Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Anorexia nerviosa

Generalidades del tema

¿Qué es la anorexia nerviosa?

La anorexia nerviosa es un tipo de trastorno de la alimentación. Las personas que tienen anorexia tienen un miedo intenso a aumentar de peso. Limitan drásticamente la cantidad de alimento que comen y pueden volverse peligrosamente delgadas.

La anorexia afecta tanto al cuerpo como a la mente. Puede comenzar como una dieta, pero se sale de control. Usted piensa todo el tiempo en la comida, en hacer dieta y en el peso. Tiene una imagen distorsionada de su cuerpo. Otras personas le dicen que está demasiado delgado pero, cuando usted se ve en el espejo, piensa que su cuerpo tiene sobrepeso.

La anorexia suele comenzar en la adolescencia. Es mucho más común en mujeres que en hombres. El tratamiento temprano puede ser eficaz. Mientras antes se trate, mejores son las probabilidades de que alguien pueda recuperarse de la anorexia. La anorexia que no se trata puede conducir a inanición y a problemas de salud graves, como adelgazamiento de los huesos (osteoporosis), daño en los riñones y problemas del corazón. Algunas personas mueren a causa de estos problemas.

Si usted o alguien que conoce tiene anorexia, consiga ayuda de inmediato. Cuanto más se prolongue este problema, más difícil es superarlo. Con el tiempo y con tratamiento, una persona con anorexia puede sentirse mejor y mantenerse en un peso saludable.

¿Qué causa la anorexia?

Los trastornos de la alimentación son complejos, y los expertos no saben realmente qué los causa. Pero pueden ser causados por una mezcla de factores genéticos, conductas familiares, factores sociales y rasgos de personalidad. Usted puede tener más probabilidades de tener anorexia si:

  • Otras personas de su familia tienen un trastorno de la alimentación, como anorexia o bulimia nerviosa.
  • Tiene un trabajo o realiza un deporte que hace hincapié en el tamaño del cuerpo, como la danza, el trabajo de modelo o la gimnasia.
  • Es el tipo de persona que intenta ser perfecta todo el tiempo, nunca se siente lo suficientemente bien o se preocupa mucho.
  • Enfrenta situaciones de la vida estresantes, como divorciarse, mudarse a una nueva ciudad o cambiarse de escuela, o la pérdida de un ser querido.

¿Cuáles son los síntomas?

A menudo, las personas que tienen anorexia niegan rotundamente que tienen un problema. No ven ni creen que la tienen. Por lo general, son sus seres queridos quienes tienen que obtener ayuda para ellos. Si está preocupado por alguien, puede fijarse en ciertas señales.

Las personas que tienen anorexia:

  • Pesan mucho menos de lo que es saludable o normal.
  • Tienen mucho miedo de subir de peso.
  • Se niegan a mantenerse en un peso normal.
  • Creen que tienen sobrepeso incluso cuando están muy delgadas.
  • Niegan la gravedad de su bajo peso corporal.
  • Basan su autoestima en cómo ven el peso y la forma de su cuerpo.

Sus vidas se centran en controlar su peso. Podrían:

  • Obsesionarse con la comida, con el peso y con hacer dieta.
  • Limitar estrictamente la cantidad que comen.
  • Hacer mucho ejercicio, incluso cuando están enfermas.
  • Vomitar o usar laxantes o diuréticos para evitar el aumento de peso.

¿Cómo se diagnostica la anorexia?

Si su médico piensa que usted podría tener un trastorno de la alimentación, comparará su peso con el peso esperado para alguien de su estatura y edad. También le revisará el corazón, los pulmones, la presión arterial, la piel y el cabello para detectar problemas causados por no comer lo suficiente. También es posible que le hagan análisis de sangre o radiografías.

Su médico podría hacerle preguntas acerca de cómo se siente. Es común que un problema tratable de salud mental, como depresión o ansiedad, desempeñe un papel en un trastorno alimentario.

¿Cómo se trata?

Todas las personas que tienen anorexia necesitan tratamiento. Aunque usted, su hijo o algún otro ser querido tenga solo un par de señales de un trastorno alimentario, consiga ayuda ahora. El tratamiento temprano ofrece la mejor posibilidad de superar la anorexia.

