Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Desgarro de menisco: ¿Debería hacerme una cirugía?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Desgarro de menisco: ¿Debería hacerme una cirugía?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Hacerse una cirugía para tratar un desgarro de menisco.
  • No hacerse una cirugía. Usar tratamiento en el hogar y fisioterapia para tratar la rodilla.

Puntos clave para recordar

  • Su decisión acerca de la cirugía para un menisco desgarrado dependerá de la ubicación del desgarro, del patrón del desgarro y de qué tan grande es. La experiencia y las preferencias de su cirujano, así como su edad, su salud y su nivel de actividad, también pueden afectar sus opciones de tratamiento.
  • Existen dos tipos de cirugía para un desgarro de menisco. Un tipo repara el desgarro cosiéndolo para unirlo. El otro tipo extirpa una parte o todo el menisco. En general, es mejor reparar el menisco que extirparlo.
  • Algunos tipos de desgarros no pueden repararse. Por ejemplo, los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. Pero la mayoría de los desgarros horizontales, degenerativos y que están hace mucho tiempo —aquellos causados por años de desgaste— no pueden repararse. Para estos tipos de desgarros, es posible que deba extirparse una parte o todo el menisco.
  • Es posible que quiera hacerse una cirugía si el dolor de rodilla es muy fuerte o si usted no puede realizar sus actividades cotidianas.
  • La cirugía podría ayudarle a reducir el riesgo de tener otros problemas articulares, como osteoartritis. No existen estudios a largo plazo para probarlo, pero muchos médicos creen que una reparación exitosa de meniscos ayuda a distribuir en forma pareja la presión ejercida sobre la articulación de la rodilla. Si la rodilla está protegida de una fuerza irregular, existe un riesgo más bajo de tener problemas articulares futuros.
  • Algunos tipos de desgarros sanan por sí solos. En lugar de la cirugía, usted podría probar reposo, hielo, compresión y apoyar la rodilla sobre una almohada cuando está sentado o recostado.
PMCs

¿Qué es un desgarro de menisco?

Un desgarro de menisco es una lesión común de la rodilla. El menisco es un disco de consistencia gomosa, en forma de C, que amortigua la rodilla. Cada rodilla tiene dos meniscos: uno en el borde externo de la rodilla y otro en el borde interno. Los meniscos mantienen estable la rodilla equilibrando el peso en toda la rodilla. Un desgarro de menisco puede impedir que la rodilla funcione bien.

¿Cómo se lesiona o se desgarra un menisco?

El desgarro de menisco suele ser causado por una torsión o un giro, a menudo con el pie plantado mientras se dobla la rodilla. Estos desgarros pueden producirse cuando levanta algo pesado o cuando hace deporte. A medida que envejece, los meniscos se desgastan. Esto puede hacer que se desgarren con más facilidad.

Si usted es mayor, es posible que no sepa cuál fue la causa del desgarro. O bien, es posible que solo recuerde sentir dolor después de ponerse de pie luego de sentarse en cuclillas, por ejemplo. A menudo, los únicos síntomas son dolor e hinchazón leve.

¿Cuáles son los tipos de desgarros de menisco?

Existen tres tipos de desgarros de menisco, cada uno más grave que el otro. Cuanto más grave es el desgarro, más graves son los síntomas.

Con un desgarro menor, es posible que tenga dolor e hinchazón leves. Por lo general, desaparece en 2 o 3 semanas.

Con un desgarro moderado, es posible que sienta dolor en el costado o en el centro de la rodilla. La hinchazón empeora lentamente en el transcurso de 2 o 3 días. Esto podría provocar rigidez en la rodilla y limitar la capacidad de flexión de esta. Por lo general, usted aún puede caminar. Podría sentir un dolor agudo cuando hace una torsión con la rodilla o cuando se pone en cuclillas. Estos síntomas desaparecen, pero pueden reaparecer si gira o usa la rodilla en exceso.

En los desgarros graves, pueden pasar fragmentos del menisco desgarrado al espacio articular. Esto puede hacer que la rodilla se atore, haga un ruido tipo chasquido o se trabe. Es posible que no pueda estirarla. Quizá sienta la rodilla "tambaleante" o quizá se tuerza en forma inadvertida. Podría hincharse o ponerse rígida inmediatamente después de la lesión o en el transcurso de 2 o 3 días.

¿Cómo se trata un menisco desgarrado?

Existen dos tipos básicos de tratamiento para un menisco desgarrado: el tratamiento no quirúrgico y la cirugía.

