechamente con el equipo médico para asegurarse de que el tratamiento sea adecuado para su hijo. Aprenda todo lo que pueda sobre la enfermedad de su hijo y de sus tratamientos. Sea puntual con los medicamentos y los ejercicios de su hijo.

¿Cómo puede sobrellevar la JIA?

Cuídese bien físicamente de modo que pueda ayudar a su hijo a atravesar los períodos más difíciles de la enfermedad. Considere buscar un grupo de apoyo de familias que vivan con artritis idiopática juvenil. Su filial local de la Fundación contra la Artritis puede brindar información sobre clases y grupos de apoyo.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre la artritis idiopática juvenil:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Vivir con artritis idiopática juvenil:

Causa

La causa de la artritis idiopática juvenil (JIA, por sus siglas en inglés) no se entiende bien. La mayoría de los entendidos creen que es causada por una combinación de cosas, entre ellas:

  • Un sistema inmunitario que es demasiado activo y que ataca a los tejidos de las articulaciones.
  • Virus u otras infecciones que hacen que el sistema inmunitario ataque a los tejidos de las articulaciones.
  • Tener ciertos genes que hacen más probable que el sistema inmunitario ataque los tejidos de las articulaciones.

Síntomas

Los síntomas más comunes de todas las formas de la artritis idiopática juvenil (JIA) incluyen:

  • Dolor e inflamación articular. Pueden aparecer y desaparecer, pero la mayoría de las veces son persistentes.
  • Rigidez articular por la mañana.
  • Irritabilidad, rehusarse a caminar, o proteger o vigilar una articulación. Podría notar que su hijo renquea o trata de no usar cierta articulación.
  • A menudo, cambios impredecibles en los síntomas, de períodos sin síntomas (remisión) a exacerbaciones.

A pesar de que el dolor es un síntoma común de la JIA, es posible que su hijo no sea capaz de describir el dolor. O podría estar acostumbrado al dolor. Para saber si su hijo siente dolor, fíjese en cambios como movimientos rígidos, frotarse una articulación o un músculo o evitar un movimiento.

Otros síntomas varían según el tipo de JIA que tenga su hijo.

La JIA sistémica puede causar picos de fiebre y salpullido.

  • La fiebre suele llegar a una temperatura de 103°F (39.5°C) a 106°F (41°C) una o dos veces al día. Baja a una temperatura normal entre los picos.
  • El salpullido es irregular, plano y, a veces, rojo desteñido o rosa. Puede aparecer con la fiebre. Puede aparecer en el torso, la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies y las axilas. El salpullido a menudo aparece y desaparece. Puede aparecer hacia finales del día o temprano por la mañana. También puede aparecer como consecuencia de baños tibios o por frotarse o rascarse la piel.

Otras afecciones con síntomas similares a los de la JIA incluyen dolores de crecimiento, uso excesivo, lesiones, infecciones óseas y ciertas enfermedades inflamatorias. Muchas afecciones pueden causar articulaciones doloridas y rígidas en niños. La mayoría de las veces, un dolor articular aislado en niños está relacionado con una lesión o factores agravantes, como uso excesivo reiterado en actividades deportivas. Es bastante poco común que la JIA cause estos síntomas.

Qué sucede

La evolución de la artritis idiopática juvenil (JIA) es impredecible, especialmente durante los primeros años después de que se diagnostica a un niño. La JIA puede ser leve y causar pocos problemas. Puede empeorar o desaparecer sin un motivo claro. Con el tiempo, el patrón de los síntomas se vuelve más predecible. La mayoría de los niños tiene días buenos y malos.

De todos los niños que tienen JIA, 3 o 4 de cada 10 niños tendrán una discapacidad a largo plazo.1 La discapacidad a largo plazo puede variar de rigidez, necesidad de analgésicos (medicamentos para el dolor) y restricciones en la actividad física en forma esporádica a JIA continua y la necesidad de una cirugía mayor como una artroplastia. Pero para la mayoría de los adultos que tuvieron JIA de niños, cualquier problema a largo plazo tiende a ser leve y no afecta a su calidad de vida en general.