El tratamiento puede ayudarle a regresar a un peso saludable y a mantenerlo. También puede ayudarle a aprender buenos hábitos alimentarios y a aprender a sentirse mejor consigo mismo. Debido a que la anorexia es a la vez un problema físico y emocional, puede colaborar con un médico, un dietista y un consejero.

Si su peso ha descendido demasiado, necesitará tratarse en un hospital.

Puede llevar mucho tiempo superar la anorexia, y es común recaer en hábitos no saludables. Si tiene problemas, no trate de manejarlos por su cuenta. Consiga ayuda ahora.

¿Qué debe hacer si piensa que alguien tiene anorexia?

Puede ser muy atemorizador darse cuenta de que un ser querido tiene un trastorno alimentario. Pero usted puede ayudar.

Si piensa que su hijo tiene anorexia:

  • Hable con él. Dígale por qué está preocupado. Hágale saber que a usted le importa.
  • Haga una cita para que usted y su hijo se reúnan con un médico o un consejero.

Si usted está preocupado por alguien que usted conoce:

  • Cuéntele a alguien que pueda marcar una diferencia, como un padre/madre, maestro, consejero o médico. Una persona con anorexia puede insistir en que no necesita ayuda, pero sí la necesita. Cuanto antes reciba tratamiento, más pronto estará saludable de nuevo.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la anorexia:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con anorexia:

Causa

La causa de la anorexia nerviosa no se entiende completamente. Se cree que se produce a partir de una mezcla de factores desencadenantes físicos, emocionales y sociales.

  • Hacer dietas extremas cambia cómo funcionan el cerebro y el metabolismo e impone una exigencia al cuerpo. Estos cambios podrían aumentar sus probabilidades de tener un trastorno de la alimentación.
  • Los factores genéticos desempeñan un papel importante en la anorexia y la bulimia. En comparación con las personas que no tienen estos trastornos, es más probable que las personas que tienen trastornos de la alimentación tengan antecedentes familiares de un trastorno de la alimentación, de obesidad o de un trastorno del estado de ánimo (como ansiedad o depresión).
  • Una combinación de ciertos rasgos de personalidad (como la baja confianza en sí mismo, junto con el perfeccionismo) y las presiones sociales y culturales pueden desempeñar un papel en la anorexia.
  • Para algunos adolescentes, la anorexia puede ser una manera de sobrellevar el estrés y los desafíos de la adolescencia. Las situaciones estresantes de la vida, como una mudanza, un divorcio o la muerte de un ser querido, pueden desencadenar la anorexia.

Síntomas

Sentimientos y acciones

Los sentimientos y las acciones comunes relacionados con la anorexia nerviosa incluyen:1

  • Tener un miedo intenso a aumentar de peso.
  • Restringir alimentos o tipos de alimentos, como alimentos que contengan cualquier tipo de grasa o azúcar.
  • Pesar mucho menos de lo que es normal o se espera para su edad, etapa de desarrollo o salud física. (En un niño o en un adolescente, bajar o no aumentar de peso durante un estirón de crecimiento es una preocupación).
  • Considerar que su cuerpo tiene sobrepeso, a pesar de tener un peso por debajo del normal. Esto se llama tener una imagen distorsionada del cuerpo.
  • Hacer demasiado ejercicio.
  • Ser reservado acerca de la comida y no reconocer o no querer hablar de que se tiene un problema con el comer o el adelgazar.

Algunas personas que tienen anorexia también pueden tener momentos en que se dan atracones y se provocan vómito o usan laxantes o diuréticos para bajar de peso. El deterioro del esmalte de los dientes es un síntoma común de vómito prolongado.

Señales físicas

Las señales físicas de desnutrición comunes a causa de la anorexia incluyen:2

  • Peso corporal bajo.
  • Estreñimiento y vaciamiento lento del estómago.
  • Adelgazamiento del cabello, piel seca y uñas quebradizas.
  • Senos encogidos.
  • Tener una interrupción del periodo menstrual mensual o no tenerlo nunca.
  • Sentir frío, con una temperatura corporal inferior a lo normal.
  • Presión arterial baja.

