La cirrosis es una afección muy grave en la cual el tejido sano del hígado es reemplazado con tejido cicatricial. La cicatrización evita que el hígado funcione como debería hacerlo. Por ejemplo, el hígado puede dejar de producir factores de coagulación, lo cual puede provocar problemas de sangrado. Bilis y sustancias tóxicas pueden acumularse en la sangre. La cicatrización también puede provocar presión sanguínea alta en la vena que transporta sangre al hígado.

Revisado: 14 noviembre, 2014

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Adam Husney, MD - Medicina familiar & W. Thomas London, MD - Hepatología