El labio leporino es una anomalía congénita de la boca que puede ser tratada. Tiene aspecto de una o más fisuras (hendiduras) en el labio superior. El labio leporino puede variar desde una pequeña hendidura en el labio (fisura incompleta) hasta una separación en el labio que podría extenderse hasta una o ambas fosas nasales (fisura completa) e, incluso, hasta el paladar.

El labio leporino se produce en la fase inicial del desarrollo fetal. Las causas principales parecen ser los antecedentes familiares y la salud de la madre durante el embarazo.

El labio leporino suele presentarse junto con el paladar hendido. Estas afecciones son las anomalías congénitas más comunes de la cabeza y el cuello. El labio leporino, independientemente de que ocurra por sí solo o junto con el paladar hendido, es más común en hombres.

El labio leporino se corrige con cirugía, por lo general durante los primeros 3 a 6 meses de vida del bebé. Dependiendo del tipo y la gravedad de la deformidad, es posible que sea necesario operar más de una vez. En ocasiones, también son beneficiosos otros tratamientos, como la terapia del habla. La alimentación con biberón o el amamantamiento no suelen requerir ninguna medida especial.

Revisado: 9 septiembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: John Pope, MD - Pediatría & Adam David Schaffner, MD, FACS - Cirugía estética, Otolaringología