Rituales alimentarios

Las personas que tienen anorexia suelen crear rituales asociados con el comer. Estos pueden incluir:

  • Tener maneras especiales de comer los alimentos, acaparar comida, coleccionar recetas y preparar comidas elaboradas para otras personas, pero no comerlas ellos.
  • Pasar mucho tiempo cortando y reacomodando la comida en el plato, haciendo parecer que comieron. Es posible que también escondan los alimentos o se deshagan de ellos a escondidas durante las comidas.

Sentimientos suicidas

En algunos casos, las personas que tienen trastornos de la alimentación pueden sentir inclinaciones suicidas.

Si alguien que usted conoce muestra señales de advertencia de suicidio, asegúrese de que la persona no se quede sola. Busque ayuda de un profesional de la salud mental de inmediato.

Si usted está teniendo pensamientos suicidas, hable de esto con alguien. Llame a una línea local de ayuda para el suicidio, a su departamento de salud local o a la línea nacional de ayuda para el suicidio (1-800-273-TALK o 1-800-273-8255), o busque ayuda en la sala de urgencias de un hospital local.

Qué sucede

La anorexia casi siempre comienza con un plan para seguir una dieta estricta para bajar de peso. Con el tiempo, la limitación drástica de alimentos provoca desnutrición y un adelgazamiento que no es saludable.

A medida que se afianza la desnutrición, el cerebro y el metabolismo cambian. Esto limita el apetito, la manera en que su cuerpo utiliza los alimentos y su capacidad para pensar con claridad y tomar buenas decisiones. Al empeorar la enfermedad, comienzan comportamientos irracionales, como crear normas sobre la comida o provocarse vómitos por temor de aumentar de peso.

El hambre y la desnutrición por la anorexia pueden causar complicaciones, como osteoporosis o un latido irregular del corazón. A menudo, otras afecciones de salud mental ocurren junto con la anorexia, como la depresión.

El tratamiento temprano funciona mejor

Después de que comienza la anorexia, volver a comer normalmente es muy difícil sin ayuda. Cuando se deja sin tratar, la anorexia puede durar toda la vida.

El tratamiento temprano de la anorexia brinda las mejores probabilidades de recuperación. Las personas que tienen anorexia tienden a negar enfáticamente que tienen un problema y son reservados sobre su forma de comer. Así que los miembros de su familia o seres queridos suelen tener que buscar ayuda para ellos.

Qué aumenta el riesgo

El riesgo de anorexia nerviosa aumenta si usted:

Para algunas personas, limitar lo que comen puede satisfacer una necesidad de control personal y de autoestima. Es posible que algunos adolescentes caigan en este hábito como una manera de sobrellevar cambios y desafíos importantes.

Un padre podría tener motivos para preocuparse si:

  • Un hijo expresa inquietudes acerca del peso a una edad muy temprana.
  • Un adolescente se vuelve más estricto con una dieta.
  • Un adolescente intensifica su rutina de ejercicios.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si usted (o alguien que le importa) ha sido diagnosticado con anorexia nerviosa y:

  • No puede orinar.
  • Tiene latidos cardíacos muy fuertes, latidos cardíacos interrumpidos o una frecuencia cardíaca más lenta de lo normal.
  • Ha tenido desmayos.
  • Tiene dolor abdominal intenso, vomita sangre o tiene heces negras y pegajosas (parecidas al alquitrán). Estas señales pueden significar que hay sangrado en el tubo digestivo.
  • Tiene un dolor fuerte en cualquier parte del cuerpo, como en las articulaciones o en el tronco.

Llame a su médico si usted (o alguien a quien usted estima):

  • Tiene señales de anorexia, lo que incluye adelgazar rápidamente, comer muy poco y estar extremadamente preocupado por el peso y por la apariencia.
  • Ha bajado mucho de peso y no puede parar de hacerlo.
  • Siente temor de aumentar incluso una pequeña cantidad de peso, y esto interfiere en comer platillos saludables.
  • Nota que es reservado o que miente acerca de sus hábitos alimentarios.
  • Se ve gordo y siente que debe hacer dieta, aun cuando otras personas le dicen que se ve demasiado delgado.
  • Ha estado provocándose vómitos o abusa de laxantes o diuréticos (bulimia).
  • Es mujer y no tiene los períodos menstruales cuando debería.
  • Siente la necesidad de hacer mucho ejercicio y no se permite tiempo de sanación o de descanso cuando está lesionado o exhausto.
  • Le han diagnosticado anorexia y se siente mareado.

