Diabetes: Cómo aplicarse una inyección de insulina

Introducción

La insulina se usa para las personas que tienen diabetes tipo 1. También se usa si usted tiene diabetes tipo 2 y otros medicamentos no están controlando su nivel de azúcar en la sangre. Si tiene diabetes gestacional, es posible que deba usar insulina si la dieta y el ejercicio no le han ayudado a mantener sus niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales.

Con poca insulina o sin ella, el azúcar (glucosa) en la sangre no puede entrar en las células a fin de ser usada para obtener energía. Esto hace que el azúcar en la sangre se eleve a un nivel que no es seguro. Cuando su nivel de azúcar en la sangre aumenta hasta superar los 180 mg/dL, los riñones comienzan a liberar azúcar en la orina. Esto puede provocar deshidratación. Si eso sucede, los riñones producen menos orina, lo que significa que el cuerpo no puede eliminar el azúcar adicional. Entonces los niveles de azúcar en la sangre comienzan a elevarse.

Usar insulina puede prevenir síntomas del nivel alto de azúcar en la sangre. También puede ayudar a prevenir urgencias como la cetoacidosis diabética (en diabetes tipo 1) y el coma hiperosmolar (en diabetes tipo 2). La insulina puede ayudar también a reducir el azúcar en la sangre. Esto puede prevenir problemas de salud graves y permanentes derivados de un nivel alto de azúcar en la sangre a largo plazo.

Recuerde estos consejos claves para aplicarse inyecciones de insulina:

  • Asegúrese de estar aplicando la dosis correcta de insulina, especialmente si se están administrando dos tipos de insulina en la misma jeringa.
  • Practique cómo aplicarse la inyección.
  • Guarde la insulina en forma adecuada, para que cada dosis dé resultados eficaces.

Cómo preparar una inyección de insulina y aplicársela

Su profesional de la salud o su educador de diabetes autorizado (CDE, por sus siglas en inglés) le ayudará a aprender a preparar su dosis de insulina y a aplicársela. A continuación, le indicamos algunos pasos sencillos que pueden ayudar.

Prepárese

A fin de prepararse para aplicarse una inyección de insulina, siga estos pasos.

  1. Lávese las manos con agua corriente y jabón. Séqueselas bien.
  2. Reúna sus suministros. La mayoría de las personas guardan sus suministros en un bolso o estuche para poder llevarlos consigo adonde vayan.
    • Necesitará una jeringa para insulina, su frasco (o frascos) de insulina y una toallita de alcohol o una bolita de algodón humedecida con alcohol.
    • Si usa una pluma de insulina, necesitará una aguja que funcione con su pluma. Si la pluma es reutilizable, es posible que necesite un cartucho de insulina. También puede necesitar un hisopo con alcohol.
  3. Revise el frasco o el cartucho de insulina.
    • Cuando use un frasco de insulina por primera vez, anote la fecha en el frasco. La insulina guardada a temperatura ambiente durará aproximadamente un mes. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta, incluyendo cómo guardar la insulina y por cuánto tiempo durará la misma.
    • En una pluma de insulina reutilizable, anote la fecha en que empezó a usarla. Recuerde que las plumas reutilizables caducan. Por ejemplo, una pluma podría caducar después de varios años.
    • Fíjese que la insulina de la pluma desechable no haya caducado. Esta fecha suele estar impresa en la etiqueta de la pluma.

Prepare la inyección

Su preparación dependerá de si se va a inyectar un tipo de insulina o si va a mezclar dos tipos.

Cuando mezcle tipos de insulina para administrarse en una jeringa, tome estas precauciones.

  • Si mezcla insulina NPH e insulina regular de acción rápida, puede usarla de inmediato. O puede guardarla para usarla posteriormente. Manténgala lejos del calor y de la luz, por ejemplo, en un refrigerador.
  • La insulina glargina (Lantus) y la insulina detemir (Levemir) no pueden mezclarse con otros tipos de insulina. Tampoco pueden administrarse en una jeringa que se haya usado para administrar otro tipo de insulina.

Si usa una pluma de insulina, siga las instrucciones del fabricante para colocar la aguja, preparar la pluma y ajustar la dosis.

Tal vez necesite que alguien le prepare inyecciones de insulina con anticipación. Consiga ayuda si no ve bien, tiene problemas para usar sus manos o no puede preparar una dosis de insulina.

Prepare el lugar

Antes de aplicarse la inyección:

Aplique la inyección

Siga los pasos para aplicarse una inyección de insulina en el abdomen. También es posible aplicarse una inyección en el brazo.

Siga los pasos para aplicarse una inyección de insulina en el abdomen con una pluma de insulina reutilizable.

Limpieza y almacenamiento

Después de aplicarse la inyección, asegúrese de:

  • Guardar la insulina en forma adecuada para que cada dosis funcione como debería.
  • Desechar la jeringa, la pluma de insulina desechable o la aguja usadas. No tire la jeringa, la aguja ni la pluma de insulina usadas en un bote de residuos ni en un tacho de basura del hogar. Puede desecharlas en un envase de metal, como un bote de café, con una tapa a rosca o con una tapa que usted pegue con cinta adhesiva firmemente. O puede comprar envases especiales para desechar agujas y jeringas usadas. También puede comprar un pequeño dispositivo que separa la aguja de la jeringa. Guarda la aguja en forma segura para que pueda desecharse. Hable con su entidad de recolección de residuos local, con su farmacia o con su profesional de la salud sobre cómo eliminar el envase.

Otros consejos para hacerlo bien y en forma segura

  • Usted puede practicar inyectando aire o agua en una naranja. Haga esto hasta que se sienta cómodo con los pasos para administrarse insulina. Luego, siga los pasos delante de su médico o de su educador de diabetes autorizado. Pregúntele cómo lo hizo.
  • Enséñeles a otros miembros de su familia a administrar inyecciones de insulina. Asegúrese de que al menos una persona pueda preparar y darle su inyección de insulina en una urgencia. Es una buena idea dejar a esta persona que practique aplicándole su inyección de insulina programada. Así se sentirá más familiarizada con esto en caso de una urgencia.
  • Nunca comparta jeringas con otra persona. Compartirlas lo pone en riesgo de contraer enfermedades que pueden transmitirse por sangre, como el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) o una infección del hígado (hepatitis).
  • No comparta plumas de insulina con ninguna otra persona que use insulina. Aun cuando se cambie la aguja, una pluma de insulina puede contener bacterias o sangre que podrían enfermar a otra persona.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Centers for Disease Control and Prevention (2007). Guideline for isolation precautions: Preventing transmission of infectious agents in healthcare settings 2007. Available online: http://www.cdc.gov/hicpac/2007IP/2007isolationPrecautions.html.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Revisado20 junio, 2014

Revisado: 20 junio, 2014