  • Con el tratamiento no quirúrgico, usted usa reposo, hielo, compresión y elevación, y recibe fisioterapia. Usted podría usar un aparato ortopédico en la rodilla durante un tiempo corto.
  • Con cirugía, usted puede hacerse una de las siguientes:
    • Reparación quirúrgica para suturar el desgarro.
    • Meniscectomía parcial, una cirugía en la que se extirpa la parte desgarrada del menisco.
    • Meniscectomía total, una cirugía en la que se extirpa todo el menisco. Por lo general, esta cirugía no se realiza debido a que aumenta el riesgo de osteoartritis en la rodilla.

Cuando sea posible, es mejor reparar el menisco que extirparlo. Si el menisco puede repararse, usted corre un riesgo más bajo de tener problemas articulares futuros.1

Es probable que su médico le recomiende un tratamiento que crea que dará mejor resultado para usted, según la ubicación del desgarro, el patrón del desgarro y qué tan grande es el desgarro. Su edad, su salud y su nivel de actividad también podrían afectar sus opciones de tratamiento. En algunos casos, el cirujano toma la decisión final durante la cirugía, cuando pueda ver qué tan fuerte está el menisco, dónde está el desgarro y qué tan grande es el desgarro.

  • Si tiene un desgarro pequeño en el borde externo del menisco (en lo que los médicos llaman zona roja), quizás quiera probar tratamiento en el hogar. A menudo, estos desgarros sanan con reposo.
  • Si tiene un desgarro de moderado a importante en el borde externo del menisco (zona roja), tal vez quiera considerar la cirugía. Estos tipos de desgarros tienden a sanar bien después de la cirugía.
  • Si tiene un desgarro que se propaga de la zona roja a los dos tercios internos del menisco (llamada zona blanca), su decisión es más difícil. Es posible que la cirugía para reparar estos tipos de desgarros no dé resultado. Usted puede necesitar una meniscectomía parcial.
  • Si tiene un desgarro en la zona blanca del menisco, la cirugía de reparación no suele realizarse debido a que es posible que el menisco no sane. Pero la meniscectomía parcial podría realizarse si los fragmentos desgarrados del menisco le causan dolor e hinchazón.

Algunos tipos de desgarros no se pueden reparar. Los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. Pero la mayoría del tiempo, los desgarros horizontales, degenerativos y que están hace mucho tiempo —aquellos causados por años de desgaste— no pueden repararse. Cuanto mayor sea usted, menos probable es que su desgarro pueda repararse. Para estos tipos de desgarros, es posible que deba extirparse una parte o todo el menisco.

Cuando es posible, la cirugía del menisco se hace usando artroscopia en lugar de cirugía abierta. Durante la artroscopia, su médico coloca un tubo con luz con una cámara diminuta —llamada artroscopio o endoscopio— e instrumentos quirúrgicos a través de incisiones pequeñas.

En una persona joven, es posible que la cirugía para reparar el desgarro sea la primera opción, debido a que podría restablecer el uso de la rodilla.

La cirugía tiene riesgos, que incluyen infección, un coágulo de sangre en la pierna, daño en los nervios o en los vasos sanguíneos y los riesgos de la anestesia. Después de la cirugía, es posible que aún tenga dolor y rigidez articular.

¿Qué tan buenos son los resultados de la cirugía?

La cirugía para reparar los desgarros de menisco alivian los síntomas 85% de las veces. Esto significa que de 100 personas que se hacen esta cirugía, 85 tienen un alivio del dolor y pueden usar la rodilla con normalidad, mientras que 15 no.2

La reparación de menisco es más exitosa:

  • En personas jóvenes.
  • En rodillas que tienen buena estabilidad.
  • En desgarros longitudinales o en desgarros radiales que ocurren en la zona roja.
  • Si la reparación se realiza las primeras semanas después de la lesión.

La cirugía para extirpar parte del menisco (meniscectomía) es mejor para mantener la rodilla estable que la cirugía para extirpar todo el menisco. La extirpación parcial también permite una recuperación más rápida y completa que una extirpación total.

Extirpar el menisco completo generalmente reduce algunos síntomas. Pero perder el menisco reduce la amortiguación y estabilidad de la articulación. La mayoría de las personas, especialmente si son jóvenes o activas, no quedan satisfechas con una meniscectomía total. Por esto es que los cirujanos tratan de extirpar tan poco menisco como sea posible.

Estudios de meniscectomía parcial han demostrado que 78% a 88% de las personas obtienen buenos resultados de la meniscectomía parcial. Esto significa que de 78 a 88 de cada 100 personas que se hacen la cirugía tienen síntomas reducidos y pueden regresar a la mayoría de o a todas sus actividades.2

¿Qué puede hacer en lugar de hacerse la cirugía para un menisco desgarrado?

A menudo, los desgarros pequeños detectados en el borde externo del menisco sanan con reposo. En lugar de la cirugía, usted podría probar reposo, hielo, compresión y elevación. Podría usar un aparato ortopédico en la rodilla. Puede probar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno para ayudar con el dolor y para reducir la hinchazón.

Si sus síntomas desaparecen, es posible que su médico le sugiera ejercicios para fortalecer los cuádriceps y los isquiotibiales, y para aumentar la flexibilidad. Es importante que siga las pautas de su médico para que no vuelva a lesionarse.

¿Por qué podría su médico recomendarle la cirugía?

Es posible que su médico le recomiende la cirugía debido a que:

  • Usted aún tiene dolor después de probar otros tratamientos, como reposo y fisioterapia.
  • La rodilla se le "traba" en lugar de funcionar con normalidad.
  • Es posible que pueda reducir el riesgo de tener problemas articulares (osteoartritis) futuros.
  • Usted es una persona activa y su desgarro se encuentra en la zona roja a blanca. La cirugía puede ayudar a devolverle a la rodilla un funcionamiento normal.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Hacerse la cirugía para un menisco desgarrado Hacerse la cirugía para un menisco desgarrado
  • Usted se hace la cirugía para reparar o extirpar el menisco. En la mayoría de los casos, usted regresa a su hogar el mismo día de la cirugía.
  • Luego de cualquier tipo de cirugía, sigue una rehabilitación que incluye reposo, caminar y hacer ejercicios hasta que obtenga una amplitud de movimiento completa sin dolor.
  • Después de la cirugía para reparar el menisco, usted debe limitar el movimiento durante hasta 2 semanas. Podrían pasar semanas o meses antes de que pueda retomar sus actividades cotidianas después de la cirugía.
  • La cirugía para reparar los desgarros de menisco alivian los síntomas 85% de las veces. Esto significa que de 100 personas que se hacen esta cirugía, 85 tienen un alivio del dolor y pueden usar la rodilla con normalidad, mientras que 15 no.2
  • La cirugía para reparar desgarros podría reducir el riesgo de tener problemas articulares a largo plazo.
  • De cada 100 personas que se realizaron la cirugía para extirpar parte del menisco, de 78 a 88 obtuvieron un alivio del dolor y los problemas en la rodilla.2
  • Es posible que aún tenga dolor y rigidez articular después de la cirugía.
  • La cirugía tiene riesgos, tales como:
    • Infección.
    • Daño en los nervios o en los vasos sanguíneos alrededor de la rodilla.
    • Coágulos de sangre en la pierna.
    • Daño en la articulación.
    • Riesgos de la anestesia.
  • Su edad y su salud también pueden afectar su riesgo.
No hacerse una cirugía No hacerse una cirugía
  • Usted prueba reposo, hielo, compresión y elevación.
  • Podría usar un aparato ortopédico en la rodilla.
  • Prueba medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno para ayudar con el dolor y la hinchazón.
  • Podría hacer ejercicios para fortalecer los músculos del muslo (cuádriceps e isquiotibiales) y aumentar la flexibilidad.
  • Es posible que pueda aliviar el dolor y devolverle a la rodilla un funcionamiento normal.
  • Usted evita una cirugía que podría no necesitar si el desgarro sana por sí solo.
  • Evita los riesgos de la cirugía.
  • De todos modos, puede realizarse la cirugía más adelante si sus síntomas no mejoran.
  • Su desgarro podría no sanar por sí solo, por lo que usted podría necesitar cirugía de todos modos.
  • Es posible que aún sienta dolor, o que su dolor empeore.
  • Es posible que no tenga el uso completo de la rodilla.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía para el desgarro de menisco

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

He tenido bastante dolor en un costado de la rodilla durante un par de semanas, pero mis síntomas han disminuido. Mi médico piensa que el menisco podría estar sanando por sí solo. Todavía consulto a mi médico, aunque he comenzado a hacer rehabilitación con un fisioterapeuta. Me indicó que hiciera ejercicios de amplitud de movimiento y de fortalecimiento de la rodilla en el hogar. No creo que necesite cirugía.

