Enfermedad valvular cardíaca

Saltar a la barra de navegación

La enfermedad valvular cardíaca ocurre cuando una válvula cardíaca se daña o se estrecha y no controla en forma adecuada el flujo de sangre que pasa por el corazón y que sale de este. Las causas de la enfermedad valvular cardíaca incluyen enfermedad cardíaca congénita, una válvula anormal o la ruptura de una válvula.

Las válvulas cardíacas funcionan como compuertas de una sola vía, que facilitan el flujo de sangre en una dirección entre las cavidades del corazón, así como entrando y saliendo del corazón. Una válvula cardíaca normal tiene colgajos, llamados valvas. Cuando el corazón bombea, las valvas se abren en una dirección para permitir el paso de la sangre. Entre latidos cardíacos, las valvas deberían cerrarse herméticamente para que la sangre no se escape de vuelta a través de la válvula.

Si la válvula cardíaca está dañada, las valvas podrían no cerrarse herméticamente y la sangre puede escaparse de vuelta a través de la válvula. Esta fuga se llama reflujo.

Las válvulas cardíacas también pueden estrecharse, lo cual puede bloquear el flujo de sangre a través del corazón. Este estrechamiento se llama estenosis.

Con el tiempo, una válvula dañada puede provocar un agrandamiento de las cavidades cardíacas, insuficiencia cardíaca y fibrilación auricular. Puede reducir el flujo de sangre a los músculos del cuerpo, incluido el mismo músculo cardíaco, lo cual puede provocar síntomas o daños.

El tratamiento para la enfermedad valvular cardíaca depende de su causa y de su gravedad. Un control de cerca es a veces lo único que necesitan aquellas personas que tienen síntomas leves o que no tienen síntomas, pero un médico podría recomendar cirugía para reparar o reemplazar la válvula en casos más graves.

Revisado: 12 marzo, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna & Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia