Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Dedos de los pies en martillo, en garra o en maza: ¿Debería operarme?

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Dedos de los pies en martillo, en garra o en maza: ¿Debería operarme?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Operarse los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza.
  • Probar tratamientos no quirúrgicos para dedos de los pies en martillo, en garra o en maza.

Puntos clave para recordar

  • Considere la cirugía si el dedo del pie le provoca demasiado dolor, si la deformidad es demasiado grande o si no puede realizar sus actividades cotidianas con facilidad.
  • Sus expectativas desempeñarán un papel importante con respecto a cómo se sienta acerca de los resultados de la cirugía. La cirugía puede no ayudar en cuanto al aspecto de sus pies.
  • Sus problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.
  • En lugar de operarse, puede probar a utilizar calzado con mucho espacio para los dedos de los pies y a usar protectores y soportes en el calzado para obtener protección y comodidad. Hacer ejercicios para los dedos de los pies puede ayudar a enderezar sus dedos y hacerlos más flexibles.
PMCs

¿Qué son los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza son dedos que no tienen la forma correcta. Pueden tener un aspecto extraño, pueden doler, o ambas cosas. Los zapatos apretados son la causa más común de estos problemas en los dedos de los pies.

  • Un dedo del pie en martillo es un dedo que se flexiona hacia abajo en la articulación media del dedo. Por lo general, aparece en el segundo dedo del pie. Esto hace que la articulación media del dedo del pie se levante. Los dedos de los pies en martillo aparecen a menudo con juanetes.
  • Los dedos en garra se presentan, por lo general, en los cuatro dedos más pequeños de los pies al mismo tiempo. Los dedos de los pies se flexionan hacia arriba en las articulaciones donde se unen los dedos y el pie. Y luego se doblan hacia abajo, tanto en las articulaciones medias como en las articulaciones más cercanas a la punta de los dedos de los pies. Esto provoca que los dedos de los pies se flexionen hacia el piso.
  • Un dedo en maza aparece, a menudo, en el segundo dedo del pie, pero puede presentarse en los otros dedos también. El dedo del pie se flexiona hacia abajo en la articulación más cercana a la punta del dedo.

¿Cuáles son los riesgos de los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza?

Los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza pueden causar molestias y dolor, y pueden hacer que sea difícil caminar. El calzado puede rozar los dedos de los pies y causar dolor, ampollas, callos o callosidades, o llagas. Las llagas pueden llegar a infectarse y dar lugar a celulitis u osteomielitis, especialmente si tiene diabetes o una enfermedad arterial periférica. Si tiene alguno de estos problemas de salud y se le forman llagas, comuníquese con su médico.

¿Qué es un tratamiento no quirúrgico para los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Puede tratar los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza en el hogar de la siguiente manera:

  • Use zapatos amplios.
  • Utilice protectores y soportes para obtener protección y comodidad.
  • Haga ejercicios para los dedos de los pies. Estos fortalecerán los músculos de los dedos de los pies y los harán más flexibles.
  • Limite las actividades que le causen dolor.
  • Use medicamentos de venta libre para tratar el dolor.

¿Qué tipos de cirugía se realizan para los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Si su dedo del pie en martillo, en garra o en maza empeora, o si el tratamiento no quirúrgico no le ayuda a aliviar su dolor, podría considerar la cirugía. El tipo de cirugía que elija depende de la gravedad de su afección y si la articulación del dedo del pie está inmóvil (no tiene movimiento) o es flexible (tiene algo de movimiento). Una articulación inmóvil del dedo del pie a menudo requiere cirugía para ser enderezada. Algunas veces es posible corregir una articulación flexible de un dedo del pie sin necesidad de cirugía.

Las opciones de cirugía incluyen:

  • Resección de la cabeza de la falange (artroplastia), en la que el cirujano extrae una parte del hueso del dedo del pie.
  • Fusión de la articulación (artrodesis), en la que el cirujano extrae una parte de la articulación, lo que permite que los huesos del dedo se junten (se fusionen).
  • Corte del tejido de soporte o liberación de tendones en la articulación del dedo del pie.