José, 41 años

Hace algunos meses, comencé a tener dolor en la rodilla derecha cuando la movía de maneras determinadas. Mi médico me examinó la rodilla y me preguntó acerca de mis síntomas. Me diagnosticó un desgarro en el menisco. Una MRI de seguimiento lo confirmó. He estado haciendo rehabilitación, pero han pasado 2 meses y sigo teniendo dolor, particularmente cada vez que giro la rodilla. El cirujano ortopédico piensa que podría tener un colgajo o un fragmento de menisco desgarrado moviéndose en la rodilla, lo que me causa muchos problemas ya que la rodilla se me traba. Él me recomienda la reparación quirúrgica, y yo voy a seguir adelante con la cirugía.

Will, 63 años

Me lesioné la rodilla hace alrededor de un mes en un partido de tenis. Mi médico no tardó mucho en diagnosticar un desgarro de menisco, y voy a realizarme la prueba de artroscopia para ver cuánto daño me hice en la rodilla. La cirujana dice que no puede hacer reparaciones en el mismo procedimiento. Mi madre tiene osteoartritis grave, y yo creo que podría desarrollar artritis en la rodilla en forma temprana si no me ocupo de este desgarro. Creo que tiene sentido realizarme la cirugía artroscópica.

Alondra, 32 años

Soy un deportista en serio y esta no es mi primera lesión. Pero es la primera vez que he tenido que considerar la cirugía. He tenido un dolor fuerte en la rodilla casi constantemente desde que la giré en el gimnasio hace algunas semanas. Es particularmente fuerte si doblo o flexiono la rodilla. El cirujano dice que la MRI indica un desgarro grande en la parte interna del menisco, y que esa es la parte que no sana bien. Me recomienda una meniscectomía parcial para extirpar el tejido dañado. Dice que solo tendrá que extirpar una pequeña parte del menisco y que seguiré teniendo estabilidad en la rodilla, ¡y que no tendré más dolor! Me haré la cirugía la próxima semana.

Marlon, 30 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para hacerse una cirugía

Motivos para no hacerse una cirugía

Deseo hacer todo lo que pueda para reparar la rodilla.

Creo que mi desgarro de menisco es menor. Deseo esperar y ver si la rodilla mejora antes de realizarme una cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo mucho dolor y deseo realizarme la cirugía para poder comenzar a sentirme mejor.

Mi dolor no es tan fuerte.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Creo que la cirugía podría ayudarme a evitar problemas articulares a largo plazo.

No deseo realizarme la cirugía por ningún motivo.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Acepto los riesgos de la cirugía.

Siento que la cirugía es demasiado riesgosa para mí.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Hacerme la cirugía

NO hacerme la cirugía

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

Mi tratamiento para un menisco desgarrado dependerá de más factores además de solo saber cómo me lesioné la rodilla.

  • VerdaderoSí, eso es correcto. Su tratamiento para un menisco desgarrado dependerá de la ubicación del desgarro, del patrón del desgarro y de qué tan grande es. Su edad, su salud y su nivel de actividad también pueden afectar sus opciones de tratamiento.
  • FalsoLo lamento, eso no es correcto. Su tratamiento para un menisco desgarrado dependerá de la ubicación del desgarro, del patrón del desgarro y de qué tan grande es. Su edad, su salud y su nivel de actividad también pueden afectar sus opciones de tratamiento.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Su tratamiento para un menisco desgarrado dependerá de la ubicación del desgarro, del patrón del desgarro y de qué tan grande es.
2.

Es posible que la cirugía no pueda reparar todos los desgarros.

  • VerdaderoSí, eso es correcto. Algunos tipos de desgarros no pueden repararse. Los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. La mayoría de las veces, los desgarros horizontales y los desgarros causados por años de desgaste no pueden repararse.
  • FalsoLo lamento, eso no es correcto. Algunos tipos de desgarros no pueden repararse. Los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. La mayoría de las veces, los desgarros horizontales y los desgarros causados por años de desgaste no pueden repararse.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Algunos tipos de desgarros no pueden repararse. Los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. La mayoría de las veces, los desgarros horizontales y los desgarros causados por años de desgaste no pueden repararse.
3.

La cirugía podría ayudarme a evitar problemas articulares a largo plazo.

