Skip to Content
UW Health SMPH
American Family Children's Hospital
SHARE TEXT

Trastorno de trayectoria de la rótula: Ejercicios

Introducción

Los músculos del muslo (cuádriceps) ayudan a mantener la rótula estable y en su lugar. Tener cuádriceps débiles aumenta el riesgo de trastorno de trayectoria de la rótula.

Los ligamentos y los tendones también ayudan a estabilizar la rótula. Si están demasiado tensos o demasiado flojos, usted tiene un mayor riesgo de padecer un trastorno de trayectoria de la rótula.

Las metas del tratamiento no quirúrgico de los problemas de trayectoria de la rótula son reducir los síntomas, aumentar la fuerza y la resistencia de los cuádriceps y regresar a la función normal. Los ejercicios para el trastorno de trayectoria de la rótula no son complicados y pueden realizarse en el hogar en alrededor de 20 minutos al día.

  • La mayoría de los problemas de trayectoria de la rótula pueden tratarse eficazmente sin cirugía. El tratamiento no quirúrgico podría incluir reposo, ejercicios regulares de estiramiento y de fortalecimiento, el uso de cintas adhesivas o de aparatos ortopédicos en la rodilla, la aplicación de hielo y el uso a corto plazo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).
  • El fortalecimiento de los cuádriceps es el tratamiento más comúnmente indicado para el trastorno de trayectoria de la rótula. Los ejercicios para aumentar la flexibilidad y para fortalecer los músculos alrededor de la cadera también pueden ayudar.
  • La paciencia y la dedicación son indispensables. El progreso y la mejoría lentos pueden ser frustrantes. Pero la mayoría de las personas pueden ahorrarse un procedimiento quirúrgico siguiendo estrechamente un programa de terapia conservador.

Asegúrese de seguir haciendo el programa de ejercicios. Es posible que no note mucha mejoría en los síntomas de inmediato, y la recuperación puede durar varios meses. Los problemas pueden reaparecer si no mantiene su fuerza y flexibilidad.

Cómo

El diagnóstico correcto es de suma importancia para diseñar un programa de ejercicios o de rehabilitación. El tratamiento que recibe y el programa de ejercicios que usa para rehabilitar la rodilla deben crearse específicamente para su afección. Algunos médicos recomendarán el uso de un aparato ortopédico o de una técnica de aplicación de cintas adhesivas para mantener la rótula en una alineación adecuada, además de un programa de ejercicios. Asegúrese de seguir detenidamente las instrucciones de su médico o de su fisioterapeuta.

Al principio, después de una lesión o una exacerbación de los síntomas del trastorno de trayectoria de la rótula, se debe reducir la actividad de la rodilla. El uso excesivo y el traumatismo son causas comunes de dolor en la rodilla. Y descansar la rodilla le ayudará a aliviar el dolor. Los ejercicios deben comenzar a medida que se resuelven los síntomas.

Su médico o fisioterapeuta deberían ayudarle a decidir qué ejercicios va a hacer. Probablemente le hagan comenzar con uno o dos ejercicios, y añadan otros con el tiempo. Su fisioterapeuta podría usar biorretroalimentación ("biofeedback") durante algunos ejercicios para ayudarle a aprender a contraer ciertos músculos, especialmente el músculo interno del cuádriceps.

Como primeros ejercicios, su médico o fisioterapeuta pueden recomendarle series para cuádriceps y mini sentadillas.

Series para cuádriceps

Ejercicio isométrico para cuádriceps
diapositiva 1 de 2
    
  1. Siéntese con la pierna estirada y apoyada en el suelo o una cama firme. (Si siente molestia en la parte delantera o trasera de la rodilla, colóquese una pequeña toalla enrollada debajo de la rodilla).
  2. Contraiga los músculos de la parte superior del muslo presionando la parte de atrás de la rodilla contra el piso. (Si siente molestia debajo de la rótula, colóquese una toalla pequeña enrollada debajo de la rodilla).
  3. Mantenga la contracción por alrededor de 6 segundos y descanse por hasta 10 segundos.
  4. Haga entre 8 y 12 repeticiones de esta serie varias veces al día.

Mini sentadilla

Ejercicio isométrico para la parte interna de los cuádriceps
diapositiva 2 de 2
    
  1. Párese con los pies separados a la amplitud de la cadera y a 12 pulgadas (30 centímetros) de una pared.
  2. Apóyese contra la pared y deslícese hacia abajo hasta tener las rodillas flexionadas en un ángulo de 20 a 30 grados.
  3. Colóquese una pelota del tamaño de una pelota de fútbol entre las rodillas y apriete las rodillas contra la pelota por unos 6 segundos a la vez.
  4. Descanse unos segundos y apriete de nuevo.
  5. Repítalo entre 8 y 12 veces, al menos 3 veces al día.

Cuando su médico o fisioterapeuta piense que su rodilla está lista, podría recomendarle ejercicios más intensos.

Elevaciones con la pierna estirada hacia adelante

Ejercicio de elevación de la pierna estirada para los cuádriceps (acostado boca arriba)
diapositiva 1 de 11
    

Nota: Para ejercicios de elevación con la pierna estirada, su fisioterapeuta puede agregarle pesas livianas en los tobillos a medida que usted adquiere más fuerza.

  1. Acuéstese de espalda con su rodilla sana flexionada de modo que el pie esté apoyado en el piso. La pierna lesionada debe estar estirada. Asegúrese de que la parte baja de la espalda tenga su curvatura normal. Usted debería poder deslizar su mano en forma plana entre el piso y la parte baja de la espalda, con la palma tocando el piso y el dorso tocando la espalda.
  2. Contraiga los músculos del muslo de la pierna lesionada presionando la parte trasera de la rodilla contra el piso. Mantenga la rodilla estirada.
  3. Contraiga los músculos de los cuádriceps de la pierna estirada y levante la pierna entre 12 y 18 pulgadas (de 30 a 45 centímetros) del piso. Mantenga la contracción por unos 6 segundos, luego baje la pierna lentamente y descanse unos segundos.
  4. Haga entre 8 y 12 repeticiones, 3 veces al día.

Elevaciones con la pierna estirada hacia adentro

Elevaciones con la pierna estirada hacia adentro (acostado de lado)
diapositiva 2 de 11
    
  1. Acuéstese de costado con la pierna que va a ejercitar en el piso y el otro pie arriba de una silla o apoyado en el piso enfrente de la otra rodilla.
  2. Contraiga los músculos del muslo y levante la pierna estirada separándola del piso.
  3. Mantenga la contracción por alrededor de 6 segundos, baje la pierna lentamente y descanse unos segundos.
  4. Haga entre 8 y 12 repeticiones, 3 veces al día.

Elevaciones con la pierna estirada hacia afuera

Elevaciones con la pierna estirada hacia afuera (acostado de lado)
diapositiva 3 de 11
    
  1. Acuéstese de lado con la pierna que va a ejercitar arriba.
  2. Contraiga los músculos del muslo y levante la pierna estirada separándola del piso.
  3. Mantenga la cadera y la pierna estirada alineada con el resto del cuerpo, y mantenga la rodilla apuntando hacia afuera. No deje que su cadera se caiga hacia atrás.
  4. Mantenga la posición por alrededor de 6 segundos, baje la pierna lentamente y descanse unos segundos.
  5. Haga entre 8 y 12 repeticiones, 3 veces al día.

Elevaciones con la pierna estirada hacia atrás

Elevaciones con la pierna estirada hacia atrás (acostado boca abajo)
diapositiva 4 de 11
    
  1. Acuéstese boca abajo.
  2. Contraiga los músculos del muslo y levante la pierna estirada separándola del piso.
  3. Mantenga la contracción por alrededor de 6 segundos, baje la pierna lentamente y descanse unos segundos.
  4. Haga entre 8 y 12 repeticiones, 3 veces al día.

Media sentadilla

Ejercicio de media sentadilla
diapositiva 5 de 11
    
  1. Párese con las manos ligeramente apoyadas sobre el respaldo de una silla frente a usted. Párese con los pies separados a la amplitud de los hombros.
  2. Flexione lentamente las rodillas como agachándose para sentarse en una silla. Asegúrese de que las rodillas no sobrepasen la punta de los dedos del pie.
  3. Baje con su cuerpo aproximadamente 6 pulgadas (15 centímetros). Debe mantener los talones apoyados en el suelo todo el tiempo.
  4. Suba lentamente a la posición erguida inicial.
  5. Haga entre 8 y 12 repeticiones, 3 veces al día.

Recuerde limitar la flexión de la rodilla a un ángulo de 30 grados al principio. Si la rodilla está flexionada más allá de este punto, la rótula hará más contacto con el hueso del muslo, causando más presión, dolor y posible daño de cartílagos.