El resultado de la cirugía dependerá del tipo de cirugía que se haga, de la experiencia de su cirujano y de lo gravemente afectados que estén los dedos de sus pies.

Es posible que la cirugía no ayude al aspecto de sus pies. Además, los problemas en los dedos de sus pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.

Sus expectativas desempeñarán un papel importante con respecto a cómo se sienta acerca de los resultados de la cirugía. Si se va a operar solo para mejorar el aspecto de su pie, es posible que no quede satisfecho con el resultado.

¿Por qué podría recomendarle su médico que se opere?

Por lo general, la cirugía se utiliza solo si sus síntomas no mejoran con el tratamiento no quirúrgico.

Considere la cirugía si tiene:

  • Dolor intenso en los pies que interfiere en sus actividades diarias, y los tratamientos no quirúrgicos no han funcionado.
  • Un pie muy deformado que interfiere en sus actividades diarias.
  • Una deformidad articular inmóvil. Por lo general, esta afección requiere una cirugía para aliviar el dolor y corregir la deformidad.

La cirugía podría no ser una opción si la deformidad del dedo del pie es causada por un problema con su sistema nervioso o si usted tiene una enfermedad que afecta los vasos sanguíneos, por ejemplo, diabetes.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?









¿Cuáles son los beneficios?









¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?









Operarse los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza Operarse los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza
  • Puede volver al hogar el mismo día de la operación.
  • No podrá estar de pie ni caminar por largos períodos por al menos entre 3 y 6 semanas. Tendrá que ausentarse del trabajo por un tiempo, pero su ausencia dependerá de cosas como el tipo de cirugía que le hagan, si su actividad habitual requiere determinado calzado o no y el tipo de tarea que haga.
  • Es posible que necesite usar muletas durante unos días.
  • Alivia el dolor.
  • Le permite caminar con más comodidad.
  • Disminuye el riesgo de que tenga problemas de la piel donde el dedo del pie en martillo, en garra o en maza roza con el zapato.
  • La curación puede tardar mucho.
  • Es posible que tenga hinchazón que no desaparece, entumecimiento o una amplitud limitada de movimiento en el dedo del pie afectado.
  • La cirugía puede no cambiar el aspecto de sus pies.
  • Sus problemas en los dedos de los pies pueden reaparecer después de la cirugía, especialmente si sigue usando zapatos que le causen problemas en los dedos.
  • Toda cirugía tiene riesgos, como infección y problemas relacionados con la anestesia y el sangrado.
Probar otros tratamientos Probar otros tratamientos
  • Pruebe a usar zapatos con más espacio y utilice almohadillas y soportes para amortiguar los dedos de los pies adoloridos.
  • Haga ejercicios para los dedos de los pies para fortalecerlos y hacerlos más flexibles.
  • Tome analgésicos (medicamentos para el dolor) de venta libre.
  • Ofrece la posibilidad de que el dedo del pie se corrija y los músculos se fortalezcan.
  • Alivia el dolor.
  • Evita los riesgos de una cirugía, así como la hinchazón y el entumecimiento.
  • Si su problema en los dedos de los pies es muy grave, es posible que no consiga aliviar su dolor.
  • Otro tratamiento podría no corregir la deformidad del dedo del pie.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía para dedos de los pies en martillo, en garra o en maza

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Otros en mi familia tienen dedos de los pies en martillo, así que creo que no debería sorprenderme de tener este problema, sobre todo después de que mi médico me dijo que el uso de zapatos de tacón alto contribuye a su formación. Supongo que no me di cuenta cuánto pueden afectar los zapatos a los pies. Mi médico me sugirió usar zapatos con un tacón más bajo y más espacio para los dedos de los pies, ya que esto podría ayudar a aliviar mi dolor en los pies. Voy a dejar de usar tacones altos y ver si esto es de ayuda para el dolor. Realmente no deseo operarme en absoluto.