  • VerdaderoSí, eso es correcto. Es posible que la cirugía pueda prevenir problemas articulares a largo plazo, como la osteoartritis.
  • FalsoLo lamento, eso no es correcto. Es posible que la cirugía pueda prevenir problemas articulares a largo plazo, como la osteoartritis.
  • No estoy seguroEs posible que le ayude volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Es posible que la cirugía pueda prevenir problemas articulares a largo plazo, como la osteoartritis.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioWilliam H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializadoPatrick J. McMahon, MD - Cirugía ortopédica

Referencias
Citas bibliográficas
  1. McMahon PJ, Kaplan LD (2006). Sports medicine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 163–220. New York: McGraw-Hill.
  2. Beynnon BD, et al. (2010). Meniscal injuries. In JC DeLee et al., eds., DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice, 3rd ed., vol. 2, pp. 1596–1623. Philadelphia: Saunders Elsevier.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Desgarro de menisco: ¿Debería hacerme una cirugía?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Hacerse una cirugía para tratar un desgarro de menisco.
  • No hacerse una cirugía. Usar tratamiento en el hogar y fisioterapia para tratar la rodilla.

Puntos clave para recordar

  • Su decisión acerca de la cirugía para un menisco desgarrado dependerá de la ubicación del desgarro, del patrón del desgarro y de qué tan grande es. La experiencia y las preferencias de su cirujano, así como su edad, su salud y su nivel de actividad, también pueden afectar sus opciones de tratamiento.
  • Existen dos tipos de cirugía para un desgarro de menisco. Un tipo repara el desgarro cosiéndolo para unirlo. El otro tipo extirpa una parte o todo el menisco. En general, es mejor reparar el menisco que extirparlo.
  • Algunos tipos de desgarros no pueden repararse. Por ejemplo, los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. Pero la mayoría de los desgarros horizontales, degenerativos y que están hace mucho tiempo —aquellos causados por años de desgaste— no pueden repararse. Para estos tipos de desgarros, es posible que deba extirparse una parte o todo el menisco.
  • Es posible que quiera hacerse una cirugía si el dolor de rodilla es muy fuerte o si usted no puede realizar sus actividades cotidianas.
  • La cirugía podría ayudarle a reducir el riesgo de tener otros problemas articulares, como osteoartritis. No existen estudios a largo plazo para probarlo, pero muchos médicos creen que una reparación exitosa de meniscos ayuda a distribuir en forma pareja la presión ejercida sobre la articulación de la rodilla. Si la rodilla está protegida de una fuerza irregular, existe un riesgo más bajo de tener problemas articulares futuros.
  • Algunos tipos de desgarros sanan por sí solos. En lugar de la cirugía, usted podría probar reposo, hielo, compresión y apoyar la rodilla sobre una almohada cuando está sentado o recostado.
PMCs

¿Qué es un desgarro de menisco?

Un desgarro de menisco es una lesión común de la rodilla. El menisco es un disco de consistencia gomosa, en forma de C, que amortigua la rodilla. Cada rodilla tiene dos meniscos : uno en el borde externo de la rodilla y otro en el borde interno. Los meniscos mantienen estable la rodilla equilibrando el peso en toda la rodilla. Un desgarro de menisco puede impedir que la rodilla funcione bien.

¿Cómo se lesiona o se desgarra un menisco?

El desgarro de menisco suele ser causado por una torsión o un giro, a menudo con el pie plantado mientras se dobla la rodilla. Estos desgarros pueden producirse cuando levanta algo pesado o cuando hace deporte. A medida que envejece, los meniscos se desgastan. Esto puede hacer que se desgarren con más facilidad.

Si usted es mayor, es posible que no sepa cuál fue la causa del desgarro. O bien, es posible que solo recuerde sentir dolor después de ponerse de pie luego de sentarse en cuclillas, por ejemplo. A menudo, los únicos síntomas son dolor e hinchazón leve.

¿Cuáles son los tipos de desgarros de menisco?

Existen tres tipos de desgarros de menisco, cada uno más grave que el otro. Cuanto más grave es el desgarro, más graves son los síntomas.

Con un desgarro menor, es posible que tenga dolor e hinchazón leves. Por lo general, desaparece en 2 o 3 semanas.

Con un desgarro moderado, es posible que sienta dolor en el costado o en el centro de la rodilla. La hinchazón empeora lentamente en el transcurso de 2 o 3 días. Esto podría provocar rigidez en la rodilla y limitar la capacidad de flexión de esta. Por lo general, usted aún puede caminar. Podría sentir un dolor agudo cuando hace una torsión con la rodilla o cuando se pone en cuclillas. Estos síntomas desaparecen, pero pueden reaparecer si gira o usa la rodilla en exceso.

