Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Prolapso de órganos pélvicos: ¿Debería operarme?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Prolapso de órganos pélvicos: ¿Debería operarme?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Operarse del prolapso de órganos pélvicos.
  • Manejar sus síntomas por ahora sin operarse.

Puntos clave para recordar

  • Muchas mujeres solo tienen síntomas leves del prolapso de órganos pélvicos. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando afecta su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará.
  • Pueden realizarse muchos tipos de cirugía para el prolapso de órganos pélvicos. El tipo de cirugía al que usted se someterá dependerá de en qué órganos se haya producido el prolapso.
  • Considere la posibilidad de operarse si el prolapso le está causando dolor, si está teniendo problemas con la vejiga y los intestinos o si el prolapso le está dificultando realizar las actividades que usted disfruta.
  • Puede volver a producirse el prolapso de un órgano después de la cirugía. La cirugía en una parte de la pelvis puede empeorar un prolapso en otra parte. Esto podría significar que sea necesario operarse de nuevo más adelante.
  • Es posible que pueda aliviar algunos síntomas por su propia cuenta sin cirugía. Puede hacer ejercicio en el hogar que le fortalezcan los músculos pélvicos.
  • Si lo desea, su médico puede colocarle un dispositivo que se llama pesario. Un pesario puede ayudarla a sobrellevar el prolapso de órganos pélvicos. Se trata de un dispositivo extraíble que se coloca en la vagina y que mantiene los órganos pélvicos en su lugar.
PMCs

¿Qué es el prolapso de órganos pélvicos?

El prolapso de órganos pélvicos sucede cuando un órgano pélvico, como la vejiga, desciende (se produce el prolapso) de su ubicación normal en la parte inferior del abdomen y presiona contra las paredes de la vagina. Esto puede suceder cuando los músculos que mantienen los órganos pélvicos en su lugar se debilitan o se estiran a causa del parto o de una cirugía.

El órgano en el que el prolapso se produce más comúnmente es la vejiga.

Puede producirse el prolapso de más de un órgano pélvico al mismo tiempo. Otros órganos que pueden estar comprometidos cuando usted tiene un prolapso pélvico incluyen:

Muchas mujeres con prolapso de órganos pélvicos solo tienen síntomas leves. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando afecta su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará. Considere la posibilidad de operarse si:

  • El prolapso causa dolor.
  • Tiene problemas con la vejiga y los intestinos.
  • El prolapso le dificulta realizar las actividades que usted disfruta.

¿Qué tipos de cirugía se realizan para el prolapso de órganos pélvicos?

Pueden realizarse muchos tipos de cirugía para el prolapso de órganos pélvicos. El tipo de cirugía al que usted se someterá dependerá de en qué órganos se haya producido el prolapso.

Los tipos de cirugía incluyen:

  • Reparación de la pared vaginal (cirugía para el prolapso de la cúpula vaginal).
  • Reparación de la vejiga (cirugía para el cistocele) o la uretra (cirugía para el uretrocele).
  • Reparación del recto (cirugía para el rectocele) o del intestino delgado (cirugía para el enterocele).
  • Cirugía para cerrar la vagina (obliteración vaginal). Esta cirugía solo es una opción si usted no desea seguir teniendo relaciones sexuales.
  • Extirpación del útero (histerectomía).

Durante la cirugía para el prolapso de la vejiga, la uretra, el recto y el intestino delgado, el cirujano realiza un corte, que se llama incisión, en la pared de la vagina. Une el tejido suelto o desgarrado en la zona del órgano prolapsado y fortalece la pared de la vagina para evitar que reaparezca el prolapso.

Durante la cirugía para el prolapso de la cúpula vaginal, el cirujano realiza una incisión en la pared de la vagina. Conecta la parte superior de la vagina con la pared de la parte inferior del abdomen, con la columna vertebral en la parte baja de la espalda o con los ligamentos de la pelvis.

Durante una histerectomía, el cirujano extirpa el útero.

Durante una obliteración vaginal, el cirujano extirpa la mayor parte del recubrimiento vaginal y luego cose la vagina para cerrarla. Si la mujer aún conserva el útero, el médico deja una pequeña abertura para permitir que drene líquido del útero.

Por lo general, estas cirugías las hace un ginecólogo o un urólogo. Se le administrará un medicamento (anestesia) para que esté somnolienta durante la operación. Es posible que permanezca en el hospital por un día o dos. Es posible que regrese al hogar con una sonda, un tubo de plástico flexible que drena orina de la vejiga cuando no puede orinar por sí sola.