Espera vigilante

La espera vigilante es una estrategia que consiste en esperar y ver. La espera vigilante no es una manera segura de manejar un posible trastorno de la alimentación.

Recibir un tratamiento temprano mejora sus probabilidades de superar la anorexia.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden ayudar a diagnosticar o a tratar un trastorno de la alimentación:

Para casos graves de anorexia, inanición o problemas de salud mental que ponen la vida en peligro, se necesita recibir tratamiento en un hospital o en un centro de tratamiento para trastornos alimentarios.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

No existe ninguna prueba que pueda diagnosticar la anorexia. Sin embargo, esta enfermedad tiene un efecto visible en su salud y en sus hábitos alimentarios.

Si su médico cree que usted podría tener un trastorno de la alimentación, lo revisará para detectar señales de desnutrición o de inanición. Su médico también podría hacerle preguntas acerca de su bienestar mental. Es común que ocurra un trastorno alimentario con un problema tratable de salud mental (como la depresión, la ansiedad o el trastorno obsesivo-compulsivo).

Los exámenes y pruebas comunes para detectar un posible trastorno de la alimentación incluyen:

  • Una revisión de sus antecedentes de su salud física y emocional, presente y pasada.
  • Un examen físico, que incluye revisarle el corazón, los pulmones, la presión arterial, el peso, la boca, la piel y el cabello para detectar problemas de desnutrición.
  • Preguntas de detección acerca de sus hábitos alimentarios y de cómo se siente acerca de su salud.
  • Una evaluación de salud mental, para detectar depresión o ansiedad.
  • Análisis de sangre, para detectar señales de desnutrición.
  • Radiografías, que pueden mostrar si sus huesos se han debilitado (osteopenia) por desnutrición.

Si su médico cree que usted podría tener daños en los órganos, puede ser de utilidad realizar pruebas de corazón o de los riñones.

Generalidades del tratamiento

Todas las personas con anorexia necesitan tratamiento. En la mayoría de los casos, esto implica consultar a un médico y tener sesiones de asesoría psicológica regulares. Las personas con un peso muy por debajo del normal o que tienen graves problemas médicos necesitan una internación en el hospital. Las metas del tratamiento consisten en restablecer un peso saludable y hábitos alimentarios saludables.

Si usted tiene un trastorno de la alimentación, trate de no resistirse al tratamiento. Aunque es posible que sienta mucho miedo por aumentar de peso, trate de pensar en el aumento de peso como una medida que le salvará la vida. Con ayuda, puede aprender a comer bien y a mantener el peso en un nivel saludable.

Su recuperación

Idealmente, usted puede hacerse cargo de la anorexia con la ayuda de un equipo que incluye a un profesional de salud mental (como un psicólogo o un consejero con licencia), un profesional de salud médica (como un médico o una enfermera) y un dietista registrado.

Si su afección médica no es potencialmente mortal, su tratamiento probablemente incluya:

  • Tratamiento médico. Si la desnutrición o la inanición han comenzado a deteriorar su cuerpo, el tratamiento médico será una prioridad alta. Su médico tratará las afecciones médicas que han sido causadas por la anorexia, como la osteoporosis, los problemas cardíacos, o la depresión. A medida que comience a mejorar, el médico seguirá atendiendo su salud y su peso.
  • Consejería nutricional. Un dietista registrado le ayudará a tomar el control de su peso de una manera saludable. Usted aprenderá hábitos saludables de alimentación y obtendrá una buena comprensión de la nutrición.
  • Terapia. Hablar con un psicólogo o un profesional de salud mental le ayudará a sobrellevar los motivos emocionales detrás de la anorexia. Por ejemplo, puede hablar de las fuentes de estrés en su vida, de creencias sobre la comida y el peso que no son saludables o de ciertos rasgos de la personalidad que podrían, en parte, estar causando la anorexia.

Una parte importante de su recuperación incluirá:

Para adolescentes con anorexia, la participación de la familia es una parte clave del tratamiento. La terapia familiar ayuda a los padres a apoyar a su hijo, tanto emocional como físicamente.