El pronóstico a largo plazo de un niño depende del tipo de JIA que tenga. Por ejemplo, mientras un niño con JIA oligoarticular tenga un buen pronóstico a largo plazo aparte del riesgo de enfermedad ocular, un niño con JIA poliarticular o JIA sistémica tiene una probabilidad más alta de tener problemas a largo plazo.2

El tratamiento también afecta el pronóstico a largo plazo del niño. Si el tratamiento se comienza temprano, hay menos discapacidad a largo plazo, y los tejidos podrían sanar con el tiempo.2

Tipos de JIA

  • JIA oligoarticular (oligoartritis): Hasta 60 de cada 100 niños con JIA tienen esta forma.2 Podrían seguir teniendo la enfermedad de adultos. Este riesgo es más alto si se ven afectadas más articulaciones después de los primeros 6 meses.
  • JIA poliarticular (poliartritis): Este tipo de JIA es más grave que la mayoría de los casos de JIA oligoarticular. Esto es porque la JIA poliarticular afecta más articulaciones y tiende a empeorar con el tiempo. Aproximadamente 30 de cada 100 niños afectados por la JIA tienen esta forma.2 Muchos niños tendrán la enfermedad en forma activa que continúa en la adultez. Existen dos tipos: factor reumatoideo positivo (FR positivo) y factor reumatoideo negativo (FR negativo).
  • JIA sistémica: Aproximadamente 10 de cada 100 niños afectados por la JIA tienen la forma sistémica.2 Muchos continuarán teniendo la enfermedad activa de adultos. Si bien en algunos niños esta enfermedad dura de 2 a 4 años, otros niños continúan teniendo dolor articular leve y exacerbaciones de otros síntomas. Unos pocos tienen artritis crónica destructiva, que a menudo continúa en la adultez, incluso con tratamiento.2
  • JIA relacionada con entesitis: Aproximadamente 10 de cada 100 niños con JIA tienen esta forma. El pronóstico a largo plazo para esta forma de la JIA no se conoce tan bien. En algunos niños evoluciona hasta convertirse en otras afecciones como espondilitis anquilosante del adulto. Esto es más común en niños varones que tienen artritis de cadera.
  • JIA psoriásica: Esta es la forma menos frecuente, que ocurre en menos de 10 de cada 100 niños con JIA. Los niños con artritis psoriásica tienen una afección cutánea llamada psoriasis. No se conoce bien el pronóstico a largo plazo para este tipo de JIA. Algunos niños continúan teniendo síntomas cutáneos y articulares. Para unos pocos, la capacidad de hacer actividades diarias puede volverse limitada.

Aprenda más acerca de los síntomas y de lo que pasa en los tipos de JIA.

Complicaciones

Las complicaciones asociadas con la JIA pueden incluir:

  • Enfermedad ocular inflamatoria, como uveítis. Los niños y los adultos con esta afección pueden llegar a tener cataratas, glaucoma, degeneración corneal (queratopatía en banda) o pérdida de la vista.
  • Anormalidades de crecimiento. Estas incluyen piernas de diferente largo, un desequilibrio en el crecimiento de la mandíbula y un retraso temporal en el desarrollo de los senos.
  • Daño articular. Esto es común en la forma poliarticular de la JIA y puede ocurrir temprano. Alrededor de 30 a 50 de cada 100 niños con JIA pueden tener algún grado de discapacidad que continúa en la adultez.2 Los problemas a largo plazo pueden ser leves y tener poco efecto en las actividades diarias.

Algunos niños con poliartritis tienen artritis en el cuello que puede hacer que los huesos del cuello se fusionen.

Las complicaciones de la JIA sistémica incluyen problemas cardíacos o pulmonares, como pericarditis, pleuritis o derrame pericárdico. Una complicación pulmonar poco común es la formación de tejido cicatricial en los pulmones (fibrosis pulmonar).

Qué aumenta el riesgo

Al momento, no se conocen factores de riesgo claros para la artritis idiopática juvenil (JIA, por sus siglas en inglés). Podría ser hereditaria.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si:

  • Su hijo de pronto tiene inflamación, enrojecimiento y dolor inexplicables en alguna articulación o más articulaciones.
  • Un bebé o niño está anormalmente irritable o se rehúsa a gatear o a caminar.
  • Un niño a quien se le ha diagnosticado cualquier forma de artritis juvenil tiene los ojos rojos o le duelen, y ve nublado o está experimentando pérdida de la vista.