Después de la cirugía, es probable que pueda retomar sus actividades normales en alrededor de 6 semanas.

Durante los primeros 3 meses después de la operación, deberá evitar esfuerzos y evitar levantar objetos pesados o permanecer de pie durante períodos largos. El prolapso puede regresar si hace fuerza o levanta peso muy poco tiempo después de la cirugía.

Podría ser mejor demorar la cirugía si tiene planeado tener hijos. El esfuerzo que se realiza durante el parto podría causar la reaparición de su problema.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos?

Los problemas que podría tener después de la cirugía pueden incluir:

  • Problemas para controlar la vejiga (incontinencia).
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Infección.
  • Lesión en la vejiga.
  • La formación de un agujero o de una abertura entre dos órganos del cuerpo o entre el cuerpo y la piel. Esto se conoce como fístula.

Dado que la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos se realiza para tratar los síntomas causados por un órgano prolapsado, es posible que aún tenga otros síntomas después de su cirugía. La cirugía en una parte de la pelvis puede empeorar un prolapso en otra parte. Esto podría significar que sea necesario someterse a otra cirugía más adelante.

El prolapso de órganos pélvicos puede reaparecer después de la cirugía. Cuán buenos son los resultados de la cirugía depende del tipo de cirugía. Sin embargo, alrededor de 3 de cada 10 mujeres que se operan terminan operándose otra vez.1 Esto significa que alrededor de 7 de cada 10 mujeres no se someterán a una segunda cirugía.

Las probabilidades de tener éxito pueden ser más altas cuando una mujer se somete a dos procedimientos quirúrgicos durante la misma operación: uno para corregir el prolapso y el otro para ayudar a prevenir los problemas de incontinencia que pueden surgir después de la cirugía.2

¿Cuáles son las otras opciones además de la cirugía?

Es posible que pueda aliviar algunos síntomas del prolapso de órganos pélvicos por su propia cuenta.

  • Pruebe hacer los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Coma alimentos altos en fibra para evitar el estreñimiento y la necesidad de hacer fuerza al evacuar el intestino.
  • Alcance y mantenga un peso saludable, dado que una mayor cantidad de peso ejerce presión sobre los músculos pélvicos.
  • Evite levantar cosas pesadas que tensionen los músculos pélvicos.

Si lo desea, su médico puede colocarle un dispositivo que se llama pesario. Un pesario puede ayudarla a sobrellevar el prolapso de órganos pélvicos. Es un dispositivo extraíble que usted se coloca en la vagina. Mantiene los órganos pélvicos en su lugar. Los pesarios pueden ser útiles si usted no desea operarse o no puede hacerlo. Muchas mujeres pueden controlar sus síntomas durante años con un pesario.

¿Por qué su médico podría recomendarle que se opere?

Es posible que su médico le recomiende que se opere del prolapso de órganos pélvicos si:

  • Sus síntomas son dolorosos o están afectando su calidad de vida.
  • Los tratamientos no quirúrgicos, como usar un pesario o hacer ejercicios especiales, no han ayudado.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Cirugía para el prolapso de órganos pélvicos Cirugía para el prolapso de órganos pélvicos
  • Es probable que deba permanecer uno o dos días en el hospital.
  • Después de la cirugía, es probable que pueda retomar sus actividades normales en alrededor de 6 semanas.
  • Durante los primeros 3 meses después de la cirugía, deberá hacer más reposo y evitar levantar objetos pesados o permanecer de pie durante períodos largos.
  • Tiene un alivio del dolor.
  • Tiene más control de la vejiga y de los intestinos.
  • Tiene una mejor calidad de vida.
  • Es posible que el prolapso de órganos pélvicos reaparezca después de la cirugía.
  • Si usted tiene más de un órgano prolapsado, es posible que aún tenga síntomas después de la operación.
  • La cirugía puede ocasionarle otros problemas, como incontinencia, dolor durante las relaciones sexuales y lesión en la vejiga.
Manejar sus síntomas Manejar sus síntomas
  • Usted hace los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Intenta alcanzar y mantener un peso saludable.
  • Su médico podría colocarle un pesario. Un pesario es un dispositivo que mantiene los órganos pélvicos en su lugar.
  • Tiene cierto alivio del dolor.
  • Tiene más control de la vejiga y de los intestinos con ejercicios o con un pesario.
  • Es posible que aún tenga síntomas que afecten su calidad de vida.
  • Es posible que aún necesite operarse.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Me sobresale la vejiga y puedo sentirla todo el tiempo. A veces, pareciera que fuera a salirse. Es incómodo y me molesta cuando juego al tenis o cuando corro. Voy a operarme.

