Prueba de detección integrada durante el embarazo

Saltar a la barra de navegación

La prueba integrada es una prueba de detección que se hace durante el embarazo para averiguar las probabilidades de que un bebé tenga determinadas anomalías congénitas, como el síndrome de Down. La prueba se realiza en dos etapas en dos momentos diferentes durante el embarazo. Usted recibirá los resultados una vez que se hayan finalizado las pruebas en el segundo trimestre.

  • La primera etapa se puede hacer alrededor de las semanas 10 a 13 del embarazo. Las pruebas que se hacen en esta etapa son:
    • Una ecografía. La ecografía puede mostrar la edad del bebé y medir el grosor de la piel en la parte posterior del cuello del bebé (translucencia nucal o NT, por sus siglas en inglés).
    • Análisis de sangre que se hacen para medir el nivel de dos sustancias en la sangre llamadas proteína plasmática A asociada al embarazo (PAPP-A, por sus siglas en inglés) y hormona gonadotropina coriónica humana beta (beta-hCG, por sus siglas en inglés).
  • La segunda etapa generalmente se puede hacer entre las semanas 15 y 20. Todas las pruebas realizadas en esta etapa son análisis de sangre e incluyen:
    • Alfafetoproteína (AFP).
    • Gonadotropina coriónica humana beta (beta-hCG, por sus siglas en inglés).
    • Estriol no conjugado (un tipo de estrógeno).
    • Inhibina A.

Los resultados de todas estas pruebas se estudian para ver si los niveles son más altos o más bajos de lo esperado, y los resultados se presentan después de la segunda etapa.

Revisado: 23 mayo, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Sarah Marshall, MD - Medicina familiar & Siobhan M. Dolan, MD, MPH - Genetista reproductiva