Un tipo de terapia familiar, el método Maudsley, ha demostrado ayudar a niños y a adolescentes que tienen anorexia. El método Maudsley ayuda a los padres a alimentar a su hijo y a crear un hábito de alimentación saludable para su hijo. A pesar de que esta es una tarea difícil que involucra a toda la familia, un terapeuta que sigue el método Maudsley puede ayudar a la familia a lograr esta meta. Después de que su hijo o adolescente ha subido suficiente peso, el tratamiento comenzará a enfocarse en cuestiones familiares más generales.

Los hermanos o hermanas también necesitan apoyo durante el tratamiento. La asesoría familiar, grupal, e individual son eficaces y a menudo se combinan.

Si necesita más ayuda

Las formas continuas (crónicas) de anorexia pueden requerir tratamiento durante muchos años, incluyendo hospitalizaciones cuando sea necesario. El tratamiento continuo suele incluir asesoramiento psicológico. Un consejero le ayudará a hacer su propio plan para utilizar nuevas habilidades para sobrellevar y manejar el estrés, y prevenir recaídas. Su consejero puede ayudarle en esos momentos en que es difícil seguir maneras de pensar saludables acerca de la comida y de su cuerpo.

Algunas personas se recuperan por completo de la anorexia. Muchas personas con anorexia tienen altibajos con el transcurso de los años. Trate de pensar en el tratamiento como un proceso continuo.

Cuando se necesita atención de urgencia

Tener un peso muy inferior al normal puede causar deshidratación, inanición y desequilibrio electrolítico, cualquiera de los cuales puede ser potencialmente mortal.

Si la anorexia causa problemas médicos que ponen la vida en peligro, usted necesita tratamiento médico urgente. La hospitalización es necesaria para aquellos que tienen un peso extremadamente bajo o que tienen problemas médicos graves. Esto puede incluir varias semanas en el hospital seguidas de tratamiento ambulatorio para controlar su progreso. El tratamiento incluye:

  • Tratamiento de la inanición. Esto puede incluir el tratamiento de problemas médicos que haya causado, tales como deshidratación, desequilibrio electrolítico, o problemas cardíacos. Si usted no puede comer, le darán su nutrición en forma líquida.
  • Rehabilitación nutricional. El equipo médico le ayuda a trabajar para conseguir un peso más saludable con cuidado y en forma gradual, a aprender cuándo su cuerpo tiene hambre y cuándo está lleno, y a comenzar hábitos de alimentación saludables.

La cobertura de seguro varía para el tratamiento hospitalario de los trastornos de la alimentación. Consulte con su compañía aseguradora para conocer su cobertura.

Para pensar

La anorexia puede ser una enfermedad de por vida. Muchas personas que tienen anorexia se recuperan, algunas mejoran y algunas tienen problemas con la anorexia durante toda la vida.

  • Por lo general, las personas con anorexia que son jóvenes y que comienzan un tratamiento en etapas tempranas de la enfermedad obtienen buenos resultados.
  • La anorexia es más difícil de tratar cuando ha permanecido sin tratamiento durante mucho tiempo.

Muchas personas no reciben tratamiento para los problemas de salud mental. Es posible que usted no busque tratamiento porque cree que sus síntomas no son lo suficientemente malos o que puede resolver las cosas por su cuenta. Pero recibir tratamiento es importante.

Si necesita ayuda para decidir si debe consultar a su médico, lea acerca de algunos motivos por los cuales las personas no obtienen ayuda y cómo superarlos.

Prevención

No hay forma conocida de prevenir la anorexia nerviosa. Es posible que el tratamiento temprano sea la mejor manera de evitar que el trastorno avance. Conocer las señales iniciales y buscar tratamiento de inmediato puede ayudar a prevenir las complicaciones de la anorexia.

Para los familiares de niños y adolescentes

Existen muchas maneras en que los adultos pueden ayudar a los niños y a los adolescentes a formarse una visión saludable de sí mismos y a aprender a abordar la comida y el ejercicio con una actitud positiva. Hacer esto podría evitar que algunos niños y adolescentes tengan este trastorno.