Juanita, 52 años

No sabía que tenía un problema médico hasta que me hice mi examen pélvico anual. Sentía cierta molestia, mayormente presión en el abdomen, pero no sabía qué era. No me causa molestias en mis actividades diarias. Mi médico me dio una hoja con algunos ejercicios que puedo hacer para fortalecer los músculos pélvicos. Mis síntomas no son un gran problema para mí en este momento. Voy a esperar y ver qué pasa con el tiempo.

Lettie, 58 años

Hace años que estoy intentado sobrellevar este problema. He probado muchas cosas diferentes, hasta me coloqué un pesario durante un tiempo. Pero mi afección no mejora. Es más, podría estar empeorando. Creo que la cirugía puede ayudarme.

Marta, 65 años

Tengo cinco hijos grandes y 12 nietos. Estoy orgullosa de lo bien y activa que estoy. Mi mayor problema es que, a menudo, realmente necesito orinar y no puedo. A pesar de esto, he encontrado maneras de manejar el problema, por ejemplo, colocándome los dedos en la vagina y haciendo presión en la vejiga. No es la mejor solución, pero creo que me gustaría seguir así durante un tiempo más. La cirugía sigue siendo una opción para mí, pero no me voy a operar ahora.

Carrie, 60 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse del prolapso de órganos pélvicos

Motivos para manejar los síntomas por ahora sin cirugía

Mis síntomas son dolorosos y avergonzantes. No puedo vivir con ellos.

Mis síntomas no son tan fuertes. No interfieren en mi vida diaria.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi afección me dificulta disfrutar de las relaciones sexuales.

Mi afección no ha afectado mi vida sexual.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

El costo de la operación no me preocupa.

Me preocupa cómo podría pagar la operación.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Hacer reposo y estar menos activa durante 3 meses después de la cirugía no será un problema para mí.

No puedo hacer reposo ni estar menos activa por 3 meses mientras me recupero de la cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Ya no deseo tener más hijos.

Aún planeo tener hijos.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Cirugía

Manejar los síntomas sin cirugía

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

Solo debería operarme si el prolapso está afectando mi vida diaria y mi médico piensa que la cirugía ayudará.

  • VerdaderoTiene razón. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando está afectando su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará.
  • FalsoNo, esto no es correcto. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando está afectando su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará.
  • No estoy seguraPodría ayudarla volver a leer "Obtenga los hechos". Por lo general, el prolapso solo se opera cuando está afectando su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará.
2.

Si me opero, todos mis síntomas se aliviarán.

  • VerdaderoNo, esto es incorrecto. Puede producirse el prolapso de más de un órgano pélvico al mismo tiempo. La cirugía se realiza para tratar los síntomas causados por un órgano prolapsado, por lo que es posible que usted aún tenga otros síntomas después de su cirugía.
  • FalsoTiene razón. La cirugía se realiza para tratar los síntomas causados por un órgano prolapsado, por lo que es posible que usted aún tenga otros síntomas después de su cirugía.
  • No estoy seguraPodría ayudarla volver a leer "Obtenga los hechos". La cirugía no podrá aliviar todos los síntomas del prolapso de órganos pélvicos.
3.

Someterse a una cirugía es la única manera de aliviar mis síntomas del prolapso de órganos pélvicos.

  • VerdaderoNo, eso es incorrecto. Es posible que pueda aliviar algunos síntomas por su propia cuenta. Puede probar los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos. O puede pedirle a su médico que le coloque un pesario.
  • FalsoTiene razón. Es posible que pueda aliviar algunos síntomas por su propia cuenta. Puede probar los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos. O puede pedirle a su médico que le coloque un pesario.
  • No estoy seguraPodría ayudarla volver a leer "Obtenga los hechos". Es posible que pueda aliviar algunos síntomas del prolapso de órganos pélvicos por su propia cuenta con ejercicios especiales o con un pesario.
4.

Es posible que deba operarme más de una vez del prolapso de órganos pélvicos.