Diane, 54 años de edad

Tengo un dedo en garra que me está matando. El único momento en que no me duele es cuando estoy descalza, pero no puedo pasar la vida así. Dejé de usar zapatos de tacón alto y uso siempre zapatos lo más espaciosos que sea posible, y aun así me duelen. He llegado al punto en el que el dolor me impide hacer las cosas que solía hacer. Me voy a operar la próxima semana para aliviar el dolor.

Franny, 47 años de edad

Me gusta correr 5 o 6 días a la semana. Mi dedo en martillo me duele cuando corro, pero le hice un corte a mis zapatos para correr para que mi dedo del pie tenga espacio cuando corro. También cambié los zapatos que uso para ir a trabajar por unos de una piel más suave que no me lastiman el dedo del pie. Sé que podría necesitar una cirugía en el futuro, pero encontré la manera de retrasarla por el momento.

Carlos, 41 años de edad

Trabajo medio tiempo como mesera para ganar dinero extra y además me gusta interactuar con la gente en mi trabajo. Lo único malo es que tengo un dedo en martillo que, después de una noche en el trabajo, realmente me duele. He pasado de los zapatos de tacón alto a los de tacón bajo, pero realmente no puedo hacer otra cosa porque mi jefe no quiere que utilice zapatillas o algo más cómodo. Supongo que podría renunciar, pero no quiero. Mi médico me dice que la cirugía puede ser de ayuda para mi dedo en martillo, pero que podría reaparecer si sigo usando tacones. Voy a probar con la cirugía, a hablar con mi jefe otra vez, y ver qué pasa.

Mary, 50 años de edad

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para elegir una cirugía para dedos de los pies en martillo, en garra o en maza.

Motivos para elegir otros tratamientos

Quiero hacer todo lo posible para solucionar mi problema en los dedos de los pies, aun si mi problema pudiera reaparecer después de la cirugía.

No quiero operarme si es posible que no solucione mi problema.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Quiero operarme, incluso si no va a mejorar el aspecto de mi pie.

La única razón por la que me operaría es si mejorara el aspecto de mi pie.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Ya he probado a usar zapatos amplios, protectores y almohadillas en los dedos de los pies. Estos tratamientos no han funcionado.

No he probado a usar zapatos amplios, protectores y almohadillas en los dedos de los pies. Estos tratamientos podrían funcionar para mí.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo dolor y no puedo realizar mis actividades cotidianas.

Mi dolor no es demasiado intenso y todavía puedo realizar mis actividades cotidianas.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupan demasiado los riesgos que implica una cirugía del pie.

Me preocupan los riesgos que implica una cirugía del pie.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

Probar otro tratamiento

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1.

La cirugía es una buena opción ya que mejorará el aspecto de mi pie.

  • VerdaderoLo lamento, eso no es correcto. La cirugía podría no ser de ayuda para mejorar el aspecto de su pie.
  • FalsoTiene razón. La cirugía podría no ser de ayuda para mejorar el aspecto de su pie.
  • No estoy seguroPodría ser de ayuda volver atrás y leer "Obtenga los hechos". La cirugía podría no ser de ayuda para mejorar el aspecto de su pie.
2.

Mis problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer incluso si me opero.

  • VerdaderoTiene razón. Sus problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.
  • FalsoLo lamento, eso no es correcto. Sus problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.
  • No estoy seguroPodría ser de ayuda volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Sus problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer después de la cirugía.
3.

Usar protectores en los zapatos y cambiar el tipo de zapatos que uso puede aliviar mi dolor.

  • VerdaderoEso es cierto. Puede tratar los problemas en los dedos de los pies con el uso de zapatos amplios, protectores y almohadillas para sus dedos. Hacer ejercicios para los dedos de los pies también le ayudará a estirarlos y a fortalecerlos.
  • FalsoLo lamento, eso no es correcto. Puede tratar los problemas en los dedos de los pies con el uso de zapatos amplios, protectores y almohadillas para sus dedos. Hacer ejercicios para los dedos de los pies también le ayudará a estirarlos y a fortalecerlos.
  • No estoy seguroPodría ser de ayuda volver atrás y leer "Obtenga los hechos". Hay varias cosas que puede hacer para aliviar el dolor.

