Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
DONATE Donate
SHARE TEXT

Enfermedad intestinal: Cómo cambiar su alimentación

Introducción

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son tipos de enfermedades inflamatorias intestinales. Causan inflamación y llagas (úlceras) en el tubo digestivo. Esto puede provocar síntomas como diarrea, dolor abdominal, pérdida de apetito, fiebre, heces sanguinolentas (con sangre) y pérdida de peso. Con frecuencia, los síntomas son peores después de comer.

Si usted tiene una enfermedad inflamatoria intestinal, podría ser difícil obtener nutrientes importantes como vitaminas, minerales y proteínas. Es posible que los intestinos no puedan tomar todos los nutrientes de los alimentos que come. Podría perder nutrientes a través de la diarrea. Esto puede provocar problemas como la anemia o bajos niveles de vitaminas, como vitamina B12 y ácido fólico.

Para controlar sus síntomas, algunas personas comen solo alimentos suaves, como pastas, y evitan las frutas y las verduras. Sin embargo, usted necesita comer una variedad de alimentos para obtener los nutrientes que necesita para una buena salud. Este tema le puede ayudar a aprender más acerca de cómo comer para que pueda manejar sus síntomas, y al mismo tiempo obtener la nutrición que necesita.

  • La enfermedad inflamatoria intestinal puede hacer difícil obtener los nutrientes que necesita.
  • Es importante alimentarse en forma variada y saludable para ayudar a mantener su peso y mantenerse fuerte.
  • Algunos alimentos pueden empeorar los síntomas. No comer estos alimentos podría ayudarle a reducir sus síntomas.
  • No hay una dieta adecuada para todas las personas con una enfermedad inflamatoria intestinal. Mantenga un diario de alimentos para detectar qué alimentos le causan problemas. Después, puede evitar estos alimentos y elegir otros que suministren los mismos nutrientes.
  • Debido a que es posible que no pueda absorber todos los nutrientes de los alimentos que come, necesitará seguir una dieta alta en calorías y proteínas. Esto podría ser más fácil de hacer si come comidas regulares más 2 o 3 refrigerios todos los días.
  • Es posible que deba tomar suplementos de minerales y vitaminas como ayuda para obtener los nutrientes que necesita.

Cómo

No hay una dieta adecuada para todas las personas con enfermedad inflamatoria intestinal. Es posible que los alimentos que le causan molestias a una persona no le causen molestias a otra. Su dieta tiene que ser elaborada a su medida. Sin embargo, las siguientes ideas básicas pueden ayudarle a sentirse mejor y a obtener la nutrición que necesita.

Encuentre los alimentos que le causan problemas

Los alimentos comunes que causan problemas a muchas personas incluyen:

  • Los productos lácteos para quienes tienen intolerancia a la lactosa.
  • Los alimentos ricos en fibra, como las frutas y verduras crudas, y los granos integrales. A menudo, las personas tienen más problemas con alimentos que producen gases. Entre estos se incluyen los frijoles (habichuelas), la col (berza), el brócoli y las cebollas, así como alimentos con cáscaras, como las semillas, las nueces y el maíz.
  • Los alimentos ricos en grasa, como los alimentos fritos, la mantequilla y la margarina, la mayonesa, la mantequilla de cacahuate (maní), las nueces, el helado y los cortes grasos de carne roja.
  • Los alimentos picantes.
  • Los alimentos con cafeína, como el chocolate y el café.
  • Las bebidas carbonatadas.
  • El alcohol.

Averigüe qué alimentos le causan problemas llevando un diario de alimentos. Tan pronto como sepa qué alimentos empeoran sus síntomas, su médico o su dietista pueden ayudarle a planificar una dieta que evite los alimentos que le causan problemas pero que le proporcione abundantes nutrientes y suficientes calorías para mantenerlo en un peso saludable.

Para preparar un diario de alimentos, obtenga un pequeño cuaderno y llévelo consigo. Tome notas después de cada comida o refrigerio.

  • En el lado izquierdo de la página, anote lo que comió, aproximadamente cuánto y a qué hora. Sea honesto, anote todo.
  • En el lado derecho de la página, anote cualquier síntoma que haya tenido y a qué hora ocurrió.

Si observa que determinados alimentos empeoran sus síntomas, hable con su médico acerca de estos alimentos en su próxima visita.

Elija alimentos en forma inteligente

Durante una crisis, evite o reduzca los alimentos que empeoran los síntomas. Sin embargo, en lugar de suprimir todo un grupo de alimentos altos en nutrientes, intente reemplazarlos con opciones saludables.

  • Elija productos lácteos bajos en lactosa, por ejemplo, yogur o quesos duros, como el queso cheddar. O pruebe beber leche reducida en lactosa.
  • Si tiene grasa en las heces, elija alimentos bajos en grasa en lugar de elegir los altos en grasa. Por ejemplo, algunos cortes de carne roja tienen mucha grasa. Una elección baja en grasa sería la carne de res magra (como lomo (sirloin), pulpa negra y pulpa blanca (top and bottom round), espaldilla (chuck) o hamburguesa magra dietética), aves o pescado, como el bacalao. En lugar de freír los alimentos, pruebe hornearlos o asarlos.
  • Cocine las frutas y las verduras sin las cáscaras, piel ni semillas. Pruebe diferentes formas de prepararlas, como al vapor, guisarlas u hornearlas. Pele y quite las semillas de las frutas y de las verduras frescas si estas le causan molestias o elija variedades enlatadas.

Obtenga las calorías y los nutrientes que necesita

Es posible que el cuerpo no pueda absorber todos los nutrientes que necesita de los alimentos que come. Para mantenerse lo más saludable posible:

  • Siga una dieta variada y nutritiva, que sea alta en calorías y proteínas.
  • Intente comer 3 comidas más 2 o 3 refrigerios al día. Es posible que sea más fácil obtener más calorías si divide su consumo de alimentos a lo largo del día.
  • Tome suplementos de minerales y vitaminas si su médico se los recomienda.
  • Intente agregar suplementos líquidos altos en calorías, como Ensure Plus o Boost Plus, si tiene problemas para mantener su peso.
  • Beba abundante líquido. Esto puede ayudarle a evitar la deshidratación, los problemas en los riñones y los cálculos biliares.
  • Consulte a su médico o dietista si siente que su dieta es demasiado limitada o si está bajando de peso.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Decher N, Krenitsky JS (2012). Medical nutrition therapy for lower gastrointestinal tract disorders. In LK Mahan et al., eds., Krause's Food and the Nutrition Care Process, 13th ed., pp. 610–644. St Louis: Saunders Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Arvydas D. Vanagunas, MD - Gastroenterología
Última revisión 8 octubre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.