Llame a su médico si alguno de los siguientes síntomas continúa por más de 2 días:

  • Un niño tiene picos de fiebre diarios inexplicables [103°F (39.4°C) a 106°F (41.1°C)] con un salpullido cutáneo rosado o sin este.
  • Un bebé o un niño se rehúsa a gatear o a caminar temprano por la mañana, pero mejora después de 1 o 2 horas.
  • Un niño que toma aspirina u otro medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) tiene dolor estomacal que no está claramente relacionado con una gastroenteritis, sino que posiblemente esté relacionado con el uso de medicamentos. (Los síntomas pueden incluir acidez estomacal, náuseas o rehusarse a comer).
  • Después de un episodio de dolor de garganta aparecen dolor articular y salpullido en la piel.

Puede ser difícil saber cuándo tiene dolor articular un bebé. Un niño pequeño podría estar particularmente irritable o podría regresar al gateo después de haber empezado a caminar. Usted podría notar problemas de la marcha con un niño que camina o rigidez por la mañana.

A quién consultar

Para una primera revisión del dolor articular y otros síntomas de la artritis idiopática juvenil (JIA, por sus siglas en inglés), consulte con un:

Para más pruebas y manejo de la enfermedad, consulte con un reumatólogo que se especialice en enfermedad reumática infantil (reumatólogo pediatra).

El equipo de manejo de la enfermedad para la JIA también puede incluir:

  • Un cirujano ortopédico que se especialice en problemas ortopédicos de niños (ortopedista pediatra).
  • Enfermeras.
  • Fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales.
  • Un dietista registrado, si es necesario.
  • Un trabajador social o un psicólogo, si es necesario.
  • Un dentista general y un ortodoncista, si es necesario.
  • Un oftalmólogo.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Los resultados de un examen médico, incluyendo las características y la naturaleza de los síntomas articulares, son claves importantes para el diagnóstico de la artritis idiopática juvenil (JIA, por sus siglas en inglés). Pueden usarse pruebas de laboratorio para respaldar el diagnóstico y asegurarse de que la causa de los síntomas no sea otro problema de salud. La JIA a menudo se diagnostica solamente después de que se hayan descartado otras posibles causas de los síntomas y que el dolor y la rigidez hayan durado por al menos 6 semanas.

Los exámenes y pruebas habituales incluyen los siguientes:

Si es necesario, se hacen las siguientes pruebas:

Su médico probablemente programe controles periódicos para ver cómo está su hijo y la eficacia del tratamiento. Esto incluirá hablar de la enfermedad ocular inflamatoria y exámenes para esta enfermedad, como un examen del ojo con lámpara de hendidura.

Generalidades del tratamiento

Las metas del tratamiento para la artritis idiopática juvenil (JIA) son reducir el dolor articular de su hijo y prevenir la discapacidad. La fisioterapia y los medicamentos son la base del tratamiento médico para la JIA.

El tratamiento depende del tipo y de la gravedad de la JIA. Aunque la JIA no sea complicada, un niño afectado podría necesitar años de tratamiento médico o controles. Para asegurarse de que la atención médica de su hijo sea apropiada para la etapa de la enfermedad, colabore estrechamente con el equipo médico. Aprenda todo lo que pueda sobre la enfermedad de su hijo y sus tratamientos. Y sea puntual con el programa de medicamentos y ejercicios.

Su médico organizará un equipo de tratamiento. Puede incluir un pediatra, un oftalmólogo, un reumatólogo y un fisioterapeuta y/o un terapeuta ocupacional.

Fisioterapia

El tratamiento puede incluir:

Para aprender más, vea Tratamiento en el hogar y Otro tratamiento.

Medicamentos

La medicación probablemente sea una parte importante del tratamiento de su hijo.

Para saber más, vea Medicamentos.