En los desgarros graves, pueden pasar fragmentos del menisco desgarrado al espacio articular. Esto puede hacer que la rodilla se atore, haga un ruido tipo chasquido o se trabe. Es posible que no pueda estirarla. Quizá sienta la rodilla "tambaleante" o quizá se tuerza en forma inadvertida. Podría hincharse o ponerse rígida inmediatamente después de la lesión o en el transcurso de 2 o 3 días.

¿Cómo se trata un menisco desgarrado?

Existen dos tipos básicos de tratamiento para un menisco desgarrado: el tratamiento no quirúrgico y la cirugía.

  • Con el tratamiento no quirúrgico, usted usa reposo, hielo, compresión y elevación, y recibe fisioterapia. Usted podría usar un aparato ortopédico en la rodilla durante un tiempo corto.
  • Con cirugía, usted puede hacerse una de las siguientes:
    • Reparación quirúrgica para suturar el desgarro.
    • Meniscectomía parcial, una cirugía en la que se extirpa la parte desgarrada del menisco.
    • Meniscectomía total, una cirugía en la que se extirpa todo el menisco. Por lo general, esta cirugía no se realiza debido a que aumenta el riesgo de osteoartritis en la rodilla.

Cuando sea posible, es mejor reparar el menisco que extirparlo. Si el menisco puede repararse, usted corre un riesgo más bajo de tener problemas articulares futuros.1

Es probable que su médico le recomiende un tratamiento que crea que dará mejor resultado para usted, según la ubicación del desgarro, el patrón del desgarro y qué tan grande es el desgarro. Su edad, su salud y su nivel de actividad también podrían afectar sus opciones de tratamiento. En algunos casos, el cirujano toma la decisión final durante la cirugía, cuando pueda ver qué tan fuerte está el menisco, dónde está el desgarro y qué tan grande es el desgarro.

  • Si tiene un desgarro pequeño en el borde externo del menisco (en lo que los médicos llaman zona roja ), quizás quiera probar tratamiento en el hogar. A menudo, estos desgarros sanan con reposo.
  • Si tiene un desgarro de moderado a importante en el borde externo del menisco (zona roja), tal vez quiera considerar la cirugía. Estos tipos de desgarros tienden a sanar bien después de la cirugía.
  • Si tiene un desgarro que se propaga de la zona roja a los dos tercios internos del menisco (llamada zona blanca ), su decisión es más difícil. Es posible que la cirugía para reparar estos tipos de desgarros no dé resultado. Usted puede necesitar una meniscectomía parcial.
  • Si tiene un desgarro en la zona blanca del menisco, la cirugía de reparación no suele realizarse debido a que es posible que el menisco no sane. Pero la meniscectomía parcial podría realizarse si los fragmentos desgarrados del menisco le causan dolor e hinchazón.

Algunos tipos de desgarros no se pueden reparar. Los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. Pero la mayoría del tiempo, los desgarros horizontales , degenerativos y que están hace mucho tiempo —aquellos causados por años de desgaste— no pueden repararse. Cuanto mayor sea usted, menos probable es que su desgarro pueda repararse. Para estos tipos de desgarros, es posible que deba extirparse una parte o todo el menisco.

Cuando es posible, la cirugía del menisco se hace usando artroscopia en lugar de cirugía abierta. Durante la artroscopia, su médico coloca un tubo con luz con una cámara diminuta —llamada artroscopio o endoscopio— e instrumentos quirúrgicos a través de incisiones pequeñas.

En una persona joven, es posible que la cirugía para reparar el desgarro sea la primera opción, debido a que podría restablecer el uso de la rodilla.

La cirugía tiene riesgos, que incluyen infección, un coágulo de sangre en la pierna, daño en los nervios o en los vasos sanguíneos y los riesgos de la anestesia. Después de la cirugía, es posible que aún tenga dolor y rigidez articular.

¿Qué tan buenos son los resultados de la cirugía?

La cirugía para reparar los desgarros de menisco alivian los síntomas 85% de las veces. Esto significa que de 100 personas que se hacen esta cirugía, 85 tienen un alivio del dolor y pueden usar la rodilla con normalidad, mientras que 15 no.2

La reparación de menisco es más exitosa:

  • En personas jóvenes.
  • En rodillas que tienen buena estabilidad.
  • En desgarros longitudinales o en desgarros radiales que ocurren en la zona roja .
  • Si la reparación se realiza las primeras semanas después de la lesión.

La cirugía para extirpar parte del menisco (meniscectomía) es mejor para mantener la rodilla estable que la cirugía para extirpar todo el menisco. La extirpación parcial también permite una recuperación más rápida y completa que una extirpación total.