Flexión leve de la rodilla en una sola pierna

Flexión leve de la rodilla en una sola pierna
diapositiva 6 de 11
    
  1. Párese en un escalón, en la pierna que quiere ejercitar. Deje colgar la otra pierna fuera del escalón.
  2. Manteniendo la cabeza erguida y la espalda derecha, inclínese ligeramente hacia adelante. Sosténgase de una baranda si siente que no tiene equilibrio.
  3. Lentamente doble la rodilla, de modo que el pie que está colgando se acerque al piso y estire la rodilla nuevamente. El talón debe quedarse en el escalón, y la rodilla no debe adelantarse más allá de la punta del pie.
  4. Haga de 8 a 12 repeticiones.

Recuerde limitar la flexión de la rodilla a un ángulo de 30 grados al principio. Si la rodilla está flexionada más allá de este punto, la rótula hará más contacto con el hueso del muslo, causando más presión, dolor y posible daño a los cartílagos.

Estiramiento de cuádriceps en posición de pie

Estiramiento de cuádriceps en posición de pie
diapositiva 7 de 11
    
  1. Si está firme de pie, párese tomándose de una silla, mesa o pared. También puede acostarse boca abajo o de lado para hacer este ejercicio.
  2. Doble la rodilla de la pierna que quiere estirar y tome el frente del pie con la mano del mismo lado. Por ejemplo, si está estirando la pierna derecha, use la mano derecha.
  3. Manteniendo las rodillas juntas, llévese el pie hacia la nalga hasta que sienta un suave estiramiento desde la parte delantera de la cadera y la parte delantera del muslo. La rodilla debe estar apuntando directamente al suelo y no hacia los costados.
  4. Mantenga el estiramiento por al menos entre 15 y 30 segundos. Repítalo de 2 a 4 veces.

Estiramiento de los isquiotibiales (corva) en la puerta

Estiramiento de los isquiotibiales en la puerta
diapositiva 8 de 11
    
  1. Acuéstese en el piso cerca de la apertura de una puerta, con las nalgas cerca de la pared.
  2. Deje que la pierna que no está estirando se extienda a lo largo de la apertura.
  3. Ponga la pierna que quiere estirar arriba en la pared, y estire la rodilla hasta que sienta un estiramiento suave en la parte de atrás de la pierna.
  4. Mantenga el estiramiento por al menos entre 15 y 30 segundos. Repítalo de 2 a 4 veces.

Estiramiento del rotador de la cadera

Estiramiento del rotador de la cadera
diapositiva 9 de 11
    
  1. Acuéstese sobre la espalda con ambas rodillas flexionadas y los pies en el piso.
  2. Ponga el tobillo de la pierna que va a ejercitar en el muslo contrario cerca de la rodilla.
  3. Empuje suavemente sobre la rodilla de la pierna que está estirando hasta que sienta un estiramiento suave alrededor de la cadera.
  4. Mantenga el estiramiento por al menos entre 15 y 30 segundos. Repítalo de 2 a 4 veces.

Estiramiento de banda iliotibial y de los glúteos

Estiramiento de banda iliotibial y de los glúteos
diapositiva 10 de 11
    
  1. Siéntese en el piso con las piernas frente a usted.
  2. Flexione la rodilla de la pierna que quiere estirar y ponga ese pie en el piso del lado de afuera de la pierna contraria. (Debe tener las piernas cruzadas).
  3. Gire los hombros hacia la pierna flexionada y ponga el codo contrario en esa rodilla.
  4. Empuje la rodilla con el brazo para sentir un estiramiento suave en la parte de atrás de su glúteo y alrededor de la cadera.
  5. Mantenga el estiramiento por al menos entre 15 y 30 segundos. Repítalo de 2 a 4 veces.

Estiramiento de la pantorrilla

Estiramiento de la pantorrilla (de pie con las manos en la pared)
diapositiva 11 de 11
    
  1. Párese frente a una pared con las manos en la pared a la altura de los ojos.
  2. Ponga la pierna que quiere estirar aproximadamente un paso detrás de la otra pierna.
  3. Manteniendo el talón de la pierna de atrás en el piso, doble la rodilla de adelante hasta que sienta un estiramiento en la pierna de atrás.
  4. Mantenga el estiramiento por al menos entre 15 y 30 segundos. Repítalo de 2 a 4 veces.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Earl JE, Vetter CS (2007). Patellofemoral pain. Physical Medicine and Rehabilitation Clinics of North America, 18(2007): 439–458.
  • Hudgins T (2008). Patellofemoral syndrome. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 371–374. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Kaplan L, et al. (2007). Patellar maltracking section of Knee injuries. In PJ McMahon, ed., Current Diagnosis and Treatment in Sports Medicine, pp. 92–95. New York: McGraw-Hill.

Créditos

Por El personal de Healthwise
William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Patrick J. McMahon, MD - Cirugía ortopédica
Última revisión 18 noviembre, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.