Seguimiento

El tratamiento depende del tipo y de la gravedad de la JIA. Aunque la JIA no sea complicada, un niño afectado podría necesitar años de tratamiento médico o de controles. Para asegurarse de que la atención médica de su hijo sea apropiada para la etapa de la enfermedad, colabore estrechamente con el equipo médico. Aprenda todo lo que pueda sobre la enfermedad de su hijo y sus tratamientos. Y sea puntual con el programa de medicamentos y ejercicios.

Los niños con JIA pueden llegar a tener enfermedad ocular inflamatoria. Esta forma de enfermedad ocular no suele tener síntomas y puede derivar en una reducción permanente de la vista o ceguera. De modo que parte del plan de tratamiento de su hijo debería consistir en controles regulares con un oftalmólogo.

Para pensar

Puede recurrirse a cirugía en muy pocos niños con JIA que tengan deformidad articular, pérdida de movimiento o dolor graves.

Algunos niños con JIA no tienen apetito, de manera que la desnutrición se convierte en una inquietud de salud. Si su hijo tiene pocas ganas de comer, vea a un dietista registrado para que le ayude.

Prevención

La causa de la artritis idiopática juvenil (JIA) no se entiende bien, y no hay manera de prevenirla. Pero usted puede ayudar a prevenir los síntomas. Vea Tratamiento en el hogar.

Tratamiento en el hogar

Usted puede hacer muchas cosas en el hogar para ayudar a su hijo a llevar una vida normal, a aliviar sus síntomas y a prevenir complicaciones.

  • Haga ejercicios de amplitud de movimiento. Estos ayudan a mantener la amplitud articular y la fuerza muscular de su hijo. También previenen contracturas. Es posible que tenga que ayudar a un bebé o a un niño pequeño a hacer los ejercicios.
  • Encuentre un equilibrio entre el descanso y la actividad. Su hijo podría necesitar siestas o momentos tranquilos adicionales para descansar las articulaciones y recuperar fuerza. Pero demasiado descanso puede llevar a debilidad en los músculos inutilizados.
  • Colabore con el personal de la escuela. Usted puede planear maneras creativas de enfrentar las limitaciones provocadas por la JIA. Esto puede ayudar a su hijo a aprovechar lo más que pueda sus capacidades.
  • Siga puntualmente un horario de medicamentos. Un niño de más edad puede hallar que es más fácil recordar tomar medicamentos usando un pastillero o una tabla de horarios para un día o una semana de medicación. Pregúntele a su médico si puede ajustarse la dosis de modo que su hijo pueda tomar su medicación cuando le sea más conveniente y no le haga sentirse "diferente". Para evitar el malestar estomacal, también puede darle medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) con las comidas o un refrigerio pequeño. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.
  • Use dispositivos de asistencia. Estos pueden ayudar a su hijo a aferrarse a algo, abrir, cerrar, mover o hacer cosas más fácilmente. Los dispositivos incluyen ajustadores de Velcro y manijas más grandes. También será útil conseguirle a su hijo ropa y juguetes livianos.
  • Asegúrese de que su hijo vea al médico con regularidad. También debería hacerse exámenes de la vista con un oftalmólogo. Los niños con JIA pueden llegar a tener enfermedad ocular inflamatoria como complicación.

Cómo manejar la rigidez

  • Aplique calor a las articulaciones rígidas y doloridas por 20 minutos, y repita según sea necesario. Puede usar bolsas de agua caliente. O puede hacer compresas calientes con toallas embebidas en agua caliente o toallas húmedas calentadas en el microondas por entre 15 y 30 segundos. Asegúrese siempre de que las bolsas de agua caliente y las compresas calientes no estén demasiado calientes para la piel de su hijo. Coloque un paño entre la bolsa de agua caliente y la piel de su hijo. No use calor si las articulaciones de su hijo están enrojecidas y calientes.
  • Muchos niños que tienen JIA tienen menos rigidez por la mañana si mantienen las articulaciones tibias durante la noche. Para ayudar a mantener las articulaciones tibias, pruebe pijamas con pies (mamelucos), ropa interior térmica, una bolsa de dormir, una cama de agua caliente o una manta eléctrica.
  • Aliente a su hijo a darse un baño o ducha tibios cuando se levanta por la mañana. Puede ayudar a aliviar la rigidez. Después, haga que su hijo se estire suavemente.
  • Dele los medicamentos de la mañana lo más temprano posible, con un refrigerio o el desayuno, para prevenir malestar con el estómago vacío.

Ayúdese a sí mismo para ayudar a su hijo

Vivir con JIA a menudo significa hacer cambios de estilo de vida y ajustes. Esto puede ser una frustración y una exigencia para usted, su hijo y su familia. Aquí hay unas medidas que puede tomar para ayudarse a sí mismo:

  • Aprenda sobre la enfermedad. Saber más de ella les ayudará a usted y a su hijo a tener menos miedo, a tomar mejores decisiones y a obtener mejores resultados.
  • Colabore formando un equipo con los médicos de su hijo y otros profesionales de la salud. El pronóstico es mejor cuando usted y su hijo manejan activamente la enfermedad.
  • Cuídese bien físicamente de modo que pueda ayudar a su hijo a atravesar los períodos más difíciles de la enfermedad. Considere unirse a un grupo de apoyo de familias que conviven con la JIA. Su filial local de la Fundación contra la Artritis puede brindar información de clases y de grupos de apoyo.
  • Recuerde que muchos niños con JIA no tienen enfermedad a largo plazo ni discapacidad. Llegan a tener una vida adulta saludable.

Medicamentos

La mayoría de los niños con artritis idiopática juvenil (JIA) necesitan tomar medicamentos para reducir la inflamación y controlar el dolor, y ayudar a prevenir más daño a las articulaciones. Cuando la inflamación y el dolor están controlados, un niño está más dispuesto y tiene más capacidad de hacer los ejercicios articulares para mejorar la fuerza articular y prevenir la pérdida de movimiento.

Se usan muchos medicamentos diferentes para tratar la JIA. No hay un medicamento único que funcione para todos los niños. Su médico tratará de encontrar un medicamento que le ayude a aliviar los síntomas y que tenga pocos efectos secundarios. Esto puede llevar algo de tiempo.

Opciones de medicamentos

A pesar de que el tratamiento varía según las necesidades de cada niño, ciertos medicamentos a menudo se prueban primero (medicamentos de primera línea o de elección), mientras que otros suelen reservarse para probar más tarde si se necesitan (medicamentos de segunda línea). Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Medicamentos de elección

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). El naproxeno es el tratamiento con AINE utilizado con más frecuencia para la JIA por su baja incidencia de efectos secundarios en comparación con su eficacia.3 En su lugar puede usarse ibuprofeno. Pero en general, menos de un tercio de los niños obtendrán un alivio significativo de los AINE.1 Si no ve una mejoría después de 6 semanas, su médico puede probar un AINE diferente.

Medicamentos que se prueban después

Medicamentos para tratar la enfermedad ocular inflamatoria

Para pensar

Las sales de oro fueron uno de los primeros tratamientos usados para la inflamación articular. Es posible que todavía oiga sobre ellas. Pero las inyecciones con sales de oro han sido sustituidas por metotrexato para el tratamiento de la JIA. No se ha demostrado que las sales de oro que se toman por boca (vía oral) sean eficaces para la JIA.3

Algunos niños con JIA obtienen grandes beneficios del tratamiento temprano con metotrexato, y este tratamiento se está volviendo más común para tratar de prevenir daños articulares y oculares. El tratamiento temprano con metotrexato a menudo se usa para la JIA poliarticular.1

La terapia biológica es una opción más moderna para tratar la JIA que no responde a otros tratamientos. Los medicamentos biológicos, como el etanercept, han tenido algo de éxito para aliviar los síntomas y reducir la cantidad de exacerbaciones.

La terapia combinada, como usar metotrexato con sulfasalazina, hidroxicloroquina o etanercept, ha sido utilizada en forma limitada para tratar la JIA. La mayor parte de la experiencia médica con la terapia combinada es con adultos. Solamente los niños con JIA grave que no ha mejorado con metotrexato ni sulfasalazina se consideran para un tratamiento combinado.

