Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Trastorno bipolar en niños: Cómo ayudar a su hijo a prevenir episodios maníacos

Introducción

Cuanto más sepa sobre el trastorno bipolar, mejor podrá ayudar a su hijo pequeño o adolescente a enfrentar este problema grave de salud mental. Hay muchas medidas que su hijo puede tomar para ayudar a evitar los episodios maníacos y a reconocer y hacer frente a un episodio cuando empiezan los síntomas. Su hijo o adolescente deberá:

  • Hacer ejercicio, seguir una dieta equilibrada, establecer un horario regular de sueño y seguir una rutina regular. Esto puede ayudar a reducir los cambios menores en el estado de ánimo que, a menudo, provocan episodios de manía más graves.
  • Tomar los medicamentos de acuerdo con las indicaciones del médico para ayudar a reducir la cantidad de episodios maníacos.
  • Evitar los factores desencadenantes, como la cafeína, el consumo de alcohol y drogas, y el estrés, para ayudar a prevenir los episodios maníacos.
  • Aprender las señales de advertencia y buscar tratamiento temprano para evitar episodios maníacos más graves y prolongados.
  • Tener un plan de acción establecido y un sistema de apoyo que lo ayude a seguir el plan cuando empiecen los síntomas de un episodio maníaco.
  • Contar con determinadas personas en la escuela o en casa que sepan cómo ayudar durante un episodio maníaco.

Cómo

Conozca las señales de advertencia

Aprenda a reconocer las señales de advertencia tempranas de un nuevo episodio maníaco. Esta es una de las maneras más importantes para evitar un auténtico episodio maníaco. Si identifica el episodio en sus primeras etapas, es posible que su hijo pueda evitar un episodio maníaco intenso evitando los desencadenantes que están causando el nuevo cambio en su estado de ánimo. Quizás desee mantener una tabla para anotar los cambios en el estado de ánimo de su hijo y las cosas que pueden desencadenar esos cambios.

Los comportamientos generales relacionados con un episodio maníaco son:

  • Felicidad anormal (euforia).
  • Irritabilidad o divertirse tontamente en extremo.
  • Arrebatos o rabietas intensos o de larga duración.
  • Sentimientos poco realistas de autoimportancia. (Estos sentimientos se llaman delirios de grandeza).
  • Niveles intensos de energía que duran mucho tiempo.
  • Una menor necesidad de dormir.
  • Aumento de la locuacidad que es difícil de interrumpir.
  • Pensamientos acelerados y falta de concentración, atención en constante movimiento de una cosa a otra.
  • Una concentración intensa en pensamientos, sentimientos o comportamientos sexuales (hipersexualidad); uso de lenguaje sexual explícito.
  • Una concentración intensa en alcanzar una meta o en dedicarse a un pasatiempo. Por ejemplo, un niño a quien le gusta escribir poesía puede permanecer toda la noche despierto escribiendo páginas de poemas.
  • Comportamiento peligroso o imprudente. Por ejemplo, un niño puede pensar que puede volar y saltar de un techo. Un adolescente puede conducir demasiado rápido, gastar dinero imprudentemente o tener relaciones sexuales sin protección.
  • Comportamiento extremo que cause problemas en el trabajo, en la escuela, en situaciones sociales o en el hogar.
  • Síntomas de psicosis (pérdida del contacto con la realidad). Estos pueden incluir oír voces o estar paranoico.

Cómo manejar los episodios maníacos

La mejor forma de manejar un episodio maníaco es ayudar a su hijo a evitar los factores desencadenantes que pueden causar cambios repentinos del estado de ánimo y las condiciones que podrían intensificar los sentimientos maníacos. Algunos ajustes sencillos de estilo de vida pueden ayudar. Colabore con su hijo para que:

  • Mantenga un patrón de sueño estable. Su hijo debe irse a la cama a la misma hora todas las noches y despertarse a la misma hora todas las mañanas. El cambio de patrones de sueño puede causar cambios químicos en el cuerpo que desencadenen episodios de cambio del estado de ánimo.
  • Mantenga una rutina diaria regular. Su hijo debe seguir una rutina de tratar de hacer las mismas cosas todos los días aproximadamente a la misma hora.
  • Establezca metas realistas. Establecer metas altas y enfocarse demasiado en cumplirlas puede desencadenar un episodio maníaco.
  • Evite el alcohol y las drogas ilegales. Es posible que su hijo se vea tentado a consumir alcohol o drogas para ayudarlo a superar un episodio maníaco. Sin embargo, esto hará que los cambios de estado de ánimo empeoren. Incluso pequeñas cantidades pueden interferir en el sueño, en el estado de ánimo o en los medicamentos usados para tratar el trastorno bipolar. Los medicamentos de venta libre para el resfriado, las alergias o el dolor (analgésicos) también pueden desencadenar un cambio en el estado de ánimo.
  • Obtenga la ayuda de amigos y familiares. En ocasiones, su hijo necesitará ayuda para superar un episodio maníaco, especialmente si pierde el contacto con la realidad. Tener un plan establecido antes de que ocurra cualquier cambio del estado de ánimo ayudará a que los familiares y amigos obtengan la ayuda necesaria. Recuerde, sin embargo, que estos cambios del estado de ánimo a veces pueden ser perturbadores para sus seres queridos, y que ellos también pueden necesitar buscar apoyo.
  • Reduzca el estrés en el hogar y en la escuela o en el trabajo. Su hijo debe tratar de mantener horarios regulares en la escuela y en el trabajo. Hacer un buen trabajo es importante, pero evitar un episodio de estado de ánimo depresivo o maníaco es más importante. Comuníquese con los maestros y el orientador de su hijo sobre las necesidades de su hijo. Pueden ser útiles ajustes académicos o un plan como un programa educativo individualizado (IEP, por sus siglas en inglés).
  • Continúe con el tratamiento. Puede ser tentador para su hijo interrumpir el tratamiento porque se siente mejor. O tal vez su hijo disfrute la sensación de euforia de un episodio maníaco. No obstante, es muy importante seguir el tratamiento recetado para evitar las consecuencias desagradables asociadas a la manía. Si tiene inquietudes acerca del tratamiento o los efectos secundarios de los medicamentos de su hijo, hable con su médico. No ajuste los medicamentos por su propia cuenta.

Créditos

Por El personal de Healthwise
John Pope, MD - Pediatría
David A. Axelson, MD - Psiquiatría Infantil y Adolescente
Última revisión 10 abril, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.