  • VerdaderoTiene razón. Alrededor de 3 de cada 10 mujeres que se someten a la cirugía terminan operándose otra vez.
  • FalsoNo, eso es incorrecto. De hecho, alrededor de 3 de cada 10 mujeres que se someten a la cirugía terminan operándose otra vez.
  • No estoy seguraPodría ayudarla volver a leer "Obtenga los hechos". Alrededor de 3 de cada 10 mujeres que se someten a la cirugía terminan operándose otra vez.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioSarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializadoFemi Olatunbosun, MB, FRCSC - Obstetricia y ginecología

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Reynolds RK, Loar PV (2010) Gynecology. In GM Doherty, ed., Current Diagnosis and Treatment: Surgery, 13th ed., pp. 966-984. New York: McGraw-Hill.
  2. Wei JT, et al. (2012). A midurethral sling to reduce incontinence after vaginal prolapse repair. New England Journal of Medicine, 366(25): 2358–2367.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Prolapso de órganos pélvicos: ¿Debería operarme?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Operarse del prolapso de órganos pélvicos.
  • Manejar sus síntomas por ahora sin operarse.

Puntos clave para recordar

  • Muchas mujeres solo tienen síntomas leves del prolapso de órganos pélvicos. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando afecta su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará.
  • Pueden realizarse muchos tipos de cirugía para el prolapso de órganos pélvicos. El tipo de cirugía al que usted se someterá dependerá de en qué órganos se haya producido el prolapso.
  • Considere la posibilidad de operarse si el prolapso le está causando dolor, si está teniendo problemas con la vejiga y los intestinos o si el prolapso le está dificultando realizar las actividades que usted disfruta.
  • Puede volver a producirse el prolapso de un órgano después de la cirugía. La cirugía en una parte de la pelvis puede empeorar un prolapso en otra parte. Esto podría significar que sea necesario operarse de nuevo más adelante.
  • Es posible que pueda aliviar algunos síntomas por su propia cuenta sin cirugía. Puede hacer ejercicio en el hogar que le fortalezcan los músculos pélvicos.
  • Si lo desea, su médico puede colocarle un dispositivo que se llama pesario. Un pesario puede ayudarla a sobrellevar el prolapso de órganos pélvicos. Se trata de un dispositivo extraíble que se coloca en la vagina y que mantiene los órganos pélvicos en su lugar.
PMCs

¿Qué es el prolapso de órganos pélvicos?

El prolapso de órganos pélvicos sucede cuando un órgano pélvico, como la vejiga, desciende (se produce el prolapso) de su ubicación normal en la parte inferior del abdomen y presiona contra las paredes de la vagina. Esto puede suceder cuando los músculos que mantienen los órganos pélvicos en su lugar se debilitan o se estiran a causa del parto o de una cirugía.

El órgano en el que el prolapso se produce más comúnmente es la vejiga .

Puede producirse el prolapso de más de un órgano pélvico al mismo tiempo. Otros órganos que pueden estar comprometidos cuando usted tiene un prolapso pélvico incluyen:

Muchas mujeres con prolapso de órganos pélvicos solo tienen síntomas leves. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando afecta su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará. Considere la posibilidad de operarse si:

  • El prolapso causa dolor.
  • Tiene problemas con la vejiga y los intestinos.
  • El prolapso le dificulta realizar las actividades que usted disfruta.

¿Qué tipos de cirugía se realizan para el prolapso de órganos pélvicos?

Pueden realizarse muchos tipos de cirugía para el prolapso de órganos pélvicos. El tipo de cirugía al que usted se someterá dependerá de en qué órganos se haya producido el prolapso.

Los tipos de cirugía incluyen:

  • Reparación de la pared vaginal (cirugía para el prolapso de la cúpula vaginal).
  • Reparación de la vejiga (cirugía para el cistocele) o la uretra (cirugía para el uretrocele).
  • Reparación del recto (cirugía para el rectocele) o del intestino delgado (cirugía para el enterocele).
  • Cirugía para cerrar la vagina (obliteración vaginal). Esta cirugía solo es una opción si usted no desea seguir teniendo relaciones sexuales.
  • Extirpación del útero (histerectomía).

Durante la cirugía para el prolapso de la vejiga, la uretra, el recto y el intestino delgado, el cirujano realiza un corte, que se llama incisión, en la pared de la vagina. Une el tejido suelto o desgarrado en la zona del órgano prolapsado y fortalece la pared de la vagina para evitar que reaparezca el prolapso.

Durante la cirugía para el prolapso de la cúpula vaginal, el cirujano realiza una incisión en la pared de la vagina. Conecta la parte superior de la vagina con la pared de la parte inferior del abdomen, con la columna vertebral en la parte baja de la espalda o con los ligamentos de la pelvis.