Decida cuál es el siguiente paso

1.

¿Entiende usted las opciones que tiene?

2.

¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3.

¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1.

¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro
3.

Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión 

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos 

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar 

Opciones del paciente

Créditos

Credits
CréditosEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioWilliam H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializadoGavin W.G. Chalmers, DPM - Podólogo y cirugía podológica
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Dedos de los pies en martillo, en garra o en maza: ¿Debería operarme?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Operarse los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza.
  • Probar tratamientos no quirúrgicos para dedos de los pies en martillo, en garra o en maza.

Puntos clave para recordar

  • Considere la cirugía si el dedo del pie le provoca demasiado dolor, si la deformidad es demasiado grande o si no puede realizar sus actividades cotidianas con facilidad.
  • Sus expectativas desempeñarán un papel importante con respecto a cómo se sienta acerca de los resultados de la cirugía. La cirugía puede no ayudar en cuanto al aspecto de sus pies.
  • Sus problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.
  • En lugar de operarse, puede probar a utilizar calzado con mucho espacio para los dedos de los pies y a usar protectores y soportes en el calzado para obtener protección y comodidad. Hacer ejercicios para los dedos de los pies puede ayudar a enderezar sus dedos y hacerlos más flexibles.
PMCs

¿Qué son los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza son dedos que no tienen la forma correcta. Pueden tener un aspecto extraño, pueden doler, o ambas cosas. Los zapatos apretados son la causa más común de estos problemas en los dedos de los pies.

  • Un dedo del pie en martillo es un dedo que se flexiona hacia abajo en la articulación media del dedo. Por lo general, aparece en el segundo dedo del pie. Esto hace que la articulación media del dedo del pie se levante. Los dedos de los pies en martillo aparecen a menudo con juanetes.
  • Los dedos en garra se presentan, por lo general, en los cuatro dedos más pequeños de los pies al mismo tiempo. Los dedos de los pies se flexionan hacia arriba en las articulaciones donde se unen los dedos y el pie. Y luego se doblan hacia abajo, tanto en las articulaciones medias como en las articulaciones más cercanas a la punta de los dedos de los pies. Esto provoca que los dedos de los pies se flexionen hacia el piso.
  • Un dedo en maza aparece, a menudo, en el segundo dedo del pie, pero puede presentarse en los otros dedos también. El dedo del pie se flexiona hacia abajo en la articulación más cercana a la punta del dedo.

¿Cuáles son los riesgos de los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza?

Los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza pueden causar molestias y dolor, y pueden hacer que sea difícil caminar. El calzado puede rozar los dedos de los pies y causar dolor, ampollas, callos o callosidades, o llagas. Las llagas pueden llegar a infectarse y dar lugar a celulitis u osteomielitis, especialmente si tiene diabetes o una enfermedad arterial periférica. Si tiene alguno de estos problemas de salud y se le forman llagas, comuníquese con su médico.

¿Qué es un tratamiento no quirúrgico para los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Puede tratar los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza en el hogar de la siguiente manera:

  • Use zapatos amplios.
  • Utilice protectores y soportes para obtener protección y comodidad.
  • Haga ejercicios para los dedos de los pies. Estos fortalecerán los músculos de los dedos de los pies y los harán más flexibles.
  • Limite las actividades que le causen dolor.
  • Use medicamentos de venta libre para tratar el dolor.

¿Qué tipos de cirugía se realizan para los dedos de los pies en martillo, en garra y en maza?

Si su dedo del pie en martillo, en garra o en maza empeora, o si el tratamiento no quirúrgico no le ayuda a aliviar su dolor, podría considerar la cirugía. El tipo de cirugía que elija depende de la gravedad de su afección y si la articulación del dedo del pie está inmóvil (no tiene movimiento) o es flexible (tiene algo de movimiento). Una articulación inmóvil del dedo del pie a menudo requiere cirugía para ser enderezada. Algunas veces es posible corregir una articulación flexible de un dedo del pie sin necesidad de cirugía.