Tratamiento en el hogar

Continuar el buen cuidado en el hogar le ayudará a recuperarse de la anorexia nerviosa. Fíjese metas con su médico, con su profesional de salud mental y con su dietista registrado. Incluya metas en las áreas de:

Pida a sus familiares que también apoyen sus metas de sanación físicas y emocionales. Si alguien cercano a usted tiene problemas para comprender los trastornos de la alimentación, comparta lo que aprendió en el tratamiento.

Es posible que haya recurrido a la anorexia para enfrentar las dificultades de la vida. Aprender a sobrellevar el estrés sin anorexia es una parte importante de la recuperación.Aliviar el estrés de una manera saludable puede ayudarle a recuperarse, a mejorar su calidad de vida y a mantenerse saludable.

Para los familiares

Todas las familias tienen hábitos que pueden interponerse en el camino del cambio. Para hacer que el cambio saludable sea más fácil, haga que todos los miembros de la familia observen la manera en que manejan el trastorno alimentario de su ser querido.

Tenga en cuenta que el adelgazamiento drástico hace que una persona no pueda pensar con claridad ni funcionar bien en la vida cotidiana. Esta es una señal de que un ser querido necesita atención médica.

Medicamentos

No existen medicamentos para tratar la anorexia nerviosa. Pero si usted está deprimido o ansioso, su médico puede recetar un medicamento antidepresivo.

Un antidepresivo puede ayudar si usted también tiene depresión, un trastorno de ansiedad o trastorno obsesivo-compulsivo.

Si usted tiene anorexia y está tomando medicamentos, deber realizarse chequeos regulares. Estar desnutrido o tener un peso muy por debajo del normal puede cambiar la cantidad de medicamento en el cuerpo. Mucho o demasiado poco puede ser peligroso.

Durante un chequeo, su médico prestará atención a su frecuencia cardíaca, temperatura y presión arterial. También es posible que le realicen análisis de sangre para revisar la cantidad de medicamento que hay en la sangre.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

National Eating Disorders Association (NEDA)
Dirección del sitio web: www.nationaleatingdisorders.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Agras WS (2008). The eating disorders. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 13, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.
  2. Guarda AS, Joffe A (2011). Anorexia nervosa and bulimia nervosa. In M Augustyn et al., eds., The Zuckerman Parker Handbook of Developmental and Behavioral Pediatrics for Primary Care, 3rd ed., pp. 107–114. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • Agras WS (2008). The eating disorders. In DC Dale, DD Federman, eds., ACP Medicine, section 13, chap. 9. Hamilton, ON: BC Decker.
  • American Academy of Pediatrics (2010). Clinical report: Identification and management of eating disorders in children and adolescents. Pediatrics, 126(6): 1240–1253.
  • Anderson AE, Yager J (2009). Eating disorders. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 1, pp. 2128–2149. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Coughlin JW, Guarda AS (2006). Behavioral disorders affecting food intake: Eating disorders and other psychiatric conditions. In Modern Nutrition In Health and Disease, 10th ed., pp. 1353–1361. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Lock JD, Fitzpatrick KK (2009). Anorexia nervosa, search date August 2007. Online version of Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Sadock BJ, et al. (2007). Eating disorders. In Kaplan and Sadock's Synopsis of Psychiatry, Behavioral Sciences/Clinical Psychiatry, 10th ed., pp. 727–735. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Sadock BJ, Sadock VA (2010). Eating disorders. In Kaplan and Sadock's Pocket Handbook of Clinical Psychiatry, 5th ed., pp. 259–268. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Sigel EJ (2011). Eating disorders. In WW Hay et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 20th ed., pp. 159–170. New York: McGraw-Hill.
  • Steering Committee on Practice Guidelines, American Psychiatric Association (2006). Treating Eating Disorders: A Quick Reference Guide. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  • Yager J, et al. (2006). Practice Guideline for the Treatment of Patients With Eating Disorders, 3rd ed. Arlington, VA: American Psychiatric Association. Also available online: http://www.psychiatryonline.com/pracGuide/PracticePDFs/EatingDisorders3ePG_04-28-06.pdf.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
W. Stewart Agras, MD, FRCPC - Psiquiatría
Última revisión 27 agosto, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.