El zumbido de oídos (acúfenos) es la sensación que una persona tiene de oír un sonido, como un campanilleo o un rugido, que no procede de su entorno (nadie más puede oírlo). El sonido puede ser continuo o intermitente, puede seguir el ritmo de los latidos del corazón, o puede coincidir con la respiración de la persona.

Para la persona que está afectada con el zumbido de oídos, el sonido parece provenir de un oído o del interior de la cabeza. En casos poco comunes, tanto el médico como la persona que tiene el zumbido en los oídos pueden oír chasquidos o sonidos crepitantes u otros ruidos en el oído.

Los sonidos normales que provienen del entorno de una persona se "oyen" cuando las ondas sonoras golpean el tímpano. El tímpano vibra, y esas vibraciones entran en el oído interno, donde estimulan las células nerviosas para generar señales que viajan a lo largo del nervio acústico hasta el cerebro. El cerebro entonces transforma estas señales en patrones que la persona reconoce como sonidos.

El zumbido de oídos ocurre cuando no existe una fuente externa que produce ondas sonoras. Por razones que no se comprenden, el cerebro recibe señales, bien del interior de la cabeza o bien de dentro del oído, que provocan la sensación de oír un sonido.

El zumbido de oídos es más perceptible (y molesto) cuando la persona afectada se encuentra en un entorno silencioso. Esta afección frecuentemente se trata utilizando un ruido de fondo para enmascarar el campanilleo o el rugido causado por el zumbido de oídos.

Revisado: 23 mayo, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia & H. Michael O'Connor, MD - Medicina de emergencia