Durante una histerectomía, el cirujano extirpa el útero.

Durante una obliteración vaginal, el cirujano extirpa la mayor parte del recubrimiento vaginal y luego cose la vagina para cerrarla. Si la mujer aún conserva el útero, el médico deja una pequeña abertura para permitir que drene líquido del útero.

Por lo general, estas cirugías las hace un ginecólogo o un urólogo. Se le administrará un medicamento (anestesia) para que esté somnolienta durante la operación. Es posible que permanezca en el hospital por un día o dos. Es posible que regrese al hogar con una sonda, un tubo de plástico flexible que drena orina de la vejiga cuando no puede orinar por sí sola.

Después de la cirugía, es probable que pueda retomar sus actividades normales en alrededor de 6 semanas.

Durante los primeros 3 meses después de la operación, deberá evitar esfuerzos y evitar levantar objetos pesados o permanecer de pie durante períodos largos. El prolapso puede regresar si hace fuerza o levanta peso muy poco tiempo después de la cirugía.

Podría ser mejor demorar la cirugía si tiene planeado tener hijos. El esfuerzo que se realiza durante el parto podría causar la reaparición de su problema.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos?

Los problemas que podría tener después de la cirugía pueden incluir:

  • Problemas para controlar la vejiga (incontinencia).
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Infección.
  • Lesión en la vejiga.
  • La formación de un agujero o de una abertura entre dos órganos del cuerpo o entre el cuerpo y la piel. Esto se conoce como fístula.

Dado que la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos se realiza para tratar los síntomas causados por un órgano prolapsado, es posible que aún tenga otros síntomas después de su cirugía. La cirugía en una parte de la pelvis puede empeorar un prolapso en otra parte. Esto podría significar que sea necesario someterse a otra cirugía más adelante.

El prolapso de órganos pélvicos puede reaparecer después de la cirugía. Cuán buenos son los resultados de la cirugía depende del tipo de cirugía. Sin embargo, alrededor de 3 de cada 10 mujeres que se operan terminan operándose otra vez.1 Esto significa que alrededor de 7 de cada 10 mujeres no se someterán a una segunda cirugía.

Las probabilidades de tener éxito pueden ser más altas cuando una mujer se somete a dos procedimientos quirúrgicos durante la misma operación: uno para corregir el prolapso y el otro para ayudar a prevenir los problemas de incontinencia que pueden surgir después de la cirugía.2

¿Cuáles son las otras opciones además de la cirugía?

Es posible que pueda aliviar algunos síntomas del prolapso de órganos pélvicos por su propia cuenta.

  • Pruebe hacer los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Coma alimentos altos en fibra para evitar el estreñimiento y la necesidad de hacer fuerza al evacuar el intestino.
  • Alcance y mantenga un peso saludable, dado que una mayor cantidad de peso ejerce presión sobre los músculos pélvicos.
  • Evite levantar cosas pesadas que tensionen los músculos pélvicos.

Si lo desea, su médico puede colocarle un dispositivo que se llama pesario . Un pesario puede ayudarla a sobrellevar el prolapso de órganos pélvicos. Es un dispositivo extraíble que usted se coloca en la vagina. Mantiene los órganos pélvicos en su lugar. Los pesarios pueden ser útiles si usted no desea operarse o no puede hacerlo. Muchas mujeres pueden controlar sus síntomas durante años con un pesario.

¿Por qué su médico podría recomendarle que se opere?

Es posible que su médico le recomiende que se opere del prolapso de órganos pélvicos si:

  • Sus síntomas son dolorosos o están afectando su calidad de vida.
  • Los tratamientos no quirúrgicos, como usar un pesario o hacer ejercicios especiales, no han ayudado.

2. Compare sus opciones

  Cirugía para el prolapso de órganos pélvicos Manejar sus síntomas
¿Qué implica generalmente?
  • Es probable que deba permanecer uno o dos días en el hospital.
  • Después de la cirugía, es probable que pueda retomar sus actividades normales en alrededor de 6 semanas.
  • Durante los primeros 3 meses después de la cirugía, deberá hacer más reposo y evitar levantar objetos pesados o permanecer de pie durante períodos largos.
  • Usted hace los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.
  • Intenta alcanzar y mantener un peso saludable.
  • Su médico podría colocarle un pesario. Un pesario es un dispositivo que mantiene los órganos pélvicos en su lugar.
¿Cuáles son los beneficios?
  • Tiene un alivio del dolor.
  • Tiene más control de la vejiga y de los intestinos.
  • Tiene una mejor calidad de vida.
  • Tiene cierto alivio del dolor.
  • Tiene más control de la vejiga y de los intestinos con ejercicios o con un pesario.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Es posible que el prolapso de órganos pélvicos reaparezca después de la cirugía.
  • Si usted tiene más de un órgano prolapsado, es posible que aún tenga síntomas después de la operación.
  • La cirugía puede ocasionarle otros problemas, como incontinencia, dolor durante las relaciones sexuales y lesión en la vejiga.
  • Es posible que aún tenga síntomas que afecten su calidad de vida.
  • Es posible que aún necesite operarse.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía para el prolapso de órganos pélvicos