Si su hijo está en terapia con aspirina

Se recomiendan vacunas anuales contra la gripe para niños que están en terapia con aspirina a largo plazo. Los niños en terapia con aspirina a largo plazo que contraen varicela o gripe corren el riesgo de tener el síndrome de Reye. A pesar de que hay un riesgo, el síndrome de Reye es muy poco común. Se han declarado muy pocos casos en niños con artritis crónica que estaban siendo tratados con aspirina. Si su hijo ha estado expuesto a la varicela o a la gripe, hable con el médico acerca de darle a su hijo acetaminofén para controlar el dolor y aliviar la fiebre hasta que haya pasado el período de incubación, o la enfermedad en sí misma.

Cirugía

Puede recurrirse a un tratamiento quirúrgico en muy pocos niños cuya artritis idiopática juvenil (JIA) haya causado deformidad articular, pérdida de movimiento o dolor graves.

Las cosas principales que hay que considerar acerca de una cirugía durante la niñez son la edad del niño y si los huesos todavía le están creciendo. En caso de que sea posible, la reconstrucción de la articulación se demora hasta que el crecimiento de huesos de la infancia haya finalizado (a aproximadamente los 18 años de edad).

Opciones de cirugía

Cuando se necesita cirugía para corregir una deformidad articular, los procedimientos más comunes incluyen:

Otros procedimientos quirúrgicos para la JIA se recomiendan solamente en casos determinados. Estos incluyen:

  • Osteotomía, que consiste en extraer una cuña de hueso para permitir una alineación más normal de la articulación. Puede recomendarse para niños que tengan contracturas articulares graves.
  • Epifisiodesis. En esta cirugía, la porción donde se produce el crecimiento se extirpa para detener el crecimiento.
  • Sinovectomía o tenosinovectomía. Estas raramente se usan para la JIA. La sinovectomía consiste en extirpar el revestimiento de la articulación (membrana sinovial) y/o el revestimiento del tendón (tenosinovectomía) para reducir la inflamación de la articulación.
  • Artrodesis. Raramente se usa en niños. Consiste en fusionar dos huesos en una articulación enferma para que la articulación ya no pueda moverse.

Otro tratamiento

Otro tratamiento para la artritis idiopática juvenil (JIA, por sus siglas en inglés) incluye fisioterapia y terapia ocupacional, alimentación saludable, control del dolor y algunas terapias complementarias.

Fisioterapia y terapia ocupacional

La fisioterapia será una parte importante del tratamiento si su hijo tiene JIA grave. El fisioterapeuta puede ayudar a establecer un programa de ejercicios para su hijo, ya sea para que su hijo lo haga solo o para que lo haga con la ayuda de un adulto. Los ejercicios deberían hacerse todos los días y deberían ser revisados regularmente por el fisioterapeuta.3 El terapeuta se asegurará de que los ejercicios se hagan correctamente y puede decidir si debe agregarse, eliminarse o cambiarse algún ejercicio.

La terapia ocupacional ayuda a su hijo a vivir con la mayor independencia posible.

Cualquiera de las siguientes cosas puede usarse en fisioterapia o terapia ocupacional:

  • Acondicionamiento físico. Puede incluir ejercicio aeróbico, ejercicios de amplitud de movimiento y ejercicios de fuerza y estiramiento.
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Pueden ayudar a un niño a conservar la fuerza y una amplitud de movimiento normal.
  • Férulas de uso nocturno. El uso de férulas ayudará a mantener derechas las articulaciones de la muñeca, la mano, la rodilla y/o el tobillo. Esto puede ayudar a prevenir dolor, rigidez por la mañana y contracturas. Las férulas de trabajo pueden ayudar a sostener una articulación y a aliviar el dolor al escribir o al hacer otras tareas manuales.
  • Yesos seriados para las rodillas, tobillos, muñecas, dedos y/o codos. Esto es un enderezamiento y enyesado temporal de la articulación afectada. El yeso se quita, y el niño hace algo de fisioterapia. Luego, se coloca un nuevo yeso con la articulación un poco más estirada.
  • Alzas o plantillas para zapatos. Estas ayudan a igualar la longitud de las piernas para los niños a quienes una pierna les crece a un ritmo diferente de la otra. Para algunos tipos de inflamación en los pies, usted puede probar a usar plantillas para el calzado que transfieran el peso al talón. Esto quita algo de peso de la parte media o delantera del pie que está dolorida.