Extirpar el menisco completo generalmente reduce algunos síntomas. Pero perder el menisco reduce la amortiguación y estabilidad de la articulación. La mayoría de las personas, especialmente si son jóvenes o activas, no quedan satisfechas con una meniscectomía total. Por esto es que los cirujanos tratan de extirpar tan poco menisco como sea posible.

Estudios de meniscectomía parcial han demostrado que 78% a 88% de las personas obtienen buenos resultados de la meniscectomía parcial. Esto significa que de 78 a 88 de cada 100 personas que se hacen la cirugía tienen síntomas reducidos y pueden regresar a la mayoría de o a todas sus actividades.2

¿Qué puede hacer en lugar de hacerse la cirugía para un menisco desgarrado?

A menudo, los desgarros pequeños detectados en el borde externo del menisco sanan con reposo. En lugar de la cirugía, usted podría probar reposo, hielo, compresión y elevación. Podría usar un aparato ortopédico en la rodilla. Puede probar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno para ayudar con el dolor y para reducir la hinchazón.

Si sus síntomas desaparecen, es posible que su médico le sugiera ejercicios para fortalecer los cuádriceps y los isquiotibiales , y para aumentar la flexibilidad. Es importante que siga las pautas de su médico para que no vuelva a lesionarse.

¿Por qué podría su médico recomendarle la cirugía?

Es posible que su médico le recomiende la cirugía debido a que:

  • Usted aún tiene dolor después de probar otros tratamientos, como reposo y fisioterapia.
  • La rodilla se le "traba" en lugar de funcionar con normalidad.
  • Es posible que pueda reducir el riesgo de tener problemas articulares (osteoartritis) futuros.
  • Usted es una persona activa y su desgarro se encuentra en la zona roja a blanca . La cirugía puede ayudar a devolverle a la rodilla un funcionamiento normal.

2. Compare sus opciones

 Hacerse la cirugía para un menisco desgarradoNo hacerse una cirugía
¿Qué implica generalmente?
  • Usted se hace la cirugía para reparar o extirpar el menisco. En la mayoría de los casos, usted regresa a su hogar el mismo día de la cirugía.
  • Luego de cualquier tipo de cirugía, sigue una rehabilitación que incluye reposo, caminar y hacer ejercicios hasta que obtenga una amplitud de movimiento completa sin dolor.
  • Después de la cirugía para reparar el menisco, usted debe limitar el movimiento durante hasta 2 semanas. Podrían pasar semanas o meses antes de que pueda retomar sus actividades cotidianas después de la cirugía.
  • Usted prueba reposo, hielo, compresión y elevación.
  • Podría usar un aparato ortopédico en la rodilla.
  • Prueba medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o naproxeno para ayudar con el dolor y la hinchazón.
  • Podría hacer ejercicios para fortalecer los músculos del muslo (cuádriceps e isquiotibiales) y aumentar la flexibilidad.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La cirugía para reparar los desgarros de menisco alivian los síntomas 85% de las veces. Esto significa que de 100 personas que se hacen esta cirugía, 85 tienen un alivio del dolor y pueden usar la rodilla con normalidad, mientras que 15 no.2
  • La cirugía para reparar desgarros podría reducir el riesgo de tener problemas articulares a largo plazo.
  • De cada 100 personas que se realizaron la cirugía para extirpar parte del menisco, de 78 a 88 obtuvieron un alivio del dolor y los problemas en la rodilla.2
  • Es posible que pueda aliviar el dolor y devolverle a la rodilla un funcionamiento normal.
  • Usted evita una cirugía que podría no necesitar si el desgarro sana por sí solo.
  • Evita los riesgos de la cirugía.
  • De todos modos, puede realizarse la cirugía más adelante si sus síntomas no mejoran.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Es posible que aún tenga dolor y rigidez articular después de la cirugía.
  • La cirugía tiene riesgos, tales como:
    • Infección.
    • Daño en los nervios o en los vasos sanguíneos alrededor de la rodilla.
    • Coágulos de sangre en la pierna.
    • Daño en la articulación.
    • Riesgos de la anestesia.
  • Su edad y su salud también pueden afectar su riesgo.
  • Su desgarro podría no sanar por sí solo, por lo que usted podría necesitar cirugía de todos modos.
  • Es posible que aún sienta dolor, o que su dolor empeore.
  • Es posible que no tenga el uso completo de la rodilla.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía para el desgarro de menisco

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"He tenido bastante dolor en un costado de la rodilla durante un par de semanas, pero mis síntomas han disminuido. Mi médico piensa que el menisco podría estar sanando por sí solo. Todavía consulto a mi médico, aunque he comenzado a hacer rehabilitación con un fisioterapeuta. Me indicó que hiciera ejercicios de amplitud de movimiento y de fortalecimiento de la rodilla en el hogar. No creo que necesite cirugía."

