Conducto lagrimal obstruido

Saltar a la barra de navegación

Se produce una obstrucción del conducto lagrimal cuando la abertura (conducto) que normalmente permite que las lágrimas drenen desde los ojos a la nariz se obstruye o no se abre en forma adecuada. Si un conducto lagrimal permanece parcial o totalmente obstruido, el saco del conducto lagrimal se llena de líquido, se hincha e inflama y, a veces, se infecta.

La mayoría de los bebés con conductos lagrimales obstruidos nacen sin una abertura en el tejido delgado (la membrana) que cubre el conducto. En los adultos, varias afecciones pueden obstruir los conductos lagrimales, como una infección de los senos paranasales o una fractura de nariz.

Por lo general, no se necesita tratamiento para un conducto lagrimal obstruido en un bebé. Con el tiempo, el conducto se abre por sí solo. Si el conducto no se abre, puede usarse un procedimiento llamado sondaje para abrirlo.

En los adultos, el tipo de tratamiento para un conducto lagrimal obstruido depende de la causa. Una obstrucción causada por una infección podría tratarse con antibióticos. Una obstrucción causada por un problema en el tamaño o la forma del conducto lagrimal podría requerir cirugía.

Revisado: 9 septiembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: John Pope, MD - Pediatría & Christopher J. Rudnisky, MD, MPH, FRCSC - Oftalmología