Alimentación saludable

Alimentarse en forma saludable significa comer una variedad de alimentos de modo que su hijo obtenga los nutrientes que necesita para el crecimiento y el desarrollo. Una buena nutrición también puede ayudar a combatir los efectos de la JIA. Su hijo puede comer toda clase de alimentos siempre y cuando su ingesta semanal sea equilibrada y variada.

Hable con el médico de su hijo acerca de alimentos saludables para niños con JIA. Hay algunos nutrientes que podrían ser útiles. Estos incluyen:

  • La vitamina D y el calcio, los cuales pueden ayudar a controlar la pérdida ósea que a menudo se relaciona con la inactividad y el tratamiento con corticosteroides.
  • La vitamina C, que es un antioxidante que puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Se encuentra en los cítricos, los tomates, las bayas, el brócoli, el repollo y las coles de Bruselas.
  • Los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado, los cuales se ha demostrado que reducen levemente la inflamación en adultos con artritis reumatoide. Podrían tener el mismo efecto en los niños que tienen JIA. Las mejores fuentes de ácidos grasos omega-3 son los pescados de agua fría y el aceite de linaza.4

Manejo del dolor

  • Un plan de manejo del dolor puede ayudarles a usted y a su hijo a controlar el dolor causado por la JIA.
  • La terapia con calor, frío o agua podría reducir los espasmos musculares alrededor de las articulaciones, los cuales pueden causar dolor y problemas de movimiento significativos.

Terapias de medicina complementaria para el manejo del dolor

  • Los masajes se usan para favorecer la relajación, aliviar el dolor y restablecer el movimiento articular.
  • Pueden usarse las imágenes guiadas para favorecer la relajación y controlar el dolor.
  • La acupuntura es levemente eficaz para aliviar el dolor en adultos que tienen artritis reumatoide. Puede ayudar a aliviar el dolor en niños que tienen JIA, pero esto no ha sido demostrado.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Arthritis Foundation (U.S.)
www.arthritis.org
National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health
www.niams.nih.gov

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hashkes PJ, Laxer RM (2005). Medical treatment of juvenile ideopathic arthritis. JAMA, 294(13): 1671–1684.
  2. Nistala K, et al. (2009). Juvenile idiopathic arthritis. In GS Firestein et al., eds., Kelley's Textbook of Rheumatology, 8th ed., vol. 2, pp. 1657–1675. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  3. Giannini EH, Brunner HI (2005). Treatment of juvenile rheumatoid arthritis. In WJ Koopman, LW Moreland, eds., Arthritis and Allied Conditions, 15th ed., vol. 1, pp. 1301–1318. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  4. Murray MT, Pizzorno JE Jr (2006). Rheumatoid arthritis. In JE Pizzorno, MT Murray, eds., Textbook of Natural Medicine, 3rd ed., vol. 2, pp. 2089–2108. St. Louis: Churchill Livingstone Elsevier.

Otras obras consultadas

  • Beukelman T, et al. (2011). American college of rheumatology recommendations for the treatment of juvenile idiopathic arthritis: Initiation and safety monitoring of therapeutic agents for the treatment of arthritis and systemic features. Arthritis Care and Research, 63(4): 465–482.
  • Duffy CM, et al. (2005). Nomenclature and classification in chronic childhood arthritis. Arthritis and Rheumatism, 52(2): 382–385.
  • Goldmuntz EA, White PH (2006). Juvenile idiopathic arthritis: A review for pediatricians. Pediatrics in Review, 27(4): e24–e32.
  • Simon L, et al. (2002). Treatment of pain in children and older adults with arthritis. In Guideline for the Management of Pain in Osteoarthritis, Rheumatoid Arthritis, and Juvenile Chronic Arthritis, 2nd ed., chap. 5, pp. 119–129. Glenview, IL: American Pain Society.
  • Wilson D, Curry M (2011). The child with musculoskeletal or articular dysfunction. In MJ Hockenberry, D Wilson, eds., Wong's Nursing Care of Infants and Children, 9th ed., pp. 1619–1688. St. Louis, MO: Mosby Elsevier.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría
Revisor médico especializado John Pope, MD - Pediatría

Revisado9 septiembre, 2014

Revisado: 9 septiembre, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.