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Me sobresale la vejiga y puedo sentirla todo el tiempo. A veces, pareciera que fuera a salirse. Es incómodo y me molesta cuando juego al tenis o cuando corro. Voy a operarme."

— Juanita, 52 años

"No sabía que tenía un problema médico hasta que me hice mi examen pélvico anual. Sentía cierta molestia, mayormente presión en el abdomen, pero no sabía qué era. No me causa molestias en mis actividades diarias. Mi médico me dio una hoja con algunos ejercicios que puedo hacer para fortalecer los músculos pélvicos. Mis síntomas no son un gran problema para mí en este momento. Voy a esperar y ver qué pasa con el tiempo."

— Lettie, 58 años

"Hace años que estoy intentado sobrellevar este problema. He probado muchas cosas diferentes, hasta me coloqué un pesario durante un tiempo. Pero mi afección no mejora. Es más, podría estar empeorando. Creo que la cirugía puede ayudarme."

— Marta, 65 años

"Tengo cinco hijos grandes y 12 nietos. Estoy orgullosa de lo bien y activa que estoy. Mi mayor problema es que, a menudo, realmente necesito orinar y no puedo. A pesar de esto, he encontrado maneras de manejar el problema, por ejemplo, colocándome los dedos en la vagina y haciendo presión en la vejiga. No es la mejor solución, pero creo que me gustaría seguir así durante un tiempo más. La cirugía sigue siendo una opción para mí, pero no me voy a operar ahora."

— Carrie, 60 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse del prolapso de órganos pélvicos

Motivos para manejar los síntomas por ahora sin cirugía

Mis síntomas son dolorosos y avergonzantes. No puedo vivir con ellos.

Mis síntomas no son tan fuertes. No interfieren en mi vida diaria.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi afección me dificulta disfrutar de las relaciones sexuales.

Mi afección no ha afectado mi vida sexual.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

El costo de la operación no me preocupa.

Me preocupa cómo podría pagar la operación.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Hacer reposo y estar menos activa durante 3 meses después de la cirugía no será un problema para mí.

No puedo hacer reposo ni estar menos activa por 3 meses mientras me recupero de la cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Ya no deseo tener más hijos.

Aún planeo tener hijos.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Cirugía

Manejar los síntomas sin cirugía

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. Solo debería operarme si el prolapso está afectando mi vida diaria y mi médico piensa que la cirugía ayudará.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy segura
Tiene razón. Por lo general, el prolapso solo se opera cuando está afectando su vida diaria y su médico piensa que la cirugía ayudará.

2. Si me opero, todos mis síntomas se aliviarán.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy segura
Tiene razón. La cirugía se realiza para tratar los síntomas causados por un órgano prolapsado, por lo que es posible que usted aún tenga otros síntomas después de su cirugía.

3. Someterse a una cirugía es la única manera de aliviar mis síntomas del prolapso de órganos pélvicos.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy segura
Tiene razón. Es posible que pueda aliviar algunos síntomas por su propia cuenta. Puede probar los ejercicios que se llaman ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos. O puede pedirle a su médico que le coloque un pesario.

4. Es posible que deba operarme más de una vez del prolapso de órganos pélvicos.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy segura
Tiene razón. Alrededor de 3 de cada 10 mujeres que se someten a la cirugía terminan operándose otra vez.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioSarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializadoFemi Olatunbosun, MB, FRCSC - Obstetricia y ginecología

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Reynolds RK, Loar PV (2010) Gynecology. In GM Doherty, ed., Current Diagnosis and Treatment: Surgery, 13th ed., pp. 966-984. New York: McGraw-Hill.
  2. Wei JT, et al. (2012). A midurethral sling to reduce incontinence after vaginal prolapse repair. New England Journal of Medicine, 366(25): 2358–2367.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.