Las opciones de cirugía incluyen:

  • Resección de la cabeza de la falange (artroplastia), en la que el cirujano extrae una parte del hueso del dedo del pie.
  • Fusión de la articulación (artrodesis), en la que el cirujano extrae una parte de la articulación, lo que permite que los huesos del dedo se junten (se fusionen).
  • Corte del tejido de soporte o liberación de tendones en la articulación del dedo del pie.

El resultado de la cirugía dependerá del tipo de cirugía que se haga, de la experiencia de su cirujano y de lo gravemente afectados que estén los dedos de sus pies.

Es posible que la cirugía no ayude al aspecto de sus pies. Además, los problemas en los dedos de sus pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.

Sus expectativas desempeñarán un papel importante con respecto a cómo se sienta acerca de los resultados de la cirugía. Si se va a operar solo para mejorar el aspecto de su pie, es posible que no quede satisfecho con el resultado.

¿Por qué podría recomendarle su médico que se opere?

Por lo general, la cirugía se utiliza solo si sus síntomas no mejoran con el tratamiento no quirúrgico.

Considere la cirugía si tiene:

  • Dolor intenso en los pies que interfiere en sus actividades diarias, y los tratamientos no quirúrgicos no han funcionado.
  • Un pie muy deformado que interfiere en sus actividades diarias.
  • Una deformidad articular inmóvil. Por lo general, esta afección requiere una cirugía para aliviar el dolor y corregir la deformidad.

La cirugía podría no ser una opción si la deformidad del dedo del pie es causada por un problema con su sistema nervioso o si usted tiene una enfermedad que afecta los vasos sanguíneos, por ejemplo, diabetes.

2. Compare sus opciones

 Operarse los dedos de los pies en martillo, en garra o en maza Probar otros tratamientos
¿Qué implica generalmente?
  • Puede volver al hogar el mismo día de la operación.
  • No podrá estar de pie ni caminar por largos períodos por al menos entre 3 y 6 semanas. Tendrá que ausentarse del trabajo por un tiempo, pero su ausencia dependerá de cosas como el tipo de cirugía que le hagan, si su actividad habitual requiere determinado calzado o no y el tipo de tarea que haga.
  • Es posible que necesite usar muletas durante unos días.
  • Pruebe a usar zapatos con más espacio y utilice almohadillas y soportes para amortiguar los dedos de los pies adoloridos.
  • Haga ejercicios para los dedos de los pies para fortalecerlos y hacerlos más flexibles.
  • Tome analgésicos (medicamentos para el dolor) de venta libre.
¿Cuáles son los beneficios?
  • Alivia el dolor.
  • Le permite caminar con más comodidad.
  • Disminuye el riesgo de que tenga problemas de la piel donde el dedo del pie en martillo, en garra o en maza roza con el zapato.
  • Ofrece la posibilidad de que el dedo del pie se corrija y los músculos se fortalezcan.
  • Alivia el dolor.
  • Evita los riesgos de una cirugía, así como la hinchazón y el entumecimiento.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • La curación puede tardar mucho.
  • Es posible que tenga hinchazón que no desaparece, entumecimiento o una amplitud limitada de movimiento en el dedo del pie afectado.
  • La cirugía puede no cambiar el aspecto de sus pies.
  • Sus problemas en los dedos de los pies pueden reaparecer después de la cirugía, especialmente si sigue usando zapatos que le causen problemas en los dedos.
  • Toda cirugía tiene riesgos, como infección y problemas relacionados con la anestesia y el sangrado.
  • Si su problema en los dedos de los pies es muy grave, es posible que no consiga aliviar su dolor.
  • Otro tratamiento podría no corregir la deformidad del dedo del pie.

Historias personales

¿Le interesa lo que otros decidieron hacer? Muchas personas han enfrentado esta decisión. Estas historias personales podrían ayudarle a decidir.