— José, 41 años

"Hace algunos meses, comencé a tener dolor en la rodilla derecha cuando la movía de maneras determinadas. Mi médico me examinó la rodilla y me preguntó acerca de mis síntomas. Me diagnosticó un desgarro en el menisco. Una MRI de seguimiento lo confirmó. He estado haciendo rehabilitación, pero han pasado 2 meses y sigo teniendo dolor, particularmente cada vez que giro la rodilla. El cirujano ortopédico piensa que podría tener un colgajo o un fragmento de menisco desgarrado moviéndose en la rodilla, lo que me causa muchos problemas ya que la rodilla se me traba. Él me recomienda la reparación quirúrgica, y yo voy a seguir adelante con la cirugía."

— Will, 63 años

"Me lesioné la rodilla hace alrededor de un mes en un partido de tenis. Mi médico no tardó mucho en diagnosticar un desgarro de menisco, y voy a realizarme la prueba de artroscopia para ver cuánto daño me hice en la rodilla. La cirujana dice que no puede hacer reparaciones en el mismo procedimiento. Mi madre tiene osteoartritis grave, y yo creo que podría desarrollar artritis en la rodilla en forma temprana si no me ocupo de este desgarro. Creo que tiene sentido realizarme la cirugía artroscópica."

— Alondra, 32 años

"Soy un deportista en serio y esta no es mi primera lesión. Pero es la primera vez que he tenido que considerar la cirugía. He tenido un dolor fuerte en la rodilla casi constantemente desde que la giré en el gimnasio hace algunas semanas. Es particularmente fuerte si doblo o flexiono la rodilla. El cirujano dice que la MRI indica un desgarro grande en la parte interna del menisco, y que esa es la parte que no sana bien. Me recomienda una meniscectomía parcial para extirpar el tejido dañado. Dice que solo tendrá que extirpar una pequeña parte del menisco y que seguiré teniendo estabilidad en la rodilla, ¡y que no tendré más dolor! Me haré la cirugía la próxima semana."

— Marlon, 30 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para hacerse una cirugía

Motivos para no hacerse una cirugía

Deseo hacer todo lo que pueda para reparar la rodilla.

Creo que mi desgarro de menisco es menor. Deseo esperar y ver si la rodilla mejora antes de realizarme una cirugía.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo mucho dolor y deseo realizarme la cirugía para poder comenzar a sentirme mejor.

Mi dolor no es tan fuerte.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Creo que la cirugía podría ayudarme a evitar problemas articulares a largo plazo.

No deseo realizarme la cirugía por ningún motivo.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Acepto los riesgos de la cirugía.

Siento que la cirugía es demasiado riesgosa para mí.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Hacerme la cirugía

NO hacerme la cirugía

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. Mi tratamiento para un menisco desgarrado dependerá de más factores además de solo saber cómo me lesioné la rodilla.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Sí, eso es correcto. Su tratamiento para un menisco desgarrado dependerá de la ubicación del desgarro, del patrón del desgarro y de qué tan grande es. Su edad, su salud y su nivel de actividad también pueden afectar sus opciones de tratamiento.

2. Es posible que la cirugía no pueda reparar todos los desgarros.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Sí, eso es correcto. Algunos tipos de desgarros no pueden repararse. Los desgarros radiales a veces pueden repararse, pero esto depende de su ubicación. La mayoría de las veces, los desgarros horizontales y los desgarros causados por años de desgaste no pueden repararse.

3. La cirugía podría ayudarme a evitar problemas articulares a largo plazo.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Sí, eso es correcto. Es posible que la cirugía pueda prevenir problemas articulares a largo plazo, como la osteoartritis.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioWilliam H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializadoPatrick J. McMahon, MD - Cirugía ortopédica

Referencias
Citas bibliográficas
  1. McMahon PJ, Kaplan LD (2006). Sports medicine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 163–220. New York: McGraw-Hill.
  2. Beynnon BD, et al. (2010). Meniscal injuries. In JC DeLee et al., eds., DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice, 3rd ed., vol. 2, pp. 1596–1623. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.