Historias personales acerca de la cirugía para dedos de los pies en martillo, en garra o en maza

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Otros en mi familia tienen dedos de los pies en martillo, así que creo que no debería sorprenderme de tener este problema, sobre todo después de que mi médico me dijo que el uso de zapatos de tacón alto contribuye a su formación. Supongo que no me di cuenta cuánto pueden afectar los zapatos a los pies. Mi médico me sugirió usar zapatos con un tacón más bajo y más espacio para los dedos de los pies, ya que esto podría ayudar a aliviar mi dolor en los pies. Voy a dejar de usar tacones altos y ver si esto es de ayuda para el dolor. Realmente no deseo operarme en absoluto."

— Diane, 54 años de edad

"Tengo un dedo en garra que me está matando. El único momento en que no me duele es cuando estoy descalza, pero no puedo pasar la vida así. Dejé de usar zapatos de tacón alto y uso siempre zapatos lo más espaciosos que sea posible, y aun así me duelen. He llegado al punto en el que el dolor me impide hacer las cosas que solía hacer. Me voy a operar la próxima semana para aliviar el dolor."

— Franny, 47 años de edad

"Me gusta correr 5 o 6 días a la semana. Mi dedo en martillo me duele cuando corro, pero le hice un corte a mis zapatos para correr para que mi dedo del pie tenga espacio cuando corro. También cambié los zapatos que uso para ir a trabajar por unos de una piel más suave que no me lastiman el dedo del pie. Sé que podría necesitar una cirugía en el futuro, pero encontré la manera de retrasarla por el momento."

— Carlos, 41 años de edad

"Trabajo medio tiempo como mesera para ganar dinero extra y además me gusta interactuar con la gente en mi trabajo. Lo único malo es que tengo un dedo en martillo que, después de una noche en el trabajo, realmente me duele. He pasado de los zapatos de tacón alto a los de tacón bajo, pero realmente no puedo hacer otra cosa porque mi jefe no quiere que utilice zapatillas o algo más cómodo. Supongo que podría renunciar, pero no quiero. Mi médico me dice que la cirugía puede ser de ayuda para mi dedo en martillo, pero que podría reaparecer si sigo usando tacones. Voy a probar con la cirugía, a hablar con mi jefe otra vez, y ver qué pasa."

— Mary, 50 años de edad

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para elegir una cirugía para dedos de los pies en martillo, en garra o en maza.

Motivos para elegir otros tratamientos

Quiero hacer todo lo posible para solucionar mi problema en los dedos de los pies, aun si mi problema pudiera reaparecer después de la cirugía.

No quiero operarme si es posible que no solucione mi problema.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Quiero operarme, incluso si no va a mejorar el aspecto de mi pie.

La única razón por la que me operaría es si mejorara el aspecto de mi pie.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Ya he probado a usar zapatos amplios, protectores y almohadillas en los dedos de los pies. Estos tratamientos no han funcionado.

No he probado a usar zapatos amplios, protectores y almohadillas en los dedos de los pies. Estos tratamientos podrían funcionar para mí.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo dolor y no puedo realizar mis actividades cotidianas.

Mi dolor no es demasiado intenso y todavía puedo realizar mis actividades cotidianas.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupan demasiado los riesgos que implica una cirugía del pie.

Me preocupan los riesgos que implica una cirugía del pie.

       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

  
       
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

Probar otro tratamiento

       
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. La cirugía es una buena opción ya que mejorará el aspecto de mi pie.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Tiene razón. La cirugía podría no ser de ayuda para mejorar el aspecto de su pie.

2. Mis problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer incluso si me opero.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Tiene razón. Sus problemas en los dedos de los pies podrían reaparecer después de la cirugía. Esto es más probable si sigue usando el tipo de zapatos que causa problemas en los dedos de los pies.

3. Usar protectores en los zapatos y cambiar el tipo de zapatos que uso puede aliviar mi dolor.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Eso es cierto. Puede tratar los problemas en los dedos de los pies con el uso de zapatos amplios, protectores y almohadillas para sus dedos. Hacer ejercicios para los dedos de los pies también le ayudará a estirarlos y a fortalecerlos.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

     
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioWilliam H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializadoGavin W.G. Chalmers, DPM - Podólogo y cirugía podológica

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.